Celso Albelo

La limitación de aforo en los teatros, en este caso, en el Teatro de la Zarzuela, ha resultado ser un aliado para el tenor canario Celso Albelo, que ha conseguido crear una atmósfera de intimidad y familiaridad desde el escenario que eliminó cualquier rastro de frialdad causada por la poca afluencia de público.

Ofreció Albelo un recital especial, con obras tradicionales canarias recuperadas y adaptadas por Francisco Corujo y Fernando Briones. Obras que, como explicó el propio Albelo, han sido elevadas a categoría de lied.

Celso Albelo se sumergió desde el principio en su tierra, en su cultura, sus rincones, con ese acento y color vocal canario tan característico y reconocible. El tenor hizo una demostración de delicadeza y sutileza apianando, fraseando con elegancia y filando con un sentimiento profundo.

Comenzó con “Siete rosas”, obra de Antonio González Santamaría que fue su exposición de motivos y marcó el camino de un recital muy personal, en el que se fue encontrado cada vez más cómodo y cómplice con un público que le adora. Su voz ha ganado en solidez y seguridad, sobre todo cuando transita por las notas más agudas. Fue desgranando cada una de las canciones a la vez que conversaba animadamente con el público.

La segunda parte del recital estuvo dedicada a las romanzas, como “La isla de las perlas”, del maestro Sorozabal, “El caserío”, de Guridi o “Por el humo se sabe donde está el fuego” de la “Francisquita” de Amadeo Vives. Para finalizar con “Fiel espada triunadora” de “El huésped del Sevillano” de Guerrero.

Terminó ofreciendo unos originales bises, también de canción canaria, acompañado de una guitarra. Albelo llegó a emocionarse en algunos momentos.

Juan Francisco Parra acompañó al piano. Hubo gran complicidad entre los dos. Ofreció además dos obras, con sus correspondientes explicaciones, unos tanguillos, de Teobaldo Power y una transcripción del ovetense Anselmo González del Valle, de 1905 del dúo de “Los diamantes de la corona” de Barbieri.

Una gran noche lírica, una más, en un Teatro de la Zarzuela que ha comenzado la temporada con fuerza y con determinación y con una absoluta sensación de seguridad, con un cumplimiento exhaustivo de todos los protocolos de sanidad. ¿Dónde más seguros que en el teatro?.

Celso Albelo

El tenor Celso Albelo presentará el 5 de septiembre en el Teatro Leal de La Laguna (Tenerife) APDP… en busca de la PAZ, un disco con temas populares canarios, de autores sudamericanos y de su propia autoría que se grabó íntegramente durante el confinamiento. El cantante español ha realizado esta aventura con varios amigos y compañeros de viaje, como son los también tenores Javier Camarena y Pancho Corujo, la soprano Blanca Valido y el cantante y productor Sergio Núñez. Salvo el intérprete mexicano, todos los demás acompañarán al tenor tinerfeño en el concierto del día 5.

APDP… en busca de la PAZ se compone de canciones populares que forman parte de la banda sonora de la vida de Albelo, e incluye temas canarios y de autores cubanos, argentinos y mexicanos, sin olvidar un bolero del puertorriqueño Pedro Flores interpretado a dúo con Camarena. Editado por Atlántida Music, la idea es ponerlo a la venta en formato vinilo, con cinco temas por cara. “En estos tiempos de velocidades de vértigo, ahora truncadas por la pandemia, la idea de editarlo en vinilo nos invita a gozar del ritual de escuchar música con la calma que ese acto merece”, afirma el tenor canario.

Además de una muestra del arte operístico del cantante, la famosa aria “Una furtiva lagrima” de la ópera de Donizetti L’elisir d’amore, muy ligada a la trayectoria internacional del cantante, en el disco también hay espacio

para una canción escrita por Albelo, Linaje del Pago –compuesta en colaboración con Sergio Núñez y el tenor Juan Manuel Padrón–, la cual está dedicada a las bodegas del mismo nombre ubicadas en El Sauzal (Tenerife), en las que el tenor es director artístico del evento músico-culinario anual La Voz de Tinto.

Según indica el cantante, la idea y la producción del disco se llevó a cabo durante la pandemia y se realizó exclusivamente por teléfono, incluyendo la grabación y el trabajo de edición. Celso Albelo agradece a sus colaboradores y además a bodegas Linaje del Pago y a BMW Canaauto, empresas que han patrocinado APDP… en busca de la PAZ.

El nuevo álbum también se presentará en conciertos en diversas ciudades, en una gira por las Islas Canarias y en otros escenarios nacionales e internacionales.

Entre otros compromisos, en la temporada 2020/2021 Celso Albelo regresará al Teatro de La Zarzuela de Madrid con un recital, será Alfredo de La Traviata en Las Palmas de Gran Canaria, debutará en el Festival Donizetti de Bérgamo con Belisario junto a los españoles Plácido Domingo y Davinia Rodríguez dirigidos por el director musical del certamen, Riccardo Frizza, regresará a la Ópera de Oviedo ahora como Nadir de Les Pêcheurs de Perles de Bizet –que grabó en el Teatro Verdi de Salerno para Brillian Classics–, debutará el rol de Hoffmann de Les contes d’Hoffmann en la Opéra Royal de Wallonie-Liège y debutará en la Arena de Verona interpretando a Alfredo de La Traviata.

Más información

Celso Albelo continúa ampliando su repertorio al incorporar el papel protagonista en la exhumación de una ópera barroca que se graba en Roma y su primer personaje de Puccini: el emblemático Rodolfo de La Bohème.

Durante la primera semana de septiembre el cantante canario se encuentra en Roma realizando la primera grabación de la ópera Enea in Caonia del compositor barroco Johann Adolf Hasse, una joya hoy desconocida del autor alemán que regresa a la vida después de 300 años de olvido en la primera grabación que se realiza en el histórico Teatro di Villa Torlonia. La recién creada Enea Barock Orchestra que lidera la contralto Francesca Ascioti junto a Alessio Arzilli y al musicólogo Giovanni Andrea Sechi, está dirigida por Stefano Montanari. Para Albelo esta primera incursión en el estilo barroco “es una oportunidad para aplicar mi tradicional línea belcantista a una manera de cantar en la que me encuentro muy cómodo. Realmente haber comenzado en el género lírico cantando bel canto romántico me ayuda a sumir estos retos en los que hay que aplicar un fraseo cargado de sentido dramático que se une al virtuosismo propio del estilo”. Con el tenor español al frente del reparto como Niso, también participan en el proyecto Carmela Remigio, Paola Valentina Montanari y Raffaella Lupinacci. El disco se presentará en 2020 con una gira de conciertos que se iniciará en Roma y que recalará en diversas ciudades europeas.

Celso Albelo estará también, un año más, en la Programación Lírica de A Coruña, en la que actúa desde hace más de diez años para la Asociación de Amigos de la Ópera de esa ciudad gallega, entidad de la que es Socio Honorífico. El 8 de septiembre inaugurará el ciclo 2019 en el Teatro Colón con un programa de música latinoamericana, ópera y zarzuela en recital acompañado al por Juan Francisco Parra.

Ya entrado el mes de octubre, el cantante canario realizará un nuevo paso fundamental en su carrera al incorporar su primer personaje pucciniano, nada menos que Rodolfo de La Bohème. “Para todo cantante de mi cuerda este es un papel emblemático y, en mi caso, además, se trata de un sueño cumplido, de una meta que perseguía desde hace tiempo y que llega en el momento adecuado. El personaje es entrañable, tanto como la popular historia de los bohemios, con una música extraordinaria nacida de uno de los grandes genios del teatro musical de todos los tiempos. Es cierto que la orquesta pucciniana es mucho más densa que la belcantista, pero llevo meses preparándome para afrontarla de la mejor manera. La verdad es que estoy encantado”, afirma el cantante, que debutará el papel en la Royal Opera House de Mascate, en el Sultanato de Omán. En esta ocasión, Giuseppe Finzi estará al mando del Coro de la Opéra de Monte-Carlo y de la Orchestre Philharmonique del principado en una producción de Jean-Louis Grinda, con la soprano Irina Lungu como Mimì.

foto: Celso Albelo © Juan TOMÁS / Fidelio artista

www.celsoalbelo.com

El legendario barítono Leo Nucci debuta en el Palau de les Arts con ‘Rigoletto’, de Giuseppe Verdi, con dirección musical de Roberto Abbado, este sábado, 11 de mayo, en la Sala Principal.

El director artístico de Les Arts, Jesús Iglesias Noriega, ha presentado hoy este título en conferencia de prensa, acompañado por el propio Leo Nucci junto con Roberto Abbado y Emilio Sagi, responsable de la puesta en escena.

‘Rigoletto’, según ha señalado Iglesias Noriega, es una de las obras más apreciadas del compositor de Busseto, tan solo superada en número de representaciones por ‘La Traviata’, y Leo Nucci, su intérprete de referencia desde su debut en el papel en 1973.

El barítono boloñés atesora más de 500 representaciones en su carrera en los principales teatros del mundo, una cifra que, como apunta el artista nacido en Castiglione dei Pepoli, “suma junto con ensayos y pruebas más de 2.000 ocasiones en la piel del atormentado bufón. Y, a pesar de ello, cada noche, su representación es diferente, porque la transformación del personaje es la propia evolución del hombre”.

A sus 77 años, Nucci ha cimentado una de las carreras más longevas del panorama lírico mundial. Estrechamente vinculado a la Scala de Milán, el barítono es un caso único de presencia durante más de tres décadas en el templo milanés, donde, a fecha de hoy, ha intervenido en más de 200 funciones en más de veinte títulos, con compromisos también en la presente temporada.

En València, el cantante se reencuentra con Roberto Abbado, director musical de ‘Rigoletto’, con quien el intérprete ha trabajado en numerosas ocasiones.

Según explica Abbado, su relación se remonta a más de 40 años, cuando el director estudiaba en el conservatorio de Milán, pero su primera colaboración fue en Barcelona en 1982 con otra partitura de Verdi, ‘Don Carlo’.

“Se trata de nuestro segundo ‘Rigoletto’ juntos, y el tercero en mi carrera después de dirigirlo en el Teatro Real de Madrid y en el Metropolitan de Nueva York”, apunta el maestro milanés.

“‘Rigoletto’ es una ópera popular”, explica Abbado, no solo porque integra con ‘Il trovatore’ y ‘La Traviata’ la conocida como trilogía popular de Verdi, sino por la excelente respuesta que “ha recibido del público de València ante esta historia”.

“En primer lugar, la ópera cuenta con un libreto y una música perfectos. Estamos ante uno de los mejores exponentes de la colaboración de Giuseppe Verdi con el libretista Francesco Maria Piave. Cada palabra y cada nota son necesarias, la forma en que se representan las relaciones personales, el uso de la ‘mezzavoce’ y los duetos para plasmarlas, junto con la belleza de la música complementan una trama que podría suceder hoy en día”.

Emilio Sagi firma la puesta en escena de ‘Rigoletto’, que es una coproducción de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO) y el Teatro São Carlos de Lisboa, con escenografía de Ricardo Sánchez-Cuerda, vestuario de Miguel Crespí, iluminación de Eduardo Bravo y coreografía de Nuria Castejón.

El ‘regista’ ovetense es, siempre según Jesús Iglesias, un valor seguro en el panorama operístico, además de una de las figuras imprescindibles en la historia de Les Arts, donde ha dirigido títulos como ‘La bruja’, ‘El rey que rabió’, ‘El dúo de ‘La Africana’’, ‘Katiuska’, ‘Luisa Fernanda’, ‘Lucrezia Borgia’, ‘Tancredi’ o ‘Il mondo della luna’.

Su propuesta escénica, explica Sagi, transcurre en una atmósfera sombría, para destacar la teatralidad de la obra y la soledad en la que viven los personajes, “incomunicados y obsesionados”, describe.

La escenografía incluye una rampa que se transforma en virtud de los diferentes cuadros y un suelo que se va desmenuzando para simbolizar la corrupción, de manera que en el último acto ya solo queda un trozo de tierra bajo los pies de los cantantes.

Primeras voces

Además de Leo Nucci, la producción de ‘Rigoletto’ reúne un reparto de destacadas voces en el repertorio verdiano que han recibido anteriormente el aplauso del público valenciano en Les Arts.

Vladímir Stoyanov cantará el papel de Rigoletto en las tres últimas funciones. El barítono búlgaro regresa al teatro de ópera valenciano donde cantó en 2010 en ‘Lucia di Lammermoor’. Con actuaciones en las grandes capitales del circuito operístico (París, Viena, Londres, Milán y Nueva York), ha colaborado con las batutas de mayor prestigio en la actualidad: Myung-Whun Chung, Riccardo Muti, Zubin Mehta, Seiji Ozawa y Antonio Pappano.

Celso Albelo interpreta al Duca di Mantova, el papel que en más ocasiones ha cantado en su carrera. El tenor canario, una de las voces nacionales de mayor proyección, goza de especial ascendencia en la obra de Verdi, Bellini y Donizetti. Además, ha trabajado con directores como Antonio Pappano, Zubin Mehta, Daniel Harding, Alberto Zedda y Nello Santi, entre otros. En Les Arts debutó junto a Plácido Domingo en ‘Luisa Fernanda’ y clausuró la pasada temporada con ‘La damnation de Faust’ con Roberto Abbado.

La soprano Maria Grazia Schiavo (Gilda) regresa a Les Arts 13 años después convertida en una de las emergentes voces en los repertorios belcantista y romántico. Desde su debut en València con ‘Don Giovanni’ con Lorin Maazel, la diva napolitana es una presencia habitual en los principales teatros europeos.

Cierran el quinteto protagonista el bajo italiano Marco Spotti (Sparafucile) y la ‘mezzosoprano’ georgiana Nino Surguladze. El elenco se completa, además, con las voces de Gabriele Sagona (Monterone) y de los cantantes del Centre Plácido Domingo: Marta Di Stefano, Alberto Bonifazio, Mark Serdiuk, Arturo Espinosa, Olga Syniakova, Pau Armengol y Juliette Chauvet.

‘Rigoletto’, además de su estreno este sábado 11 de mayo, se representará en Les Arts los días 14, 17, 19 y 22.

Celso Albelo

El tenor de Tenerife Celso Albelo, el más importante de los intérpretes españoles de su cuerda y de su generación, regresa en mayo al Palau de Les Arts de Valencia con una ópera que ha cantado en múltiples ocasiones alrededor del mundo, Rigoletto, de Giuseppe Verdi. Albelo vuelve al coliseo del Turia transformado ahora en el libertino Duque de Mantua, quien tiene a su cargo una de las arias más emblemáticas y populares de toda la literatura operística, “La donna è mobile”. “La verdad es que es un personaje fascinante”, afirma el tenor, “un hombre que mezcla el poder político con una especie de tiranía personal que lo convierte en un ser moralmente bastante despreciable. De todas maneras está claro que le interesa Gilda, quien, engañada, da la vida por él, pero lo más probable es que el Duque la quiera solo para un par de noches. Dudo que lo suyo sea amor”.

En las últimas temporadas Celso Albelo ha llevado el personaje verdiano a escenarios como los de la Wiener Staatsoper, el Teatro San Carlo de Nápoles, el Comunale de Bolonia, el Teatro de La Maestranza de Sevilla, la Opéra de Monte-Carlo, la Ópera de Oviedo, el Teatro Carlo Felice de Génova o el Festival de las Choregiés d’Orange, en Francia. El tenor español interpretará la obra en Valencia los días 11, 14, 17, 19 y 22 de mayo junto al Rigoletto de Leo Nucci alternándose con el de Vladimir Stoyanov y bajo la dirección de Roberto Abbado. Lo hará después de su Riccardo Percy de Anna Bolena de Donizetti en el Opéra Royal de Wallonie (Bélgica) y antes de interpretar el Stabat Mater de Rossini en París y de exhumar la ópera Il Paria en Londres, título que se editará en disco. Más tarde retomará el papel del Duque de Mantua en una gira por Japón con la compañía del Teatro Comunale de Bolonia.

Foto: Celso Albelo © Joan Tomàs / Fidelio Artist

Información:

www.celsoalbelo.com

Celso Albelo

La nueva producción de Anna Bolena de Gaetano Donizetti en la Opéra Royal de Wallonie en Lieja (Bélgica) se estrena el 9 de abril con la firma del regista Stefano Mazzonis di Pralafera, una coproducción con la Royal Opera House de Muscat (Omán), la Opéra de Lausanne (Suiza) y ABAO Ópera Bilbao que cuenta con el tenor tinerfeño Celso Albelo como protagonista al lado de la soprano rusa Olga Peretyatko en el papel titular (funciones los días 9, 11, 14, 17 y 20 de abril). El cantante español, especialista en bel canto romántico y un maestro en la obra de Donizetti, debutó el papel de Lord Percy en la Staatsoper de Viena en abril de 2015 junto a Anna Netrebko, título que un mes después interpretaría en Tenerife compartiendo escenario con Mariella Devia. Posteriormente, y entre otros compromisos, Celso Albelo dará vida al libertino Duca di Mantova de Rigoletto (Verdi) en el Palau de Les Arts de Valencia (mayo), personaje que posteriormente llevará de gira por Japón (Nagoya, Otsu y Tokyo) con la compañía del Teatro Comunale de Bolonia (Italia) antes de que, ya entrado el verano, interprete Guillaume Tell (Rossini) en el Festival de Les Chorégies d’Orange (Francia).

www.celsoalbelo.com

https://www.operaliege.be/en/show/anna-bolena-anne-boleyn/

Foto: Celso Albelo © Joan Tomàs / Fidelio Artist

La damnation de Faust

El Palau de les Arts estrena el próximo miércoles, 20 de junio, una nueva producción de ‘La damnation de Faust’, de Hector Berlioz, con dirección musical de Roberto Abbado, en la sala principal.

Los cantantes Silvia Tro Santafé, Celso Albelo y Rubén Amoretti conforman la terna protagonista de esta leyenda dramática, basada en ‘Faust’, de Goethe, con Damiano Michieletto como artífice de la puesta en escena.

‘La damnation de Faust’ es un híbrido sinfónico-teatral que supone un paso adelante en la transformación del modelo operístico. La obra investiga un nuevo modelo dramático combinatorio entre lo concertístico y lo teatral, y propone, sobre un modelo sinfónico, ‘ballet’, arias, dúos y coros propios de la música escénica.

Según Roberto Abbado: “Estamos ante una obra maestra de clasificación difícil. No es una ópera ni una cantata, sino una partitura de instrumentación especial donde la música puede volar y dejar volar a la gente con su imaginación, donde conviven formas cultas, como la fuga, el doble coro y la estereofonía vocal con formas vulgares. Una locura aparente donde todo es lógico”.

“Berlioz busca los extremos para conseguir su proyecto, retratar la trayectoria de Fausto, donde sus penas son las del propio compositor en una obra de sentido psicológico y biográfico muy importante”, prosigue el maestro.

Damiano Michieletto firma su tercer nuevo montaje para Les Arts, coproducido en esta ocasión con la Ópera de Roma y el Teatro Regio de Turín, y que la crítica italiana ya ha distinguido como el mejor espectáculo de 2017 en los Premios Franco Abbiati. Se trata del segundo premio Abbiati en la historia de Les Arts, tras el galardón en 2007 por ‘Das Rheingold’ y ‘Die Walküre’.

Según indica Eleanora Gravagnola, responsable de la reposición en València, el propio ‘regista’ italiano se ha inspirado en ‘Hamlet’, de Shakespeare, para la puesta en escena, que tiene escenografía de Paolo Fantin, vestuario de Carla Teti, iluminación de Alessandro Carletti, videocreación de Roca Film, y movimientos mímicos de Chiara Vecchi.

“Aunque en el espectáculo no hay referencias al drama shakespeariano, el personaje de Fausto está inspirado en él: ambos experimentan un malestar, nostalgia, meditan un suicidio, no encuentran su lugar en el mundo… y ambos tienen la posibilidad de que una mujer, es decir, el amor, pueda ser una esperanza de salvación, pero, sin embargo, optan por la autodestrucción”.

Gravagnola continúa diciendo que “tanto Fausto como Hamlet tienen visiones, alucinaciones, como materialización de su propio inconsciente: Hamlet ve al fantasma del padre y Fausto ve al espíritu infernal, Mefistófeles, como símbolo del mal: el mal como imposibilidad de hallar la salvación respecto del sufrimiento que vive Fausto”.

Desde el punto de vista dramatúrgico, el espectáculo se cuenta desde dos niveles: el plano de todo aquello que el público puede ver sobre el escenario y un segundo plano, a través de proyecciones de videos, grabados o en directo, que acerca al espectador los detalles imperceptibles desde el patio de butacas.

La acción, por su parte, transcurre en un espacio escénico cerrado, que sirve de laboratorio a Mefistófeles, donde analiza y examina a Fausto. El estabilizador de imagen (Steadycam) en el escenario representa el ojo del diablo, que indica, manipula, captura, decide, proyecta…

Tres intérpretes españoles destacados, de trayectoria internacional, conforman el triángulo sobre el que se construye la trama. Celso Albelo, uno de los tenores más solicitados por los principales teatros del mundo, interpreta el papel de Fausto. El cantante canario representa su segundo título en Les Arts, tras cantar junto a Plácido Domingo en ‘Luisa Fernanda’ en la temporada 2014‑2015.
El bajo burgalés Rubén Amoretti, que ha participado durante esta temporada en ‘Don Carlo’, de Verdi, canta el papel de Mefistófeles, el diablo, rol que ya ha encarnado en las adaptaciones operísticas de Gounod y Arrigo Boito del mito de Fausto.
Cierra la terna protagonista la ‘mezzosoprano’ valenciana Silvia Tro Santafé, que hace su segunda incursión esta temporada después de cantar ‘Le cinesi’, de Gluck. Voz de referencia en el repertorio barroco y belcantista, y una de las artistas nacionales más solicitadas en el circuito operístico, da vida a Margarita.

El elenco se completa con el barítono Jorge Eleazar Álvarez, que concluye este año su formación en el Centre de Perfeccionament Plácido Domingo, y canta el papel de Brander.

Junto al Cor de la Generalitat, que dirige Francesc Perales, dos formaciones corales infantiles de referencia completan el gran elenco de voces que exige la partitura de Hector Berlioz: la Escola Coral Veus Juntes de Quart de Poblet, con Roser Gabaldó y Míriam Puchades como directoras, y la Escolania de la Mare de Déu dels Desemparats, con Luis Garrido como director.

‘La damnation de Faust’ es el último título en la sala principal de la temporada 2017‑2018. Además del estreno el día 20, el teatro de ópera ha programado más funciones los días 20, 23, 26 y 29 de junio, y el día 1 de julio de 2018.

Celso Albelo

Celso Albelo continúa su trayectoria ampliando su repertorio y afrontando nuevos papeles. Siempre con el bel canto romántico como telón de fondo acaba de triunfar con su aclamado Arturo de I Puritani en el Teatro Masimo de Palermo, el tenor español debutará el personaje protagonista de Roméo et Juliette, de Gounod, en el Teatro Calderón de Valladolid los días 2, 4 y 6 de mayo en una coproducción entre el Gran Teatre del Liceu de Barcelona y la Santa Fe Opera de estados Unidos que esta misma temporada se ha visto en el coliseo barcelonés. No es la primera vez que Albelo canta ópera francesa –en su haber ya atesora grandes éxitos con títulos como Werther, La favorite o Les Pêcheurs de Perles– a la que ahora regresa a lo grande. La historia de amor más célebre de la literatura creada por el genio de Shakespeare fue magistralmente adaptada por Charles Gounod, sin duda uno de los más importantes representantes del drama lírico galo durante el siglo XIX, creando una partitura de gran belleza y acorde con el más exquisito romanticismo francés de la época. “El alma de Romeo y Julieta, en su amor universal, está más allá de cualquier época o condición”, afirma el cantante tinerfeño. “Su amor pudo con el odio enquistado, con un odio heredado de generaciones… Por lo mismo, Romeo y Julieta son tan universales como eternos”, asegura. En el Calderón se podrá ver un montaje con dirección de escena de Stephen Lawless ambientado en la guerra civil de los Estados Unidos (1861-1865). La pareja protagonista estará defendida, además del Roméo de Celso Albelo, por la soprano rusa Katerina Tretyakova encarnando a Juliette, quienes compartirán escenario con Stefano Palatchi, David Alegret o Mireia Pintó, entre otros, todos bajo la dirección musical de Alain Guingal.

Después del compromiso en Valladolid, el tenor español regresará al Teatro San Carlo de Nápoles, esta vez para retomar el papel de Alfredo Germont de La Traviata los días 20 y 22 de mayo junto a la Violetta de la soprano Nino Machaidze y la batuta de Jordi Bernàcer. Albelo debutó el papel verdiano en la Ópera de Guangzhou (China) en 2013 interpretándolo después junto a los Amigos de la Ópera de A Coruña en 2014.

Celso Albelo

Celso Albelo regresará a comienzos del mes a la Opéra de Monte-Carlo (Mónaco) para interpretar el temible –por difícil– personaje de Arturo de I Puritani (Bellini, 3 y 6 de diciembre), título que cantó el verano pasado en el Festival de Savonlinna (Finlandia) junto a la soprano Jessica Pratt y la compañía del Teatro Real de Madrid. El tenor español se reencuentra con el público del principado ante el cual ya ha interpretado Rigoletto (Verdi), La Sonnambula (Bellini) y Guillaume Tell (Rossini). Con este último título viajó, junto a la compañía monegasca, al parisino Théâtre des Champs-Élysées consiguiendo un inolvidable triunfo personal. «Cantar en Mónaco es un placer, porque el público es muy cariñoso. La sala, que está adjunta al célebre Casino, es una maravilla de la arquitectura teatral, creado por el mismo arquitecto que la conocida Ópera de París. Pero estos Puritani, al ser en versión de concierto, será en el moderno Auditorium Rainier III y junto a la Orchestre Philharmonique de Monte-Carlo», afirma el cantante.

Celso Albelo viajará más tarde al Teatro Carlo Felice de Génova (Italia, 23, 27 y 29 de diciembre) con su aplaudido Duque de Mantua de Rigoletto, todo ello tras debutar el rol de Fernand de La Favorite (Donizetti) en la Opéra Royal de Wallonie (Lieja, Bélgica) y antes de incorporar un nuevo personaje a su repertorio, el del Chevalier des Grieux de Manon (Massenet) en la temporada bilbaína de ABAO-OLBE (20, 23, 26 y 29 de enero de 2018).

Más información

Riccardo Frizza

Riccardo Frizza, uno de los directores musicales más importantes de su generación, continúa este curso concentrado en uno de sus compositores favoritos, Giuseppe Verdi. Como experto en el repertorio italiano que es, el maestro nacido en Brescia dirigió la pasada temporada más de cincuenta funciones de títulos como Otello, Lucia di Lammermoor, Attila, Norma, Rigoletto o I Puritani en teatros como la Opéra National de Paris, La Fenice de Venecia, la Lyric Opera de Chicago, el Gran Teatre del Liceu de Barcelona o el Müpa de Budapest; este verano ha regresado al emblemático Sferisterio del Festival de Macerata para dirigir cuatro funciones de Aida y en octubre seguirá con más Verdi, en esta ocasión en el Teatro Regio de Parma (Italia) con la última ópera del genio de Busetto, Falstaff; será los días 1, 5, 15 y 22 de octubre en una nueva producción del coliseo parmesano cuya dirección de escena correrá a cargo de Jacopo Spirei. Antes, el 1 de septiembre, el maestro volará a Tenerife (Islas Canarias) para dirigir una gala lírica ante la Orquesta Sinfónica de Tenerife, el tenor tinerfeño Celso Albelo y a la soprano grancanaria Davinia Rodríguez.

Dirigir Falstaff, el canto del cisne de Verdi, es un reto para cualquier músico, según explica Riccardo Frizza. “Esta obra maestra está universalmente considerada como el ejemplo más ilustre de la estatura artística y de la genialidad compositiva de Giuseppe Verdi”, afirma. “Tal y como ha dejado escrito en su correspondencia, Verdi se divirtió escribiéndola y con ella corona un deseo acariciado por muchos años: volver a hacer comedia. Pero no solo eso: con Falstaff el compositor ofrece al mundo una nueva manera de poner en música un libreto cómico, un género que desde los años 40 del siglo XIX estaba en crisis tanto por la forma como por las ideas. Con esta obra de madurez Verdi se inventa un nuevo estilo abandonando las formas del melodramma decimonónico y haciendo desaparecer totalmente las formas cerradas y los recitativos. Es un paso de gigante en la historia de la música y por ello dirigir este título es un verdadero placer y toda una aventura”.

Tras estas funciones de Falstaff en Parma, el maestro Frizza viajará a Japón para dirigir cinco representaciones de La Traviata en el New National Theater de Tokio (noviembre) para después afrontar su esperada vuelta a la Opéra National de Paris, escenario en el que dirigirá nueve funciones de Il barbiere di Siviglia.

Más información

Celso Albelo

Hay canciones que se transforman en parte de la banda sonora de tu vida. Eso también le sucede a un cantante lírico como Celso Albelo, uno de los tenores más destacados de las últimas décadas especialmente en el repertorio del bel canto, aunque sus pasiones no se limitan a la ópera; el artista canario, fogueado en los escenarios líricos más importantes del mundo, de Tokio a Nueva York y de Londres a Milán, también ha degustado e interpretado otros repertorios convirtiéndolos siempre en puro arte canoro. La canción hispanoamericana es uno de ellos, un género que ha pasado del acervo popular a la sala de conciertos y que ahora Albelo y Sony presentan en el disco Íntimamente. “Las piezas que he incluido me han acompañado toda la vida, desde mi niñez y mi adolescencia en Tenerife”, afirma el tenor de La Laguna. “Todas proponen una mirada a las dos orillas de este mar que nos separa con la América hispana, pero que también nos une. Desde que era muy joven en mi isla tuve contacto con el folclore americano, una de mis pasiones”. Se trata de piezas de compositores argentinos, venezolanos, mexicanos y chilenos que supieron revalorizar el folclore local llevándolo a los salones como sucede con la obra de Guastavino, Ginastera, Pérez Freire, Esparza Oteo, López Buchardo o Brandt, creadores de melodías que han hecho suyas intérpretes como Alfredo Kraus o Plácido Domingo y que ahora el magisterio de Celso Albelo eleva a la categoría de Lieder acompañado desde el piano por el también canario Juan Francisco Parra. En Íntimamente, a este paseo americano se unen canciones del ceutí Juan Quintero y del sevillano Joaquín Turina, este último, “uno de mis autores de música de cámara preferidos”, asegura Albelo. Un repertorio tan sutil y cargado de sentimientos solo se concibe si la interpretación es coherente con la delicadeza de la poesía que pone en música, porque la canción culta hay que afrontarla con una perfecta interiorización del texto, más todavía si se habla de melodías que tienen que ver con una historia personal. Con estas canciones Albelo creció, las cantó en sus años de estudiante y siempre estaban presentes en las reuniones familiares. Historias que hablan de amor, desamor y nostalgia. “De ahí el resultado íntimo y melancólico”, similar al que desprenden de su espíritu los personajes románticos que el tenor Celso Albelo defiende en os escenarios operísticos.

Más información.

Celso Albelo

Después de asumir nuevamente el rol de Leicester de Maria Stuarda (Donizetti), esta vez en Génova, el tenor español Celso Albelo regresará en junio al papel de Edgardo, el protagonista de Lucia di Lammermoor (Donizetti), tanto en el Teatre Principal de Maó (Menorca, días 2 y 4), como en el Teatro Comunale de Bolonia (Italia, días 16, 18, 20 y 22). En Maó Albelo se reencontrará con el público de los Amics de S’Òpera contando en el podio con el director español más especializado en el bel canto romántico, José Miguel Pérez Sierra. En Bolonia su Edgardo se une a la lista de personajes interpretados por el tenor en Italia; en el Comunale boloñés hace pocos meses cantó Rigoletto (Verdi) y su inolvidable Werther (Massenet). Ahora, y bajo la dirección musical de Michele Mariotti, Albelo será el protagonista de un nuevo montaje de Lucia del coliseo italiano coproducido con ABAO-OLBE de Bilbao y que firma Lorenzo Mariani.

El Duque de Mantua, el libertino y provocador protagonista del Rigoletto verdiano, regresará entrado el verano a la agenda del cantante, cuando debute en el prestigioso Festival de Les Chorégies d’Orange (Francia, días 8 y 11 de julio), uno de los más importantes de Europa, tanto como el de Savonlinna, en Finlandia, al que Celso Albelo viajará invitado por la compañía del Teatro Real de Madrid que desembarcará en el país del Norte con I Puritani (Bellini, días 31 de julio y 3 de agosto), ópera que el cantante de Tenerife protagonizó en el estreno del montaje que firma Emilio Sagi en julio del año pasado en el coliseo lírico madrileño.

Más información

Celso Albelo

Diez años después de su debut en el papel de Arturo de I Puritani, Celso Albelo ha recibido grandes elogios por su reciente estreno en Módena: “Se confirma al nivel más alto”. “Completo dominio”. “Nostálgico y poético”. “Merecido triunfo final”. La obra maestra de Bellini, de gran exigencia para el tenor, se convirtió en la voz y el arte del tenor canario en un nuevo éxito en su carrera. Después de pasear el personaje por varias ciudades de Italia, continúa en mayo de gira por el país transalpino esta vez como Leicester, el protagonista masculino de Maria Stuarda de Donizetti en el Teatro Carlo Felice de Génova, un escenario en el que ya había interpretado otro personaje del compositor italiano, el simpático Ernesto de la ópera cómica Don Pasquale.

Esta vez regresa al Carlo Felice con un rol muy diferente, serio y dramático. Se trata del papel con el que el cantante debutó en el Metropolitan Opera House de Nueva York el pasado año con gran éxito. Según sus propias palabras, Maria Stuarda es una ópera “que lo tiene todo, una intriga amorosa y otra política”, afirma. “Hay amor a la mujer y al poder, resultando una historia muy actual. Mi papel cae en medio de la pugna de dos mujeres, dos reinas, entre las cuales intento imponer paz, aunque sin
conseguirlo”.

El tenor español interpretará la ópera donizettiana en Génova los días 17, 21, 24 y 28 de mayo en una producción de Alfonso Antoniozzi y bajo la dirección musical de Andriy Yurkevych.

Más información

Celso Albelo

Después de triunfar con su Duque de Mantua del Rigoletto verdiano en su debut en la Ópera de Oviedo, el tenor Celso Albelo pondrá rumbo a Barcelona para regresar al escenario del Liceu, esta vez interpretando el papel de Nicias de Thaïs de Massenet. Con este personaje romántico del repertorio francés Albelo mostrará una faceta diferente al público liceísta que lo conocía solo por sus personajes belcantistas al haber cantado en el escenario de La Rambla La Sonnambula e I Capuleti e i Montecchi, ambas de Bellini. En marzo vuelve al Liceu para compartir escenario con Plácido Domingo; ambos cantantes ya han trabajado juntos con anterioridad, ocasión en la que el legendario artista madrileño definió al intérprete canario como “el número uno de los tenores españoles”. A ambos les esperan dos funciones -en versión de concierto, días 1 y 4 de marzo- de esta poco representada obra maestra del repertorio francés que dirigirá Patrick Fournillier en un reparto que completan las sopranos Nino Machaidze y Sara Blanch.

Más tarde, Albelo será Arturo de I Puritani en una gira por tres teatros italianos: el Comunale de Módena (16, 19 / III), el Municipale di Piacenza (24, 26 / III) y el Municipale de Valli (Reggio Emilia, 30 / III y 2 / IV).

Más adelante, y entre otras actuaciones, le esperan Maria Stuarda en el Teatro Carlo Felice de Génova y Rigoletto en el Festival Chorégies d’Orange (Francia).

Más información;
www.celsoalbelo.com

Celso Albelo

Uno de los papeles que han hecho famoso en el mundo entero al tenor canario Celso Albelo es su visión del Duque de Mantua del Rigoletto verdiano, un personaje libertino que tiene a su cargo una de las páginas más célebres de todo el repertorio lírico: “La donna è mobile”. “Se trata de un papel que mueve los hilos de toda la ópera”, afirma el cantante español. “Es quien empuja a Rigoletto a dejarse llevar por la venganza. El Duque solo quiere divertirse, es un enamoradizo donjuanesco y para él las mujeres son objetos. Su concepto de moral hoy resulta completamente anacrónico”.

Celso Albelo vuelve a Oviedo -cantando por primera vez en la temporada operística asturiana- después de haber interpretado hace unas semanas este mismo papel en el Teatro Comunale de Bolonia con un gran éxito. “Todas las producciones de esta ópera presentan un perfil más o menos similar del personaje”, apunta Albelo. La que se verá en Oviedo proviene de la Opéra de Saint-Étienne (Francia) y lleva la firma del cotizado regista Guy Joosten, compartiendo escenario con la Gilda de la soprano australiana Jessica Pratt y con el barítono español Juan Jesús Rodríguez. “Me encanta volver a Asturias, donde he cantado varios recitales y recibido dos premios Campoamor, galardones, por cierto, que me apena que se hayan desconvocado ya que eran un aliciente para toda la profesión”.

Las funciones ovetenses serán los días 26 y 29 de enero y 1 y 4 de febrero.

Más información.

Celso Albelo

Celso Albelo cambia a Donizetti por Verdi y Massenet en el corazón de Italia. Después del gran éxito obtenido en Bilbao con su primer Gennaro de la donizettiana Lucrezia Borgia con la cual inauguró la temporada de ABAO-OLBE, el tenor canario regresará a Italia para afrontar dos títulos de contrastadas características en el Teatro Comunale de Bologna. En ese escenario será el Duque de Mantua del Rigoletto verdiano los días 8, 10, 13, 15 y 17 de noviembre junto a la soprano Irina Lungu y al barítono Vladimir Stoyanov, todos bajo la dirección del maestro Renato Palumbo. Unas semanas más tarde (días 16, 20 y 23 de diciembre), Albelo paseará por el coliseo boloñés el primer Werther que cante en Italia después de haber debutado el personaje de Massenet en Tenerife a comienzos de año. Se trata de una nueva producción del Comunale firmada por el regista Damiano Michieletto, con Michele Mariotti en el podio, en la que el cantante español se alternará con el tenor peruano Juan Diego Flórez.

Más información

Celso ALbelo

Entre el 22 y el 31 de octubre, el tenor español Celso Albelo regresará al escenario del Palacio Euskalduna bilbaíno para inaugurar la temporada operística de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera. Lo hará encarnando por primera vez a Gennaro, el protagonista de la ópera de Gaetano Donizetti Lucrezia Borgia. Albelo aterrizará en Bilbao después de su regreso triunfal al Bolshói de Moscú (con Don Pasquale, también de Donizetti), y lo hará en una producción dirigida musicalmente por el maestro José Miguel Pérez-Sierra y que firma el director de escena Franceso Bellotto. Especialista consumado en el bel canto romántico, Celso Albelo ha cantado una gran parte de su repertorio ante el público abaísta: “Nunca olvidaré, en todo caso”, afirma el tenor, “la noche en que, a pedido del público, repetimos el aria ‘Una furtiva lagrima’, de L’elisir d’amore. Creo que a partir de ese momento pude establecer una comunicación muy especial con el público bilbaíno, ante el cual me siento como en mi casa. Por eso escogí debutar allí el papel de Gennaro, quizás el último de los grandes personajes para tenor del repertorio donizettiano que me faltaba por interpretar”.

Después de esta Lucrezia Borgia, Celso Albelo continúa con su imparable carrera internacional: en noviembre participará en Rigoletto en el Teatro Comunale de Bolonia (Italia), escenario en el que, ya entrado diciembre interpretará al personaje romántico por antonomasia, el protagonista del Werther de Massenet.

Más información.

Celso Albelo

Después de completar una temporada con importantes debuts como los vividos en el Metropolitan de Nueva York y en el Bolshoi de Moscú, y de llegar hasta Eslovaquia con la ópera de Donizetti Maria Stuarda -título con el que, precisamente, debutó en el Met-, el tenor canario Celso Albelo participará mañana en la programación lírica de A Coruña con un concierto muy especial: la celebración de los diez años de su debut profesional en España, precisamente en la ciudad gallega. En Albelo, 10 años en A Coruña, el cantante canario realizará, junto al piano de José Francisco Parra, un viaje por los títulos operísticos que ha interpretado ante el público coruñés, como I Puritani, Don Pasquale, Lucia di Lamermoor o La fille du régiment.

Calificado por Plácido Domingo como “el número uno de los tenores españoles”, Albelo regresará más tarde al Bolshoi de Moscú para una nueva serie de funciones de Don Pasquale (Donizetti, 22 y 24 de septiembre), título con el que debutó en el coliseo moscovita el pasado mes de abril, antes de inaugurar con Lucrezia Borgia (Donizetti) la temporada bilbaína de ABAO-OLBE (22, 25, 28 y 31 de octubre) y de instalarse en el Teatro Comunale de Bolonia (Italia) en el que, entre noviembre y diciembre, interpretará Rigoletto (Verdi, 8, 10, 13, 15 y 17 de noviembre) y Werther (Massenet, 16, 20 y 23 de diciembre).

Celso Albelo

Esta temporada que termina ha sido una de las más prolíferas en debuts y éxitos en la ascendente carrera del tenor canario Celso Albelo. Después de debutar en el Metropolitan de Nueva York y en el Teatro Bolshoi de Moscú y de cantar su primer Werther, Albelo se prepara para un nuevo debut, esta vez en el Festival de Verano de la Ópera Estatal de Banská Bystrica, una de las ciudades más importantes de la República Eslovaca, de gran tradición musical. A ese escenario llevará su Robert Dudley, Conde de Leicester, protagonista de la ópera de Donizetti Maria Stuarda, precisamente con la que debutó en Nueva York. “Te proporciona una satisfacción personal única”, afirma el cantante refiriéndose al personaje, “porque es en todo momento un desafío vocal con el que asentar unas buenas bases técnicas e interpretativas”. La cita es el próximo 23 de agosto.

Recientemente Celso Albelo ha clausurado el ciclo de conciertos de la temporada de la Fundación Juan March de Madrid y ha regresado al Teatro Real con I Puritani de Bellini. Tras su debut eslovaco, el tenor español comenzará próximo el curso con su regreso al Teatro Bolshoi de Moscú con Don Pasquale (Donizetti) en septiembre.

Más información.

Celso Albelo

La ascendente carrera del tenor español Celso Albelo continúa sumando éxitos. En lo que va de año ha incorporado dos importantes debuts: en el Metropolitan Opera House de Nueva York -en Maria Stuarda– y en el Teatro Bolshoi de Moscú -con Don Pasquale-, sin olvidar su primer Werther -en la Ópera de Tenerife- y de dar vida a Tebaldo de I Capuleti e i Montecchi, de Bellini, en la Deutsche Oper de Berlín y en el Gran Teatre del Liceu barcelonés. «La verdad es que no paro y estoy muy contento y agradecido de tener una agenda con tanto trabajo», afirma el cantante, que en junio regresa a Madrid, y por partida doble. El próximo 4 de junio clausurará el ciclo de conciertos de la temporada de la Fundación Juan March con un recital en solitario -acompañado al piano por Juan Francisco Parra– con un programa que incluye obras del repertorio español e italiano.

Más tarde, ya entrado el mes de julio, Albelo regresará al escenario del Teatro Real de Madrid como protagonista de I Puritani (6, 13 y 19 de julio), una de las obras maestras de Bellini y un reto para cualquier tenor debido a sus exigencias técnicas y dramáticas. Se trata de un nuevo montaje del coliseo lírico madrileño en coproducción con el Municipal de Santiago de Chile y que lleva la firma de Emilio Sagi. A la batuta estará el maestro Evelino Pidò.

Más info: www.celsoalbelo.com

Celso Albelo

Cuando todavía es reciente su debut en el legendario Metropolitan Opera House de Nueva York -como Leicester en Maria Stuarda, de Donizetti-, el tenor de Tenerife Celso Albelo se prepara para un nuevo reto en su carrera: cantar su primer Werther, el protagonista de la ópera del mismo nombre de Jules Massenet, un hito en la trayectoria de todo tenor lírico. Esta incorporación se produce coincidiendo con el 50º aniversario del debut en el personaje del mítico Alfredo Kraus -como Albelo, canario de nacimiento- que convertiría en uno de sus papeles fetiche.

Albelo debutará el papel precisamente en su tierra, Tenerife, en tres funciones que se ofrecerán en el Auditorio Adrián Martín de Santa Cruz de Tenerife los días 12, 16 y 19 de marzo, en una nueva producción de la regista italiana Giorgia Guerra y con dirección musical de Evelino Pidò.

Antes de enfrentarse al personaje romántico por excelencia, los días 29 de febrero y 3 de marzo, Celso Albelo regresará a la programación de la Deutsche Oper de Berlín interpretando Tebaldo en I Capuleti e i Montecchi (Bellini); serán dos funciones en versión de concierto bajo la batuta de Paolo Arrivabeni junto al Romeo de la mezzo Joyce DiDonato y a la Giulietta de la ascendente Venera Gimadieva. Más adelante, entrado el mes de mayo, el tenor español interpretará este mismo papel en su regreso al Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

Celso Albelo

Celso Albelo debuta mañana viernes en el Metropolitan Opera House de Nueva York, el último de los grandes teatros que le faltaba por conquistar. El tenor español figura como el conde Roberto Leicester, el protagonista masculino de Maria Stuarda (Donizetti), ópera de la cual ofrecerá siete funciones en el mítico escenario estadounidense los días 29 de enero y 1, 5, 8, 11, 16 y 20 de febrero de 2016.

Albelo debutó el personaje en Catania en 2009, papel que retomó este curso en la Ópera de Tenerife como culminación de un 2015 lleno de éxitos tras haber inaugurado la temporada de la Staatsoper de Viena con Rigoletto, de regresar a ese mismo escenario con Anna Bolena (junto a Edita Gruberova), de cantar el Stabat Mater de Rossini en la Ópera de Montecarlo, de despedir la temporada lírica de la Fundació Menorquina de s’Òpera y de debutar en la Opéra Royal de Wallonie (Lieja, Bélgica) con Lucia di Lammermoor, bajo la dirección del maestro Jesús López Cobos.

Después de su debut en Nueva York, el tenor español más internacional del momento será Tebaldo en I Capuleti e i Montecchi (Bellini) en la Deutsche Oper de Berlín antes de debutar como protagonista de Werther (Massenet) en la Ópera de Tenerife, otro de los grandes retos en su actual momento profesional.

Info:

http://www.celsoalbelo.com/

Celso Albelo

El tenor tinerfeño Celso Albelo culminará un 2015 lleno de éxitos en el Teatro La Fenice como protagonista del Concierto de Fin de Año que se retransmite por televisión a toda Italia desde el coliseo veneciano. Lo hará después de haber inaugurado la temporada de la Staatsoper de Viena con Rigoletto (septiembre), de cantar el Stabat Mater de Rossini con la Orquesta Filarmónica de Montecarlo (septiembre), de regresar al mítico coliseo vienés con Anna Bolena junto a la legendaria Edita Gruberova (octubre), de despedir la temporada lírica de la Fundació Menorquina de l’Òpera (noviembre), de debutar en la Opéra Royal de Wallonie (Lieja, Bélgica) con Lucia di Lammermoor (noviembre) -contando con la dirección musical del maestro Jesús López Cobos-, y de interpretar, el próximo 12 de diciembre, Maria Stuarda en su Tenerife natal.

Albelo, considerado como el cantante español más internacional del momento, regresará a finales de mes a La Fenice (30 de diciembre y 1 de enero) como estrella del Concerto di Capodanno junto a la soprano Nadine Sierra y la Orquesta y Coro de La Fenice dirigidos por James Conlon, una cita que cada 1 de enero ven por televisión millones de italianos. Más tarde le espera uno de los principales compromisos de su agenda: el debut en Nueva York, en la Metropolitan Opera House, como protagonista masculino de Maria Stuarda (Donizetti), teatro en el que ofrecerá siete funciones los días 29 de enero y 1, 5, 8, 11, 16 y 20 de febrero de 2016.

CelsoAlbelo

Después de inaugurar la temporada de la Staatsoper de Viena con Rigoletto, de regresar a ese teatro con Anna Bolena junto a la legendaria Edita Gruberova y de cantar el Stabat Mater de Rossini en la Ópera de Montecarlo, el 7 de noviembre, Celso Albelo figura como una de las estrellas invitadas del concierto de despedida de la temporada lírica que organiza la Fundació Menorquina de l’Òpera de los Amics de s’Òpera de Maó que se desarrolla en el Teatre Principal de la capital menorquina. En la velada, Albelo compartirá escenario con la soprano Jessica Nuccio y con el barítono Simone Piazzola, junto a la Orquestra Simfònica de les Illes Balears dirigida por Francesco Ivan Ciampa.

Siempre en noviembre, Celso Albelo debutará en la Opéra Royal de Wallonie (Lieja, Bélgica), con seis funciones de una de sus óperas favoritas: Lucia di Lammermoor, de Donizetti (17, 20, 22, 25, 28 de noviembre y 1 de diciembre). Se representará en la ciudad belga junto a la soprano francesa Annick Massis contando con la dirección musical del español Jesús López Cobos.

Entre otros, más adelante le esperan compromisos en Santa Cruz de Tenerife, Nueva York (debut en la Metropolitan Opera House), Berlín y Madrid.

Albelo

La temporada 2015-16 se presenta llena de nuevos retos para Celso Albelo. Los próximos 4, 7, 10 y 13 de septiembre el tenor canario volverá a subirse al escenario de la Wiener Staatsoper para inaugurar el curso del primer teatro austríaco con Rigoletto, uno de los títulos más representados de Giuseppe Verdi. Con su Duque de Mantua, un personaje que ha paseado por coliseos como el San Carlo de Nápoles, La Fenice de Venecia, la Opéra de Monté-Carlo, el Teatro Real de Madrid, la Ópera de A Coruña o el Teatro de La Maestranza de Sevilla, Albelo inicia una temporada brillante que incluye otros destacados compromisos como Anna Bolena de nuevo en Viena, Lucia di Lammermoor en la Opéra Royal de Wallonie (Bélgica), su esperado debut en la Metropolitan Opera de Nueva York con Maria Stuarda o su vuelta a teatros como la Deutsche Oper berlinesa y el Gran Teatre del Liceu de Barcelona con I Capuleti e i Montecchi o el Teatro Real de Madrid con I Puritani.

En las funciones de Rigoletto en Viena Albelo compartirá escenario con Ambrogio Maestri (Rigoletto), Aleksandra Kurzak (Gilda), Michele Pertusi (Sparafucile) y Elena Maximova (Maddalena), quienes estarán dirigidos musicalmente por Evelino Pidò; está previsto que la función inaugural, el 4 de septiembre, se pueda ver en directo en streaming en todo el mundo, además de ser retransmitida a una pantalla gigante en frente del Vienna City Hall (en la popular Rathausplatz).

Tras el reciente éxito en su debut australiano cantando I Puritani en la Victorian Opera, Albelo llegará a Viena en septiembre tras un verano en el que también se le podrá escuchar en Macerata con Rigoletto (17, 25, 31 de julio y 9 de agosto) y en la Quincena Musical de San Sebastián y el Festival Internacional de Santander (25 y 26 de agosto respectivamente) con el Stabat Mater, de Rossini, junto a la Orquesta de Cadaqués, dirigida por Alberto Zedda.

Celso Albelo

Celso Albelo debutará el papel de Percy, protagonista de la ópera Anna Bolena de Donizetti, en la Wiener Staatsoper en su regreso al principal escenario operístico de Austria en el que ya se le ha aplaudido en otras óperas del compositor italiano, como L’elisir d’amore y Roberto Devereux, además de en La Sonnambula, de Bellini. En este regreso vienés con debut incluido, los días 10, 13, 17 y 20 de abril, lo hará nada menos que al lado de la soprano Anna Netrebko, una de las grandes divas de la actualidad.

“Hacía mucho tiempo que le tenía ganas a este papel, ya que he cantado las otras dos óperas de la trilogía Tudor de Donizetti, Maria Stuarda y Roberto Devereux”, afirma el cantante. “Estuve a punto de interpretarlo por primera vez en el Teatro Verdi de Trieste, en 2012, pero entonces tuve que cancelarlo debido a que me afectó una infección bronquial. Fue muy frustrante, porque íbamos a hacerlo junto con mi admirada Mariella Devia, pero me sacaré la espinita en mayo, ya que después de cantarla en Viena la haré en mi tierra, en Tenerife, y precisamente junto a Mariella Devia”.

Celso Albelo llega a este personaje después de otro gran debut belcantista, aunque rossiniano: el de Arnold de Guillaume Tell (en la Ópera de Montecarlo y en el Théâtre des Champs-Élysées de París). Antes acababa de incorporar a su repertorio su segundo papel en el género de la zarzuela, Javier, de Luisa Fernanda y junto a Plácido Domingo, en el Palau de les Arts de Valencia.

Después de su última gira por Japón, comenzó la temporada en A Coruña con La Traviata, para viajar más tarde a Palermo, Viena y Berlín. En marzo interpreta de nuevo a Nemorino de L’elisir d’amore (Módena y Parma) y en los próximos meses le esperan compromisos en Bonn, Valencia o Macerata, todo ello antes de su esperado debut en el Metropolitan Opera House de Nueva York con Maria Stuarda en enero del próximo año.

Albelo

Después de sus recientes éxitos en Viena y Berlín como protagonista de la ópera Roberto Devereux, de Donizetti, junto a la legendaria Edita Gruberová, el tenor español Celso Albelo cambiará completamente de ámbito al meterse en la piel del protagonista de la zarzuela Luisa Fernanda, título que en diciembre se ofrecerá en el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia en la producción que Emilio Sagi ideara para el Teatro Real de Madrid. En este reencuentro con el género castizo, Albelo coincidirá sobre el escenario con el inmenso Plácido Domingo, quien cantará la parte del barítono de la zarzuela de Federico Moreno Torroba, tal y como ya lo hiciera en el estreno del montaje. La popular pieza de teatro musical español se ofrecerá los días 15, 18 y 22 de diciembre bajo la dirección musical de Jordi Bernàcer.

Habiéndose incorporado a los ensayos de Luisa Fernanda en Valencia, Celso Albelo hará un paréntesis para viajar a Las Palmas de Gran Canaria y actuar, el 24 de noviembre, como invitado en el homenaje que la ciudad le rendirá a su hijo predilecto, el tenor Alfredo Kraus, de quien en 2014 se cumplen 15 años de su muerte. Acompañado al piano por Juan Francisco Parra, Celso Albelo volverá a subir con su arte inigualable al escenario del Teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria en una velada cargada de emociones en la que interpretará canción, zarzuela y ópera.

Albelo

El Teatro de la Zarzuela no ha descansado estas navidades y ha programado, como plato fuerte, un concierto de año nuevo el 2 de enero con el tenor canario Celso Albelo. El repertorio, muy del agrado del público habitual de la Zarzuela, empezó con la obertura de “Orfeo en los infiernos”, de Jacques Offenbach. Una fabulosa versión instrumental que preparó al público para recibir a un Celso Albelo que comenzó con el aria de Edgardo, de “Lucia de Lammermoor” de Donizetti. Tras este aria, la romanza de Nemorino en “L´elisir d´amore”, “una furtiva lagrima”. Muy celebrada fue la romanza de Fernando en Doña Francisquita, “Por el humo se sabe donde está el fuego”, que Albelo cantó con gran gusto y agilidad. Se encuentra el tenor canario en un momento bocal magnífico. Un hermoso timbre realzado por unos armónicos que lo llenan todo. Una voz pulida y radiante. Un fraseo claro y exquisito. Aunque comenzó un poco estático, disfrutó en el bis de “La donna è mobile” de Rigoletto, que había interpretado antes, en el que se marcó un impecable Do, como impecables fueron los del otro bis, “a mes amis”, de “la hija del regimiento”, que hicieron las delicias de un público a esas alturas entregado y a los que la escasa propina supo a poco.
El programa se completó con otras obras instrumentales como la Obertura de Nabucco, el Preludio del Tambor de granaderos, de Ruperto Chapí, Danza del fuego de Benamor, de Pablo Luna y el intermedio de La boda de Luis Alonso, de Gerónimo Giménez. Obras clásicas y que siempre se agradece escuchar. Se echa en falta un público más joven en este tipo de recitales, y en el Teatro de la Zarzuela no es el precio de la localidad el principal responsable. Ellos se lo pierden, pero no deberían.