La Accademia Bizantina y Alessandro Tampieri

El famoso ensemble italiano Accademia Bizantina, dirigido por el clavecinista Ottavio Dantone, acaba de lanzar al mercado su octavo trabajo discográfico en la legendaria colección “The Vivaldi Edition”, del sello francés Naïve Classique. Se trata del volumen 62, y reúne los conciertos RV 389, RV 257, RV 371, RV 273, RV 367, y RV 390.

Bajo el título Concerti per violino VII – Per il castello, el nuevo disco de Accademia Bizantina y Ottavio Dantone recoge seis de los quince conciertos para violín de la colección que, un mes antes de morir, Vivaldi malvendió en Viena al conde Vinciguerra Tommaso Collalto (1710-1769), un noble veneciano que residía en su castillo de Brtnice, Moravia (el castello que da nombre al disco).

En estos conciertos tardíos para violín, Vivaldi se adaptó a las exigencias del estilo galante, de moda desde 1725, sin perder nada de su habitual brío e imaginación. Con una escritura solística extremadamente refinada y virtuosística, Vivaldi explota por completo el amplio rango expresivo del violín, haciendo gala de una rica ornamentación y excepcional creatividad.

Desde 2011, Alessandro Tampieri, es primer violín y concertino de la Accademia Bizantina. Tras recibir el aplauso unánime de la crítica especializada en 2018 con su grabación como solista de los Concerti per viola d’amore (Volumen 56), Alessandro Tampieri se suma con Concerti per violino VIIPer il castello a la distinguida lista de violinistas de la colección The Vivaldi Edition de Naïve, en la que figuran intérpretes como Fabio Biondi, Riccardo Minasi, Dmitry Sinkovsky o Enrico Onofri, entre otros.

La Accademia Bizantina, que siempre acompaña sus trabajos discográficos con originales vídeos que pretenden acercar la música barroca al público contemporáneo, presenta un nuevo videoclip del regista italiano Daniele Quadrelli, grabado en la localidad italiana Riviera dei Pini – Tagliata di Cervia, en Ravenna, provincia natal de Alessandro Tampieri.

Más información

Tras el extraordinario éxito de “Agitata”, galardonado en 2018 con el prestigioso Gramophone Classical Music Award en la categoría de mejor recital, la Accademia Bizantina, Ottavio Dantone, y la contralto francesa Delphine Galou, abordan su segundo proyecto discográfico conjunto: dos discos en los que interpretan música vocal sacra y profana para contralto de Vivaldi, que evidencian las conexiones entre ambos repertorios.

Se trata de los volúmenes 59 y 60 de la legendaria colección The Vivaldi Edition en el sello francés Naïve Classique: “Musica sacra per alto” (vol. 59), que además de la conocida Salve Regina, incluye dos introdutioni, “Filiae maestae Jerusalem” y “Non in pratis”, el Hymnus “Deus tuorum militum”, con la participación del tenor Alessandro Giangrande, y el Concerto in re maggiore “Per la SSma Assontione di Maria Vergine”, interpretado por Alessandro Tampieri. Y “Arie e cantate per contralto” (vol. 60), con las cantatas Cessate, omai cessate, O mie porpore più belle, Qual in pioggia dorata, y arias de las óperas Tito Manlio, Tieteberga, La Candace o siano li veri amici, La verità in cimento e Il Giustino.

El famoso conjunto italiano, que en los últimos años ha decidido apostar por el lenguaje audiovisual para acompañar sus trabajos discográficos y acercar así la música barroca al público contemporáneo, presenta, además, un videoclip, grabado en Rocchetta Mattei y dirigido por el regista Daniele Quadrelli.

Academia Bizantina

El próximo domingo 11 de noviembre, la Accademia Bizantina, dirigida por el famoso clavecinista Ottavio Dantone, presenta en Barcelona “Marc’Antonio e Cleopatra”, serenata a due voci del compositor alemán Johann Adolph Hasse, con libreto de Francesco Ricciardi, estrenada en 1725 en Nápoles con el célebre castrato Farinelli como Cleopatra y la contralto Vittoria Tesi como Marc’Antonio. L’ Auditori de Barcelona acogerá la última cita de la gira europea de la Accademia Bizantina, tras su paso por destacadas salas de concierto como la Kölner Philharmonie o la Laeiszhalle de Hamburgo.

El prestigioso ensemble, fundado en la ciudad italiana de Ravenna en 1983, contará para la ocasión con un dúo de expertas cantantes en la interpretación de los affetti barrocos, muy presentes en esta obra sobre los amores de la reina egipcia: la contralto francesa Delphine Galou (Marc’Antonio), y la mezzosoprano austriaca Sophie Rennert (Cleopatra).

Entre los proyectos más inmediatos de Accademia Bizantina y su director Ottavio Dantone, destacan la nueva producción de las óperas “Rinaldo” y “Serse” de Haendel, que próximamente presentarán en destacados teatros de Lombardia y Emilia Romagna, y su gira americana junto al violinista Giuliano Carmignola. Además, el 16 de noviembre saldrá el mercado su último proyecto discográfico para la legendaria colección The Vivaldi Edition, del sello francés Naïve Classique: la ópera “Il Giustino” de Vivaldi, con las voces de Delphine Galou (Giustino), Silke Gäng (Anastasio) y Emöke Barath (Arianna), entre otras.

http://www.accademiabizantina.it/

Entrevista Ottavio Dantone1

 

Entrevista Ottavio Dantone2

 

Entrevista Ottavio Dantone3

 

Entrevista Ottavio Dantone4

 

Entrevista Ottavio Dantone5

 

 

Su proyecto se llama “Revolution”. ¿Cuál es la verdadera revolución de la música Barroca?

La revolución de la música Barroca en los últimos cincuenta años ha experimentado diversas etapas, como la etapa del redescubrimiento de los instrumentos antiguos, la del lenguaje y la de su comunicación al gran público. Nuestro proyecto quiere extender el espacio temporal de la música antigua ampliando este término hasta el siglo XIX, con el fin de demostrar que la música del siglo XIX se nutre todavía de muchísimos gestos y códigos expresivos procedentes de siglos pasados, que pueden revelar al oyente de hoy aspectos y detalles todavía ocultos, capaces de producir nuevas emociones, ya olvidadas.

Compositores venecianos como Albinoni, Marcello, Vivaldi y Galuppi. ¿Qué particularidad aporta cada uno al barroco?

Todos estos compositores, junto a otros muchos, han contribuido a crear un estilo que en el siglo XVIII atraía a Venecia a músicos y melómanos de toda Europa. Un estilo que presenta unas soluciones rítmicas, melódicas y armónicas características, producto de influencias procedentes de las muchas culturas que se entrecruzaban en una ciudad multiforme y poliédrica como la Venecia de la época. Un estilo, además, que ha tenido una gran influencia en muchos músicos; el primero de todos, J. S. Bach.

¿Por qué la música barroca expresa con tanta precisión los sentimientos y las pasiones?

El vínculo que une al compositor de música barroca con el ejecutor y finalmente con el oyente se caracteriza por una estética que concibe las emociones y las pasiones según un orden que determina los momentos, en los que se experimentan determinadas sensaciones. Sin duda, estamos hablando de retórica musical, cuya aplicación nos permite entender esta época y revivir las emociones y pasiones más fuertes y sinceras.

¿Cree que los códigos que utilizamos actualmente para transmitir y percibir la música barroca son diferentes a los que se utilizaban en el momento de su composición? ¿Cómo está evolucionando el lenguaje musical?

En mi opinión, es totalmente necesario utilizar hoy los mismos códigos de entonces, porque es el único modo que tenemos para llegar lo más cerca posible a lo que estaba en la mente del compositor y de conseguir, por tanto, que el resultado musical y emocional sea más fuerte y comunicativo. Lo que cambia hoy con respecto al pasado es quizá la percepción sonora en relación a los espacios, con el consecuente riesgo de deformar el significado de la materia musical.

Adentrarse en el conocimiento de la música barroca abre un universo infinito de comunicación y conocimiento, no solo musical. Tras muchos años de carrera y de un profundo estudio, casi semiológico, de la música barroca, ¿Cuál es su diagnóstico para este género en la actualidad?

He dedicado más de cuarenta años al estudio de la música antigua y a todos los aspectos que la caracterizan, no solo musicales, sino también históricos, filosóficos, sociológicos, etc. Todo esto me ha permitido entender cuánto queda todavía por hacer para entender y aprender cosas nuevas que se puedan transmitir a otros. También me ha servido para darme cuenta de que esta música consigue hablarnos todavía hoy, y parecernos actual a pesar del paso del tiempo.

¿Qué nos puede contar se su nuevo disco: “Concerti per Archi III e Concerti per viola d’amore” para la prestigiosa Vivaldi Edition (Naïve classique)?

Nuestra última grabación quiere poner de relieve la extraordinaria habilidad de Vivaldi para contar algo siempre nuevo y original, aunque sea a través de una forma breve y aparentemente estereotipada como el Concerto per Archi. Quisimos adentrarnos, en profundidad, en los detalles, a veces, ocultos, que componen estas maravillosas “miniaturas”, para hacer que emerjan las miles de soluciones diferentes que es capaz de poner en práctica este genial compositor, aun manteniendo su reconocible y único estilo. Los Concerti per Viola d’amore representan un corpus de obras único en su género, que nos permiten conocer mejor las posibilidades tímbricas y expresivas de este instrumento misterioso y poco conocido.

A través de los vídeos de su último trabajo nos damos cuenta de la importancia de la imagen y la puesta en escena. ¿Qué importancia tiene la estética audiovisual como elemento de comunicación de su arte?

Creo que el elemento visual es, sin duda, importante para comunicar y transmitir emociones de forma rápida y eficaz a todos los niveles de escucha. No olvidemos que en la época barroca, el aspecto “sinestésico”, incluso de la música, tenía una gran importancia. Sonidos, colores, efectos, coreografías o cualquier espectáculo visual fascinaban al oyente y le condicionaban fuertemente la percepción.

¿Es una contradicción decir que la música barroca nos traslada al futuro?

El hombre moderno, a diferencia de los siglos anteriores, mira el arte y por tanto también la música, trasladando elementos del pasado a la estética y sensibilidad actual. Y, evidentemente, pasado y futuro se entrelazan con la investigación de las propias raíces, y de las exigencias y estéticas futuras.

¿Qué hace Ottavio Dantone cuando no está haciendo música?

Me relajo en mi casa de campo con mi familia, aunque la música no me abandona prácticamente nunca.

 

ccademia Bizantina

El famoso ensemble de música barroca, la Accademia Bizantina, fundado en la ciudad italiana de Ravenna en 1983, acaba de sacar al mercado su último proyecto discográfico en el sello DECCA: “Bach: The Art of Fugue”. Ottavio Dantone, clavecinista y director de la prestigiosa Accademia Bizantina, ofrece una renovada versión de Die Kunst der Fuge, BWV 1080 de Johann Sebastian Bach (1685 -1750), de carácter pedagógico, que pretende hacer comprender, desde el punto de vista musical y expresivo, una forma tan compleja como la fuga.

“No buscar entre los entretejidos del contrapunto los sublimes placeres y las dulces emociones que esconden, supone no rendir justicia al extraordinario trabajo de Bach, una síntesis sin parangón de arte y ciencia, intensidad expresiva e intelecto.” (Ottavio Dantone)

Fieles a su filosofía de una auténtica baroque revolution y con el objetivo de acercar la música antigua a un público contemporáneo, el conjunto italiano presenta un videoclip promocional dirigido por Marco Boarino, y grabado en el Teatro Goldoni de Bagnacavallo (Ravenna)

Agitata

El famoso ensemble de música barroca la Accademia Bizantina, fundado en la ciudad italiana de Ravenna en 1983, presenta su nuevo proyecto discográfico “Agitata”. Ottavio Dantone, clavecinista y director de la prestigiosa Accademia Bizantina y la contralto francesa Delphine Galou, interpretan motetes, cantatas y extractos de oratorios, que en el curso de los siglos XVII y XVIII se vieron influidos por el género de la ópera. Un CD lleno de obras inéditas, en el que, además de la conocida aria “Agitata Infidu Flatu” del oratorio Juditha Triumphans de Vivaldi, podemos escuchar el aria de otra Judith, “Prigionier che fa ritorno” del popular oratorio “Betulia Liberata” de Niccolò Jommelli, las Lamentations de Alessandro Stradella o, entre otras obras, el motete “In procella sine stella” de Nicola Porpora.

“Este programa de música sacra ofrece un recorrido variado para voz sola en diálogo con los instrumentos, tratando de resaltar el componente expresivo y el uso de los affetti, que caracterizaban en clave retórica los textos de argumento religioso. Nuestra idea es presentar desde la música de inspiración puramente sacra que se interpretaba en las iglesias, como las Lamentations de Stradella o la cantata de Torelli, y el oratorio, que en el siglo XVIII se vio muy influido por la ópera, como se puede apreciar en las obras de Porpora y Jommelli.”, señala Ottavio Dantone, director musical y artístico de la Accademia Bizantina.

Fieles a su filosofía de una auténtica baroque revolution y con el objetivo de acercar la música antigua a un público contemporáneo, el prestigioso conjunto italiano presenta, además, el videoclip de “Agitata”, la famosa aria del oratorio Juditha Triumphans de Vivaldi, que da título al disco. Dirigido por Marco Boarino, el film está grabado en el Convento di San Francesco en la ciudad italiana de Bagnacavallo (Ravenna), en el que se muestra la instalación artística “About Dreams” del Collettivo Magma.

Academia Bizantina

El domingo 18 de diciembre a las 19.30 horas, el ciclo Universo Barroco del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) presenta en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música de Madrid su última cita del presente año. Este concierto navideño estará protagonizado por el Stabat Mater de Giovanni Battista Pergolesi, con la Salve Regina en la menor de este mismo autor y el Concerto grosso nº 5 en re menorde Domenico Scarlatti y Charles Avison para completar el programa. Los encargados de darle vida serán el conjunto italiano Accademia Bizantina, con el clavecinista Ottavio Dantone a la dirección y un elenco vocal excepcional protagonizado por grandes voces internacionales especializadas en este repertorio: la soprano Silvia Frigato y la contralto Sara Migardo.

El “sublime poema del dolor”

Como recuerda el musicólogo José María Domínguez:”Para Vincenzo Bellini el Stabat Materde Giovanni Battista Pergolesi (1710-1736) era un `sublime poema del dolor´. El Romanticismo encontró en esta obra y en la fama de su compositor un emblema de la escuela napolitana, por analogía con Mozart y su Requiem. Según la leyenda, el doloroso carácter del Stabat procedía del amor imposible de Pergolesi por su alumna, la noble María Spinelli, en cuyas exequias dirigió la obra, ya moribundo. En realidad, según la hipótesis más plausible, el Stabat fue encargado en 1734 por una cofradía napolitana para sustituir la homónima composición de Alessandro Scarlatti con una obra más moderna, inspirada en una religiosidad intimista y subjetiva. Aquella leyenda fue creada por Francesco Florimo, el estudioso amigo de Bellini que fabricó una identidad común para la legión de compositores de fama internacional forjada en Nápoles desde siglos atrás, inventando el concepto de escuela napolitana, cuyo máximo exponente sería Alessandro Scarlatti. Pero el fundamento histórico de la propuesta de Florimo ha sido cuestionado desde hace décadas. Es imposible distinguir la música napolitana de la escrita en Roma o en Venecia sobre bases estilísticas. Y, sin embargo, algo de escuela hay en el origen de la obra religiosa de Pergolesi. El Stabat está de hecho hoy en el centro de la agenda musicológica internacional interesada por los métodos didácticos que se utilizaban en los prestigiosos conservatorios de la ciudad. Se trata de los partimenti, ejercicios para aprender los fundamentos de la composición a través de la práctica. A modo de puzzle, los partimenti eran esquemas de bajo continuo que encerraban diversas posibilidades combinatorias. Las obras religiosas de Pergolesi, como las sonatas de Domenico Scarlatti, son producto de una forma mentis entrenada en el método de enseñanza de los conservatorios de Nápoles, verdadera apoteosis de la escuela napolitana.”

Accademia Bizantina se fundó en Rávena en 1983 con la intención de “interpretar música como un gran cuarteto”. Desde entonces el grupo se gestiona de forma autónoma gracias a sus miembros, garantizando así el enfoque de la música de cámara en sus interpretaciones, que es lo que siempre les ha distinguido. Una serie de personalidades destacadas del panorama musical internacional apoyaron el desarrollo y crecimiento de la orquesta, entre otros Jorg Demus, Carlo Chiarappa, Riccardo Muti y Luciano Berio. A lo largo de los años también han disfrutado de la colaboración de varios músicos importantes, como Stefano Montanari, que ha sido un miembro fundamental de la orquesta durante más de 20 años. Esto ha permitido al conjunto, que toca instrumentos de época, especializarse aún más en los repertorios de los siglos XVII, XVIII y XIX. Gradualmente, la orquesta desarrolló una voz distinguida por adoptar su propio estilo interpretativo basándose en un idioma común y una forma de interpretar compartida, reflejando la tradición más noble de la música de cámara italiana. En 1989, Ottavio Dantone se unió a la orquesta como clavecinista y en 1996 fue nombrado director musical y artístico, garantizando así el prestigio y la calidad artística del grupo. Bajo su experta dirección, Accademia Bizantina incorporó la investigación filológica y un enfoque estético a la interpretación de la música del período barroco. Las habilidades de Dantone, su imaginación y sofisticación se han combinado con el entusiasmo y la empatía artística de cada miembro de la banda, dando a sus interpretaciones la profundidad que les convierte en uno de los conjuntos más prestigiosos de la escena musical internacional actual. En 1999, Accademia Bizantina puso en escena su primera ópera, Giulio Sabino de Giuseppe Sarti. La orquesta se ha ido especializando en el redescubrimiento e interpretación de óperas barrocas, desde grandes obras hasta óperas que nunca se han interpretado en los tiempos modernos. El conjunto actúa en salas de conciertos y en festivales de todo el mundo. Sus muchas grabaciones, principalmente para Decca, Harmonia Mundi y Naïve, han recibido numerosos galardones, incluyendo el Diapason d’Or, Midem y una nominación a los Grammy de la música por “O Solitude” de Purcell con Andreas Scholl. De especial relevancia son sus colaboraciones con los violinistas Viktoria Mullova y Giuliano Carmignola y con el contratenor Andreas Scholl, con quien han realizado las principales giras internacionales y proyectos de grabación (para Onyx, Deutsche Grammophon, Harmonia Mundi y Decca). Entre las nuevas producciones inerpretadas por la orquesta durante 2016 han estado la L’incoronazione di Dario de Antonio Vivaldi, Alcina y Belshazzarde Haendel y El arte de la fuga de J. S. Bach.

Las entradas, con un precio general de 12€ a 30€, y descuentos hasta del 60% para los menores de 26 años y desempleados (entradas de “Último minuto”, con compra desde una hora antes del inicio del concierto en las taquillas de la sala) ya están a la venta en las taquillas del Auditorio Nacional y teatros del INAEM, además de venta online en www.entradasinaem.es y por teléfono en el 902 22 49 49.