Joan Matabosch nuevo Director artístico del Teatro Real

Gerard Mortier

La Comisión Ejecutiva del Teatro Real, en su reunión ordinaria celebrada en el día de hoy, ha acordado autorizar la contratación, por un periodo de seis años, de Joan Matabosch como director artístico del Teatro Real. Esta decisión se produce tras concluir el proceso habitual para la designación del responsable de la dirección artística del Teatro Real iniciado hace tres meses, y en el que se han considerado candidaturas de destacados profesionales de distintas nacionalidades.
Con este escueto comunicado el Teatro Real ha dado por terminada una de sus semanas más convulsas. La rumorología y un cierto desconcierto se habían adueñado del inicio de temporada. “La ópera siempre es el arte que acoge todas las grandes pasiones”, ha dicho el director del Teatro, Gregorio Marañón, tal vez por esa razón los acontecimientos de los últimos días no han estado desprovistos del drama y la teatralidad que siempre se espera de un espectáculo como la ópera.
El pasado mes de mayo, el hasta hoy intendente del coliseo madrileño, Gerard Mortier, era diagnosticado de una grave enfermedad. A partir de este momento y, ante la dificultad que supone un inicio de temporada sin su director a la cabeza, la Comisión Ejecutiva del Teatro se ponía en funcionamiento para encontrar una solución a esta crisis de dirección.
La noticia saltaba a los medios a primeros de septiembre tras conceder Mortier una entrevista al diario El País. En ella, y de una manera un tanto desafiante, Mortier ponía sobre la mesa los nombre que, según su opinión, debía barajar el Teatro para sucederle. En esas mismas declaraciones, Mortier aseguraba que abandonaría el Teatro al día siguiente si imponían a su sucesor desde el gobierno o si este no se encontraba en su lista de “sugerencias”. Las supuestas injerencias políticas jugaban a favor de Pedro Hlaffter. El nombramiento de Matabosch (que al parecer no ha aceptado a Halffter de director musical), acaban con la incertidumbre y provocan, si Mortier cumple sus amenazas, que mañana mismo el belga abandona la dirección artística.
Según Marañón, las razones artísticas han sido las únicas que han tenido en cuenta a la hora de tomar tan importante decisión. “La nacionalidad no es un elemento artístico, plantear el arte desde términos de nacionalidad, es un empobrecimiento. Tampoco se excluye a un director artístico por el hecho de ser español”, ha declarado con rotundidad Gregorio Marañón.
La incorporación de Matabosch en sus labores de dirección es inminente. Parece que no se verán afectadas las relaciones de colaboración con el Liceu de Barcelona y, en principio y hasta que el Liceu nombre nuevo director, Matabosch podrá desde Madrid prestar atención a posibles necesidades de su anterior teatro.