Salomé

Salome

“Si me hubieras mirado me habrías amado”
Esta es una de las frases con las que Salome termina el último acto. Con ella se dirige a la cabeza amputada de Jochanaan e intenta así buscar una excusa a su macabra decisión. Esta misma sentencia se podría aplicar a esa parte del público que no supo o no quiso mirar la producción que Carson ha presentado en el Tetro Real. Si así lo hubieran hecho, enamorarse de esta Salomé de Robert Carson es casi inevitable.

Publicado en Críticas