Annalisa Stroppa debuta en París

Stroppa

La mezzosoprano italiana Annalisa Stroppa, después de inaugurar la temporada del Liceu de Barcelona el curso pasado, inaugurará la de la Opéra National de París en septiembre con un doble debut: será su primera actuación en la Opéra Bastille, en un rol pucciniano; lo hará como Suzuki, de Madama Butterfly, uno de los pocos papeles importantes concebidos por Puccini para la cuerda de mezzosoprano. “Hablamos de una de las óperas más representadas en el mundo, no solo por la belleza de la música, sino por la intensidad y magnitud de la historia que presenta y que toca los más profundos sentimientos humanos”, afirma Stroppa. “Puccini se mete de lleno en el corazón humano en busca de los sentimientos sobre el amor. Habla de sentimientos que no tienen límites y que son universales”. Como italiana, Stroppa ve esta historia ambientada en Oriente susceptible de que suceda en cualquier lugar y en cualquier época. “El drama de un amor imposible nos puede pasar a cualquiera, y no hablo solo del amor de una pareja, sino dos mundos y culturas tan diferentes: Pinkerton aparece como un estadounidense, superficial y cínico; ella, japonesa, es una joven, frágil y necesitada de amor; diría que el amor es su religión”.

El éxito de la ópera va muy unida a la empatía que Butterfly despierta: “Sueña y vive en su propio mundo hecho de sentimientos y expectativas imaginarias. Vive un amor platónico, un sueño lejos de una realidad demasiado cruel. La música de Puccini refleja todo esto y hace hablar al corazón. También impresiona la relación que tiene con su padre muerto, que parece estar presente en cada acción y pensamiento: Cio-Cio-San tiene solo 15 años y su padre murió cuando era una niña. En Pinkerton ve el afecto que le faltó en su infancia y busca un hombre que puede protegerla y que la ame”.

Suzuki tiene a su cargo, junto a Butterfly, uno de los momentos más hermosos de la ópera, el dúo de las flores: “Está empapado de exotismo y de inocente esperanza. Puccini nunca estuvo en Japón, pero fue capaz de reconstruir en este dúo un exotismo encantador en el que se respira el aroma de los cerezos en flor, un cuadro pictórico-musicales en el cual se entrelazan voces e imágenes”. Suzuki, en realidad, “no solo es la sirvienta de Butterfly, es como una hermana para ella. A pesar de conocer la verdad se queda con ella hasta al final y la protege”.

Annalisa Stroppa será Suzuki en París entre el 5 de septiembre y el 13 de octubre. Próximamente regresará a Barcelona como Ascanio en Benvenuto Cellini; será Maddalena en Rigoletto en La Scala de Milán, la protagonista de La Cenerentola en Tel-Aviv, Rosina de Il barbiere di Siviglia en Bilbao y la Reina Enriqueta de I Puritani en el Teatro Real de Madrid.

hola mundo