La Scala abuchea a Cecilia Bartoli

Las peculiaridades de los públicos de algunos teatros, entre otros espectáculos, se han convertido casi en señas de identidad del propio teatro, o en factores capaces de generar cierta inquietud. A menudo hablamos de la frialdad del público del Teatro Real, o el calor de ese mismo público en el Teatro de la Zarzuela.
Pero si existe un lugar donde las pasiones se manifiestan con orgullo, ese lugar es Italia. Concretamente Milán, la Scala, para más señas.

Estos “guardianes” de las esencias se hicieron muy conocidos cuando se dividían en partidarios de María Callas y Renata Tebaldi, esta última se había ganado el sobrenombre de la anti-Callas. Las manifestaciones a favor o en contra de estas dos divas, fueron memorables. Esta loggione de tifosi volvieron a manifestarse el pasado 2 de diciembre. En esta ocasión el objeto de sus iras fue la mezzosoprano italiana Cecilia Bartoli. Hacía casi 20 años que la Bartoli no se subía a este escenario y dicen algunos, que esta podía ser una de las razones del monumental abucheo y pitada al que se vio sometida.

Se había generado gran expectación para asistir al regreso de Cecilia Bartoli y el Teatro estaba lleno. Desde los Agnelli hasta los más modestos aficionados y con una reventa de 4.000€. Nadie quería perderse un acontecimiento que prometía mucho a priori. Y, a juzgar por la prensa italiana, la mezzo italiana habría arrasado de no ser por “un grupo de señores de mediana edad, nostálgicos y amargados, que van a ‘reventar’ las funciones porque ya no actúan sus cantantes favoritas”.
Todo empezó cuando interpretaba “Non più mesta”, de la Cenerentola de Rossini. De repente comenzaron los pitos y abucheos. “Torna a casa” o “Povvero Rossini!”, eran alguno de los gritos que llegaban desde el foro acusando a la Bartoli de cantar en falsete. A tal punto llegó el griterío, que el Director Daniel Barenboim interrumpió la música y , volviéndose hacia el público, les recriminó el comportamiento de manera contundente: “¡Todos a callar, que esto es un concierto!”.

Inmediatamente la mezzo volvió a repetir el rondó finale de la Cenerentola. En esta ocasión hacía señas para remarcar su interpretación sin falsear. Esto provocó el delirio de sus más fervientes seguidores y ella se retiró con la cabeza bien alta. Y es que, menuda es Cecilia Bartoli. Días después comentaría: “ No se es nadie hasta que no te han abucheado en la Scala de Milán”, y se quedó tan “ancha”.
Esta fue la crónica en Il Corriere della Sera.

http://youtu.be/zfcXOM-84wc