Ainhoa Arteta

Con las localidades ya agotadas, la soprano guipuzcoana estrenará un ciclo de canciones encargadas por el CNDM al compositor Lorenzo Palomo al hilo del aniversario del ciclo

La soprano Ainhoa Arteta, acompañada por Roger Vignoles, uno de los mejores pianistas especializados en lied, celebrará el próximo lunes 10 de diciembre los 25 años del ciclo de Lied que el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) coproduce con el Teatro de La Zarzuela.

Lo hará con un recital en el que estrenará el ciclo de canciones Sendero mágico, obra encargada por el CNDM al compositor Lorenzo Palomo al hilo del aniversario del ciclo. Junto a este estreno absoluto, Arteta y Vignoles interpretarán los Tre Sonetti di Petrarca de Liszt y obras de Jaime León, Jayme Ovalle, Osvaldo Lacerda, Fernando Obradors y Enrique Granados. Las localidades para este concierto están agotadas.

Arteta protagonizó en el mes de octubre, con gran éxito de crítica y público, la opereta Katiuska de Pablo Sorozábal, que abrió la temporada 2018/2019 del Teatro de la Zarzuela.

La elegante “marca España” lírica

Tras resultar vencedora de los Concursos Metropolitan Opera National Council Auditions de Nueva York y del Concours International de Voix d’Opera Plácido Domingo de París, inicia una brillante carrera internacional en teatros como el Metropolitan Opera, Carnegie Hall, Covent Garden, Bayerische Staatsoper, Operas de Washington, Houston, Dallas, Seattle, San Francisco, Scala de Milán, San Carlos de Nápoles, Arena di Verona, Teatro Bellas Artes de México, Ámsterdam, Deutsche Oper Berlín y un largo etc., interpretando los papeles principales de óperas como La Traviata, La Bohème, Romeo et Juliette, Faust, La Rondine, Eugene Onegin, Turandot, Manon Lescaut, etc.

Combina sus actuaciones operísticas con recitales y conciertos dirigida por los más reputados maestros como Sir Neville Marriner, Christian Badea, Gianandrea Noseda, Christopher Hogwood, Vasily Petrenko, Pablo González, Adrian Leaper, Víctor Pablo Pérez, Friedrich Haider, Pier Giorgio Morandi, Gustavo Dudamel, Miguel Ángel Gómez Martínez, Günter Neuhold, Frédéric Chaslin, etc, y por renombrados pianistas repertoristas como Marco Evangelisti, Rubén Fernández Aguirre, Roger Vignoles y Malcolm Martineau con quien graba para el sello Deutsche Grammophon Recital, una exquisita selección de canción francesa y española.

En los últimos años ha recibido numerosos galardones como la ‘Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes’, Doctor Honoris Causa por la Universidad Rey Juan Carlos, Embajadora de la Marca España, ‘Premio de la Hispanic Society of America’ por su Contribución a las Artes, Premio al “Mejor Artista de Música Clásica” en la V Edición de los ‘Premios de la Música’, ‘Premio ONDAS’ a la labor más notoria en música clásica, ‘Premio Federico Romero’ de la Fundación Autor a su carrera de proyección internacional, ‘Medalla de Oro del Palau de la Música de Valencia’, Presidenta de Honor de la Asociación Maestro Segovia, Académica de la Real Academia de Bellas Artes de Cádiz, Vasca Universal, Patrona de la Fundació Orfeó Català-Palau de la Música, artista en residencia de la Orquesta de Cadaqués, ‘Micrófono de Oro de la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión de España’, ‘Premio Enric Granados’ y Medalla de Oro de la Asociación de Amigos de la Ópera de Lleida, así como el ‘Premio Ciudad de Alcalá de las Artes y las Letras’.

De sus grandes éxitos habría que destacar su participación en Cyrano de Bergerac junto a Plácido Domingo en San Francisco Opera y en el Teatro Real, La Bohème en el Metropolitan y La Scala de Milán, Otello en La Coruña, Turandot, Carmen y La Bohème en el Liceo, Dialogues des Carmelites, Eugene Onegin y Simon Boccanegra en ABAO, así como el estreno en París de la ópera Le dernier jour d’un condamné junto a Roberto Alagna, Don Carlo en la Ópera de Oviedo y Don Giovanni en el Teatro Real, su papel como Alice Ford de Falstaff junto a Bryn Terfel en la Ópera de San Francisco, el Réquiem de Verdi en el Suntory Hall y Fukushima con la Orquesta Filarmónica de Tokyo bajo la batuta de Nicola Luisotti, Manon Lescaut en el Teatro de la Maestranza, Adriana Lecouvreur en la ABAO, Tosca en el Teatro Comunale de Bologna y en Reggio Emilia, La Wally en el Gran Theatre de Geneve, La Bohème en el Bellas Artes de México y Tosca junto a Marcelo Álvarez en Sao Paulo. Han sido igualmente grandes éxitos su Falstaff en el Covent Garden, Tosca en la Welsh National Opera junto a Bryn Terfel, la gala lírica en el Vienna Konzerthaus con la Wiener Kammer Orchester, Tosca en la Deutsche Oper de Düsseldorf, Manon Lescaut en ABAO, Alice Ford de Falstaff en el Teatro San Carlo de Nápoles y A Coruña y su debut en el Teatro Bolshoi de Moscú con el rol de Manon Lescaut, así como en la Sydney Opera House con Tosca.

Entre sus últimos y próximos compromisos se encuentran Tosca en la Arena de Verona, Teatro San Carlos de Nápoles y en la Deutsche Oper de Düsseldorf, Manon Lescaut en el Teatro San Carlo de Nápoles y Bolshoi, Réquiem de Verdi junto a la Royal Liverpool Philharmonic bajo la dirección de Vasily Petrenko, Andrea Chenier en la Ópera de Oviedo, La Bohème en ABAO, Adriana Lecouvreur en Sevilla (Maestranza), I Pagliacci (Nedda) en la Monnaie de Bruselas, Madama Butterfly en el Liceo y Don Carlo en el Teatro Real.

Fotografía: La petite chambre mr

Matthias Goerne

El Teatro de la Zarzuela, en coproducción con el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), presentarán el próximo lunes, 26 de febrero, a las 20h00, en el XXIV Ciclo de Lied al barítono alemán Matthias Goerne, visitante habitual y uno de sus artistas favoritos (ha actuado en 15 ocasiones), interpretando junto al excelente pianista Markus Hinterhäuser, Die schöne Müllerin (La bella molinera) de Franz Schubert. Siempre con programas especialmente exigentes, sus sorprendentes propuestas en una voz masculina revelan su permanente inquietud en este género.

En esta temporada abordará los tres grandes ciclos schubertianos -tras Die schöne Müllerin, llegarán Winterreise (30 de abril) y Schwanengesang (8 de mayo)– que ya ha interpretado por separado en esta serie musical, pero esta vez en tres recitales que tienen poco más de dos meses de diferencia y con el mismo acompañante.

Las entradas, con un precio general de 8 a 35 euros, ya están a la venta en las taquillas del Teatro de la Zarzuela, teatros del INAEM, www.entradasinaem.es y 902 22 49 49. La interpretación por parte de Goerne de estas piezas se convierte en una de las citas indispensables de esta temporada para los amantes de la lírica.

Como “Artista Residente” del CNDM en la presente temporada, Goerne participa en tres conciertos más: junto a la Orquesta de la Comunidad de Madrid, ORCAM (Titular del Teatro de la Zarzuela) con su maestro titular, Víctor Pablo Pérez, cantó el pasado noviembre los Kindertotenlieder de Gustav Mahler. Además pisará la escena del Teatro Real en el Elías de Mendelssohn, con el granadino Pablo Heras-Casado al frente de dos magníficos conjuntos germanos (Rias Kammerchor y Freiburger Barockorchester) en una coproducción del CNDM con La Filarmónica y el coliseo madrileño el próximo 8 de abril. Un par de días después, ofrecerá, dentro del ciclo Liceo de Cámara XXI en el Auditorio Nacional, y acompañado por el Cuarteto Belcea, el melancólico Notturno, op. 57 de Othmar Schoeck con poemas de Lenau.

Schubert y su reflejo en la cima del lied

Basado en una antología poética de Wilhelm Müller (1794-1827) publicada en 1820 bajo el título Sieben und siebzig Gedichte aus den hinterlassenen Papieren eines reisenden Waldhornisten (Setenta y siete poemas de los papeles póstumos de un trompista itinerante), Die schöne Müllerin (1823) se ha convertido en una de las cimas del género liederístico. El musicólogo Pablo L. Rodríguez indica que: “Schubert no sólo utilizó los versos de Müller en este primer ciclo, sino también en el segundo, Winterreise (1827), cuya composición coincidió con la muerte del poeta y casi también con la suya propia. El compositor había empezado a escribir el primero a comienzos de 1823, es decir, a las pocas semanas de conocer su diagnóstico de sífilis, la enfermedad, por entonces mortal, que terminaría con su vida cinco años más tarde. En realidad, la obra no se limita a un estado de ánimo depresivo o a un hecho concreto de su biografía, sino que refleja su propia naturaleza. El musicólogo Maynard Solomon publicó hace más de dos décadas un importante estudio psicoanalítico del compositor vienés a partir de numerosos testimonios de la época que revela su doble naturaleza: una mezcla de interior poético unido a un exterior hedonista. Y es precisamente en esa condición de hedonista atormentado donde Schubert encontró en los poemas de Müller una expresión ideal de sus vivencias. La denominación de ciclo de lieder es secundaria, pues Schubert realmente hizo una selección de veinte poemas donde presenta una secuencia emotiva completa en sí misma, aunque cada episodio de la historia resulte más completo si se rodea de su contexto. El compositor utilizó elementos básicos, pero tremendamente efectivos, para lograr semejante unidad. Por ejemplo, hizo uso de la sucesión de tonalidades como forma de engarzar o de contraponer cada uno de los lieder, todo ello con la ayuda del piano que, lejos de constituir un mero acompañamiento, adquiere un protagonismo fundamental al tejer la puesta en escena sonora de cada lied, ya sea convertido en arroyo o como álter ego del protagonista.”

Matthias Goerne

Natural de Weimar (Alemania), estudió con Hans-Joachim Beyer, Elisabeth Schwarzkopf y Dietrich Fischer-Dieskau. Colabora con las principales orquestas y directores del mundo en las más importantes salas de concierto, teatros de ópera y festivales, como la Royal Opera House, Teatro Real, las óperas de París y Viena y el Metropolitan de Nueva York. Sus papeles van desde Wolfram, Amfortas, Kurwenal, Wotan y Orest a los papeles principales de Wozzeck de Alban Berg, El castillo de Barbazul de Béla Bartók, y Matías el pintor de Hindemith. Por sus grabaciones discográficas ha recibido numerosos premios, que incluyen cuatro nominaciones al Grammy, un premio ICMA y recientemente un Diapason d’Or. Tras sus legendarias grabaciones con Vladimir Ashkenazy y Alfred Brendel acaba de grabar una serie de 11 CDs de lieder de Schubert con Christoph Eschenbach y Elisabeth Leonskaja. De 2001 a 2005 fue profesor honorario de canto en la Musikhochschule Robert Schumann de Düsseldorf, y en 2001 fue nombrado Miembro Honorario de la Royal Academy of Music de Londres.

De la temporada pasada destacan sus conciertos con las orquestas más importantes de Estados Unidos y Europa como son la Boston Symphony, Dallas Symphony, Philadelphia Orchestra, Chicago Symphony, Los Angeles Philharmonic, San Francisco Symphony, Pittsburgh Symphony, Berlin Philharmonic, Orchestre de Paris y Philharmonia Orchestra London, así como una serie de recitales de canciones con Leif Ove Andsnes y Markus Hinterhäuser en Dallas, París, Bruselas, Milán, Madrid, Londres y la nueva sala de conciertos LOTTE en Seúl, entre muchos otros lugares. Ha realizado una gira mundial cantando Winterreise con el célebre William Kentridge y otra con la Orquesta Barroca de Friburgo por las principales ciudades europeas. Además, Goerne debutó como Jochanaan (Salomé) en la Ópera Estatal de Viena y como Wotan (Siegfried) en versión en concierto con la Filarmónica de Hong Kong y Jaap van Zweden. En verano de 2017, volvió al prestigioso Festival de Salzburgo, donde cantó el papel protagonista de Wozzeck además de un recital de lied con Danii Trifonov al piano.

Philippe Jaroussky

La voz de contratenor ha estado siempre asociada al repertorio barroco ampliamente conocido por el público aficionado. Es esta la razón por la que sorprende que una de estas voces, la del francés Philippe Jaroussky, vuelva al Teatro de la Zarzuela, a su XXI Ciclo de Lied en esta ocasión, con un recital de música francesa de compositores del siglo XX. Con el nombre de Green nos presenta su trabajo más personal y ambicioso.

Paul Verlaine, uno de los más importantes poetas franceses, ha sido la inspiración para Jaroussky. Igual que lo ha sido para distintas generaciones de compositores que han versionado sus poemas. Y este ha sido el nexo común de este recital, los poemas de Verlaine a través de las partituras de Fauré, Reynaldo Hahn, Poldowski, Charles Bordes, Debussy, Déodat de Séverac, Ernest Chausson, Emmanuel Chabrier, Léo Ferré, Saint-Saëns o Arthur Honegger.

El resultado es un recital mucho más intimista de lo que nos tiene acostumbrados Jaroussky. Sin la pirotecnia de las arias barrocas, pero con la inspiración y el recogimiento de la poesía.
Magistralmente acompañado al piano por un Jérôme Ducros, que maneja con delicadeza y solidez el teclado y el tempo. Atento en todo momento y perfectamente acompasado con un Jaroussky que cuenta por legión sus seguidores en Madrid. Su interpretación de estos nuevos repertorios mantienen la frescura y el refinamiento que constituyen una de sus principales características. Adapta su voz y su técnica extraordinariamente a este tipo de obras gracias a sus recursos vocales y su capacidad interpretativa.

Gerhaher-Huber

Extraordinario recital el que ofreció el pasado 21 de diciembre el barítono alemán Christian Gerhaher, acompañado de su fiel pianista Gerold Huber, en el Teatro de la Zarzuela.

Lo primero que capta la atención es su claro color de voz, poco común en un barítono. Esta cualidad le permite alcanzar notas agudas con gran facilidad y ligereza. El recorrido de sus registros es amplio, la dicción perfecta, variedad de matices. Capaz de expresar un suave pero intenso dramatismo, como demostró en las Kindertotenlieder (Canciones para los niños muertos) que no estaban programadas, pero que ofreció en sustitución de las Rückert-Lieder.

Una voz clara, elegante, expresiva, sutil. De líneas impecables y de discreta expresividad. Siempre magistralmente acompañada al piano por Gerold Huber, con el que forma un equipo perfecto. La exquisitez de Huber al piano contribuye y acompaña, acentuando o llenando de matices o energía los requerimientos de cada canción y de Gerhaher.

Si la máxima aspiración de Gerhaher es la profundización en la interpretación de la canción de arte alemana, su camino en esta dirección es, inequívocamente, impecable.

Teatro de la Zarzuela 21-12-14
Centro Nacional de Difusión de la Música (CNDM)
XXI Ciclo de Lied
Christian Gerhaher, barítono
Gerold Huber, piano

Gustasv Mahler (1860-1911)
Lieder eines fahrenden Gesellen (Canciones del aprendiz errabundo)
Des Knaben Wundehorn (El cuaderno maravilloso del muchacho)
Kindertotenlieder (Canciones para los niños muertos)