El enigma Glenn Gould

Gould

Nos encontramos ante un personaje fascinante, tanto por su genialidad interpretativa, como por su extravagante y atractiva personalidad. A pesar de su singularidad, y de haber sido diagnosticado, a título póstumo, con el síndrome de Asperger, su genio musical está por encima de cualquiera de sus aspectos personales.

Glenn Gould, la excentricidad de un genio

La interpretación de las Variaciones Goldberg, concretamente el aria inicial, resulta tan profunda como turbadora. Esa misma versión que el profesor Hannibal Lecter escuchaba ensimismado en “El silencio de los corderos”. Y es que una obra como esta no solo aumenta el refinamiento de un antropófago. También lo hace con personalidades mucho más sencillas, en lo culinario, como las nuestras.

Su repertorio fue extenso pero fue Bach su compositor de referencia. Se puede decir que Gould se transformaba con la obra del maestro alemán. La métrica pura que proporcionan las partituras de Bach fueron el objeto de su estudio, casi obsesión. Una acertada explicación de esta fascinación nos la ofrece Agustí Francelli:

“Glenn Gould fue un artista singular por muchos motivos. Entre ellos, por el apego que profesó por una forma musical específica: el tema con variaciones. Es significativo que sus cerca de 60 registros se enmarquen entre las dos célebres versiones de las Variaciones Goldberg, abordadas a distancia de 26 años. El artista canadiense no volvía nunca a una pieza, una vez grabada. Para él, el disco era obra acabada. Precisamente, las ventajas creativas que ofrece el estudio sobre la sala de cocierto es la posibilidad del “recorta y pega”, de editar la versión, de modificarla cuantas veces convenga hasta dar con el resultado más satisfactorio. Gould fue muy criticado por su temprana retirada de escena y su dedicación exclusiva a la industria discográfica: es más, se entendió esto como una estrategia publicitaria y para nada se reparó en el calado artístico de su decisión, por más que el pianista lo argumentara una y otra vez en sus escritos. Simplemente, le parecía más serio y riguroso el trabajo recogido en el estudio que la exhibición acrobática sobre la escena. El éxito no le interesaba, le interesaba el legado que podía dejar a las generaciones siguientes. Gran parte de su público no se lo perdonó.

Pero, ¿por qué esa predilección por el tema con variaciones y por qué en el caso de las Goldberg hizo la excepción? Bueno, el tema con variaciones es la forma primigenia de la música, la más sencilla, la que remite más directamente a su estructura intrínseca basada en la repetición, el mecanismo que la convierte en comprensible y reconocible al oído humano. Si la forma sonata, que se impone en el clasicismo, es narrativa y parece prestada de la literatura (finalmente es la traslación al papel pautado de la secuencia planteamiento-nudo-desenlace, convertida en exposición-desarrollo-reexposición), el tema con variaciones remite a la propia estructura musical, pues se trata de alterar ora uno ora otro de los componentes de una secuencia dada: la tonalidad, el modo, el tiempo, la armonización, el timbre, la melodía, etcétera. Por supuesto, a veces el reconocimiento del tema es prácticamente imposible, pero siempre está ahí. Es finalmente minimalismo: modificaciones sucesivas de un tema que queda diseccionado en todos sus recursos.

Este proceso a Gould le fascinaba. Y si abordó las Goldberg, una de las cumbres absolutas del género, cuando tenía poco más de 20 años y luego ya cerca de la cincuentena, fue porque sin duda consideró que el factor edad constituía otra posible variación de la obra. En cierto modo, era introducir el tiempo (la relatividad) en la obra: no el de la ejecución, sino el de la perspectiva que dan los años. Y en la última versión se permitió una significativa inversión de todo el proceso: grabó el tema inicial después de haber pasado por las 30 variaciones. El tema pues no como generador, sino como agujero negro que contiene todas las variaciones posibles, toda la energía desprendida. Una lección fascinante”.o
Uno de los primeros intérpretes en utilizar la nuevas tecnologías, pronto abandonó los conciertos en directo. Su obsesión por la perfección le llevaron a elegir las grabaciones de estudio donde todo estuviera controlado. Aun así, casi nunca tuvo que volver a repetir una grabación. Tal era la perfección de sus interpretaciones.

Etiquetado con: , ,