Universo Barroco, del CNDM, recupera la histórica ópera ‘Coronis’

El domingo 27 de octubre a las 19 horas, el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) inaugura su ciclo Universo Barroco en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música de Madrid con el estreno en tiempos modernos de la ópera Coronis, atribuida al compositor Sebastián Durón y al dramaturgo José de Cañizares. Los encargados de darle vida serán el conjunto Los Músicos de Su Alteza, dirigidos por su fundador, Luis Antonio González, junto a un elenco que reúne a buena parte de las mejores voces femeninas del actual Barroco español: las sopranos Olalla Alemán, Estefanía Perdomo, Eugenia Boix y Aurora Peña, la mezzosoprano Marta Infante y dos voces masculinas, la del tenor Diego Blázquez y el barítono José García Aréjula. Las entradas, con un precio general de 12€ a 30€, y descuentos hasta del 60% para los menores de 30 años y desempleados (entradas de “Último minuto”, con compra desde una hora antes del inicio del concierto en las taquillas de la sala) ya están a la venta en las taquillas del Auditorio Nacional y teatros del INAEM, en entradasinaem.es y por teléfono en el 902 22 49 49.

Esta temporada se incorporan a la programación los “Contextos Barrocos”, una nueva serie de charlas previas a los conciertos del ciclo Universo Barroco (Sinfónica) en las que el redactor jefe de la revista Scherzo, Eduardo Torrico, desgranará de un modo desenfadado los detalles más interesantes de las obras interpretadas así como su historia, personajes y anécdotas. También participarán de esta nueva cita diversos intérpretes del ciclo enriqueciendo con su propia visión y experiencia dichos encuentros. La primera charla, “Atribuido a Durón: Coronis”, se celebrará a las 18:00 horas el mismo día del concierto y contará, además, con la presencia del director Luis Antonio González. Todas las charlas se celebrarán en el Salón de Actos de la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional y tendrán una duración aproximada de 45 minutos.

Coronis o la incertidumbre

Según expone el director Luis Antonio González: “La pieza que hoy llamamos Coronis es una obra llena de misterios, a pesar de la erudición de algunos estudios realizados. […] Tanto en el texto como en la música Coronis presenta algunos contrastes estilísticos que podrían hacer pensar en una autoría múltiple, es decir, que en el libreto y la música hubieran podido colaborar diversos ingenios. No sería la primera ni la última vez en la dramaturgia musical española. En todo caso, desde el punto de vista estilístico, que es el principal asidero hoy existente a falta de documentación al respecto, y conectando circunstancias históricas ya conocidas, puede atribuirse la música, al menos en su mayor parte, a Sebastián Durón; también puede pensarse que el libreto o parte de él sea obra de José de Cañizares, que colaboró con Durón en varias producciones desde Salir el Amor del mundo (1696). Cuestiones métricas, giros particulares y la caracterización de algunos personajes como los graciosos parecen apuntar a Cañizares, buen conocedor del teatro calderoniano y, posteriormente, colaborador de los grandes músicos españoles para el teatro en la primera mitad del XVIII (Literes, Nebra…). Asimismo, los procedimientos constructivos, las líneas melódicas, la reiteración de ciertos intervalos con valor simbólico, el idiomatismo de las partes instrumentales, etcétera, señalan a Durón como autor —o principal autor— de la música. El hecho de que convivan maneras arcaizantes con elementos de rabiosa modernidad es, por otro lado, característico de Durón y de los buenos músicos de su generación, que están en activo en las últimas décadas del siglo XVII y principios del XVIII, una época en que los compositores españoles intentan, con mayor o menor fortuna, asimilar y hacer suyas las formas y técnicas que vienen de Italia —y también de Francia, no hay que olvidarlo—, sin renunciar a la tradición de composición hispánica”.

Emoción, frescura y rigor histórico componen su divisa. Una justa mezcla de investigación, intuición e imaginación sirve a Los Músicos de Su Alteza para convertir, desde el máximo respeto a la obra de los grandes maestros de siglos pasados, la vieja escritura muerta en música viva. Centenares de actuaciones -conciertos, grabaciones, publicaciones, cursos- en Europa y América avalan a Los Músicos de Su Alteza como grupo de referencia en la recuperación e interpretación de la música barroca. En sus más de veinticinco años de vida, han rescatado de archivos españoles y americanos una buena parte del rico patrimonio musical hispánico de los siglos XVII y XVIII, partiendo de las investigaciones de su fundador y director Luis Antonio González. Compositores antes desconocidos o poco frecuentados, como Joseph Ruiz Samaniego (fl. 1653-1670) o José de Nebra (1702-1768), son hoy acogidos con enorme éxito en medio mundo gracias a la labor de Los Músicos de Su Alteza.

El conjunto Los Músicos de Su Alteza cuenta desde sus comienzos con un sólido conjunto de cantantes e instrumentistas fieles al espíritu de recuperar con renovada frescura el repertorio barroco español e internacional. Con la vocación de recuperar la mejor música española de los siglos XVII y XVIII en las mejores condiciones de calidad artística y verosimilitud histórica, contextualizada con la música internacional de aquellos siglos y con criterios avalados por la investigación musicológica, Los Músicos de Su Alteza han actuado con éxito considerable en numerosos escenarios y en los más importantes festivales en España, Francia, Holanda, Bélgica, Suiza, Italia, Gran Bretaña, México, Estados Unidos, etcétera. En los últimos años, Los Músicos de Su Alteza dedican parte de su tiempo a compartir experiencias con jóvenes músicos en cursos, talleres y seminarios (Curso Internacional de Música Antigua de Daroca, Cursos de Verano en La Alhambra Universidad de Granada, en la Universidad Juárez de Durango, el Conservatorio de Las Rosas de Morelia, la Universidad de Arizona, etcétera). Desde 2017 Los Músicos de Su Alteza son grupo residente del Auditorio de Zaragoza.

Etiquetado con: , ,