Radamisto de Haendel

El domingo 22 de abril a las 18 horas, el ciclo Universo Barroco del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) presenta en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música de Madrid la última cita de este ciclo en la temporada actual: la ópera Radamisto de Haendel. El conjunto Wiener Akademie del inquieto Martin Haselböck, junto a un elenco de grandes estrellas del actual universo barroco (Carlos Mena, Patricia Bardon, Florian Boesch, Sophie Karthäuser…) serán los encargados de interpretarla en versión concierto.

Radamisto: Haendel en estado puro
Como comenta Eduardo Torrico: “Radamisto no es un título más en la insuperable producción operística de Georg Friedrich Haendel. Fue su primer título para la Royal Academy of Music, fundada en febrero de 1719 por un grupo de nobles londinenses para asegurarse un suministro regular de óperas serias italianas. El sajón sería elegido director y uno de los tres principales compositores que debían proveer de música a la compañía (los otros dos eran Giovanni Bononcini y Attilio Ariosti). Entre las obligaciones de Haendel estaban las de adaptar óperas extranjeras y proporcionar libretos —fundamentalmente provenientes de Italia— para consumo particular, así como la de seleccionar músicos. También correspondió a Haendel seleccionar los instrumentistas para una nutrida orquesta: diecisiete violines, dos violas, dos violonchelos, dos contrabajos, cuatro oboes, tres fagotes, un archilaúd, una trompeta y dos claves (uno de ellos, el propio Haendel). Haendel había compuesto para tan magna ocasión una ópera que llevaba por título Radamisto, pero los quehaceres de Jorge I no le permitían asistir al estreno, fijado para el 2 de abril de 1720, así que finalmente se representó el 27 de ese mismo mes en el King’s Theatre de Haymarket. Tanto caló el título en el público de Londres que Haendel repuso la ópera en el mismo teatro solo ocho meses después, el 28 de diciembre, con una segunda versión que difería considerablemente de la primera: buena parte de la música fue revisada y reasignada a otros personajes, con el propósito de adaptar los papeles a las voces de los cantantes que no habían intervenido en el estreno, como el castrato Senesino que recogió el rol principal”.

UNIVERSO BARROCO
AUDITORIO NACIONAL | SALA SINFÓNICA
Domingo, 22 de abril | 18:00 h.

WIENER AKADEMIE
Martin HASELBÖCK, director

G. F. HAENDEL: Radamisto
Ópera seria en tres actos con libreto de Nicola Francesco Haym

Carlos Mena

El pasado 30 de enero se presentaba el Recital V del XXIII Ciclo de Lied que conjuntamente programan el Teatro de la Zarzuela y el Centro Nacional de Difusión de la Música (CNDM). En esta ocasión a cargo del contratenor Carlos Mena. No es esta la tesitura más habitual para este tipo de repertorio, pero el resultado fue muy interesante.

El programa, muy bien elaborado, se iniciaba con las canciones (Evening, Morning, Night) de This Way to the Tomb (1945), seguidas de las Folk Songs, de Benjamin Britten. Se aprecia en estas breves obras la admiración del compositor por Purcell y su gusto por la voz de contratenor, que quedó de manifiesto tras numerosas colaboraciones con Alfred Deller.

Estas tres canciones, que pueden ser acompañadas por piano o por arpa, forman parte ya del repertorio de Carlos Mena. Acompañado al piano por Susana García de Salazar, dibujaron la atmósfera reflexiva que describe esta obra poéticamente descriptiva de la mañana, la tarde y la noche.

Le siguieron una selección de cinco canciones populares que fueron arregladas durante la estancia de Britten en Estados Unidos huyendo de la II Guerra Mundial. Son contemporáneas de algunas de sus obras maestras, como Peter Grimes. Las canciones populares tienen un peso muy importante en la obra de Britten.

Esta primera parte finalizó con “Cantos del arpista” (Gesänge des Harfners) de Franz Schubert sobre textos de Goethe. Texto y música van de la mano en estas recreaciones de la soledad de quienes se culpabilizan y que Schubert representa con la figura del arpista.

La voz de Carlos Mena es de una indiscutible belleza. Ha crecido en volumen y en elegancia, sobre todo en los matices más oscuros de su timbre. Dudó un poco en algunos graves pero el soporte de su voz es sólido y su fraseo delicado.

La segunda parte fue un cambio total de registro. Se interpretaron una selección de Chansons Légères, obras compuestas por el compositor Alberto Iglesias para Carlos Mena y basadas en textos de René Char (en francés), Wallace Stevens (en inglés) y Passolini (en italiano) de gran complejidad. Exige una gran concentración por la dificultad de la partitura y el cambio de idioma. La obra de Iglesias describe atmósferas narrativas cargadas de sensualidad e intriga que obligan al cantante a un esfuerzo interpretativo extra.

Un recital más que interesante por tratarse de obras y tesituras poco habituales y siempre sorprendentes.

Carlos Mena

Desde el final del Renacimiento, los tratados musicales de la órbita luterana hablan de la Música poética, dando carta de naturaleza a una orientación antropológica. En este programa el Concento de Bozes, un nuevo proyecto musical y formativo nacido en la Academia de Música Antigua de la USAL bajo el impulso de Carlos Mena, ofrece una antología de este proceso en la Alemania de la primera mitad del XVII: un auténtico ramillete de piezas maestras de la que fue una nueva oratoria musical.

La Academia de Música Antigua de la Universidad de Salamanca fue creada en 1990 con el objeto de convertirse en un centro de formación y producción en el campo de la interpretación musical histórica. Desde entonces, contando como agrupaciones principales con una orquesta barroca, un consort de violas da gamba y un coro de cámara, ha ofrecido centenares de conciertos, cursos y seminarios de violín, viola y violonchelo barrocos, canto, viola da gamba, clave, instrumentos de cuerda pulsada, etc. Para ello cuenta con profesorado de la más alta cualificación. A Pedro Gandía, Itziar Atutxa y Andoni Mercero se unen nombres como Enrico GaU, Sigiswald Kuijken, Jaap ter Linde, Wieland Kuijken, Vitorio Ghielmi, Wimten Have, Jacques Ogg, Wilbert Hazelzet, Juan Carlos de Mulder, Maggie Urqhart, Marion Middenway, Richard Levi], Carlos Mena, hasta más de un centenar de colaboradores. El Coro de Cámara de la Universidad de Salamanca fue creado en 1984 con el objeto de especializarse en la polifonía ibérica de los siglos XVI al XVIII. Desde entonces viene realizando un intenso trabajo de difusión y estudio de este repertorio, que se ha plasmado en centenares de conciertos, muchos de los cuales han supuesto el reestreno de par:turas inéditas correspondientes a este periodo. Ha participado en numerosos ciclos y festivales como son el Encuentro Nacional de Polifonía de 1987, el ciclo Música da época das descobertas (Lisboa), la I Muestra de polifonía española (Würzburg), la I Rassegna Polifonica Internazionale (Bolonia), el XIV Ciclo de Música de Cámara y Polifonía (Auditorio Nacional de Madrid), la Semana de Música de Canarias, Música en la España de la expulsión (Lincoln Center y Aaron Copland Auditorium de Nueva York), A Música na Catedral de Santiago de Compostela no século XVIII, Semanas de Música Religiosa de Salamanca, XVIII Jornadas Gulbenkian de Música Antigua (Lisboa), Porto 2001, Los Siglos de Oro, Música y Patrimonio (Salamanca, 2002), ciclo de conciertos de Navidad de Caja San Fernando, ciclo Plaza Sacra (Salamanca, 2005), Festival Florilegio (Salamanca), FEX del Fes:val Internacional de Música y Danza de Granada, X Festival de Música antigua de Úbeda y Baeza, X edición del festival Clásicos en la Frontera (Huesca), ciclo de polifonía Victoria y su tiempo (Ávila), etc. Cuenta con diversas ediciones discográficas para RTVE, Tritó, Movieplay y Verso que han recibido excelentes críticas (disco del mes en Ritmo, 5 estrellas de Goldberg, etc.). Asimismo RNE Radio 2 le ha dedicado varios programas. Ha actuado con grupos y orquestas como los Sacqueboutiers de Tolouse, Segreis de Lisboa, la Orquesta Barroca Il Fondamento, la Orquesta Sinfónica de Bilbao, la Orquesta del Conservatorio de Ginebra, el Ensemble Elyma, Los Músicos de su Alteza, la Orquesta Barroca de Sevilla, la Orquesta de Cámara Gerardo Gombau, etc. Asimismo, colabora periódicamente con la Orquesta Barroca y el Consort de violas da gamba de la Universidad de Salamanca.

6 de febrero de 2017 a las 20:30h. en el Auditorio Hospedería Fonseca de la Universidad de Salamanca.

La Cetra

En las últimas décadas, la imagen pública de Antonio Vivaldi ha cambiado por completo: de autor casi exclusivamente de una brillantísima música instrumental ha pasado a ser considerado también un extraordinario compositor de óperas, género al que se dedicó con fruición. Andrea Marcon ofrecerá uno de sus más conocidos títulos de madurez, La fida ninfa, obra que sirvió en 1732 para la inauguración del Teatro Filarmónico de Verona. María Espada, Carlos Mena, Karina Gauvin, Romina Basso o Topi Lehtipuu son razones de peso para pensar que la propuesta será un nuevo éxito de la ópera vivaldiana en Madrid.

La Cetra Barockorchester se fundó en 1999 por iniciativa del Dr. Peter Reidemeister, entonces director de la Schola Cantorum Basiliensis, y rápidamente llegó a ser reconocida nternacionalmente como uno de los principales conjuntos en la práctica interpretativa histórica. El nombre de La Cetra se ha tomado del título de la colección de 12 conciertos para violín op 9 de Antonio Vivaldi, publicado por primera vez en Amsterdam en 1727. “La Cetra” se refiere a la antigua lira o cítara.

La mayoría de los músicos son graduados de la Schola Cantorum Basiliensis, el centro Suizo de entrenamiento de élite en música antigua. El conjunto colabora con el departamento de investigación de la Schola Cantorum que permite que el proceso de creación musical vaya acompañado de los últimos avances de la investigación musicológica. El descubrimiento de obras de compositores como Brescianello, Venturini o Paisiello han enriquecido el repertorio de la orquesta, el cual abarca desde las primeras obras de Monteverdi del siglo XVII hasta las sinfonías del clasicismo y primer romanticismo.

Desde 2009, el director artístico de La Cetra es Andrea Marcon, conocido internacionalmente como unode los directores más prominentes del repertorio barroco y de principios del clasicismo. Él ha traído nuevos impulsos y un nuevo enfoque para el rico y, a menudo redescubierto, repertorio de la época. Recientemente, por ejemplo, La Concordi de’ pianeti de Antonio Caldara fue interpretada por primera vez en casi 300 años y fue grabado por el sello Deutsche Grammophon.

Antonio Vivaldi (1678-1741): La fida ninfa, RV 714

Dramma per musica en tres actos con libreto de Francesco Scipione (1732)

La Certrabarockorchester Basel

Andrea MARCON, director

Carlos MENA, Osmino/Tirsi

Franziska GOTTWALD, Elpina

Ismael ARRÓNIZ, Eolo

Luca TITTOTO, Oralto

María ESPADA, Licori

Roberta INVERNIZZI, Morasto

Romina BASSO, Giunone

Topi LEHTIPUU, Narete

Domingo 19 de abril, 18.00h.

Auditorio Nacional de Música de Madrid

Sala Sinfónica

CarlosMena

Es la de contratenor una de las voces por la que aquí más nos interesamos cuando tenemos ocasión. Influye también el gusto por el repertorio al que este registro vocal pertenece casi por entero. El contratenor era la figura que sustituía a las mujeres que entonces no podían entrar en los teatros ni templos. Bach lo arreglaba con un coro de niños que lo cantaba todo, ya que no fue hasta el clasicismo cuando se llegó a un equilibrio vocal, sobre todo los compositores y óperas napolitanos y, principalmente, Mozart. Con el que los distintos papeles y voces conformaron la nueva tendencia operística, también en lo vocal.

La voz de contratenor actual es de un registro alto, de cabeza y una voz que el cantante ha trabajado duramente para desarrollar un falseado casi natural. Con dos tipos principales de voz, alto y bajo. En tiempo de castratis se denominaban altus y bassus. El altus derivó posteriormente en lo que se conoció después como contralto. Y la figura de castrati desapareció a principios del siglo XX.

El nuevo impulsor de esta cuerda, el británico Alfred Deller (1912-1979), rescató este repertorio barroco y su original tesitura en la segunda mitad del siglo XX. Todo un portento si tenemos en cuenta que su formación para conseguir llegar a este registro fue totalmente autodidacta.

Deller tenía una voz más bien pequeña, pero bien afinada, suave y matizada. Su gran expresividad llamó la atención de un público que tenía de nuevo la oportunidad de escuchar este repertorio en la voz para la que se escribió en origen. Además del repertorio barroco, popularizó de nuevo canciones tradicionales inglesas.

Muchos son los contratenores que actualmente podemos disfrutar en el panorama internacional. El mediático Philippe Jaroussky, ejemplo de contratenor alto, el alemán Andreas Scholl, de exquisita técnica vocal, Max Emanuel Cencic, extraordinaria voz de contratenor bajo.

Pero vamos ha centrarnos en una de las más excepcionales voces. Por su sensibilidad y pulcritud estética, Carlos Mena es el principal exponente español de esta selecta cuerda. Estudioso de las obras hasta llegar a lo más profundo de su musicalidad, sus interpretaciones rebosan equilibrio y delicadeza. Si tienen oportunidad, no duden en escucharle en directo y disfrutar.