Auditorio de la Diputación de Alicante. Otoño 2013

Auditorio de Alicante

La pasada temporada el Auditorio de la Diputación de Alicante, ofreció una magnífica programación, con excelentes eventos musicales, como en el caso del concierto dirigido por Vasili Pretenko al frente a la Royal Liverpool Philarmonic, con la presencia del gran Joaquín Achucarro en el Concierto para piano nº 2 de Brahm, y la magnífica ejecución de la Sinfonía nº 10 de Dimitri Shostakovich.
También, aquella Sinfonía nº 9 de Beethoven, -comentada en BRIO CLÁSICA- y donde Riccardo Chailly impuso unos rápidos tempos, siguiendo los criterios de ejecución concebidos por el gran músico de Bonn. Y, quizás, como gran hito de esa pasada temporada cabría señalar el concierto de mediados de enero de 2013, con la Orquesta del Teatro Marinski de San Petersburgo, con la siempre excelente dirección de su titular Valery Gergiev, y un programa que incluía el Concierto nº 3 de Rachmaninov y, sobre todo una magnífica, en todos los sentidos, interpretación de La Sinfonía Fantástica de Hector Berlioz, que dejó materialmente embelesado al público, este concierto también fue ampliamente comentado en nuestra revista.
También, altamente reseñable fue el concierto de la Orquesta Sinfónica de Bamberg, dirigida por Jonathan Nott, con aquella atractiva mezcla de un clasicismo ya pre-romántico representado por la Sinfonía nº 5 de Frank Schubert, y esa ya innovadora Sinfonía nº 4 de Gustav Mahler a caballo entre el Siglo XIX y el XX. La temporada concluyó con otro magnífico concierto a cargo de la Orquesta Sinfónica del Estado de Moscú, dirigida con buen pulso por Pavel Kogan, y que incluía el Concierto para violín de Tchaikovsky, muy bien ejecutado por Boris Belkin, y esa obra tan atractiva y espectacular en la versión orquestada por Maurice Ravel, de los Cuadros de una exposición de Mussorgski, quien la concibió originalmente para piano. Hace apenas una semana pudimos escuchar esta versión para piano, en la inauguración de la temporada de la SOCIEDAD DE CONCIERTOS DE ALICANTE, notablemente interpretada por el pianista norteamericano Nicholas Angelich.

Pues bien, el otoñal arranque de la programación 2013-2014, también nos depara importantes eventos musicales, ya desde la misma inauguración de la temporada, en el concierto que tendrá lugar el viernes 18 del presente mes de octubre, con la Orquesta Nacional de Francia dirigida por Daniel Gatti, y un muy atractivo programa que incluye: La Obertura Egmont de Luwig van Beethoven, la Sinfonía nº 96 (El milagro) de Joseph Haydn, estrenada en 1791 y perteneciente a ese grupo de doce <<sinfonías londinenses>>, que van desde la Sinfonía nº 93 compuesta también en 1791 a la Sinfonía 104 (Londrés) de 1795, que constituyen en su conjunto una verdadera joya del catálogo sinfónico clásico. Y, para concluir, del clasicismo al postromanticismo con la ejecución de la Sinfonía nº 1 (Sueños de invierno) de Tchaikovky.

El segundo concierto tendrá lugar el martes 19 de noviembre, con la World Symphony Orchestra, dirigida por Josep Vicent. El programa consta de dos obras de Maurice Ravel: La valse y Shéhérezade, esta última obra interpretada por la soprano Ángeles Blancas. En la segunda parte, el público podrá disfrutar escuchando los fragmentos musicales más significativos del ballet Romeo y Julieta, que su autor Sergei Prokofiev compendió en las “Suites I y II”.

Ya, el lunes 2 de diciembre está programada una de las obras cumbres corales: el oratorio El Mesias de Friedrich Händel, interpretado por la Wiener Akademie, el coro Sine Nomine y los solistas Anna Prohaska (soprano), Robin Blaze (contratenor), Steve Davislim (tenor), todos dirigidos por Martín Haselböck.

El último concierto del presente otoño tendrá lugar el sábado 14 de diciembre, con la interpretación de El Requiem de Verdi –estamos en el “Año Verdi” (segundo centenario del gran músico de Busetto)- con la excelente Orquesta de la Comunitat Valenciana, dirigida por Riccardo Chailly y el magnífico Coro de la Generalitat Valenciana, dirigido por su titular Francés Perales. Obra de gran empaque orquestal, con impresionantes intervenciones corales, donde se insertan cuatro voces solistas: soprano, tenor, mezzo y bajo, interpretados respectivamente por Carmen Giannattasio, Giorgio Beruggi, Verónica Simeón y Liang Li. A buen seguro va a tratarse de una buena versión orquestal y coral por la presencia de las formaciones valencianas ya mencionadas.
Sin embargo, y es una recomendación para los posibles asistentes a esta obra en directo, escuchar previamente, alguna de las siguientes versiones en CD o DVD: Grabación DECCA de 1960, con la Orquesta Filarmónica de Viena y las voces sensacionales de Jussi Björling y Leontine Price, bien flaqueados por la mezzo Rosalind Elias y el bajo Giorgio Tozzi, todos dirigidos por Fritz Reiner. También es preciso resaltar otro histórico Requiem, con la magnífica interpretación del joven Luciano Pavarotti, junto a una Leontine Price, con, incluso, aún más soltura interpretativa que en la grabación vienesa antes señalada; y, junto a ellos la gran mezzo Fiorenza Cosotto, y el bajo bulgaro –entonces en su mejor momento vocal- Nicolai Ghiaurov, todos dirigidos por Herbert von Karajan al frente de la Orquesta del Teatro alla Scala, en una función filmada en el Teatro milanés en 1967 y posteriormente remasterizada y editada en DVD por DEUTSCHE GRAMMOPHON.

Publicado en Críticas

Deja un comentario