Casa Limón, uno de los proyectos artísticos más trascendentes y de mayor alcance de las últimas décadas, cumple 20 años. La ocasión, sin duda, requiere una celebración por todo lo alto, y esa es la festiva intención de los dos conciertos que bajo el lema Casa Limón & Friends ofrecerá el Teatro de la Zarzuela el 7 y 8 de junio a las 20h00. Dos conciertos de esos que suceden pocas veces, que se recuerdan toda una vida. Javier Limón es el alma de todo. Quien tiene la clave, la varita mágica, las ideas, los genios, los ingenios y las seguridades que han convertido un sueño que pudiera parecer loco e inalcanzable, en una de las más asombrosas realidades de nuestra música, la música en español, la música con Ñ. La música de aquí, de profundas y ancestrales raíces, bailando libre, de forma natural con los ritmos y culturas de otros confines; abierta a cualquier género hasta convertirse en uno solo y universal. Sin fronteras.

Son, pues, dos décadas liderando un movimiento musical de máxima calidad que ha contado con la colaboración de artistas de muy diversos estilos, procedencias y culturas. Desde el flamenco cubano de ‘Lágrimas negras’ o Paco de Lucia hasta el jazz de Wynton Marsalis, el fado de Mariza, el rock de Andrés Calamaro o la música india de Anoushka Shankar, el sonido de Casa Limón ha nutrido grabaciones y conciertos en directo por todo el mundo.

En los dos conciertos del Teatro de la Zarzuela este espíritu indispensable estará en todo momento a flor de piel. En ellos, Javier Limón presentará una banda de all stars donde los grandes músicos que han formado parte de esta aventura sin fin acompañarán a algunas de las estrellas que son ya para siempre parte de la familia Limón. Y lo harán repasando un repertorio que en la memoria colectiva de todos vive hoy en absoluta vanguardia. Entre las dos noches serán 22 artistas, además del propio Javier Limón, quieres acompañarán a este grupo de intérpretes destinados a cambiar una y otra vez las reglas de la música.

Clásicos para todos los corazones

Los artistas que brindarán su talento en los conciertos de La Zarzuela son de una heterogeneidad mágica y sorprendentemente armónica. Son ya clásicos y para todo tipo de corazones. El viernes 7 de junio irán iluminando el escenario cantantes como Mariza –una de las más importantes, geniales e irrepetibles artistas portuguesas–, Pitingo –flamenco de arte y corazón, con un talento especial para el mestizaje–, Arcángel –indiscutible primera figura del arte jondo mundial–, Ainhoa Arteta –una de las voces esenciales en los teatros líricos del mundo–, Mala Rodríguez –artista única y poderosa; rompedora y extraordinaria donde las haya–, Matthew Nicholl –el pianista y compositor que es toda una leyenda en el prestigioso Berklee College of Music–, Tali Rubinstein –esa jazzista de Israel, maga absoluta de la flauta e instrumentos de viento que formará parte del batallón sonoro–, Genara Cortés –la voz gitana que arrolla sin remedio las almas que se pongan por delante–, Mar Fayos –la gran voz catalana del momento, un tesoro inclasificable–, y Javier Limón.

El sábado 8 de junio no decaerá la fiesta. El público que acuda al Teatro de la Zarzuela será testigo de una genialidad colectiva única. Los protagonistas: Kiki Morente –que vuela ya en el porvenir del cante flamenco, con las alas del pasado y el futuro del mejor arte jondo–, Clara Montes –sin duda una de nuestras voces más bellas y elegantes, cotidiana poesía–, Juan Carmona –guitarra flamenca en estado puro, las raíces que ahora son vanguardia–, Larry Monroe –el magistral saxofonista de jazz, referencia mundial del instrumento por su ingeniosa inspiración y su impar virtuosismo–, Diego del Morao –resplandeciente presente y futuro de la guitarra flamenca–, Israel Suárez Piraña –rey de la percusión flamenca, de la percusión universal, puro pálpito, puro ritmo–, Damien Sneed –pianista, organista, director de orquesta, compositor…, estrella mundial del jazz, el góspel, pop, R&B y música clásica–, Tamara Jokic –la inimitable vocalista serbia que llenará de aires balcánicos la noche–, Layth Sidiq –desde Iraq y Jordania, una de las voces y de los violinistas más grandes y emocionantes de su generación–, Argentina –diamante atemporal del cante, estrella luminosa del flamenco de hoy–, Limón Jr. –multi-instrumentista que llega de Boston en un excepcional viaje artístico y musical de ida y vuelta–, Nella –la voz venida de la isla venezolana de Margarita para iluminar el mundo– y Saúl Quirós –cantaor de talento innato y compositor de gemas de brillo inaudito–.

Y el nombre propio que en 20 años ha sido capaz de convertir la discográfica Casa Limón en una factoría de estrellas, en un proyecto de talento e inspiración insuperables, y que lo ha hecho fundamentalmente gracias al amor, es el de Javier Limón. Músico, productor, educador, especializado en flamenco, jazz, y músicas del mundo, con 10 Grammys en su haber, el artista es referencia internacional de las músicas de raíz. Destacan su versatilidad en las diferentes tareas que ha asumido como compositor, guitarrista, productor, columnista, profesor o comunicador, y la diversidad de culturas y estilos en los que ha desarrollado su carrera. Ha compuesto y producido en más de 100 discos música para más de 1000 artistas como Paco de Lucía, Wynton Marsallis, Joe Lovano, Caetano Veloso, Tom Harrel, Alicia Keys, Enrique y Estrella Morente, José Mercé, Bebo Valdés, Buika, Diego El Cigala, Mariza, o Anoushka Shankar por citar algunos nombres de una lista interminable.

Arcángel

Arcángel no es solo, y desde hace años, uno de los cantaores más relevantes, sino también un compositor que revoluciona el género con cada uno de sus trabajos. En su eco y en su modo de entender el cante flamenco, conviven con naturalidad un profundo conocimiento y respeto de la raíz de lo jondo con un interés incesante por encontrar nuevos caminos de desarrollo para el arte flamenco. Con la misma inquietud y el mismo respeto, llega Arcángel al Teatro de la Zarzuela, será el próximo martes, 30 de enero, a las 20h00, para descubrirnos, asimismo, una nueva mirada del género lírico español: un género que nunca se separó del cante del pueblo y del que siempre se ha enriquecido. En el escenario estará acompañado por Dani de Morón a la guitarra, Agustín Diassera a la percusión y por los coros y las palmas de Antonio y Manuel Montes “Los Mellis”.

La Zarzuela volverá a convertirse en templo del flamenco, patrimonio de nuestra cultura más enraizada, como ya lo hiciera en el pasado con un público rendido a la poesía de la guitarra de Paco de Lucía o a la inimitable voz y el sentimiento único de Enrique Morente. Como afirma de forma categórica la escritora y periodista Elvira Lindo: “Esto es puro arte”.

Arcángel (Huelva, 1977), lleva siendo un nombre de referencia en el flamenco prácticamente desde que empezó como cantaor profesional alrededor de los 15 años de edad. En su eco y en su modo de entender el cante flamenco conviven con naturalidad un profundo conocimiento y respeto de la raíz de lo jondo con un interés incesante por encontrar nuevos caminos de desarrollo para el arte flamenco: es en esa delicada y bella línea (tantas veces citada, tan pocas veces escuchada o siquiera intuida) que separa la tradición y la vanguardia donde reside la concepción del arte del cantaor onubense.

Compositor y dinamizador del género Arcángel ha recibido en numerosas ocasiones premios de crítica y público habiendo participados en los más importantes y principales escenarios de nuestra geografía.. Su recorrido internacional incluye teatros y certámenes tan prestigiosos como el Carnegie Hall (Nueva York), Teatro Real y Auditorio Nacional de Música (Madrid), Fundación Gulbenkian (Lisboa) las Bienales de Flamenco de Roma y Países Bajos o los referenciales festivales franceses de Aix-en-Provence, Mont de Marsan y Les Sud en Arles.

Son cinco sus obras discográficas en solitario Arcángel ( 2001 ) La calle Perdía ( 2004 ) Ropavieja ( 2007 ) Quijote de los sueños (2011 ) y Tablao ( 2015 ). Es relevante la mención del trabajo discográfico realizado junto a Fhami Alqhai y la Accademia del Piacere ” Las idas y las Vueltas” ( 2013 ).

La lista de sus colaboraciones en proyectos corales sirve como ejemplo que ilustra a la perfección la versatilidad del cantaor: Israel Galván, Cristina Hoyos, Eva Yerbabuena, Vicente Amigo o Estrella Morente.El compositor de prestigio mundial Mauricio Sotelo en la música contemporánea, con quién realiza la representación de la obra El Público ( García Lorca ) en una producción para el teatro Real ha sido uno de sus máximos colaboradores desde el año 2001. Y con el nuevo coro de Voces Búlgaras , junto a quiénes editará
su próximo trabajo discográfico Al este del Cante en breve, pone de manifiesto su interés por la búsqueda de una personal vía de expresión.

En el concierto de Teatro de la Zarzuela Arcángel tocará temas de sus obras editadas hasta el momento además e clásicos del flamenco. Arcángel irá acompañado de Dani de Morón a la guitarra, Agustín Diassera a la percusión y “Los Mellis” a las palmas y coros.

Arcángel

En el intento y la necesidad de encontrar nuevas fronteras artísticas así como nuevas vías de desarrollo para el arte flamenco, se ha convertido en una práctica bastante habitual la incursión del flamenco en otros géneros musicales, en busca quizás de un diálogo que le proporcione un reconocimiento más universal. En las últimas décadas hemos visto cómo un número elevado de artistas flamencos han abordado la versión de temas de diversos iconos de la música internacional. En este caso el cantaor onubense ha optado por buscar nuevos matices en su propuesta artística cantando y rindiendo homenaje a los iconos de la música flamenca desde sus orígenes hasta nuestros días a través de los grandes clásicos que ha dado el género. Y para ello quiere contar con la colaboración del público que asista al concierto, pues será el propio público el que escoja y elabore el repertorio final que conformará el recital, votando y emitiendo su opinión sobre un amplio cancionero ofrecido por el artista a través de sus redes sociales. Las canciones más votadas por sus seguidores serán las interpretadas por Arcángel en esta velada que, desde su génesis, se intuye como irrepetible, ya que viene arropado de artistas invitados de la talla de Estrella Morente y Miguel Poveda, dos de los cantaores más grandes del presente, y del gran Manolo Sanlúcar, que vuelve a los escenarios tras un largo paréntesis.

Auditorio Nacional, Sala Sinfónica

Domingo 7 de mayo a las 20.00h.

Arcángel (Huelva, 1977), lleva siendo un nombre de referencia en el flamenco prácticamente desde que empezó como cantaor profesional alrededor de los quince años de edad. En su eco y en su modo de entender el cante flamenco conviven con naturalidad un profundo conocimiento y respeto de la raíz de lo jondo con un interés incesante por encontrar nuevos caminos de desarrollo para el arte flamenco: es en esa delicada y bella línea (tantas veces citada, tan pocas veces escuchada o siquiera intuida) que separa la tradición y la vanguardia donde reside la concepción del arte del cantaor onubense. Compositor y dinamizador del género, además de cantaor de enjundia, Arcángel ha recibido en numerosas ocasiones premios de crítica y público de la Bienal de Flamenco de Sevilla (la más importante del mundo). Su recorrido internacional incluye teatros y certámenes tan prestigiosos como el Carnegie Hall (Nueva York), Teatro Real y Auditorio Nacional de Música (Madrid), Fundación Gulbenkian (Lisboa) las Bienales de Flamenco de Roma y Países Bajos o los referenciales festivales franceses de Aix-en-Provence, Mont de Marsan y Les Sud en Arles. En su debut discográfico, Arcángel (2001) y su siguiente trabajo, La calle perdía (2004), trabajó junto al prestigioso guitarrista y productor Juan Carlos Romero. Firmó Ropa vieja (2006) con las colaboraciones de Isidro Muñoz (producción) y Dani de Morón y Miguel Ángel Cortés (guitarras), que también le acompañarían en El Quijote de los sueños (2011), en el que contó además con Dorantes al piano y los textos convertidos en coplas de José Luis Ortiz Nuevo y Juan Cobos Wilkins. La lista de sus colaboraciones en proyectos corales sirve como ejemplo que ilustra a la perfección la versatilidad del cantaor: Israel Galván, Cristina Hoyos, Eva Yerbabuena, Vicente Amigo o Estrella Morente en el baile, el toque y el cante flamenco; el compositor de prestigio mundial Mauricio Sotelo en la música contemporánea; Fahmi Alqhai a la viola de gamba y la música barroca, o las Nuevas Voces Búlgaras en la música folclórica son tan solo algunas muestras de la amplitud de intereses de Arcángel. Tablao (Universal Music Spain, 2015) es el disco más reciente del cantaor onubense. Entre otros artistas acompañan a Arcángel en esta ocasión Dani de Morón, Miguel Ángel Cortés y Diego del Morao a las guitarras, e Isidro Sanlúcar escribe letras y coproduce el álbum junto al propio Arcángel. Grabado en tres tablaos emblemáticos de Madrid, Barcelona y Sevilla, el disco es una reivindicación de este espacio como lugar fundamental en la historia y el desarrollo del arte flamenco, además del escenario en el que se consiguen mayores dosis de intimidad y conexión entre el artista y su público. En palabras de la periodista y escritora Elvira Lindo, Tablao es “Arte puro. Y no apelo al tópico. Esto es arte puro”. La gira de presentación de este disco llevará el “arte puro” a escenarios emblemáticos de dentro y fuera de nuestras fronteras durante todo 2016.

El público

El próximo 24 de febrero tendrá lugar en el Teatro Real el estreno mundial de El Público, de Mauricio Sotelo, con libreto del escritor Andrés ibáñez, quien ha rescatado para la ópera la esencia de la obra homónima de Federico García Lorca, escrita en 1930 en Cuba y estrenada en 1986, 50 años después del fallecimiento del poeta.

En El Público el compositor Mauricio Sotelo mezcla el flamenco con melodías tonales y texturas armónicas que van del microtonalismo a sofisticadas técnicas electrónicas, a través de las cuales la música sonará desde 35 altavoces dispuestos en toda la sala.

Para dar vida a la treintena de personajes que desfilan en la ópera, el director de escena de ascendencia mexicana Robert Castro se ha inspirado en el arquetipo de la identidad de los mayas —In lak’ech, yo soy otro tú; hala ken, tú eres otro yo— evocando la cosmovisión del mundo de Lorca en El Público, que se esconde detrás de un juego de espejos, máscaras, transformaciones y alegorías que entrelazan realidad y ensoñación.

El pintor y escultor Alexander Polzin ha concebido el espacio para el viaje iniciático y misterioso de García Lorca con nueve telones pintados que evocan el icónico biombo lorquiano y los rascacielos de Nueva York. En la segunda parte, un inmenso espejo espía trae al escenario a todo el público de la sala y lo hace partícipe de las reflexiones que se plantean en la obra.

Además de las diferentes nacionalidades de los intérpretes, que van de Estados Unidos a Egipto, los artistas de la producción que se estrenará en el Teatro Real proceden de mundos estéticos y estilísticos muy distintos: desde los grandes nombres del flamenco a los excelentes músicos de la prestigiosa orquesta Klangforum de Viena; del coreógrafo de Broadway Darrell Grand Moultrie (premiado por sus creaciones para varios artistas, incluyendo Beyoncé) al figurinista polaco Wojciech Dziedzic, que trabaja en esta ópera con el libanés Assaad Awad en la exploración de materiales para los trajes de los intérpretes.

Será pues un Lorca multicultural, con una orquesta austríaca en el foso, flanqueada por el gran guitarrista Cañizares, a la izquierda, y el percusionista Agustín Diassera, a la derecha; las voces de los cantaores Arcángel y Jesús Méndez junto a cantantes como José Antonio López, Thomas Tatzl, Josep Miquel Ramón, Antonio Lozano, Gun-Brit Barkmin, Eric Caves o Isabella Gaudí; y el bailaor Rubén Olmo al lado de los bailarines Haizam Fathy, Leonardo Cremaschi y Carlos Rodas.

Gerard Mortier, quien encargó El Público para el Teatro Real en 2010, pudo trabajar con el equipo artístico de la producción en la génesis del proyecto dramatúrgico y llegó incluso a ver la partitura (en versión de canto y piano) y los lienzos de la escenografía de Alexander Polzin antes de su fallecimiento.

Arcangel Fahmi Alqhai

Son ya varios los años que decir verano es hablar de festival de música en muchas localidades españolas y europeas. Cada uno de ellos con distintos niveles de atractivo y acierto en la programación. Uno de los que sin duda, aciertan siempre, es el Festival de Segovia. Con una completa programación atractiva siempre para distintos tipos de público, suele ir un paso más allá y apostar por nuevos talentos, músicas innovadoras o mestizajes revolucionarios. Pero ofreciendo siempre calidad de intérpretes y músicas. Si a estos aciertos unimos los espacios elegidos para los espectáculos, el éxito está garantizado. En esta ocasión ha sido el magnífico Patio de Armas del Alcázar de Segovia el encargado de acoger entre sus piedras una brillante noche de verano.

Nacido en Huelva en 1977, Francisco José Arcángel Ramos, es la joven esperanza de los aficionados al flamenco. Ganó el primer premio en el concurso infantil de fandangos de Huelva con tan solo diez años. Ha crecido y trabajado junto a los más grandes cantaores y bailaores que le han reclamado a su lado, pero fue en 1998, en la X bienal de Sevilla, cuando recibió el definitivo reconocimiento de público y crítica.
Amante de la libertad en el arte y la experimentación, es poseedor de una voz limpia, llena de optimismo y alegría.

Fahmi Alqhai es considerado como uno de los jóvenes interpretes de viola da gamba y de música antigua más prestigiosos y brillantes de su generación. Nace en Sevilla en 1976. De padre sirio y madre palestina pasa sus primeros 11 años de vida en Siria donde comienza su formación musical a muy temprana edad.
Es cofundador, junto a la soprano Mariví Blasco, y director del grupo Accademia del Piacere, especializado en la interpretación del repertorio musical del Seicento italiano. Es fundador junto a su hermano Rami Alqhai del sello discográfico ALQHAI & ALQHAI, que ha producido el disco “Le Lacrime di Eros” , “Les Violes du Ciel et de l’Enfer”, dedicado a la música de Marin Marais y Antoine Forqueray, y que acaba de lanzar el tercer CD del grupo, “Amori di Marte”.
A pesar de su juventud es requerido por las formaciones camerísticas más importantes del panorama nacional e internacional de la música antigua. Su vertiginosa carrera como concertista le ha llevado a colaborar con numerosas y afamadas formaciones; hoy en día trabaja habitualmente con Hesperion XXI (Jordi Savall) e Il Suonar Parlante (Vittorio Ghielmi). Es miembro fundador de More Hispano (Vicente Parrilla). Ofrece regularmente conciertos en toda Europa, Japón, EEUU y Latinoamérica.

La curiosidad nos llevó el domingo 29 de julio a Segovia. La curiosidad por escuchar una voz flamenca como la de Arcángel, acompañado por un grupo de música barroca española como Academia del Piacere.
Bajo una luna inmensa empezaron a sonar los primeros acordes. Música reconocible que se respiraba con más intensidad en ese Patio de Armas de el Alcázar. Apareció en escena, entonando el primer cante, un Arcángel cómodo y feliz, que se fue entregando como el resto de los músicos a medida que avanzaba el concierto, al arte de dos mundos musicales que, pareciera en ese momento, hubieran nacido para encontrarse. En ese encuentro la música crecía de la mano de la improvisación con gusto y la experiencia de todos. Parecía que el flamenco había encontrado sus verdaderas raíces en el barroco y viceversa. Ese intercambio de ritmos que circulaban por América y Andalucía siglos atrás. Esa fusión de cantes y danzas de ida y vuelta y otra vez ida, del Golfo de Guinea al Caribe y de ahí a Triana y al Golfo de Cádiz. Una mezcla de jácaras, folías y chaconas que eran patrimonio común de la música popular y de la culta. Guarachas de Céspedes que recuerdan tanguillos de Cádiz, romances medievales de tradición oral. Músicas que se escribieron hace siglos y que ahora resucitan de la mano de los buenos músicos y el buen flamenco.

La voz de Arcángel y la viola de Alqhai dialogan en busca de un pasado y un presente musical común. Realizan en el escenario un ejercicio de libertad dejándose llevar únicamente por el instinto musical. Nada más estimulante en una noche de verano que abandonarse a la música energética de unas raíces siempre contemporáneas.

Imagen y sonido: Enrique Cornejo