YELLOW LOUNGE, Bach decontextualizing

Francesco Tristano, luxemburgués de 29 años y residente en Barcelona, ha presentado su último trabajo “Long Walk”, inspirado en la obra de Bach, en el Matadero de Madrid.
Lo ha hecho a través de un nuevo “concepto” de interpretación de música clásica. Viena en 2001, fue el primer lugar donde Deutsche Grammophon apostó por alejar la música clásica de sus espacios habituales para introducirla en un formato arriesgado de clubs y salas de conciertos. Emergen entonces dos bloques de sonido producidos por el artista, que marca las pausas, completado por dj FM que entremezcla imágenes al ritmo de melodías clásicas.
La excusa es el intento de captación de nuevos públicos, públicos jóvenes, que hasta el momento no han llegado a las salas de concierto. No queda más remedio que acercar la montaña a Mahoma.
La idea es buena. Hay que investigar, explorar nuevas formas de acercar esta música y demostrar a los, until now, no aficionados que en realidad les gusta. Que se sorprendan experimentando emociones con música de la que huyen habitualmente.
De esta primera experiencia en Madrid, los organizadores deben sacar alguna conclusión. Adiestrar mejor a los profesionales que trabajan en estos nuevos espacios. Hacerles saber que no es lo más conveniente romper hielo en la barra del bar (equivocadamente demasiado próxima al escenario) cuando suena el Aria de las Variaciones Goldberg. Definitely, mejorar la convivencia ente el asombro de los descubridores de esta música y de quienes, simply, pasaban por allí.