Bejun Mehta
El domingo 23 de abril a las 19.30 horas, el ciclo Universo Barroco del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) presenta su penúltima cita en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música de Madrid con “Cantata” recital del contratenor Bejun Mehta acompañado por la reputada Akademie Für Alte Musik Berlin. Mehta vuelve a la temporada barroca del CNDM tras su espléndido Orfeo de Gluck de hace tres temporadas y tras el reciente éxito como Bertarido en la ópera Rodelinda de Haendel programada en el Teatro Real de Madrid. Mehta, uno de los contratenores más refinados de su cuerda, presenta un programa que nos acercará a la época álgida de los castrati, recreando un universo poliédrico que contiene arias de oratorios ingleses de Haendel junto a cantatas sacras y profanas de Bach y Vivaldi. Un viaje que nos transportará al corazón musical del siglo XVIII.

Considerado uno de los contratenores actuales más reputados, Bejun Mehta es invitado habitual de las principales salas internacionales de ópera y concierto. El estadounidense es, durante la presente temporada, Artista Residente en la Filarmónica de Dresde, donde está demostrando su versatilidad artística con cuatro programas diferentes como cantante y director, en los que presenta arias de las grandes óperas y oratorios de Haendel y Mozart además de la obra Dream of the Song de George Benjamin, cantata escrita para él y ya estrenada en Francia y Estados Unidos. En la escena operística acaba de obtener un gran éxito en el Teatro Real de Madrid como Bertarido en Rodelinda de Haendel.

Otras producciones le han llevado a interpretar a Farnace en Mitridate de Mozart en la Royal Opera House de Londres, el papel protagonista de Tamerlano de Haendel en Teatro alla Scala de Milán y Oberon en A Midsummernight’s Dream de Britten. Entre sus momentos más destacados de las últimas temporadas se incluyen el estreno mundial de Stilles Meer de Toshio Hosokawa para la Staatsoper de Hamburgo (papel de Stephan), que volverá a interpretarse en la temporada 17/18, y una nueva producción de Orfeo ed Euridice de Gluck bajo la dirección de Daniel Barenboim en la Staatsoper de Berlín. Además de su trabajo como cantante, Mehta está impulsando su faceta como director con un par de compromisos por temporada, caso de su labor con la Filarmónica de Dresde, y está ofreciendo clases magistrales de Canto, como las impartidas dentro del Proyecto de Jóvenes Cantantes del Festival de Salzburgo. Mehta cuenta con un amplio catálogo de discos, entre los que se encuentran Che Puro Ciel, una colección de arias clásicas con la Akademie für Alte Musik Berlin y René Jacobs, publicado en otoño de 2014 por Harmonia Mundi y galardonado con Le Diamant d’Opera Magazine y Choc de Classica y el disco en directo de Dream of the Song de George Benjamin con la Orquesta del Concertgebouw de Ámsterdam y George Benjamin dirigiendo, publicado en 2016 dentro de las series RCO Live, Horizon7 de dicha orquesta.

PROGRAMA:
George Frideric Haendel (1685-1759)
Siete rose rugiadose (1711/12)
Cantata Mi palpita il cor (ca.1709)
Antonio Vivaldi (1678-1741)
Concierto para cuerdas en re menor ‘Madrigalesco’ (ca. 1720)
Johann Sebastian Bach (1685-1750)
Cantata Ich habe genug (1727)
Johann Christoph Bach (1642-1703)
Cantata (lamento) Ach dass ich wasser g’nug hätte zum weinen
A. Vivaldi
Cantata Pianti, sospiri e dimandar mercede
Antonio Caldara (1670-1736)
De La Passione di Gesù Cristo Signor Nostro
Sinfonía para cuerdas y continuo nº 12 en la menor (1730)
Melchior Hoffmann (1679-1715)
Schlage doch, gewünschte Stunde (atribuida a J.S. Bach)
G.F. Haendel
I will magnify Thee (1717/18)

Bejun Mehta

Che puro ciel es el título del recital que ha ofrecido el pasado 16 de diciembre el contratenor Bejun Mehta en el ciclo Grandes Voces del Teatro Real. También es el título de un aria de Orfeo de Gluck. Tristemente no la pudimos escuchar. Pero el repertorio que preparó para este recital y sobre todo, la música de la Akadamie für Alte Musik Berlin, colmaron con creces las expectativas del público que ocupaba no mucho más de la mitad del aforo del Teatro.

Una de las orquestas más prestigiosas de su género, la Akadamie für Alte Musik Berlin, dirigida por Elfa Rún Kristinsdóttir, interpretó con sus instrumento de época obras de Mozart, Bach y Hasse de manera exquisita. Alcanzó su culmen en la obertura de Ezio, de Adolph Hasse, que entusiasmó a un público ya entregado.

La elegancia de Bejun Mehta en sus interpretaciones le sitúa entre los mejores de su cuerda. Con obras de Gluck y Bach, Mehta se fue creciendo a medida que avanzó el recital. Sus mejores arias fueron las de la ópera Ezio, de Gluck. Brilló en las coloraturas, pero tuvieron mayor intención las obras dramáticas. El público, sin embargo, sigue prefiriendo el estrépito de la coloratura frente a la calma del aria dramática, mucho más elaborada y compleja.

1

Aclamado por la crítica actual por su bella voz, envolvente y aterciopelada, y por la fuerza dramática de sus interpretaciones (fue nominado al premio Laurence Olivier en 2007), Bejun Mehta (sobrino del director de orquesta Zubin Mehta) vuelve al Teatro Real en un momento especialmente dulce de su carrera, precedido de grandes éxitos en los más importantes teatros y festivales de Europa y de Estados Unidos. Recientemente, en una crítica del New York Times, era calificado como “uno de los más imponentes y estimulantes contratenores de nuestra era”.

Después de una infancia como “niño prodigio”, en la que Mehta destacó por su talento musical y por la ductilidad y amplitud de su voz —alabados ambos por Leonard Bernstein—, el cantante inició una carrera como barítono antes de consagrarse definitivamente al repertorio para contratenor.

Dueño de una amplia cultura —es licenciado en literatura alemana por la Universidad de Yale—, Mehta destaca no solamente por sus interpretaciones de obras barrocas y clásicas, sino también por sus incursiones cada vez más frecuentes en la música contemporánea: su participación en los estrenos mundiales de Written on Skin y Dream of the Song, de George Benjamin —la primera de las cuales se escuchará en el Real en marzo— obtuvo un inmenso éxito, y en enero le espera en Hamburgo la première de Stilles Meer (Mar silencioso), de Toshio Hosokawa. Asimismo el contratenor simultanea su carrera de cantante con sus esporádicas actuaciones como director de orquesta.

Bejun Mehta debutó en el Real en septiembre de 2005, interpretando el papel de Farnace en la ópera Mitridate, Re di Ponto, de Mozart, junto a Les Musiciens du Louvre y bajo la dirección de Marc Minkowski.

En esta ocasión volverá acompañado de otra prestigiosa orquesta de cámara, la berlinesa Akademie für Alte Musik (Akamus), que cuenta con una amplia trayectoria de éxitos y galardones desde su fundación en 1982. Juntos interpretarán un atractivo programa que recorre el clasismo musical a lo largo de cuatro generaciones de compositores: Johann Adolph Hasse (1699-1783), Christoph Willibald Gluck (1714-1787), Johann Christian Bach (1735-1782) y Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791). Alentados todos por el aura del Siglo de las Luces, sus creaciones líricas se enmarcan dentro de los dictámenes de la llamada opera seria, con sus omnipresentes arias da capo, cuya ornamentación y hermosas melodías deleitaban a los admiradores de los divos de entonces, entre los que destacaban, por su halo, prodigio y entrega, los famosos castrati.

Hoy en día, la evocación de esas voces sobrenaturales y únicas a través de las no menos singulares de los contratenores, consigue retrotraernos a los bulliciosos días en que la música sonaba en el seno de los palacios y los teatros de la Europa ilustrada, fragmentada y cambiante de la época, cuando el poder y el arte caminaban todavía de la mano.