Luisa Fernanda

Con ‘Luisa Fernanda’ vuelve al Teatro de la Zarzuela un clásico de los escenarios líricos españoles y americanos. Y en esta ocasión lo hace de forma única y especial. El género de la zarzuela no debe aspirar a quedar encerrado en la jaula de oro de “lo español”, como un exótico señuelo para el público y los artistas foráneos, sino que por calidad, por relevancia y por mero sentido común, debe aspirar a “lo universal”. Por esta razón es una ocasión única el que al timón de este nuevo barco impulsado por el Teatro de la Zarzuela, estén nada menos que el italiano Davide Livermore –en la actualidad uno de los directores más reclamados y aclamados en los más importantes Teatros de ópera del mundo y responsable de la apertura del Teatro alla Scala de Milán en las dos últimas temporadas–, y el Maestro británico Karel Mark Chichon, gran conocedor, amante e infatigable difusor de la música española. Ambos convierten la obra maestra del compositor Federico Moreno Torroba y los libretistas Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw en un espectáculo teatral sorprendente y emocionante a través de su intrínseco lenguaje teatral y musical, que se presenta al público como un todo compacto.

El Teatro de la Zarzuela ofrecerá 14 funciones, entre el 28 de enero y el 14 de febrero, de este espectáculo musical total en torno a una de las más grandes creaciones del repertorio, definida por Livermore como “una obra de arte de la cultura española y de la cultura universal”. El regista turinés afirma que ‘Luisa Fernanda’ “tiene una partitura que llega siempre al corazón del público, y tanto antes como ahora y dentro de cincuenta o cien años, la belleza musical de esta obra ha tenido, tiene y tendrá una atracción especial para todos los que llegamos a ella.”

Por su parte, el Maestro Karel Mark Chichon, que por primera vez dirige una producción de zarzuela en este escenario, sostiene que ‘Luisa Fernanda’ es “la última gran zarzuela romántica, y debe mucho a las obras maestras de la zarzuela grande y del género chico que la precedieron.” A esto añade que musicalmente se trata de uno de los mejores ejemplos del casticismo con el que tanto se identificaba Moreno Torroba, “combinando la gracia y colorido de la música española con la elegante comedia vienesa y el verismo de la ópera italiana.” Lo que convierte a la obra en una zarzuela “de melodías memorables con un instinto teatral infalible.”

Chichon, que estará al frente de la Orquesta Titular del Teatro de la Zarzuela -Orquesta de la Comuni­dad de Madrid-, del Coro Titular del Teatro de La Zarzuela y de dos repartos extraordinarios, se alternará en el podio del foso con el Maestro David Gómez Ramírez que dirigirá las funciones de los días 3, 4 y 5 de febrero.

El valor de los repartos

Los dos repartos que participan en esta nueva y esperada presentación de ‘Luisa Fernanda’ –que iba a estrenarse el 30 de abril de 2020 y que tuvo que posponerse a causa de la pandemia y el consecuente confinamiento– están integrados por cantantes especialmente diestros, enérgicos, eficaces, exigentes, intensos y equilibrados. Calificativos que solo son una mínima parte de sus virtudes.

Luisa Fernanda, la hija de un funcionario jubilado que guarda ausencia a Javier Moreno, ese joven militar, antiguo mozo de posada y ahora ascendido a coronel, será interpretada por las sopranos Yolanda Auyanet (Luisa Fernanda por antonomasia) y Maite Alberola. Por otra parte, está Vidal Hernando, un rico hacendado extremeño que se disputa el amor de Luisa Fernanda con Javier, a quien darán vida los barítonos Juan Jesús Rodríguez (Vidal por excelencia) y Javier Franco. La duquesa Carolina, aquella joven hermosa y persuasiva, estará encarnada por las sopranos Rocío Ignacio y Leonor Bonilla. Y el papel de Javier Moreno, que desde que ascendió de rango tiene descuidada a su novia Luisa, lo asumirán los tenores Jorge de León y Alejandro del Cerro.

Completan el elenco María José Suárez y Nuria García-Arrés como Mariana y Rosita, Emilio Sánchez y Antonio Torres, como don Florito y Luis Nogales, Didier Otaola como Aníbal; los actores Rafael Delgado, César Diéguez y Julia Barbosa, los integrantes del Coro Titular del Teatro, Román Fernández-Cañadas, Francisco José Pardo, Graciela Moncloa, Daniel Huerta, Rodrigo Álvarez, Ricardo Rubio, Antonio González y Quique Bustos; además de 4 figurantes y 12 bailarines.

En cuanto al equipo artístico, lo completan el estudio Giò Forma, responsable de la escenografía, la diseñadora de vestuario Mariana Fracasso, el iluminador Antonio Castro, la coreógrafa Nuria Castejón y el diseñador audiovisual Pedro CHamizo.

Amor, cine y revolución

El escenario es un espacio arquitectónico reconocible de Madrid en el que se proyectan los sentimientos de amor, dolor y angustia, “un mundo figurativo o desfigurado que evoluciona en 360 grados ante nuestros propios ojos…”, como explica el propio Davide Livermore, que para ello emplea técnicas y recursos del lenguaje cinematográfico inspirados en obras del séptimo arte.

Los hechos históricos en torno a la Gloriosa (o Revolución de 1868 que culminó con el exilio de Isabel II), que aparecen o se mencionan en esta zarzuela, son el trasfondo de lo que viven sus personajes. Entonces, como ahora, la historia de los jóvenes Luisa y Javier sorprenderá y emocionará al público, porque este episodio se combina con la vida de los espectadores de una sala de cine –a modo de plaza, de lugar de encuentro y de vida– en la también joven República (la trama se desarrolla tal cual fue escrita, pero trasladada a la fecha de su feliz estreno en el Teatro Calderón de Madrid en 1932); y aquel salón modernista no es otro que el Cine Doré, entonces uno de los más conocidos de Madrid y en la actualidad el cine en activo más antiguo de España.

Y por encima de tramas políticas y revoluciones, de galanterías y devaneos, lo que al fin de verdad importa es querer y ser querido. El amor: esa rueda que mueve el mundo.

Online y en las ondas

Como ya es habitual, una de las funciones se emitirá en directo por streaming a través del canal de YouTube, el perfil de Facebook y la página web del Teatro. La fecha elegida en esta ocasión es el miércoles 10 de febrero a las 20h00 (hora peninsular española).

Asimismo, una de las funciones será grabada por Radio Clásica de Radio Televisión Española para emitir en próximas fechas.

También en estos días se podrá disfrutar en YouTube y Facebook de la conferencia impartida por la musicóloga Mª Luz González Peña y de un nuevo capítulo de la serie ‘Viaje por la zarzuela’, en esta ocasión centrado en ‘Luisa Fernanda’ con Yolanda Auyanet, Juan Jesús Rodríguez y Davide Livermore como protagonistas, y, como siempre, con sorpresa incluida.

Tosca

El Palau de les Arts estrena el domingo 6 de mayo ‘Tosca’, de Puccini, en una producción en plano secuencia de Davide Livermore para el Teatro Carlo Felice de Génova, con dirección musical de Nicola Luisotti. La ópera ha batido récords de taquilla con las entradas agotadas desde finales del pasado mes de febrero.

La soprano Lianna Haroutounian (Tosca), el tenor Alfred Kim (Cavaradossi) y los barítonos Claudio Sgura y Gevorg Hakobyan, que alternan el papel de Scarpia en las seis funciones, conforman el elenco protagonista.

Nicola Luisotti, director musical de la Ópera de San Francisco y del Teatro San Carlo de Nápoles, se reencuentra con la Orquestra de la Comunitat Valenciana, a la que anteriormente ha dirigido en ‘Mefistofele, de Arrigo Boito, y en ‘Nabucco’, de Verdi.

Según explica el maestro de Viareggio, el éxito de Puccini y de ‘Tosca’ radica “en que el lenguaje musical de Puccini ha sido siempre muy próximo al público, por su escritura, por sus armonías y por las melodías que utiliza”.

‘Tosca’ es una de las obras más conocidas y representadas del repertorio. El compositor de Lucca aúna en la trágica historia de la cantante Floria Tosca y el pintor Mario Cavaradossi ‒con el barón Scarpia como fatal mediador‒ política, pasión, revolución y celos.

En su adaptación, Davide Livermore, autor también de la escenografía y la iluminación del espectáculo, reflexiona sobre el poder temporal de la Iglesia en una producción ambientada en el año 1800.

“La escenografía crea una relación dinámica con el público, como un gran plano secuencia continuo, con un giratorio sobre el cual he dibujado mi representación de la deformación del poder temporal de la Iglesia. Una gran superficie de mármol peligrosamente inclinada, como peligroso es este triángulo de pasión, amor y sexo.”

“Gracias también al vestuario de Gianluca Falaschi –prosigue el regista turinés– estaremos en los tres lugares de esta obra de arte: la iglesia de Sant’Andrea della Valle, el Palazzo Farnese y el techo de la prisión del Castel Sant’Angelo”.

Con un final inspirado en ‘Der Himmel über Berlin (1987)’, de Wim Wenders, Livermore explica las referencias al lenguaje del séptimo arte por la naturaleza cinematográfica de la propia ópera, que confirma a Puccini como “maestro del suspense”.

Lianna Haroutounian debuta en Les Arts con el papel de Floria Tosca. La crítica ha elevado a la diva armenia entre las sopranos verdianas más prometedoras de su generación. “Para mí, Tosca, en su vida –explica– lo decide todo: la hora de su amor y la hora de su muerte”.

Alfred Kim encarna a Mario Cavaradossi. El tenor coreano se presenta por primera vez en València con este papel que ha cantado en Roma, Frankfurt, Barcelona y Seúl, cuenta con trabajos para el Covent Garden de Londres, la Staatsoper de Viena o la Deutsche Oper de Berlín.

Los barítonos Claudio Sgura (6, 12, 18) y Gevorg Hakobyan (9, 15, 21), que alternan el papel de Scarpia en las seis funciones programadas, cierran el elenco protagonista.

El reparto se completa con las voces de Alejandro López (Cesare Angelotti), Moisés Marín (Spoletta), César Méndez (Sciarrone), Alfonso Antoniozzi (Sagrestano), Andrea Pellegrini (Carceriere) y Alejandro Navarro (Pastorello), junto con la Escola Coral Veus Juntes de Quart de Poblet y el Cor de la Generalitat.

Les Arts recuerda que hay seis funciones programadas de ‘Tosca’ los días 6, 9, 12, 15, 18 y 21 de mayo. Las localidades para todas las representaciones están agotadas salvo el cinco por cien que se reserva para el mismo día de cada representación.

Temporada Les Arts

El Palau de les Arts Reina Sofía aumenta la colaboración institucional y ofrece 249 sesiones artísticas y educativas en la Temporada 2017-2018, que han presentado hoy en conferencia el secretario autonómico de Cultura y Deporte, Albert Girona, y el intendente-director artístico Davide Livermore.

Una oferta, que como ha señalado Albert Girona, incluye 38 representaciones de ópera, 10 de ballet, 11 conciertos sinfónicos, 2 sesiones de música de cámara, 3 recitales, 4 conciertos de música de banda, 5 jornadas de actividad continua i gratuita, 37 funciones de espectáculos educativos. 110 funciones que junto con las propuestas y talleres didácticos suma la cifra de 248 sesiones de actividades para la ciudadanía, 27 más que la anterior Temporada.

El secretario autonómico de Cultura ha puesto en valor los acuerdos con la Universitat de València, la Federación de Sociedades Musicales, el Ayuntamiento de València, la Agencia Valenciana del Turismo, la Diputación de València, además de una actividad sinfónica en Alicante y Castelló, en la línea de apertura de Les Arts al territorio, que este año acogerá nuevamente, doce años después de su inauguración, el concierto institucional del 9 de Octubre.

Asimismo, Albert Girona ha recordado la apuesta del Govern del Botànic por lograr una auténtica participación de la ciudadanía del patrimonio cultural, que se materializa en una pretemporada con precios populares y una programación al mismo nivel artístico que el resto de espectáculos de Les Arts.

Lucrezia Bori en una nueva interpretación del artista italiano Francesco Calcagnini se mantiene como icono de Les Arts según ha avanzado Davide Livermore. El ilustrador y escenógrafo ha creado, además, una serie de composiciones que constituirán la imagen de cada una de las propuestas de la Temporada 2017-2018.

El 5 de octubre, Fabio Biondi, con un concierto con obras de Händel y Rameau, inaugura la Pretemporada de Les Arts, siguiendo la misma filosofía de precios populares que anteriores ediciones: entradas de 7 a 50 euros para las representaciones de ópera y de 10 a 20 euros para los conciertos, junto con los pases combinados con descuentos añadidos de hasta el 50% sobre estos importes.

Como principal novedad, este año, Les Arts estrena una nueva producción de ‘Madama Butterfly’, de Puccini, con cinco funciones los días 11, 14, 17, 20 y 22 de octubre. Diego Matheuz, la nueva estrella del Sistema Venezolano de Orquestas, asume la dirección musical. En el escenario, dos jóvenes estrellas: la soprano armenia Liana Aleksanyan, que debutó en La Scala de Milán con Riccardo Chailly en el papel de Cio-cio san, y el toledano Sergio Escobar, que recientemente salvó ‘in extremis’ la despedida de Zubin Mehta del Maggio Musicale Fiorentino al sustituir al protagonista de ‘Don Carlo’ ya comenzada la función. El joven valenciano Emilio López, que comenzó su carrera en el centro de artes, firma la puesta en escena.

El 2 de noviembre, Fabio Biondi dirige, en versión de concierto, el primer título dentro la colaboración con la Agencia Valenciana del Turismo: ‘Le cinesi’, de Gluck, ópera sobre las diferencias culturales entre oriente y occidente, con con dos primeras voces en el Auditori: la soprano italiana Desirée Rancatore y la mezzo sueca Ann Hallenberg. Una semana después, el día 7, el maestro palermitano ofrece su primer Rossini en Les Arts: ‘Petite Messe Solennelle’, obra sacra del genio de Pésaro.

El día 10 de noviembre regresa La Fura dels Baus con cinco funciones de ‘El amor brujo’, de Falla. Carlus Padrissa dirige este espectáculo alrededor de la célebre gitanería y otras obras del compositor español, que combina palabra, fuego, magia, arena y agua en una fiesta para los sentidos. En el podio, debuta con la Orquestra de la Comunitat Valenciana una de las jóvenes batutas más prometedoras del panorama nacional, el madrileño Andrés Salado.

Por segundo año consecutivo, los artistas del Centre Plácido Domingo clausuran la Pretemporada con el concierto ‘Noves Veus’, con fragmentos de ópera en el programa.

Temporada de ópera

El 9 de diciembre, Plácido Domingo, en el papel de Rodrigo, inaugura la Temporada de abono con ‘Don Carlo’, la monumental ópera de Verdi sobre las intrigas palaciegas del rey Felipe II en El Escorial. Ramón Tebar, principal director invitado, dirige un reparto de primerísimas estrellas: María José Siri, Violeta Urmana, Alexánder Vinogradov y Andrea Carè. El reconocido ‘regista’ suizo Marco Arturo Marelli, es el autor de esta producción de la Deutsche Oper de Berlín.

Gregory Kunde regresa en febrero para interpretar al pescador inglés Peter Grimes, en la ópera homónima de Benjamin Britten, uno de los primeros éxitos del compositor inglés. Christopher Franklin vuelve al foso para ofrecer el tercer Britten para la Orquestra de la Comunitat Valenciana. El alemán Willy Decker, autor de ‘La Traviata’ minimalista que abrió el curso lírico 2013-2014, firma la puesta en escena del montaje, adquirido al teatro La Monnaie de Bruselas.

En el mes de marzo, los artistas del Centre Plácido Domingo protagonizan en el Teatre Martin i Soler ‘Il mondo della luna’, de Haydn, una deliciosa ópera bufa sobre los engaños a un inocente burgués apasionado por la astronomía que hará disfrutar a todos los públicos. Emilio Sagi estrena un interesante montaje del Teatro Arriaga, premiado como la mejor producción operística de 2013 en España, y cuenta con direccion musical de Jonathan Brandani.

A finales de ese mismo mes, el centro operístico recupera una de las óperas de juventud de Giuseppe Verdi: ‘Il Corsaro’, melodrama trágico en tres actos basado en el poema homónimo de Lord Byron, que -por primera vez en su carrera- dirige Fabio Biondi. El joven tenor estadounidense, Michael Fabiano, una de las sensaciones del momento, protagoniza este título junto con Oksana Dyka y la prometedora soprano Kristina Mkhitaryan. Nicola Raab que estrenó en 2012 la aplaudida puesta en escena de ‘Thaïs’, de Massenet, realiza su primera producción para Les Arts.

En mayo, el podio de la Sala Principal recibe a Nicola Luisotti, director de la Opera de San Francisco, para ‘Tosca’, de Puccini. La diva armenia, Lianna Haroutounian, protagoniza esta obra, que representamos en un montaje de Davide Livermore para el Teatro Carlo Felice de Génova y que aborda la historia de la actriz Floria Tosca y el pintor Mario Caravadossi desde múltiples puntos de vista.

Roberto Abbado estrena en Les Arts ‘La damnation de Faust’, de Berlioz, leyenda dramática entre la sinfonía y la ópera alrededor de la obra de Goethe, con el tenor canario Celso Albelo y el bajo burgalés Rubén Amoretti como protagonistas. Damiano Michieletto, uno de los ‘registas’ del momento firma esta nueva coproducción de Valencia con la Ópera de Roma y el Teatro Regio de Torino.
El Auditori de Les Arts programa el 24 y 28 de junio la última ópera que dejó escrita Mozart, ‘La clemenza di Tito’, en versión de concierto-espectáculo, con Fabio Biondi como director musical. Dos reputadas voces mozartianas: el tenor estadounidense René Barbera y la distinguida soprano italiana Eva Mei, encabezan el reparto.

Ballet

Los días 21, 22, 23, 24 y 25 de febrero, la Sala Principal recibe la visita de la Compañía Antonio Gades con un espectáculo que revolucionó la visión del flamenco en el mundo: ‘Carmen’, el tercer ballet narrativo del mítico bailarín y su primera colaboración con Carlos Saura. Flamenco, la música de Bizet y la literatura de Prosper Mérimée se reúnen en este espectáculo, la segunda propuesta de danza que programa Les Arts.

Conciertos, música de cámara y recitales

Además de los conciertos de Pretemporada, el Palau de les Arts incluye en su duodécima Temporada otras siete citas de referencia con la Orquestra de la Comunitat Valenciana, entre las que destaca el regreso, después de 12 años, del Concierto Institucional del 9 de Octubre. El alcoyano Jordi Bernàcer, primer valenciano que dirigió ópera en la Sala Principal, se pone al frente de la formación titular de Les Arts para esta jornada.

Roberto Abbado se subirá en tres ocasiones al podio del Auditori. El 14 de diciembre, el maestro milanés propone obras de Haydn, Beethoven y Hindemith, mientras que el 25 de mayo, abunda en uno de los autores que más éxitos ha dado a la OCV: Mahler con su séptima sinfonía, también llamada ‘Canción de la Noche’. El 2 de junio, el director musical de Les Arts dirigirá una de las grandes citas de la Temporada, el concierto lírico en el que Mariella Devia interpretará algunas de las arias que la han encumbrado como reina del bel canto.

Plácido Domingo protagoniza el concierto de Navidad en su faceta de director de orquesta el 22 de diciembre, en una cita en la que Les Arts celebrará el 30 aniversario del Cor de la Generalitat Valenciana. La oferta sinfónica también incluye un concierto, el 2 de febrero, con el ganador del Concurso Internacional de Piano José Iturbi y la Orquestra de la Comunitat Valenciana, fruto de la colaboración de Les Arts con la Diputación de València.

El 20 de abril, la Orquestra de la Comunitat Valenciana recibe a una de las batutas más apreciadas por el público, el húngaro Henrik Nánási, que después de ‘El castillo del duque Barbazul’, ‘Macbeth’ y ‘Werther’ para dirigir un concierto con la OCV.

La Temporada 2017-2018 mantiene la música de cámara con dos conciertos de Fabio Biondi y los profesores de la Orquestra de la Comunitat Valenciana los meses de marzo y abril en los que interpretan la integral de los ‘Conciertos de Brandenburgo’, de Bach. Asimismo, los artistas del Centre Plácido Domingo ofrecen dos recitales de ‘Lied’ en abril y junio.

Programa didáctico

El Programa Didáctico de Les Arts aumenta su presencia en la temporada con 176 sesiones planificadas, que incluyen desde espectáculos educativos como: ‘Siente la música’, ‘Detectives en la ópera’, ‘Dibujar la Música’, Lecturas Dramatizadas y Conciertos participativos hasta talleres didácticos, acciones divulgativas y de acercamiento de la lírica.

A lo largo del curso, el centro cultural acogerá propuestas de trabajo alrededor de la ópera, su entorno profesional y funcionamiento como ‘La ópera en construcción’, ‘Una mañana con…’, ‘Atrezzomania’, ‘VestuArts’, ‘CaracterizaT’, ‘Tots a Cor’, además de los grupos de trabajo del Proyecto LÓVA.

Asimismo, junto con las conferencias previas a las funciones de ópera, que se realizan en colaboración con la Universitat de València, los principales protagonistas de la temporada participarán en actividades divulgativas como ‘La voz de…’ y los encuentros magistrales.

El programa también incluye iniciativas para la apertura de la lírica al público más joven con programas como ‘Siente la ópera’, funciones orientadas a la comunidad educativa y los ‘European Opera days’.

Actividades gratuitas y de apertura de Les Arts

El 24 de septiembre, Les Arts celebra la X Jornada de Puertas Abiertas, con dos espectáculos gratuitos: un concierto de Jordi Bernàcer y la Orquestra de la Comunitat Valenciana y un recital de los cantantes del Centre Plácido Domingo con fragmentos de ópera y zarzuela.

El centro de artes volverá a celebrar el natalicio de Mozart con la maratón cultural ‘Mozart, Mozart Nacht und Tag’, que registró el pasado enero, en su primera edición, la asistencia de 2.500 personas a las más de 24 horas de oferta de música, charlas y actividad para todos los públicos.

Como cada temporada, Nit a Les Arts clausurará la actividad del teatro con espectáculos técnico-artísticos desde el escenario de la Sala Principal y música en vivo en diferentes terrazas y espacios abiertos del edificio durante dos noches consecutivas.

Además, el ciclo ‘Bandes a Les Arts’ se incorpora oficialmente a la Temporada con cuatro conciertos los días 17 de septiembre, 11 de febrero, 25 de marzo y 3 de junio, además de la celebración del Certamen de Bandas de la Comunitat Valenciana que tradicionalmente acoge el Auditori.

28 horas en Les Arts

El Palau de les Arts Reina Sofía ofrece 28 horas ininterrumpidas de actividad gratuita para celebrar el cumpleaños de Wolfgang Amadeus Mozart con ‘Mozart Nacht und Tag’, los días 27 y 28 enero. Se trata de una nueva iniciativa para todos los públicos alrededor de la figura del genio de Salzburgo y su repercusión en las diferentes disciplinas artísticas.

Según ha explicado hoy en conferencia de prensa el Intendente de Les Arts Davide Livermore, la idea surge de una propuesta que él mismo introdujo en el Teatro Baretti de Turín y que en Les Arts se canaliza a través del Programa Didáctico, que dirige Víctor Gil.

Diferentes profesionales, instituciones y artistas colaboran de forma voluntaria en la puesta en marcha de esta “inédita maratón artística”: la Universitat de València, a través de los departamentos de Filología Inglesa y Alemana; el Conservatorio Superior Salvador Seguí, de Castelló; los Conservatorios Joaquín Rodrigo, José Iturbi y número 1 de Valencia; así como el Instituto de Secundaria Lluís Vives, el Centre Plácido Domingo, los músicos Eduardo Díaz, Elizabete Šīrante, Gianluca Tavaroli y la solista de la OCV Susana Gregorian.

Davide Livermore les ha trasladado su gratitud junto a los profesionales de Les Arts implicados en la actividad, además de a Gourmet Catering & Espacios por su contribución “para lograr la I edición de ‘Mozart Nacht und Tag”.

El abanico de posibilidades abarca desde talleres didácticos, recitales, sesiones de música DJ, proyecciones, lecturas, música de cámara, ballet y una charla-café que acogerán el Aula Magistral, el Teatre Martín i Soler y la Sala Principal. Un total de 21 propuestas, que a excepción de los talleres, serán de libre acceso hasta completar el aforo de las salas o espacios habilitados.

La actividad comienza a las 20.00 h del 27 de enero con un recital de Lied a cargo de los cantantes del Centre Plácido Domingo, en el Teatre Martín i Soler.

De forma paralela, 35 alumnos de Educación Primaria llegarán al teatro, alrededor de las 20.30 h, para ser los primeros en pasar una noche en el Palau de les Arts y conocer mejor la figura de Mozart gracias al trabajo de alumnos del Máster Universitario en Profesor/a de Educación Secundaria, que organiza el departamento de Filología Inglesa y Alemana de la Universitat de València.

Media hora después, el Vestíbul del Teatre Martín i Soler acogerá una Lectura acompañada de piano de las ‘Cartas’ de Mozart, realizada en colaboración con los alumnos de Lengua Alemana del Instituto Lluís Vives, seguido de un recital de violín de la profesora de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, Susanna Gregorian.

A las 22.30 h, antes de dirigirse a la Sala Principal para dormir, los más pequeños asistirán

a una sesión educativa sobre “La flauta mágica”, la ópera de Mozart que goza del favor de niños y adultos, en la Sala de Ensayos A, que Les Arts utiliza para los trabajos previos a los ensayos en la Sala Principal.

Al mismo tiempo, el vestíbulo del Teatre Martín i Soler se transformará en un animado café para charlar sobre las ‘Cartas’ de Mozart e intercambiar opiniones sobre la figura del genio de Salzburgo.

A partir de la medianoche, Les Arts propone dos alternativas para el público más trasnochador cine o música DJ.

El Teatro Martín i Soler se convertirá en un cine para 380 personas con dos proyecciones emblemáticas: ‘Juan’, de Kasper Holten, prestigioso director de escena danés y anterior director artístico del Covent Garden, con el barítono Christopher Maltman como protagonista, y ‘Amadeus’, la oscarizada visión de Miloš Forman sobre el genial compositor.

Por su parte, el vestíbulo del Aula Magistral se transformará en una singular pista de baile con dos sesiones de música DJ sobre obras de Mozart, con los pinchadiscos Gianluca Tavaroli y Eduardo Díaz como artífices del espectáculo.

La mañana del día 28 comienza con el desayuno de los más pequeños, cortesía de Gourmet Catering & Espacios, en el Vestíbul Principal, que pone punto y final al taller didáctico alrededor de Mozart.

A partir de las 11.00 h el Teatre Martin i Soler y el Aula Magistral albergan un intenso ciclo de recitales junto con una sesión de ballet. A las 11.00 h, Elizabete Šīrante, del Conservatorio Superior Joaquín Rodrigo, protagoniza una matinée pianística con obras del prodigioso autor. Hora y media después, la danza llega de la mano de jóvenes bailarines que han mostrado su talento en diferentes espectáculos de Les Arts y que se suman de manera voluntaria a estas jornadas con el montaje ‘Mozart und Tanz’ en el Teatre Martín i Soler.

Mozart Nacht und Tag’ incluye cuatro propuestas de música de cámara y dos recitales de voz. El Aula Magistral recibe, a las 13.00 h, a músicos del Conservatorio Municipal José Iturbi para la primera sesión camerística, que dejará paso a un recital a cargo de alumnos del Conservatorio Superior Joaquín Rodrigo, a las 15.45 h. El epicentro musical se desplaza a partir de las 16.00 h al Teatre Martín i Soler con dos sesiones de cámara que ofrecen instrumentistas del Conservatorio José Iturbi, a las 16.00 h, y del Conservatorio Superior Salvador Seguí, a las 18.15 h.

Los intérpretes del Conservatorio Superior Joaquín Rodrigo son los protagonistas de las dos últimas sesiones de música de cámara y de música vocal que ofrece Mozart Nacht und Tag, a las 19.15 h en el Aula Magistral y a las 20.30 h en el Teatre Martín i Soler.

Los artistas del Centre Plácido Domingo clausurarán la maratón mozartiana a las 22.30 h con un recital con arias de óperas del genio de Salzburgo en su escenario de referencia, el Teatre Martín i Soler.

Angela Meade como Norma

No deja de sorprender que Norma, la que dicen es la obra cumbre del bellcantismo, y una de las óperas de repertorio, haya tardado 102 años en ser representada en el Teatro Real de Madrid.

Bellini, puente entre el clasicismo y el romanticismo, llevó el morbo de las emociones cotidianas a una sociedad apocada por el catolicismo. Un verdadero revolucionario de los sentimientos románticos que supo influir en otros compositores. Chopin heredó de Bellini la flexibilidad a la hora de tratar el tempo y la armonía. Verdi trasladó la revolución belliniana de lo privado a lo público, utilizando las connotaciones políticas para crear emociones colectivas. Wagner, uno de los compositores más influidos por Bellini, llegó incluso a componer una nueva versión del aria de la segunda escena de Oroveso.

¿Por qué entonces no es Bellini uno de mis compositores favoritos? Porque sobre gustos…

Norma es sin duda una obra grande. Está llena de pequeños detalles, esos en los que habitualmente vive el diablo, pero que aquí esconden la delicadeza de unos tempos extremadamente lentos que trazan la filosofía romántica de la obra y que llena de complejidad la labor del cantante, obligado a una emisión lenta. Dilatadas melodías que precisan de un fiato bien trabajado, como queda de manifiesto en una de las arias que es un “hit” de la ópera, la siempre esperada por el público “Casta Diva”, y que resume el valor del tiempo romántico.

Un tiempo que Wagner tuvo en cuenta para crear Tristan und Isolde. Una Isolde que, al igual que Norma, se inmola sobre una melodía amplia y ascendente.

Pero bajemos a la tierra. Más concretamente a la representación del 21 de octubre. Es esta una coproducción del Teatro Real con el Palua Les Arts de Valencia, donde ya se estrenó la pasada temporada, y ABAO.

La escenografía de Davide Livermore tiene claras influencias cinematográficas. A través de Juego de Tronos o el Rey Arturo, elabora una atmósfera onírica y fantasiosa que tiene como protagonista un agobiante árbol. Ocupa gran parte del escenario, gira y se mueve como elemento totémico y oráculo, donde todo ocurre y todo se cumple. La intención es la de crear un ambiente claustrofóbico, como lo es la propia historia. Y lo consigue.

Las escenas se completan con las proyecciones de D-Wok. Que adelantan, a modo de oráculo, el futuro que espera a los protagonistas.

La enérgica batuta del maestro Roberto Abbado inició la obertura con exceso de volumen. En el escenario entraban y salían los bailarines, coro, elementos escénicos y proyecciones en medio de un aparente desconcierto. Cuando parecía que el caos se había apoderado de la representación, apareció en escena, en lo más alto del árbol, Angela Meade cantando “Casta diva” y, de repente, reinó el sosiego y la armonía, cada cosa se puso en su sitio y solo entonces comenzó Norma.

Antes de que hiciera su aparición la Meade, y formando parte del desconcierto inicial, Roberto Arónica había iniciado su representación como Oroveso. A su voz leñosa y destemplada le faltan profundidad y graves para este personaje. Mejoró en el segundo acto y le puso más intención y matiz a sus arias. Su interpretación resultó fría y falta de pasión.

Simón Orfila compuso un Oroveso con buena presencia escénica, pero su voz, aunque bien timbrada, no tiene los tonos oscuros que habrían dotado su personaje del empaque que requiere.

Angela Meade no solo llegó para poner orden, fue la clave para que apareciera el belcanto. Voz potente y de emisión limpia, aunque con notables carencias interpretativas, no dejó de subir y bajar los numerosos escalones del árbol protagonista mientras cantaba. Algo meritorio.

La romana Veronica Simeoni, como Adalgisa, estuvo correcta. Mejor en el dúo con Norma del segundo acto, para el que parecía se había estado reservando.
Bien la barcelonesa María Miró como Clotilde. No pasó desapercibida.

Tanto tiempo esperando a Norma y ha llegado con una carencia fundamental, la pasión. Habrá que seguir esperando. Pero que no sean otros cien años.

NORMA
Vincenzo Bellini (1801-1835)
Tragedia llirica en dos actos
Libreto de Felice Romani, basado en la obra
Norma, ou l´infanticide (1831) de Alexandre Soumet
Estrenada en el Teatro alla Scala de Milán el 26 de diciembre de 1831
Estrenada en el Teatro Real el 13 de noviembre de 1851
Nueva producción del Teatro Real en coproducción con el
Palau de les Arts de Valencia y ABAO
D. musical: Roberto Abbado
D. escena: Davide Livermore
Escenografía: Gió Forma (Florian Boje)
Iluminación: Antonio Castro
Vídeo: D-Wok
D. coro: Andrés Máspero
Reparto: Roberto Aronica, Simón Orfila, Angela Meade,
Verónica Simeoni, María Miró y Antonio Lozano
Coro y Orquesta titulares del Teatro Real
Teatro Real de Madrid 21 de octubre de 2016

Texto: Paloma Sanz
Fotografías: Javier del Real

Otello

Mucha era la expectación que había generado el estreno del Otello de Zubin Mehta y Davide Livermore en el Palau de Les Arts. Y oportuno y merecido el éxito que ha cosechado.
Mientras otros miran hacia dentro, sin encontrar nada, Les Arts pone fin a su magnífica temporada con una demostración de fuerza. Ni las amenazas de la crisis, ni las dificultades para conseguir recursos han sido un obstáculo para que Valencia haya ofrecido una importante temporada de ópera, que culmina con la brillantez de esta obra de producción propia.
Otello, la perfecta tragedia tramada por Giuseppe Verdi y Arrigo Boito, es una obra heroica e intensa con la que Verdi logra continuidad musical y dramática a través de sus intensos monólogos y dúos, más declamados que cantados, y con una orquestación que acentúa el dramatismo y la sutileza a lo largo de toda la obra.
La ópera da comienzo y transcurre con un gran despliegue de efectos visuales. El director de escena y de iluminación, Davide Livermore, sorprendió con su planteamiento escénico formado por una plataforma en espiral, con un núcleo móvil.
Sobre el mismo escenario se suceden todas las escenas, cada una definida por unas efectistas proyecciones, desde un mar embravecido a las íntimas estancias donde se desarrolla la tragedia y muerte de Desdémona. Aunque fueron precisamente las imágenes que ilustraron el crimen las menos afortunadas por quedar fuera de contexto.
Una escenografía cargada de simbolismo. Los celos, el resentimiento, la traición… representados por un gran agujero negro que los actores recorrían acercándose o alejándose del núcleo.
Y como maestro de ceremonias, un Zubin Mehta que, a pesar de llevar la obra en un tempo tal vez demasiado lento, desplegó gran variedad de matices en una pulcrísima dirección, más brillante en los momentos explosivos que en los delicados.
La Orquesta de la Comunidad Valenciana, merecidamente ovacionada, respondió con flexibilidad y soltura a las órdenes de la batuta, consiguiendo momentos de gran belleza, sobre todo por parte de las cuerdas, y alcanzando los efectos sonoros tan determinantes en Otello.
El tenor estadounidense Gregory Kunde, que llegó al Palau sustituyendo a Aleksandrs Antonenko, fue otra agradable sorpresa de la noche. Aunque para la voz de Otello me gusta un timbre más oscuro y menos rossiniano, el de Kunde fue un Otello sobresaliente. Sin pretender buscar sonoridades graves, que definen mejor al personaje, pero que él no posee, lo mejor fue la variedad de armónicos, sobre todo en las notas altas que atacó sin miedo. Lástima que al apianar su voz pierda consistencia. Pero dotó a su personaje de un emocionante dramatismo, sobre todo en el último acto y en la escena, cargada de simbolismo, en la que Yago repite como una sombra todos sus movimientos.
María Agresta, como Desdemona, fue de menos a más. Posee un hermoso timbre y una hábil capacidad de regulación de su voz. Construyó una Desdemona delicada, inocente y de gran sentimiento, aunque debe trabajar más la dramatización.
Otro de los atractivos de la noche era poder escuchar de nuevo, esta vez como el maquiavélico y traidor Yago, al barítono Carlos Álvarez. Su regreso a los escenarios está siendo cuidadosamente pausado.
Su voz no es la de antes. El volumen ha disminuido y evidenció dificultades en los ascensos. Pero su fraseo, su nobleza sobre el escenario, su canto elegante y un primer y segundo actos en los que su instrumento sonó firme y lleno de musicalidad, dejan la puerta abierta a una evolución vocal innegable. Visiblemente emocionado recibió una gran ovación.
Marcelo Puente, como Cassio, y sobre todo Cristina Faus como Emilia, resolvieron con mucha dignidad sus papeles.
Muy bien el Coro de la Comunidad Valenciana. Potente y bien desenvuelto por el escenario. Más discreta fue la actuación del coro infantil, Escolania de la Mare de Déu dels Desemparats, manifiestamente mejorable.
Escelente la dirección de actores. Verdi tiene la dificultad de sus grandes cuadros escénicos, con multitudes sobre el escenario que no siempre son fáciles de gestionar. En esta ocasión Davide Livermore realiza una excelente dirección actoral. El equilibrio sobre el escenario es permanente, también cuando éste se llena de coro, soldados, cantantes, niños… No es fácil mover tanta gente en una superficie tan irregular, pero Livermore lo consigue.
El vestuario, del propio Livermore, redondea el empaque de los personajes, sobre todo de Otello y Yago. Aunque confieso que no entendí bien el peinado del coro de mujeres.
En definitiva, un Otello que, con toda su carga dramática, está lleno de frescura, de luz y de talento sobre y tras es escenario.

OTELLO
Giuseppe Verdi (1813-1901)
1 de junio de 2013
Ópera en cuatro actos
Libreto de Arrigo Boito. Basado en el drama homónimo de W. Shakespeare
D. musical: Zubin Mehta
D. escena iluminación: Davide Livermore
Videocreación: D-WOK
Nueva producción del Palau de Les Arts Reina Sofía.
Gregory Kunde, Carlos Álvarez, María Agresta, Marcelo Puente, Cristina Faus, Mario Cerdá