EspañolEnglishDeutsch

Entrevista Iñaki Encina Oyón y Adriana González

Dúo-3-c-Marine-Cessat-Bégler--scaled
Albéniz

Brío Clásica: Este es el segundo trabajo que realizan juntos. El primero es una selección de obras de Robert Dussaut y Hélène Covatti, compositores desconocidos para el gran público. Tampoco son muy conocidas la treintena de canciones de Albéniz que presentan en este segundo trabajo. Es, sin duda, una brillante labor de divulgación. ¿Cómo llegaron a este repertorio y por qué lo eligieron para estos trabajos discográficos?


4Comillas2

B.C.: Estas canciones son producto de la madurez artística de Albéniz, cuando ya había compuesto alguna de sus más importantes obras. Son textos en español, francés, italiano e inglés, manteniendo siempre la personalidad en cada una de ellas. ¿Podría hablarnos del carácter de estas obras y de las características de su escritura?


B.C.: Su colaboración parece de largo recorrido. ¿Hay un hilo conductor en sus proyectos o surge de manera más espontánea.

 

 

Comillas5p-2

B.C.: ¿Por qué creen que en España se programan tan pocos recitales de canción de concierto española?

 


Web de Adriana

 

B.C.: Interpretar este tipo de repertorio romántico, en una sala pequeña, acompañada únicamente de un piano o cantar una producción operística en el escenario de un gran teatro de ópera, ¿qué diferentes sensaciones se tienen?


B.C.: Recientemente ha sido Mimí, anteriormente la vimos en el rol de Corinna, de Il viaggio a Reims, ambas en el Liceu, ¿Qué roles está preparando a corto y medio plazo y cuáles sueña para el futuro?

B.C.: Ha dedicado estas Canciones de Albéniz a la que fue su profesora, Bárbara Bickford. Háblenos un poco de ella y por qué es tan importante para Usted.

 


B.C.: ¿Tiene alguna referencia importante a la hora de preparar un rol, en quién se fija?, ¿a quién admira Adriana González?

 

 

 


B.C.: ¿Cuándo vamos a poder escucharla en Madrid presentando este trabajo o en alguno de esos roles que prepara?


IÑAKI ENCINA
Web de Iñaki

B.C.: Cuando llegó al Musikene de San Sebastián fue seleccionado para piano, director de coro y director de orquesta. Tuvo que elegir uno de ellos y se decantó por el último, ¿qué le llevó a tomar esta decisión y qué cualidades, según usted, debe tener un director de orquesta que se precie?

 


B.C.: Esta Iphigénie en Tauride está dirigida escénicamente por Krzystof Warlikowski, director que no suele dejar a nadie indiferente, ¿cómo ha funcionado esta escenografía en la sala Garnier?, ¿Cómo se lleva con los directores de escena?

B.C.: En 2005 pasó a formar parte de La Academia de la Ópera Nacional de París y ahora debuta en París con Iphigénie en Tauride, ¿qué supone para Usted debutar en una Casa de Ópera como la de París?


B.C.: Dirigir un repertorio sinfónico es muy diferente a dirigir uno lírico, ¿si tuviera que elegir, por cuál se decantaría y por qué?

 

 

 


B.C.: ¿Cuándo vamos a poder verle en Madrid, dirigiendo o presentando este trabajo de Canciones de Albéniz?