Andrè Schuen interpreta Winterreise de Schubert

Winterreise

El barítono Andrè Schuen comenzó su carrera en Deutsche Grammophon en 2020 con una lectura aclamada por la crítica de Die schöne Müllerin de Schubert, grabada con su antiguo compañero de dúo Daniel Heide. En 2022, la pareja agregó Schwanengesang a su discografía, una grabación que ganó la categoría de Canción Solista en los Premios OPUS KLASSIK de 2023. Ahora completan su trilogía de los principales ciclos de canciones de Schubert con una interpretación reflexiva y conmovedora de las 24 canciones introspectivas que componen el Winterreise del compositor. Grabado en Markus-Sittikus-Saal en Hohenems, el lanzamiento del álbum está previsto en formato digital y en CD el 17 de mayo de 2024. Dos de las canciones se publicarán como singles: “Frühlingstraum” el 29 de marzo y “Der Leiermann” el 26 de abril.

Para muchos, Winterreise es el alfa y omega del repertorio de Lieder. Como dice Andrè Schuen, es sencillamente “la primera obra que te viene a la mente cuando hablas de Lieder”. Después de haber escrito textos de Wilhelm Müller para Die schöne Müllerin, Schubert volvió a encontrar inspiración cuando, en 1827, justo un año antes de su muerte, leyó dos conjuntos de 12 poemas del poeta sobre un amante rechazado cuyo dolor lo lleva a escaparse una noche de invierno, acompañado sólo por su propia sombra a la luz de la luna. La angustia del protagonista se refleja en el campo helado, los cielos nublados y las tormentas de nieve que encuentra mientras sigue caminando, como se resume en “Der stürmische Morgen” (Una mañana tormentosa): “Mi corazón ve en el cielo/su propio retrato pintado; /no es más que invierno,/un invierno frío y salvaje”.

A diferencia de Die schöne Müllerin, con su narrativa de esperanza a desesperación, Winterreise se ve ensombrecida por la angustia desde el principio. La primera canción, “Gute Nacht” (Buenas noches), explica algo del amor perdido del narrador y su necesidad de seguir en el futuro un “camino velado por la nieve”. Andrè Schuen, que creció en los Dolomitas del Sur del Tirol y, por tanto, no es ajeno a los inhóspitos paisajes nevados, señala cómo los poemas alternan entre el movimiento y el estancamiento. “Hay escenas en las que el tiempo parece haberse detenido por completo, estados de ánimo que están en sintonía con la naturaleza helada del invierno”, afirma el cantante. “Por otra parte, sigue y sigue”.

Gran parte de la música es de estilo declamatorio y Schuen la interpreta con una moderación que sirve para realzar la sensación omnipresente de melancolía, respaldada en todo momento por el igualmente brillante pianismo de Daniel Heide. Juntos, el dúo transmite la nostalgia por la sensación de paz que alguna vez se experimentó a la sombra de “Der Lindenbaum” (El tilo); las esperanzas frustradas expresadas en “Frühlingstraum” (Un sueño de primavera); la escalofriante comprensión en “Der Wegweiser” (El poste indicador) de que sólo hay un camino abierto para el narrador, y así sucesivamente, hasta el encuentro final con el misterioso “Leiermann” (El organillero). «Mi suposición», dice Andrè Schuen, «siempre ha sido que él representa la muerte».

Después de haber representado Winterreise juntos muchas veces, él y Heide han desarrollado un enfoque más libre del curso emocional que sigue. “En los primeros años”, señala el cantante, “traté de marcar el camino de antemano y planificar con precisión cómo quería dar forma a tal o cual punto. Hoy en día vivo este ciclo mucho más en el momento y estoy preparado para todo lo sorprendente e inesperado que pueda surgir en el viaje”.

Esta grabación de Winterreise también forma la banda sonora del largometraje de animación y acción real Un viaje de invierno, inspirado en la música de Franz Schubert y los poemas de Wilhelm Müller. El escritor y director Alex Helfrecht se sintió obligado a hacer la película después de quedarse sin palabras ante el poder y la belleza de la música. Se propuso llevarlo a la pantalla grande de una manera que hiciera justicia a esta magnífica obra. Al filmar actores en vivo en escenarios épicos y paisajes inmersivos antes de pintar cada fotograma, la película tiene el aspecto de pinturas románticas alemanas de principios del siglo XIX que cobran vida, al tiempo que conserva todo el poder emotivo de las actuaciones de los actores. Un hermoso espectáculo cinematográfico y musical lleno de emoción y drama protagonizado por John Malkovich, Marcin Czarnik, Gabriella Moran, Martina Gedeck, Jason Isaacs y Ólafur Darri Ólafsson.