Daniele Rustioni

Daniele Rustioni dirigirá las representaciones de ‘Falstaff’, de Verdi, que el Palau de les Arts ha programado en los días 2, 7, 11 y 14 de marzo.

Rustioni es uno de los jóvenes directores con mayor proyección en el circuito operístico. Premiado en los Opera Awards de 2013 como artista revelación, ha trabajado en los teatros más respetados como la Ópera de Baviera, la Scala de Milán, el Covent Garden de Londres, la Bastilla de París, el Metropolitan de Nueva York o las óperas de Zúrich y Stuttgart.

El ascendente director milanés toma el relevo en el foso al neoyorquino James Gaffigan que, por cuestiones de agenda, no ha podido atender el nuevo periodo de funciones de esta ópera, que tuvo que ser aplazada el pasado mes de enero por motivos sanitarios.

Rustioni comenzará esta próxima semana los trabajos con el elenco y los cuerpos estables de Les Arts: el Cor de la Generalitat y la Orquestra de la Comunitat Valenciana, a los que dirige por primera vez en su carrera. En este sentido, Les Arts informa de que se mantienen los principales intérpretes que se anunciaron para este título.

Ambrogio Maestri se pondrá una vez más en la piel de Sir John Falstaff, papel de referencia en su currículo. El barítono italiano se erige como el gran intérprete de su generación del ‘bon vivant’ que retrató Shakespeare y que ha encarnado en La Scala, el Festival de Salzburgo, el Metropolitan y la Ópera de París, además de en Zúrich, Múnich y Tokio.

Ainhoa Arteta hará finalmente su debut operístico en Les Arts como Alice Ford. La soprano guipuzcoana interpretará ante el público valenciano uno de los roles que más éxitos le han brindado en la escena internacional, en teatros como la Ópera de San Francisco o el Covent Garden de Londres.

Regresa también para este nuevo ciclo de representaciones Violeta Urmana, una de las divas predilectas de la platea de Les Arts por sus trabajos en ‘Parsifal’, ‘Iphigénie en Tauride’, ‘Medea’ o ‘Don Carlo’. La estrella lituana presenta una nueva incursión en su repertorio de ‘mezzosoprano’ con un rol inédito en su dilatada carrera, Mrs. Quickly.

El barítono italiano Davide Luciano, que recientemente debutó en València con ‘Così fan tutte’, da vida a Mr. Ford. Reconocido por sus incursiones en la ópera clasicista y belcantista, se ha revelado como uno de los nuevos valores en su tesitura con trabajos en Nueva York, Milán, Berlín o Moscú. Davide Luciano sustituye a Mattia Olivieri, que por motivos artísticos no podrá estar en València para las nuevas fechas.

Contrastados intérpretes completan el elenco de la producción, con Sara Blanch (Nanetta), Chiara Amarù (Mrs. Meg Page), Juan Francisco Gatell (Fenton), Jorge Rodríguez-Norton (Dr. Cajus), Antonio Di Matteo (Pistola) y el cantante del Centre de Perfeccionament Joel Williams (Bardolfo).

Les Arts presentará la comedia crepuscular de Verdi en la misma producción de la Staatsoper de Berlín que presentó el pasado mes de enero, con dirección escénica de Mario Martone, con escenografía de Margherita Palli, vestuario de Ursula Patzak, iluminación de Pasquale Mari y coreografía de Raffaella Giordano y Anna Redi.

La propuesta de Martone traslada la acción a la actualidad, en una gran metrópoli, con sus grafitis, clubes de dudosa reputación y personajes anacrónicos. Sir John Falstaff se convierte en un espíritu rebelde, fiel a su chaqueta de cuero y a sus patillas, que envejece pasando su tiempo en una especie de centro comunitario junto con turbulentos personajes.

Fotografía de Davide Cerati

Sala principal del Palau de Les Arts. Fotografías Miguel Lorenzo / Mikel Ponce

El Palau de les Arts ajusta su programación más inmediata con el fin de garantizar la más estricta seguridad, así como la excelencia artística de los espectáculos programados, ante la situación pandémica.

Les Arts recuerda que, desde su reapertura al público tras el confinamiento, el pasado 12 de junio, ha desarrollado y adaptado los protocolos de protección contra la COVID-19 a las restricciones y recomendaciones de las autoridades según la evolución sanitaria.

El centro de artes ha mantenido así su programación y actividad al público de manera ininterrumpida, tanto en el propio edificio como en otros espacios, con las máximas garantías para espectadores y trabajadores.

De acuerdo con el contexto actual, la dirección de Les Arts ha decidido reorganizar sus espectáculos más inmediatos atendiendo a los requisitos de contención de la COVID-19 y de las particularidades artísticas de cada uno de ellos.

Debido al importante número de cantantes y de músicos en el escenario, se aplaza para el 1 de julio el debut de Daniele Gatti al frente del Cor de la Generalitat y la Orquestra de la Comunitat Valenciana con el ‘Réquiem’ de Verdi.

Se recupera para el mes de marzo la producción de ‘Falstaff’, de Verdi, que se había suspendido. La Sala Principal de Les Arts acogerá cuatro funciones de este título, los días 2, 7, 11 y 14 de ese mes, en los mismos términos escénicos y musicales que se anunciaron en su momento.

Las nuevas funciones de ‘Falstaff’ sustituyen en la programación a las representaciones previstas de ‘Tristan und Isolde’. La dirección de Les Arts emplaza por seguridad el drama musical de Richard Wagner a futuras temporadas, ante sus necesidades musicales y la envergadura de la obra, de más de cinco horas de duración con dos descansos incluidos.

En ese sentido, se cancelan todas las actividades previstas alrededor de la obra: ‘Preestrena fins a 28’, la conferencia de Ramon Gener y Perspectives.

Asimismo, con motivo del cierre perimetral en fin de semana, la primera sesión de ‘Bandes a Les Arts’ se desplaza al domingo 28 de febrero.

Programación de febrero

Tras estas modificaciones, Les Arts comunica que mantiene el resto de su programación prevista para el mes de febrero, que comienza el día 7 con el tercer concierto de ‘Matins a Les Arts’ en la Sala Principal.

Los artistas del Centre de Perfeccionament ofrecen para esta matiné dominical un programa dedicado a Verdi y a la canción romántica, con localidades con un precio único de cinco euros.

El ciclo ‘Les Arts és Lied’ recibe el 12 de febrero la visita de uno de los tándems más respetados del género: el barítono Christian Gerhaher y el pianista Gerold Huber con obras de Schumann y Debussy en el atril. Les Arts informa de que, con motivo del toque de queda, el recital del barítono alemán comenzará a las 19.00 horas.

El día 13 de febrero, el Teatre Martín i Soler acoge el estreno de ‘L’isola disabitata’, del español Manuel García, una ópera de cámara concebida para cuatro cantantes y acompañamiento pianístico protagonizada por los jóvenes talentos del Centre de Perfeccionament. Les Arts ofrecerá tres funciones para el público general (13, 19, 21) y dos educativas (16 y 24) de este título que se representa en un montaje de Emilio Sagi. Les Arts comunica que la función del día 19 comenzará a las 19.00 horas.

Cambios y devoluciones
En los próximos días, Les Arts informará a los afectados por la reorganización de los espectáculos sobre los procedimientos de canje o devolución de las localidades.

‘Falstaff’, Les Arts

El Palau de les Arts se adentra en el Verdi bufo con su última ópera, ‘Falstaff’, que se estrena el próximo jueves, 21 de enero, en una producción de Mario Martone con dirección musical de James Gaffigan.

Les Arts ha presentado en conferencia de prensa su primera incursión operística en 2021 con la presencia de Jesús Iglesias Noriega, director artístico; James Gaffigan, director musical; el director de la reposición, Raffaele di Florio; y los cantantes Ambrogio Maestri y Ainhoa Arteta.

“La obra de Verdi es uno de los ejes en los que se fundamenta el proyecto artístico que presentamos hace dos años, en el que no podía faltar un título como este, imprescindible en el repertorio de los grandes teatros”, ha explicado Iglesias Noriega. Iglesias ha apuntado que “con ‘Falstaff,’ el compositor de Busseto culmina su testamento musical, que ya proyectó con ‘Otello’: una exquisita partitura, de sofisticada orquestación y de suma exigencia musical y dramática para los cantantes, con un libreto magistral de Arrigo Boito, en el que humor y poesía fluyen en perfecta unión con la música”.

Por todo ello, ‘Falstaff’, según el director artístico, es un ejercicio de dificultad para cualquier teatro, que requiere de unos sólidos cuerpos estables, como el Cor de la Generalitat y la Orquestra de la Comunitat Valenciana, así como de un reparto y de un director musical de primer nivel. Tras su debut en el Auditori con ‘Un réquiem alemán’ la pasada temporada, el neoyorquino James Gaffigan dirige su primera ópera en Les Arts. Considerado como uno de los directores de orquesta estadounidenses más relevantes del panorama musical, es un nombre habitual de las temporadas operísticas del Metropolitan de Nueva York, de la Ópera de París o de la Staatsoper de Múnich, entre otras.

Les Arts presenta la comedia crepuscular de Verdi en una producción de la Staatsoper de Berlín con dirección escénica de Mario Martone, con escenografía de Margherita Palli, vestuario de Ursula Patzak, iluminación de Pasquale Mari y coreografía de Raffaella Giordano y Anna Redi.

Martone, director, guionista y productor italiano cultiva tanto el teatro como la ópera junto con una relevante carrera cinematográfica. Vinculado en los años 90 a la nueva ola del cine napolitano, junto a figuras como Antonio Capuano, Pappi Corsicato, Toni Servillo y Paolo Sorrentino, destaca en sus trabajos por un discurso muy personal sobre su país natal.

La propuesta de Martone traslada la acción a la actualidad, en una gran metrópoli, con sus grafitis, clubes de dudosa reputación y personajes anacrónicos. Sir John Falstaff se convierte en un espíritu rebelde, fiel a su chaqueta de cuero y a sus patillas, que envejece pasando su tiempo en una especie de centro comunitario junto con turbulentos personajes.

Un reparto coral
Ambrogio Maestri regresa a Les Arts seis años después de su debut en ‘Nabucco’ para ponerse una vez más en la piel de Sir John Falstaff. Barítono de presencia habitual en los grandes teatros de Europa, Asia y Estados Unidos, se erigió como el gran intérprete del papel protagonista tras encarnarlo con éxito en La Scala, Festival de Salzburgo, el Metropolitan y la Ópera de París, además de en Zúrich, Múnich y Tokio.

Tras su celebrado recital de ‘Lied’ el pasado mes de noviembre, Ainhoa Arteta canta su primera ópera en Les Arts. La soprano guipuzcoana, una de las voces españolas con mayor proyección internacional, interpreta el papel de Alice Ford, con el que ha cosechado grandes éxitos en teatros como la Ópera de San Francisco o el Covent Garden de Londres.

Violeta Urmana, una de las grandes damas de la escena lírica, además de una de las divas predilectas del público de Les Arts, debuta con este rol en esta producción. Urmana, que ha encarnado anteriormente en València papeles como Kundry (‘Parsifal’), Iphigénie (‘Iphigénie en Tauride’), Medea o Eboli (‘Don Carlo’) presenta una nueva incursión en el repertorio de ‘mezzosoprano’ para encarnar a Mrs. Quickly.

Mattia Olivieri, uno de los alumnos más brillantes que se ha formado en el Centre de Perfeccionament del Palau de les Arts, da vida a Mr. Ford. El barítono italiano ha destacado en Les Arts por sus trabajos en títulos como ‘La Bohème’, ‘L’elisir d’amore’, ‘Così fan tutte’ y el dúo de ‘La Africana’. En la actualidad, es uno de los artistas imprescindibles en los repartos de La Scala de Milán.

Contrastados intérpretes completan el elenco de la producción, con Sara Blanch (Nanetta), Ana Ibarra (Mrs. Meg Page), Juan Francisco Gatell (Fenton), Jorge Rodríguez-Norton (Dr. Cajus), Antonio Di Matteo (Pistola) y el cantante del Centre de Perfeccionament, Joel Williams (Bardolfo).

Les Arts representará ‘Falstaff’ los días 21, 24, 27, 29 y 31 de enero en la Sala Principal. Con el fin de cumplir con las medidas decretadas, todas las funciones comenzarán a las 18.00 horas.

Preestrena fins a 28
Por otra parte, el próximo martes, la Sala Principal de Les Arts acogerá la primera ‘Preestrena fins a 28’ del año, después del éxito de ‘La Cenerentola’, de Rossini, para la que se agotaron todas las localidades el pasado mes de diciembre. Jesús Iglesias Noriega ha valorado “de manera muy positiva” la aceptación de esta actividad que permite a los jóvenes, de hasta 28 años inclusive, disfrutar de una función de ópera por tan solo 10 euros. “Las entradas para ‘Falstaff’ también están prácticamente vendidas -ha apuntado-, lo que supone una inmejorable noticia, no sólo por la llegada de nuevos públicos a Les Arts sino también por el creciente interés de los más jóvenes por la ópera”.

Fotografía: Miguel Lorenzo

 

Casi retirado del mundo de la composición, Giuseppe Verdi disfrutaba de la compañía de su esposa Giuseppina Strepponi en su laugar de reposo, Sant´Agata. Hasta allí se acercaban algunos amigos, entre otros, los Boito. Arrigo Boito y Verdi no habían tenido muy buena relación hasta ese momento, fue a raíz del éxito de Otello, otro acertado libreto de Boito, cuando iniciaron una amistad que se consolidó durante los últimos años del compositor, ambos compartían el amor por la música y la literatura.Boito hizo llegar a Verdi un boceto teatral de “Falstaff”, libreto basado en la obra de Shakespeare “Las alegres comadres de Windsor” y en “Enrique IV”. Quería animar al maestro a escribir una comedia, un género que Verdi no había vuelto a explorar desde hacía casi cincuenta años, tras el fracaso de “Un giorno di regno”, su primera incursión en la comedia que fue retirada al día siguiente de su estreno. Conocedora de la espinita que su esposo tenía clavada desde entonces, Giuseppina intentó, junto a Boito, animar al maestro en la aventura de componer una ópera buffa. Y así lo anunció durante una cena con el editor Ricordi, el maestro estaba escribiendo una nueva obra a sus 77 años. Al día siguiente, “Il Corriere della Sera” se hacía eco de la noticia, generando gran expectación entre sus seguidores.Verdi se enfrentaba así, junto a su amigo y libretista, sin prisas, sin presiones, con el sosiego de quien ya no tiene nada que demostrar, a la construcción de un personaje con el que llegó a empatizar lo largo de la composición. “El panzón”, como llamaban Verdi y Giuseppina a Falstaff, quedó terminado a mediados de 1892 y fue estrenada en el Teatro alla Scalla de Milan el 9 de febrero de 1893.Verdi acudía a todos los ensayos y no dejaba de dar indicaciones a músicos y cantantes, algo que sorprendía a todos, pues estaba próximo a cumplir los 80 años. El estreno fue todo un éxito y Verdi tuvo que salir a saludar en numerosas ocasiones. Pero Falstaff también había creado cierto desconcierto entre algunos seguidores del compositor. Su música no tenía nada que ver con las obras elaboradas hasta ese momento. Incluso se alejaba de Otello, que ya había supuesto una gran evolución musical. Después de Don Carlo, Verdi había hecho un gran esfuerzo para ser aceptado y responder a las críticas que le hacían sus detractores y ahora con Falstaff iba un paso más allá. Pero, a estas alturas, el maestro de Busseto era un personaje consagrado, no solo en el mundo de la ópera y en Italia, era admirado internacionalmente. Por lo que los reconocimientos a esta su última obra, fueron mayores que los desconciertos.

La principal novedad en la partitura de Falstaff reside en su estilo vocal y orquestal, y su nueva forma de recitar. Verdi abandonó por completo en esta obra el sistema de arias, no aparecen aquí las pasiones y dramas tan característicos de sus obras, representadas por esas arias de bravura. Tampoco aparecen las cabaletas, duetos y concertantes en una estructura llena de rigideces. El compositor elabora un sistema mucho más dinámico, donde la palabra tiene gran importancia a través de una escritura llena de riqueza y fuerza creativa. Se puede decir que da una vuelta de tuerca creando una ópera italiana brillante y llena de teatralidad, con una escritura orquestal compleja, con ensembles y conjuntos. Un personaje principal, dos más secundarios y un conjunto de comprimarios que van saliendo a escena con milimétrica exactitud. Se crea así una comedia donde el ritmo es fundamental y donde todos los personajes tienen un lugar insustituible en el engranaje de la obra.

El director de escena Laurent Pelly, ha sabido hacer una lectura muy adecuada del nivel teatral de esta ópera buffa. Ha diseñado dos espacios bien diferenciados, una tasca en la que Falstaff vive y prepara las intrigas junto a sus compinches Bardolfo y Pistola, y otro espacio, elegantemente favorecedor del enredo, donde vive y se desenvuelve la parte burguesa del reparto. El gran acierto de la escenografía de Laurent Pelly y Barbara de Limburg es su teatralidad, que faciliya las entradas y salidas de escena como si de un entremés se tratara, con una extraordinaria dirección de actores. La excesiva oscuridad de la escenografía estuvo a cargo de Joël Adam.

La dirección musical del joven Daniele Rustioni resultó muy eficaz y escrupulosa en su interpretación. Tal vez, a la vuelta de unos años, Rustioni se atreva a poner más intención y personalidad en esta obra. El entusiasmo que mostraba sobre el podio no se veía reflejado por la orquesta. Todo muy correcto, pero con poca chispa.

Falstaff es una obra coral. Sus numerosos personajes deben ser tan buenos cantantes como actores, y el elenco final, después de algunas bajas, es de un nivel extraordinario.

Roberto de Candia sustituía a Nicola Alaimo en el papel de Sir John Falstaff. De Candia defiende su personaje con bastante autoridad, un timbre homogéneo y una gran capacidad teatral. Su experiencia en el escenario y la intención que le da a su personaje, llenaron el escenario vacío en el que se encontraba en alguno de sus pasajes. Su Falstaff tiene el punto justo de comicidad, sin caer en lo caricaturesco. Es un Falstaff con su poquito de petulancia y fanfarronería, que se cree apuesto y gentil. Un Don Giovanni venido a menos que vive de sus recuerdos y con el que se acaba empatizando.

El Ford de Simone Piazzola tuvo una mayor carga histriónica. Su personaje no es vocalmente sencillo, pero Piazzola resolvió con fluidez los pasajes más complicados de su jocoso Ford.

Las alegres comadres de Windsor no lo tuvieron fácil en la parte escénica. Pelly las puso a todas a subir y bajar escaleras mientras cantaban. Una dificultad a añadir a su interpretación. Rebecca Evans fue una Mrs. Alice Ford llena de comicidad y gracia. Su emisión es limpia y directa y fue la más destacada vocalmente del grupo de comadres.

Daniela Barcellona, como Mistress Quickly, fue la más elegante y sofisticada, también en la línea de canto. Echamos un poco de menos esos maravillosos graves que posee. Hizo muy buena pareja con Roberto de Candia en los duetos que comparten.

Más desapercibida pasó en escena Maite Beaumont con su Mrs. Meg Page. No ocurrió lo mismo con Ruth Iniesta y su Nannetta, con una voz limpia, fresca y voluminosa que acompañaron al apocado Fenton de Joel Prieto, al que le cuesta recuperar el buen nivel que mostró en La flauta mágica de hace una par de temporadas en este mismo teatro.

El Dr. Caius de Chritophe Mortagne resultó algo esperpéntico, con una emisión algo forzada en su comicidad.

Mikeldi Atxalandabaso siempre es una garantía en lo vocal y, sobre todo, en la interpretación. Es un auténtico camaleón en el escenario. Su Bardolfo, un poco macarra de barrio, fue de lo más divertido de la noche. El mismo oficio demostró Valeriano Lanchas, compañero de correrías de Bardolfo y Falstaff. Con unos graves que resonaban con potencia y una muy buena interpretación.

Falstaff termina de manera magistralmente original, con una fuga interpretada por todos los protagonistas, incluido el coro (una vez más, magnífico), mientras un gran espejo refleja el patio de butacas a la vez que se escucha “Todo en el mundo es burla”. En este caso, no nos importa ser burlados.

Entrevista Daniala Barcellona

 

Falstaff

El próximo 23 de abril el Teatro Real estrenará una nueva producción de Falstaff, de Giuseppe Verdi, en coproducción con el Théâtre Royal de la Monnaie de Bruselas, la Opéra National de Burdeos y la Tokyo Nikikai Opera Foundation ─teatros donde se presentará posteriormente─ y la empresa NEOescenografía SL.

La ópera, que estará en escena hasta el 8 de mayo ─11 funciones con doble reparto─, será retransmitida en directo el 2 de mayo por el canal de televisión Mezzo y en diferido por La 2, de RTVE. Asimismo, la grabación estará disponible en el Palco Digital del Teatro Real y será editada en DVD con distribución internacional.

Falstaff nace del fabuloso libreto de Arrigo Boito inspirado en pasajes de Las alegres comadres de Windsor, Enrique IV y Enrique V de William Shakespeare (en una edición traducida por Victor Hugo) y del genio de Giuseppe Verdi que, ya octogenario, escribe una partitura genial, despidiendo su carrera operística con un canto a la humanidad lleno humor, sabiduría, vitalidad, hondura y regocijo.

Arrigo Boito ─compositor, poeta y dramaturgo que ya había unido su nombre al de Shakespeare y de Verdi en Otello─, entrelaza y funde las escenas y personajes shakespearianos en un libreto todo en verso, que es en sí mismo una obra literaria. El autor utiliza la fonética e inflexiones de la lengua italiana arcaica al servicio de la comedia, bebiendo del teatro isabelino, de Goldoni o de Moliere, intercalando frases de Shakespeare o citas de Boccaccio y jugando profusamente con la métrica para las distintas situaciones: pentasílabos para los arrebatos amorosos, hexasílabos para las burlas de las comadres, octosílabos para las persecuciones a Falstaff, o duplos septisílabos para sus monólogos, todo combinado con enorme destreza y eficacia dramática.

La inmensa riqueza teatral, semántica y poética del libreto se ajusta minuciosamente a la partitura de Giuseppe Verdi, que se recrea articulando pequeñas células melódicas, tonalidades, detalles de instrumentación, timbres y armonías asociadas a personajes y situaciones dramáticas, con una fluidez, complejidad y frescura asombrosas. Una música vertiginosa nos lleva de la juventud a la vejez, de la realidad al sueño, de la dulzura a la ira, de la carcajada a la reflexión, burlándose o compadeciéndose de los personajes, o uniéndose a sus miedos, risas, penas o devaneos.

Laurent Pelly, reconocido maestro en la dirección de actores, que en el Teatro Real ha triunfado con tres divertidas comedias ─La hija del regimiento, de Gaetano Donizetti (2014), Hansel y Gretel, de Engelbert Humperdinck (2015), y El gallo de oro, de Nikolái Rimski-Kórsakov (2017)─, vuelve en esta ocasión para dirigir una nueva producción de la obra maestra de Verdi en la que, una vez más, es también el autor de los figurines.

En su concepción de la ópera, cuya acción traslada a nuestro tiempo en una escenografía esquemática, ‘orgánica’ y mutante diseñada por Barbara de Limburg, Laurent Pelly va profundizando en el interior de los personajes, en un viaje metafísico en el que se desvanecen los límites de la farsa y de la comedia, para entrar en el reino mágico del encantamiento y la fábula.

La endiablada partitura de Verdi estará dirigida por Daniele Rustioni, director musical de la Ópera de Lyon, de la Orchestra della Toscana y de la Ulster Orchestra (ésta, a partir de septiembre), con una fulgurante carrera internacional, que debutará en el Teatro Real después de haber triunfado en los más importantes teatros ópera de todo el mundo.

Estará al frente de un doble reparto, con 10 protagonistas españoles, encabezado por dos reconocidos barítonos en los papeles titulares ─Roberto de Candia y Misha Kiria─, secundados por Daniela Barcellona y Teresa Iervolino (Mistress Quickly), Maite Beaumont y Gemma Coma-Alabert (Mrs. Meg Page), Rebecca Evans y Raquel Lojendio (Mrs. Alice Ford), Ruth Iniesta y Rocío Pérez (Nannetta), Joel Prieto y Albert Casals (Fenton), Simone Piazzola y Àngel Òdena (Ford), Christophe Mortagne (Dr. Caius), Mikeldi Atxalandabaso (Bardolfo) y Valeriano Lanchas (Pistola).

Falstaff se presentará en el escenario del Teatro Real después de 17 años de ausencia: en 2002 se ofrecieron ocho funciones de la icónica producción de la Scala de Milán concebida por el director de escena Giorgio Strehler, ya entonces fallecido, como homenaje a su brillante carrera.

El gordo fanfarrón y vividor volverá para divertirnos con nuestras penas, redimirnos de nuestras miserias y llevarnos a un mundo mejor, más tolerante y risueño, donde “tutto è burla”.

AGENDA | ACTIVIDADES PARALELAS

16 de abril a las 20.15 horas | Teatro Real, Sala Gayarre

Enfoques: encuentro con Daniele Rustioni y Laurent Pelly ─directores musical y escénico de Fasltaff, el escritor y musicólogo Andrés Ibáñez y Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real.

Acceso libre hasta completar aforo.

27 de abril a las 18:00 horas | Museo del Romanticismo, Auditorio

Cuentacuentos en familia: los cuentos de Shakespeare, por Rosa Muñoz.

Con motivo del Día del Libro, el Museo recuperará las versiones que Charles y Mary Lamb hicieron en el siglo XIX de los cuentos de Shakespeare.

Actividad libre para mayores de 8 años. Reserva de plazas en el teléfono 914 483 647.

28 de abril a las 12.00 y a las 17.00 horas | Teatro Real, Sala Gayarre

¡Todos a la Gayarre!: talleres musicales para toda la familia, con dirección y presentación de Fernando Palacios.

El vividor que se reía del mundo: torpe, vanidoso, cobarde, gordinflón, pendenciero… pero muy simpático.

28 de abril a las 13.00 horas | Teatro Real, Sala principal

Ópera en cine: Otello, de Giuseppe Verdi, que, como Falstaff, tiene libreto de Arrigo Boito a partir de William Shakespeare. Dirección musical de Renato Palumbo y dirección de escena de David Alden, con Gregory Kunde, Ermonela Jaho, George Petean y Alexey Dolgov en los papeles protagonistas.

Hasta el 20 de abril | Teatro Real, Sala principal, talleres, salas de ensayo

Ópera al descubierto: El ingenioso y sarcástico Falstaff servirá de excusa para conocer con detalle todo lo que rodea una producción de ópera. Ensayos, vistas técnicas y vivir en primera persona los imprevistos de un estreno de ópera, son algunos de los alicientes de este singular taller.

2 de mayo a las 20.00 horas

El canal de televisión Mezzo retransmitirá Falstaff en directo para todo el mundo.

La 2, de TVE retransmitirá la ópera en diferido en fecha todavía por determinar, antes de su edición en DVD con distribución internacional.

Hasta el 17 de mayo a las 19 horas | Instituto Internacional, Salón de actos

Ciclo de cine: Orson Welles: Master Storyteller.
Con el apoyo de la Embajada de EE.UU. en Madrid
26 de abril: The Stranger
3 de mayo: Mr. Arkadin
10 de mayo: Touch of Evil
17 de mayo: F for Fake

Fotografía: Javier del Real

Joel Prieto

El público del Teatro Real de Madrid conoce muy bien las virtudes artísticas y el talento escénico del tenor Joel Prieto. Allí ha interpretado óperas tan diversas como son La flauta mágica (Mozart) o Street Scene (Weill). Después de su primera incursión en una ópera barroca (Rodelinda, de Händel, en el Liceu de Barcelona), el próximo mes de abril el aclamado tenor puertorriqueño nacido en la capital de España y ganador del Concurso Operalia volverá a subirse al escenario del coliseo madrileño esta vez para interpretar el papel de Fenton de la ópera Falstaff, de Giuseppe Verdi. Se trata de una nueva producción que Laurent Pelly firmará para el Real, contando con Daniele Rustioni en la dirección musical, en la que Joel Prieto participará en las funciones del primer reparto los días 23, 25, 27, 28 y 30 de abril y 2 y 8 de mayo, creando el papel de Fenton en este nuevo montaje. Prieto debutó precisamente con este rol verdiano en el Liceu barcelonés en la temporada 2010-11. Posteriormente, y entre otros proyectos, regresará este verano al Festival de Salzburgo (Austria) como Orphée de Orphée aux enfers de Offenbach y al Teatro dell’Opera de Roma (Italia) como Idamante de Idomeneo, re di Creta, de Mozart.

Más información:

www.joelprieto.com

https://www.teatro-real.com/es/temporada-18-19/opera/falstaff/

foto: Joel Prieto © Fernando Samalot

 

José Miguel Pérez-Sierra

La intensa agenda veraniega del director madrileño José Miguel Pérez-Sierra se completa los meses de julio y agosto con dos compromisos a lado y lado del Atlántico. Si en junio y julio ha obtenido un gran triunfo en el Teatro Verdi de Trieste dirigiendo seis funciones de Falstaff, el último trabajo operístico del catálogo verdiano, el próximo 16 de julio regresará al Rossini Opera Festival de Wildbad -en el que en 2013 dirigiera la poco divulgada Ricciardo e Zoraide del compositor de Pesaro-, esta vez para ofrecer una gala de arias rossinianas junto a la mezzosoprano italiana Marianna Pizzolato, los Virtuosi Brunensis y el Camerata Bachchor Poznan. Unos días más tarde, el 19 y el 22 de julio, Pérez-Sierra volverá a subirse al podio del festival de la Selva Negra para brindar, junto al mismo conjunto con sede en Brno -República Checa-, sendas funciones de L’Italiana in Algeri.

Ya en agosto y tras el compromiso en Alemania, el director español continuará con más Rossini al otro lado del Atlántico, en el Teatro Municipal de Santiago de Chile, en el que entre los días 14 y 22 de agosto dirigirá seis funciones de Il Turco in Italia en una coproducción del coliseo santiaguino y el Théâtre du Capitole de Toulouse dirigida escénicamente por el ovetense Emilio Sagi, con escenografía de Daniel Bianco, vestuario de Pepa Ojanguren e iluminación de Eduardo Bravo. Como principales protagonistas figuran Pietro Spagnoli (Selim), Keri Alkema (Fiorilla), Alessandro Corbelli (Don Geronio) y Yijie Shi (Don Narciso).

Próximo compromisos llevarán a José Miguel Pérez-Sierra a escenarios como los de la Opéra-Théâtre de Metz Métropole (Il Turco in Italia), la Ópera de A Coruña (en la que ofrecerá un concierto con grandes escenas de óperas de Bellini junto a la soprano Mariella Devia) o a la ABAO-OLBE en Bilbao (La sonnambula).