El sueño de una noche de verano, en el Tatro de la Zarzuela

El Teatro de la Zarzuela prosigue con su obligada labor de preservar, estudiar, recuperar y divulgar el patrimonio lírico español. Tras las dos noches históricas vividas los pasados meses de noviembre y diciembre con la versión en concierto de la imponente zarzuela ‘María del Pilar’ de Gerónimo Giménez, que se escuchaba después de 116 años de silencio y olvido, ahora le llega el turno a ‘El sueño de una noche de verano’ de Joaquín Gaztambide, quien allá por 1856 fuera uno de los fundadores del coliseo de la plazuela de Jovellanos, y que está considerado como uno de los más brillantes compositores que ha dado España a lo largo de su historia. En esta ocasión, la obra no ha podido ser escuchada ni vista en 166 años (desde muy poco después de su puesta de largo), por lo que en nuestros días podría tomarse, no habiendo siquiera grabaciones, como un estreno absoluto.

Se ofrecerán 13 funciones desde el 25 de enero al 10 de febrero, que estarán dedicadas a la memoria de Gustavo Tambascio, fallecido en febrero del pasado año, en cuya insólita imaginación fue creciendo la intriga. Aunque la muerte le sobrevino en pleno proceso de creación, tanto de la adaptación del libreto como de la elaboración de la escena, el maestro tuvo tiempo, eso sí, para apuntalar las guías conceptuales y argumentales a seguir. Su espíritu genial y libre estará sin duda presente en estas representaciones.

Asimismo, una de las funciones será grabada por Radio Clásica para emitir en próximos días, y la del domingo 10 de febrero (18h00) será transmitida, como ya es habitual, en directo a través de Facebook Live.

La trama de esta nueva producción del Teatro de la Zarzuela, adaptación libre del libreto de Patricio de la Escosura firmada por Raúl Asenjo, e ideada como una comedia ágil (no en vano el compositor la nombró como ópera cómica en tres actos) narra las peripecias en torno a la intención de rodar por vez primera una zarzuela en cine –¡y nada menos que en sistema Cinemascope!– para así difundirla por todo el mundo. La acción se desarrolla en la Roma de la ‘Dolce Vita’, aquella irrepetible cuna del cine con mayúsculas y del arte como attrezzo de lo cotidiano. En ella desfila algún personaje de las obras de William Shakespeare, como Falstaff, el propio dramaturgo de Stratford-upon-Avon como personaje de un personaje o el mismísimo Orson Welles.

Y será un extraordinario equipo artístico el que asuma esta recuperación. La dirección musical correrá a cargo de un nombre grande de nuestra música: el maestro Miguel Ángel Gómez-Martínez, que ocupará el foso al frente de la Orquesta de la Comunidad de Madrid (Titular del Teatro). La dirección de escena es del italiano Marco Carniti, hombre de teatro por los cuatro costados, la fabulosa escenografía de Nicolás Boni, el vestuario siempre sugerente y vivo de Jesús Ruiz y la iluminación maestra de Albert Faura. En cuanto a los cantantes, habrá dos repartos de primera: la princesa Isabella Tortellini (princesa italiana, ex cantante lírica y productora de la película El sueño de una noche de verano) y la reina Isabel I estarán interpretadas por las sopranos Raquel Lojendio y María Rey-Joly; Juan Sabadete (célebre cantante español conocido como Giovanni Sabatini y dueño de la trattoria Il Falstaff donde sucede la historia) y también Falstaff, serán encarnados por los barítonos Luis Cansino y Valeriano Lanchas; Olivia de Plantagenet (amiga de la Princesa Tortellini, enamorada de Arturo Látimer) por la mezzosoprano Sandra Ferrández y la soprano Beatriz Díaz; los tenores Santiago Ballerini y Antoni Lliteres darán vida a Guillermo del Moro (guionista español) y a Shakespeare; los barítonos Javier Franco y Toni Marsol a Arturo Látimer (galán de cine enamorado a su vez de Olivia); y el papel de Tobías (jefe de comedor en la trattoria) lo cantará el también barítono Pablo López. El rol de la camarera Margarita lo interpretará la soprano integrante del coro Milagros Poblador.

Asimismo, participarán en la escena los actores Sandro Cordero, Jorge Merino, Ana Goya, Pablo Vázquez y Miguel Ángel Blanco, quienes junto con el Coro Titular del Teatro de la Zarzuela completan el plantel que acercará al público de hoy esta obra estrenada en el desaparecido Teatro del Circo de Madrid, justamente donde ahora se ubica el Ministerio de Cultura y Deporte, hace casi 167 años: el 21 de febrero de 1852.

Un origen parisino

El origen de ‘El sueño de una noche de verano’ se sitúa en 1850. En París aparece en la cartelera Le Songe d’une Nuit d’Été, firmada por Joseph-Bernard Rosier y Adolphe de Leuven, que no era una adaptación de su homóloga shakesperiana, sino que presentaba una trama nueva. El éxito parisino hizo que se representase por toda Europa siempre con notable éxito, lo que hizo que por doquier apareciesen nuevas adaptaciones. En España fue Gaztambide quien comenzó a construir una versión española.

Etiquetado con: , , ,