Concurso Tenor Viñas

El esfuerzo de los principales teatros de ópera del mundo y de los organizadores mantiene vivo el certamen, que implementa nuevas medidas para garantizar la seguridad

El Conservatori Superior de Música del Liceu acogerá la segunda prueba los días 17 y 18 de enero, y la semifinal el 19 y el 20. El 22 tendrá lugar la final en el Gran Teatre del Liceu y el 24, el concierto de los ganadores en el mismo escenario

Este año se celebrarán actividades paralelas entre las que destaca una mesa redonda con los responsables de los principales teatros de ópera del mundo para analizar la situación del sector. EL sábado 16 de enero tendrá lugar el pregón a cargo del periodista y escritor Sergio Vila-Sanjuán

El concurso contará con un jurado internacional de prestigio formado por directores artísticos de los grandes equipamientos operísticos mundiales y repartirá 155.000 euros en premios con el objetivo de promover la carrera de jóvenes cantantes con talento.

La 58ª edición del Concurso Internacional de Canto Tenor Viñas se celebrará en Barcelona la próxima semana con la misma excelencia y calidad de cada año, pese a las trabas que ha generado la pandemia. Ha sido posible gracias al esfuerzo logístico y económico de los organizadores, así como a la implicación de los principales teatros de ópera del mundo: National Centre for the Performing Arts of China (Pequín), Deutsche Oper (Berlín), Teatro alla Scala (Milán), The Metropolitan Opera House (Nueva York), Los Angeles Opera (Estados Unidos), Opéra National de París, Royal Opera House Covent Garden (Londres), Bolshoi Theatre of Russia (Moscú), Teatro Real (Madrid) y Gran Teatre del Liceu.

Mantener vivo el certamen ha requerido adaptarse a las normativas que han ido aprobando las autoridades e implementar una serie de medidas sanitarias y de prevención. La primera fase del concurso, por ejemplo, se realizó mediante pruebas en línea en cada uno de los teatros participantes. En la segunda fase, presencial, se han extremado las precauciones para garantizar la seguridad. La organización del concurso ha elaborado un protocolo de actuación que contempla, entre otras cosas que los cantantes que viajen desde otro país tengan que presentar una PCR negativa, que los concursantes se alojen en habitaciones individuales (otros años lo hacían en habitaciones compartida), i que no se permita la entrada de acompañantes ni de público a las pruebas que tendrán lugar en el Conservatori Superior de Música del Liceu.

Además, se ha realizado un esfuerzo económico y logístico para garantizar que el concierto final, el concierto de los ganadores y algunas de las actividades paralelas se puedan retransmitir vía streaming y de esta manera lleguen a un público más amplio, hecho que entronca con la vocación del certamen de acercar el canto lírico a la ciudadanía, tanto barcelonesa como internacional.

De esta manera, se ha conseguido que la situación provocada por la pandemia no afecte a la calidad ni al prestigio internacional del concurso. No obstante, el certamen se ha tenido que adaptar a la cancelación de la participación por parte de algunos concursantes a los que ha resultado imposible viajar hasta Barcelona. En previsión de que esto pudiera suceder, la organización aumentó el número de seleccionados para la segunda fase. En relación con los miembros del jurado, cabe destacar el compromiso de los directores artísticos de los principales teatros del mundo, que han mantenido su presencia en la fase final del concurso pese a la situación de emergencia sanitaria. Sólo en el caso de los que provenían de Estados Unidos la organización ha tenido que sustituirlos.

Fotografía: ©A Bofill