Vanitas

Vanitas

El Teatro Real ha vuelto a ofrecer una muestra más de esas pequeñas perlas que ofrece en la Sala Gayarre. Una ópera, Vanitas, en la intimidad de la mano del compositor italiano Salvatore Sciarrino e interpretada por el director y pianista Riccardo Bini, el violonchelista Dragos Balan y la voz de Marisa Martins.

En España tendemos a pensar que no hemos desarrollado del todo ese oído aventurero que creemos necesario para adentrarnos en algunas expresiones musicales contemporáneas. Esas en las que parece que nuestros vecinos europeos nos llevan tanta ventaja.
Era esta pues una buena oportunidad para continuar el entrenamiento de nuestro oído. De desarrollar otro canal para la sensibilización.

Abandonándose en Vanitas, en su acertado, sencillo y muy descriptivo escenario y en la reflexiva, delicada y nada fácil interpretación de Marisa Martins; se percibe la atmósfera inquietante y oscura en la que la protagonista evoca los fantasmas de su pasado. El regreso a los recuerdos más íntimos y atormentados a través de los objetos decadentes que la rodean. Se transmite una tensión permanente, incluso en los momentos huérfanos de sonido e iluminación.

Vanitas en la Sala Gayerre es la muestra de cómo transmitir la máxima intensidad y sensibilidad de la manera más sencilla y eficaz.

Vanitas (Vanidad)
Salvatore Sciarrino
D. musical y piano: Riccardo Bini
Violonchelo: Dragos Balan
Voz: Marisa Martins
D. escena: Rita Cosentino
Teatro Real, Madrid
6, 7 y 8 de mayo, 2010

Publicado en Críticas