Cecilia Bartoli clausura el festival "Ellas crean"

Bartoli

El pasado 16 de abril concluyó una edición más del festival “Ellas crean”, organizado por los Ministerio de Cultura e Igualdad. Formado por un buen número de actividades artísticas y culturales, el festival propone un recorrido de música, danza, teatro, poesía, cine, literatura, pensamiento, moda y exposiciones a cargo de artistas que representan, en cada una de estas facetas, la importancia creadora de la Mujer.
En el Teatro Real, y con un repertorio mayoritariamente belcantista, se puso punto final a la edición de este año con la actuación de la mezo Cecilia Bartoli. Desde Giulietta Simionato, nadie ha hecho tanto por las mezzosopranos.Cecilia Bartoli es para muchos la genuina depositaria de unas formas que encuentran en la estadounidense Marilyn Horne la cima del bel canto.
El gran público conoció a Cecilia en 1985, cuando, tras una fugaz aparición televisiva en un programa de talentos e impresionado por lo que había visto, Ricardo Muti, director de La Scala, decidió cursarle una invitación formal para una audición. Cecilia Bartoli ya no ha dejado de encontrarse desde entonces con sorpresas agradables a cada paso. No hay un solo director de orquesta consultado que no la ubique en la categoría de intérprete inquieta, versátil y poco convencional.
La primera parte del concierto, que comenzó con “La regata veneziana”, fue la más intensa. En ella se pudo apreciar la extraordinaria calidad de su voz y sus cualidades técnicas a pesar, como ya es sabido, que su potencia de voz no es lo más espectacular. Destacando por encima de todo esos pianos que borda como nadie.
El final del recital fue una concesión al público que aplaudió a rabiar los bises más populares acompañados de sus también típicos taconeos. Sabe muy bien como ganarse al público, proporcionando intensidad y espectáculo.

Publicado en Críticas