Desirée Rancatore canta La Traviata en Turín para EXPO TO

Desirée Rancatore

Después del caluroso recibimiento recibido en el Teatro Regio de Turín, donde, en abril, interpretó el papel de Elvira de I Puritani de Bellini, la soprano Desirée Rancatore vuelve al coliseo italiano para interpretar a Violetta Valéry, la desafortunada protagonista de La Traviata de Verdi. Las actuaciones forman parte de la agenda de eventos organizados en Turín con motivo de la EXPO 2015, serán los días 11, 16, 21 y 25 de julio. La producción de Laurent Pelly es la misma que la soprano ya cantó en Palermo en 2013, ahora con la dirección musical a cargo de Francesco Ivan Ciampa.

Para la diva de Sicilia, se trata no solo de una de las óperas más importantes del repertorio, sino además, de su personaje favorito: “Cuando estudiaba la ópera, en el tercer acto lloraba desde que lo empecé a ensayar con el piano”, afirma entusiasta. “La historia de La Traviata no puede evitar amarse. Es tan fuerte y hermosa que es imposible que no te toque.
Violetta es un personaje fascinante. Primero es una chica que solo piensa en las fiestas, en divertirse y en el dinero. Luego se transforma en la mujer que se arrepiente de lo que ha hecho y que está enamorada, y nunca lo había estado antes. Parece incluso que su enfermedad ha desaparecido. Por último está la Violetta enferma, destrozada, sin esperanzas, consciente de que se está muriendo. Se podría decir que son tres mujeres completamente diferentes, aunque en realidad se trata de la evolución del mismo personaje. Y es necesario que ese cambio se refleje en el canto, porque sería incoherente que Violetta sonara igual en el primer acto que en el tercero. Rancatore comenta que es un personaje con el que ha soñado toda su vida. “Desde que empecé a cantar he pensado siempre en Violetta. Mi madre trabajaba en el coro del Teatro Massimo de Palermo y allí pude ver infinidad de Traviatas. Es un papel que tiene todo lo que una cantante puede desear: coloratura, sutileza, romanticismo y un gran drama. Y la historia en sí misma es fascinante. Leí la novela de Dumas y me encantó, y antes de enfrentarme al personaje decidí leer el libreto de Piave varias veces, sin música, deteniéndome en cada frase, en cada coma, observando la manera particular en que se expresan los personajes en cada situación. Solo después de esto, cuando ya me sabía el libreto de memoria, volví a escuchar la ópera con oídos nuevos, como si fuera la primera vez que la escuchaba”.

Desirée Rancatore debutó el papel en 2013 en la Opéra de Monte-Carlo (Mónaco); después la ha interpretado en el Teatro Auditorio San Lorenzo de El Escorial (España), Quincena Musical Donostiarra (España), Wiener Staatsoper (Austria) y Royal Opera House de Muscat (Omán). Después de su Traviata en Turín, en octubre y noviembre, será nuevamente Violetta, entonces en una de las ciudades que más triunfos le ha deparado: Tokyo.