Abbado

Claudio Abbado y el silencio

Un pequeño y sencillo cortejo fúnebre acompañó al Maestro el 21 de enero por las calles de Bolonia. Después, y en absoluta intimidad, era enterrado el que fuera Director de la Scala de Milán y la Filarmónica de Berlín. Apenas hubo flores, la familia quiso que ese dinero se destinase a quienes más lo necesitan. También a quien más la necesita hizo el Maestro Abbado que llegase la música. La llevó a los hospitales y …. texto completo

Etiquetado con: ,