María Antúnez, Rubén Fernández

Todos los lugares tienen su propia cultura. Ese valor intrínseco, las raíces profundas que los hace diferentes al resto. Pero la naturaleza de una tierra es la suma de las riquezas que a lo largo de la historia ha ido guardando como suyas. El ciclo Notas del Ambigú del Teatro de la Zarzuela presentará el próximo lunes, 19 de abril, a las 20h00, un recital de la soprano María Antúnez dedicado a la canción uruguaya -la de sus orígenes-, que nos hará comprender que a pesar del océano que nos limita, aquellas y estas orillas están mucho más cerca de lo que pensábamos. Estará acompañada al piano por Rubén Fernández Aguirre.

Durante la hora que durará el concierto, interpretará obras de Luis Cluzeau Mortet, Alfonso Broqua, Eduardo Fabini, Jauré Lamarque Pons, Héctor Tosar, Eduardo Gilardoni y Beatriz Lockhart, clásicos imprescindibles, todos y cada uno de ellos, de la música de aquellos lares.

También aprovecharán Antúnez y Fernández Aguirre, porque el corazón y la memoria así se lo piden, para rendir homenaje al maestro Antón García Abril, fallecido el pasado 17 de marzo. Ofrecerán algunas de sus composiciones como las ‘Tres canciones españolas’ con textos de Federico García Lorca.

Los Ambigús que vienen

Al concierto de María Antúnez y Rubén Fernández Aguirre seguirá el de la soprano Rocío Pérez y el pianista Ramón Grau con la Integral del ciclo ‘Canciones clásicas españolas’ de Fernando Obradors (10 de mayo) y el artista Ángel Ruiz, acompañado por el pianista César Belda, cerrará el ciclo con ‘Tributo a Iberoamérica’ (15 de junio).

La mezzosoprano Cristina Faus iluminará el Ambigú del Teatro de la Zarzuela el próximo lunes, 11 de noviembre (20h00), con obras de compositores para quienes María Malibran fue mucho más que una artista; una fuente de inspiración; una musa de piel luminosa. En este esperado recital, que forma parte del ciclo Notas del Ambigú, la intérprete estará acompañada por el arpista José Antonio Domené.

Aquellos compositores, comenzando por su padre, el genial músico, cantante, productor o director de escena sevillano Manuel García, o el íntimo amigo de este Gioacchino Rossini (admiradores mutuos cada uno de la obra del otro), Nicolas-Charles Bochsa o Vincenzo Bellini, cayeron de tal forma cautivados por lo insólito de su voz, por su innato talento para la música y para la escena, por esa irresistible dulzura que bailaba un continuo ‘pas de deux’ con el arrojo indomable de sus actos –una mezcla, esta, profundamente explosiva–, tan embrujados estaban aquellos, que no pudieron resistirse a tejer música para ella.

María Malibran vivió poco, tan solo 28 años. Las heridas que le causaron la caída de un caballo y su irresponsable convalecencia, terminaron por matarla. Vivió poco, su carrera no llegó a cumplir una década y aun así revolucionó profundamente el mundo de la música. Fue una estrella completa, con mucha luz. Y ahora Cristina Faus y José Antonio Domené nos abren la puerta para que entremos en su asombroso universo.

El Teatro de la Zarzuela volverá a ser así ese lugar de conciertos diferente, donde lo importante es la proximidad entre artistas y público; la inspiradora e imprevisible intimidad que solo es posible en un espacio recogido y flamante como el Ambigú.

Al concierto de Cristina Faus, segundo del ciclo, seguirá el de la también mezzo Paola Leguizamón ‘Canción colombiana’, el del barítono Borja Quiza ‘La emigración gallega, canciones de ida y vuelta’, el de la soprano Andrea Jiménez ‘Canción vasca’, el del tenor y actor Ángel Ruiz dedicado al Cuplé, el de la soprano Ruth González ‘Tres pasiones de mujer’, el de la formación barroca La ritirata liderada por el violonchelista Josetxu Obregón ‘Il Spiritillo Brando’, el del guitarrista Ricardo Gallén ‘Guitarra romántica’, el del Trío Arbós con su nueva entrega de ‘Música de cámara’ y el de la soprano Berna Perles sobre Joaquín Turina.