El pasado 9 de agosto tuvo lugar el concierto de Juan Diego Florez en Peralada, con arias y dúos del repertorio italiano y francés, donde el tenor peruano estuvo acompañado por la soprano armenia Ruzan Mantashyan y la Orquesta Sinfónica del Vallés, dirigida por Guillermo García Calvo. Juan Diego Florez mostró de nuevo su magnífica calidad vocal e interpretativa y una gran capacidad de convocatoria, ya que el Auditorio de Peralada estaba completamente lleno (las entradas se habían agotado hacía tiempo) de un público entusiasta que incluso había acudido del extranjero.

El tiempo pasa a gran velocidad y aún recuerdo aquel recital en la Iglesia del Carmén de Peralada, en 2002, donde Juan Diego Florez, debutante en el festival ampurdanés, embelesó al público asistente con su bellísima voz, elegante fraseo, gran musicalidad y un extraordinario registro agudo que el tenor peruano exhibía con generosidad, en diferentes arias rossinianas y, sobre todo, en su interpretación de “A mes amis” de la La fille du regiment de Donizetti, con sus nueve Do4, que siempre incluía en sus recitales. Entonces, tuve ocasión de hacerle una entrevista, donde me comentó su admiración por Alfredo Krauss, y llegó a decirme que no estaba entre sus proyectos futuros cantar Edgardo de Lucia di Lammermoor, por considerarlo un papel alejado de sus posibilidades vocales. Durante muchos años, sus actuaciones han estado centradas en el repertorio rossiniano, con una asidua asistencia al Festival de Pesaro, donde ha llegado a interpretar hasta doce papeles diferentes. También incluía en su repertorio personajes de óperas de Vincenzo Bellini de gran exigencia en el registro agudo, como Elvino de La Sonnambula y Arturo de I Puritani, junto a otra de sus creaciones fetiche: Tonio de La fille du Regiment.

Juan Diego Florez ha sabido esperar a que su vocalidad madurase y estuviera preparada para efectuar una transición hacia un repertorio más lírico, manteniendo la belleza tímbrica de su instrumento, un cuidado fraseo y homogeneidad de los registros. Sin duda, ese punto de inflexión en su carrera, se produjo cuando debutó con éxito el Edgardo de Lucia, en el Liceu de Barcelona, en diciembre de 2015. Desde entonces, con un registro central más ancho y un mayor volumen sonoro, ha ido añadiendo nuevos roles a su repertorio: Werther de Jules Massenet y Romeo de Romeo et Juliette de Charles Gounod, junto a Hoffmann de Los Cuentos de Hoffmann, de Ofenbach, Gennaro de Lucrecia Borgia. Y, a sus creaciones verdianas de Fenton y el Duque de Mantua en Rigoletto, ha añadido el de Alfredo Germont de La Traviata. Sin duda, está consiguiendo tener un repertorio semejante al de su admirado Alfredo Krauss, incluso, incluyendo dos roles que el gran tenor canario no llegó a interpretar por considerarlos inadecuados para su voz: Roaul de Nangis de Los Hugonotes de Giacomo Meyerbeer y Arnold de Guillaume Tell de Rossini. Y, muy recientemente, en abril de 2019, ha añadido el personaje de Des Grieux de la Manon de Massenet, otro famoso rol del que también realizó una gran creación Alfredo Krauss. El próximo año, Juan Diego Florez debutará el Rodolfo de La Bohème de Puccini –precisamente junto a la Mimi de Ruzan Mantashyan- papel que Krauss solo interpretó en dos funciones sobre un escenario y en una grabación discográfica de estudio, llegando a manifestar que cantar Rodolfo con cierta asiduidad significaba renunciar al repertorio belcantista. Sin duda, este será el gran reto futuro del tenor peruano.

En el recital que ha podido escucharse en Peralada, el tenor peruano ha estado acompañado por la joven soprano armenia Ruzan Mantashyan, de buena presencia escénica y en posesión de un bonito timbre, moviéndose bien en el registro central y con una aceptable resolución de las agilidades, aunque con unos agudos que, por momentos, no lograba colocar debidamente.

El recital comenzó con la Obertura de la ópera Mignon de Ambroise Thomas, donde Guillermo García Calvo logró extraer un máximo rendimiento a la discreta Orquesta Sinfónica del Vallés. Las intervenciones de los dos cantantes comenzaron con fragmentos pertenecientes a la ópera Romeo et Juliette de Charles Gounod. En primer lugar, el tenor mostró una excelente línea de canto en la famosa aria “Ah! Lève-toi soleil” mostrando dominio idiomático y estilístico tan importantes en el repertorio francés. A continuación, la soprano interpretó de manera notable “Je veux vivre”, y ambos cantantes, bien compenetrados, unieron su voces en el bellísimo dúo “Nuit d’hyménée”.

La interpretación orquestal de la obertura de La favorita de Gaetano Donizetti, dio paso al segundo bloque de este concierto dedicado al belcantismo con fragmentos de Lucia di Lammermoor de Gaetano Donizetti, comenzando con el gran dúo del Acto I “Sulla tomba che rinsera…” muy bien interpretado por Juan Diego Florez, mostrando su precioso timbre, con un excelente y contrastado fraseo, y donde Ruzan Mantashyan realizó una notable resolución de las agilidades aunque con evidentes problemas en sus ataques al registro agudo, con notas extremas bastante descolocadas y estridentes. El tenor encaró con verdadera maestría todo el final de la ópera, mostrando en el aria “Tombe degli avi miei l’ultimo avanzo d’una estirpe infelice”, un canto lleno de melancolía, que se torna, de auténtica furia y frustración ante lo que considera una traición de Lucia “Ingrata donna!…” para concluir su actuación con la cabaletta “Fra poco a me ricovero” donde el tenor matiza al máximo su canto para mostrar la pena infinita que le ha producido la noticia de la muerte de Lucia.

La segunda parte comenzó con la interpretación de la famosa aria “Salut, demeure chaste et pure” de Fausto de Gounod, bien interpretada por Florez, aunque con poca variedad de acentos, colocando el obligado Do4, pero sin la facilidad de antaño. La actuación de Ruzan Mantashyan mejoró bastante con respecto a la primera parte, interpretando de manera muy notable “Ah! Je ris de me voir si belle en ce miroir” , la famosa aria de las joyas, también de Fausto, donde la soprano resolvió bien la coloratura a la francesa, y ofreció una buena línea de canto, controlando mejor la subidas al agudo.

Muy buena interpretación del dúo “J’ai marquée l’heure du depart….Nous vivrons à Paris tous les deux”, de Manon de Jules Massenet, cantado con estilo y gran musicalidad. La notable ejecución orquestal de la obertura de la ópera L’amico Fritz de Pietro Mascagni, dio paso a la interpretación de toda la escena final del Acto I de La Bohème de Giacomo Puccini, donde Juan Diego Florez estuvo brillante en la famosa aria “Che gélida manina”, con una emisión muy controlada, gran expresividad y excelente fraseo, emitiendo muy bien el Do4 y concluyendo el aria con suma elegancia. Ruzan Mantashyan mostró su afinidad con el personaje de Mimi, mostrando una expresiva y delicada línea de canto en el aria “Sì, mi chiamo Mimi”, y ambos interpretes dotaron de intenso lirismo el dúo “O soave fanciulla”, con el que terminó oficialmente el concierto. Los fuertes y continuos aplausos propiciaron una serie de propinas, la primera de ellas “Oh! mio babbino caro” de Gianni Schicchi, del Trittico pucciniano, donde la soprano armenia ofreció su mejor interpretación de toda la velada. Juan Diego Florez se lució con la famosísima “Granada” de Agustín Lara, y ambos cantantes mostraron fuerza y gracejo en el dúo de Solea y Rafaelillo del Gato Montés de Manuel Penella. Seguidamente, y como todo el público esperaba, el tenor peruano apareció guitarra en mano para interpretar con simpatía y gran capacidad de comunicación con el público, las canciones: “Palmero”, “La flor de la canela” y un embriagador “Cucurrucú paloma”, y concluir el concierto con una excelente interpretación de “Nessun dorma”, de Turandot de Puccini, que causó un verdadero delirio del público. Sin duda, un recital para recordar.

Festival de Peralada

Plácido Domingo y Ermonela Jaho han protagonizado esta ópera de Jules Massenet, en versión concierto.

Es la primera vez que se ha representado esta ópera en el Festival y ha contado con un elenco extraordinario: Plácido Domingo (Athanaël), Ermonela Jaho (Thaïs),

Jean Teitgen (Palémon), Elena Copons (Crobyle), Lida Vinyes (Myrtale), Maife Nogales (Albine), Cristina Díaz (Sirviente) y Sara Blanch (el Encantadora). Han estado acompanyados por el Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real de Madrid, dirigidos por el maestro Patrick Fournillier.

Plácido Domingo debutó en el Festival de Peralada el año 1991 con Otello i ha vuelto en varias ocasiones, la última en 2011. La soprano, Ermonella Jaho, debutó el año pasado en Peralada, como protagonista de la ópera Madama Butterfly.

El legendario, Plácido Domingo, ha interpretado con gran fuerza y personalidad teatral su rol del monje Athanaël, vencido a los encantos de la cortesana Thaïs, rol interpretado por Ermonela Jaho que ha vuelto a enamorar al público de Peralada. Uno de los momentos brillantes y esperados por el público ha sido cuando ha llegado la célebre Meditation, el interludio para violín solo y orquesta que divide en dos la ópera y marca la conversión espiritual de la protagonista.

Thaïs, una de las óperas más bonitas de Jules Massenet, con libreto de Louis Gallet, se ha escuchado esta noche en versión concierto, en tres actos y siete escenas. Se estrenó en la ópera de París el 16 de marzo de 1894.

Esta noche también ha destacado la intervención del Coro Titular del Teatro Real de Madrid, desde 2010. Actualmente lo dirige el maestro Andrés Máspero. Ayer con Jonas Kaufmann y hoy en Thaïs, la música ha ido a cargo de la Orquesta Titular del Teatro Real, que han conseguido hacer sonar las notas impecablemente.

Una noche de gran calidad vocal e instrumental, una Thaïs de gran belleza que perdurará en la memoria del público. Los aplausos han sido sonoros y también los bravos haciendo salir a los artistas más de una vez al escenario, una vez terminado el espectáculo. Incluso las cigüeñas han aplaudido.

Festival de Peralada

La obra sacra Messa da Requiem de Verdi abrirá el telón de la 32.ª edición del Festival Castell de Peralada organizado por la Fundación Castell de Peralada. El Festival se celebrará del 5 de julio al 17 de agosto con un total de 22 espectáculos.

El director teatral Oriol Broggi debutará en el campo de la ópera dirigiendo un nuevo montaje de La flauta mágica de Mozart, nueva producción del festival ampurdanés, en una edición con gran contenido operístico donde, además de cuatro títulos de ópera, los cantantes Javier Camarena, Jonas Kaufmann y Plácido Domingo van a ser los protagonistas de un fin de semana lírico excepcional.

La Folia del coreógrafo Mourad Merzouki cerrará una edición que acogerá Giselle del Ballet du Capitole de Toulouse con versión de Kader Belarbi, la poesía flamenca de María Pagés y la gran diosa de la danza, Svetlana Zakharova.

Santana, Rufus Wainwright, Carla Bruni, Kool & The Gang, Serrat y el estreno absoluto de Sílvia Pérez Cruz & Marco Mezquida, protagonistas del Verano Musical.

El contratenor Xavier Sabata será el artista residente de una edición donde Händel y el barroco se convierten en uno de los leitmotivs del Festival.

Barcelona, 14 de marzo de 2018._ Hoy se ha dado a conocer la programación de la 32.ª edición del Festival Castell de Peralada, que organiza la Fundación Castell de Peralada. El acto de presentación ha tenido lugar en el Salón de los Espejos del Gran Teatre del Liceu, con la presencia de la presidenta de la Fundación Castell de Peralada, Isabel Suqué, y del director del Festival Castell de Peralada, Oriol Aguilà.

En el transcurso del acto, se ha presentado el cartel de una nueva edición del Festival que acoge 22 propuestas para celebrar entre el 6 de julio y el 17 de agosto y que cuenta con un presupuesto de 4,4 millones de euros. También se ha presentado la obra pictórica que la artista multidisciplinar española Lita Cabellut, reconocida internacionalmente como una de las artistas femeninas más cotizadas del momento, ha creado para la ocasión. El momento más emotivo ha llegado cuando Isabel Suqué ha anunciado la creación del Premio Carmen Mateu a la música y la danza que se presentará el próximo verano en el marco del Festival.

Un festival con proyecto e identidad

“Para ti”. Así define el Festival de Peralada su director, Oriol Aguilà. Un acontecimiento cultural único, con una fuerte identidad y dedicado verano tras verano al público. Una vez presentado todo el cartel el Festival no deja dudas: la lírica y la danza son su esencia y su razón de ser.

Fiel a sí mismo, inaugurará la 32.ª edición un Réquiem de Verdi que contará con la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña bajo la batuta de Giampaolo Bisanti. Las voces del Coro Intermezzo y los solistas Leah Crocetto, Ekaterina Gubanova, Charles Castronovo y Alexander Vinogradov cantarán al recuerdo de Carmen Mateu, alma mater de la cita musical. La noche del 27 de julio se inicia la semana de la lírica con un recital del tenor Javier Camarena en la iglesia del Carmen. Le sigue al día siguiente un concierto con el tenor más cotizado del momento, el alemán Jonas Kaufmann, que vuelve al Festival acompañado para la ocasión con el Coro y Orquesta del Teatro Real de Madrid. El 29 de julio pondrá la guinda al fin de semana una versión concierto de la ópera Thaïs protagonizada por Plácido Domingo y Ermonela Jaho en los roles principales, y con las bases estables del Teatro Real por segunda noche en el Festival. Josep Bros celebrará sus bodas de plata con un programa extraordinario especial para Peralada. El 5 de agosto, Xavier Sabata protagonizará Rinaldo, la ópera célebre de Händel, versión 1731, que llega por primera vez al Festival en concierto. El contratenor, artista residente del Festival de Peralada 2018, cantará junto a Núria Rial, Hillary Summers, Mary-Ellen Nesi, Juan Sancho, Josep-Ramon Oliver con interpretación musical de Vespres d’Arnadí bajo la dirección de Dani Espasa.

Uno de los platos fuertes del verano va a ser sin duda el debut del director teatral Oriol Broggi en el campo de la ópera con una nueva producción del Festival. Broggi dirigirá la ópera de su vida, La flauta mágica de Mozart con dirección musical de Josep Pons y con la participación de la Orquesta Sinfónica y Coro del Gran Teatre del Liceu. Un reparto internacional encabezado por Adrian Ërod, Liparit Avetisyan, Olga Kulchynska y Kathryn Lewek donde destaca también la participación de Anaïs Constans, Premio Festival Castell de Peralada en el Concurso Viñas 2017. La ópera Acis y Galatea, también de Händel con dirección escénica del joven Rafael R. Villalobos, pondrá punto final, el 8 de agosto en el claustro del Carmen, al apartado de lírica con un nuevo estreno marca Peralada, con Vespres d’Arnadí bajo la batuta de Fausto Nardi con voces de Roger Padullés, Lucía Martín-Carton, Víctor Sordo, Hugo Bolívar y Josep-Ramon Olivé.

La danza brillará nuevamente en Peralada con nombres propios. El 13 de julio el Ballet du Capitole de Toulouse, bajo la dirección de Kader Belarbi, presentará en España una nueva Giselle. María Pagés presentará en Cataluña Una oda al tiempo el 20 de julio. La gran Svetlana Zakharova estrenará en España junto a estrellas del Bolshoi el espectáculo Amore el 13 de agosto. Cerrará el Festival Folia, una propuesta tan original como arriesgada del coreógrafo Mourad Merzouki. Un espectáculo multidisciplinar de danza, hip-hop y música barroca que pretende abrir el Festival a nuevos públicos.

En el Verano Musical el acento internacional lo pondrán Rufus Wainwright (7 de julio), Carla Bruni (21 de julio), Santana (11 de agosto) y la formación disco-funk Kool & The Gang (15 de agosto). Serrat, el artista que más veces ha actuado en el escenario de Peralada, iniciará en Cataluña su gira Mediterraneo Da Capo el 6 de julio, y el 9 de agosto, el tándem Sílvia Pérez Cruz & Marco Mezquida presentan en primicia su trabajo conjunto.

Este verano dos nuevos escenarios se estrenan para ofrecer experiencias culturales con nuevos formatos. El 12 de julio, Finca Malaveïna (Garriguella) acogerá una velada con viticultura y jazz en un paraje de ensueño con Ignasi Terraza Trío. Con motivo del vigésimo quinto aniversario del Golf Peralada, una de las espectaculares terrazas del Hotel Peralada Wine Spa & Golf se convierte en el escenario perfecto para disfrutar de una noche de cabaret;

Xavier Sabata y Rafael R. Villalobos presentarán El bis, con dirección musical de Dani Espasa.

Pedro y el lobo con Brodas Bros es la propuesta del Petit Peralada de este año. Llega a Peralada de la mano de la Orquesta Sinfónica del Vallès, en colaboración con SonarKids. Música clásica, hip-hop, cultura urbana y literatura en una propuesta fresca y familiar. Un año más, como agradecimiento a la villa de Peralada se ha organizado un concierto gratuito en la plaza Gran a cargo de Vespres d’Arnadí y Dani Espasa que interpretarán Música acuática y para los reales fuegos artificiales de Händel.

Noche del Alzhéimer en el Festival de Peralada. Proyecto solidario de continuidad

La Fundación Castell de Peralada, dentro de su política de responsabilidad corporativa, colaborará de nuevo en la organización de la Noche del Alzhéimer en beneficio de la Fundación ACE, entidad privada dedicada a la diagnosis, el tratamiento, la investigación y el apoyo a las personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias, la noche del 20 de julio.

Cocina mediterránea en el corazón del Empordà

La oferta gastronómica del Festival Castell de Peralada va a ser una de las mejoras de este año, debido a la obtención de la estrella Michelin por parte del Castell Peralada Restaurant, que supone un reto y una responsabilidad para Xavier Sagristà, Toni Gerez y su equipo, que para esta edición del Festival han diseñado una oferta de alta gastronomía que reinterpreta la tradición culinaria de forma creativa y con propuestas vanguardistas.

La oferta se complementa con el Restaurante La Parrilla, un bufé al aire libre donde degustar antes o después del espectáculo sus especialidades con música en directo. Y este año también como novedad el Blue & Rosé Festival, un espacio para disfrutar de las mejores tapas maridadas con los vinos y cavas de Perelada. Y fuera del recinto del castillo, el Restaurante l’Olivera, la cocina mediterránea del Hotel Peralada Wine Spa & Golf.

Servicio de autocar desde Barcelona hasta Peralada

Con el objetivo de garantizar un buen y cómodo desplazamiento hasta el recinto del castillo de Peralada, por cuarto año consecutivo habrá un servicio de autobús del festival. Los días con actuación en el Auditorio Parque del Castillo saldrá un autobús desde Barcelona en dirección a Peralada.

Venta de entradas:

Las entradas se ponen a la venta hoy, miércoles 14 de marzo, a las 13:00 horas en www.festivalperalada.com y en el teléfono 902 374 737.

Programación

05/07_ Réquiem de Verdi

06/07_ Serrat, Mediterraneo Da Capo

07/08_ Rufus Wainwright

12/07_ Una velada en Malaveïna

13/07_ Ballet du Capitole de Toulouse Giselle

20/07_ María Pagés Compañía Una oda al tiempo

21/07_ Carla Bruni French Touch

27/07_ Javier Camarena

28/07_ Jonas Kaufmann

29/07_ Ópera en concierto Thaïs de Massenet

03/08_ Josep Bros 25 aniversario

05/08_ Ópera en concierto Rinaldo de Händel

06 y 07/08_ Ópera La flauta mágica de Mozart

08/08_ Ópera Acis y Galatea de Händel

09/08_ Sílvia Pérez Cruz & Marco Mezquida

11/08_ Santana Divination Tour

12/08_ El bis, una noche de cabaret con Xavier Sabata

13/08_ Svetlana Zakharova y estrellas del Bolshoi, Amore

14/08_ Pedro y el lobo con Brodas Bros y la OSV

15/08_ Kool & The Gang

16/08_ Música acuática y para los reales fuegos artificiales de Händel

17/08_ Folia danza, hip-hop y músicas barrocas

Julia Lezhneva

El Festival Castell de Peralada, ha celebrado su treinta y una edición, ofreciendo una variada programación que incluía varios recitales líricos, entre ellos, los ofrecidos por la joven soprano rusa Julia Lezhneva y el veterano tenor norteamericano Gregory Kunde, que tuvieron lugar respectivamente los días 5 y 6 de Agosto en la Iglesia del Carmen de Peralada.

Julia Lezhneva (Isla de Sajalin, Rusia, 5 de diciembre de 1989) es una de las grandes figuras de la lírica actual. Especialista en los repertorios barroco, mozartiano y rossiniano. Su carrera está resultando meteórica, desde su actuación en la gala inaugural del Festival Rossini de Pesaro en su edición de 2008, cuando solo contaba diecisiete años. En mayo de 2010 fue invitada por Kiri Te Kanawa a la gala de entrega de premios “Classical Brit Awards” en el londinense Royal Albert Hall. La gran soprano neozelandesa al presentarla dijo de ella: “De vez en cuando aparece un talento verdaderamente excepcional y pienso que Julia Lezhneva es precisamente eso. El brillo de la voz y su técnica impresionan profundamente”. En octubre de 2010 se produjo su triunfo en el Concurso Internacional de Ópera en Paris, y desde entonces su carrera ha adquirido especial relevancia, actuando en multitud de recitales por todo el mundo, y también interpretando diferentes papeles operísticos como la Asteria de Tamerlano de Händel, dirigida por Mark Minkowski (uno de sus mentores) que supuso su debut en el Festival de Salzburgo en 2012. Ha cantado la Rosina de El barbero de Sevilla de Rossini, así como roles mozartianos como Fiordiligi de Così fan tutte y Zerlina de Don Giovanni con el que debutó el pasado junio en el Liceu de Barcelona.

Voz de precioso timbre y con una extraordinaria capacidad para la coloratura, junto a un excelente fraseo. Todo ello se puso de manifiesto en su recital de Peralada, acompañada al piano por Mikhail Antonenko. Inició el programa con la dificilísima aria “Agitata da due venti” de la ópera Griselda de Antonio Vivaldi, donde mostró auténtico virtuosismo con absoluto dominio del canto de agilidad y una emisión segura y límpida, solamente alterada por algún agudo forzado o cierta dificultad en los saltos de octava con graves un tanto artificiosos. Como contrapunto a este aria dominada por la pirotecnia vocal, la cantante brilló de sobremanera en su siguiente intervención “Carmelitarum ut confirmet ordinem….O nox dulcis” del motete Saeviat tellus inter rigores de Händel, donde brilló su voz auténticamente angelical, verdaderamente de ensueño, sobre todo en la sección final “O nox dulcis, quies seren” con magníficas regulaciones del sonido y un fiato casi inextinguible. En el recitativo-aria “Exulta, exulta a cor…..Care deus cordis amantis” del motete In caelo stelle clare de Nicola Porpora, volvió a mostrar su virtuosismo, aunque con una línea de canto de cierta monotonía expresiva. Resaltar su interpretación del “Alleluia” conclusivo del aria, con una brillante resolución de la coloratura, destacando las ejecuciones de notas picadas-ligadas. La primera parte del recital concluyó con su interpretación del Andante “Tu virginum, corona” seguido del Allegro final “Alleluia” pertenecientes al motete Exultate, jubílate de Mozart, realizando una buena interpretación del Andante, con excelente fraseo y magnífica ejecución de trinos, volviendo a mostrar su maestría en la resolución de la compleja coloratura del “Alleluia” final.

Ya, en la segunda parte, interpretó La regata veneciana, conjunto de tres canciones: “Anzoleta avanti la regata”, “Anzoleta co passa la regata” y Anzoleta dopo la regata”, compuestas por Rossini hacia 1857, con texto atribuido a Francesco María Piave en dialecto veneciano. En su interpretación, Lezhneva siguió exhibiendo su impoluta línea de canto, aunque carente de la necesaria expresividad, para mostrar el humor y gracejo que requieren están canciones rossinianas. Seguidamente, abordó tres lieder de Franz Schubert: “Nacht und Träume”, “Die junge Nome” y “Im Frühling”, bien cantados, con un buen dominio idiomático, aunque sin el necesario estilo y expresividad que requieren estas obras. Su mejor prestación se produjo en el bellísimo “Im Frühling”, con una excelente compenetración de voz y piano.

Ya, en la conclusión del recital, la soprano rusa volvió a brillar de sobremanera en la preciosa aria “Tanti affetti” de La Donna del Lago de Rossini, con excelente dominio del canto legato, y un magnífico fraseo, destacando, su interpretación de la sección final “Fra il padre, e fra l’amante”, introduciendo las pertinentes variaciones en sus cuatro repeticiones. Buena actuación del pianista Mikhail Antonenko, como acompañante y en sus interpretaciones solistas de la Partita nº 2 de Johann Sebastian Bach y el Impromtu nº 3 de Franz Schubert.

Ante los continuos aplausos, la cantante ofreció tres bises, el primero de ellos un aria del compositor barroco Carl Heinrichs Graun, contenido en su última grabación discográfica, repitió el “Alleluia” del motete de Porpora, para concluir con la preciosa canción “Daisies” de Sergei Rachmaninov.

Sábata

Hace dos años se produjo el debut en Peralada de Xavier Sabata (Avià, Barcelona, 1976), quien obtuvo un gran triunfo con el concierto que llevaba por título “Furioso o tras los pasos de Orlando”. Su vuelta a Peralada, ha constituido uno de los máximos atractivos en la programación de la treinta edición del festival ampurdanés. El contratenor barcelonés nos mostró de nuevo sus inquietudes musicológicas, al elaborar un programa alrededor de la figura de Alejandro el Magno, a través de diferentes títulos del repertorio operístico barroco, que centran su temática en la figura del gran conquistador griego. Con el título “Alejandro el Grande, el hombre que conquistó el mundo” el concierto tuvo lugar en la Iglesia del Cármen de Peralada, el pasado 7 de agosto, donde Xavier Sabata, estuvo acompañado por una orquesta de cámara con miembros del conjunto polaco Capella Cracoviensis, formado por los violinistas Zofia Wojniakiewick y Tomasz Góra junto al viola Mariusz Grochowski, la violonchelista Agnieszka Oszańca, el contrabajo Zenon Skiba y los oboés Taka Kitazato y Alayne Leslie, todos dirigidos por Tomasz Adamus también a cargo del clavecin. El mérito de Xavier Sabata es haber recuperado una serie de óperas barrocas que no habían vuelto a ser escuchadas desde las fechas de sus correspondientes estrenos como La superbia d’Alessandro (1690) de Alessandro Steffani. Abdolomino (1711) y L’Euleo festeggiante nel ritorno d’Alessandro Magno dall’Indie (1699) de Giovanni Battista Bononcini. Alessandro il Grande in Sidone (1706) de Francesco Mancini. Alessandro nell’Indie (1732) de Giovanni Battista Pescetti. Alessandro e Poro (1744) de Carl Heinrich Graun. Alessandro nell’Indie (1729) de Leonardo Vinci y Alessandro in Persia (1741) de Leonardo Leo.

El programa también incluía páginas de dos óperas más conocidas y representadas: Poro (1731) y Alessandro (1726) ambas de Georg Friedrich Händel. El concierto comenzó con sendas páginas orquestales bien interpretadas por la Capella Cracoviensis, pertenecientes a las óperas La superbia d’Alessandro de Alessandro Steffani y Abdolomino de Giovanni Battista Bononcini, y de otra ópera de este mismo autor con el largo título L’Euleo festeggiante nel ritorno d’Alessandro dall’Indie, que incluía dos arias con las que se inició la actuación de Xavier Sabata: en la primera de ellas “Da tuoi lumi”, un aria de bravura con la típica estructura da capo, el cantante mostró su dominio técnico de la coloratura con una gama de graves bien emitida; y, en contraposición, la segunda “Chiare faci” de carácter claramente intimista, donde Sabata mostró un canto pleno de fino melodismo, con el solo acompañamiento del violonchelo, que convierten esta página en un auténtico lamento. En esa misma línea intensamente melódica, se encuadra la bellísima aria “Servati a grande” de la ópera Alessandro nell’Indie de Giovanni Battista Pescetti, con una preciosa introducción orquestal, donde el cantante mostró su dominio de las complejas ejecuciones de milismas ligados, para concluir su interpretación en piano con trino incluido. La primera parte del concierto finalizó con la interpretación de otra aria de bravura “Spirti fieri alla vendetta” de la ópera Alessandro il Grande in Sidone de Francesco Manzini, en cuya primera sección, Xavier Sabata mostró un canto lleno de furia con notas emitidas vertiginosamente, así como su gran capacidad teatral, llegando incluso a enfrentarse a la partitura pasando violentamente sus páginas.

Sábata2

La interpretación realizada por la Capella Cracoviensis del andante de la sinfonía perteneciente a la ópera Alessandro e Poro de Carl Heinrich Graun, marcó el inicio de la segunda parte del concierto, dando paso a Xavier Sabata para afrontar el aria “Servati a grandi impresa” con el mismo texto y título de ópera Alessandro nell’Indie pero de otro autor Leonardo Vinci, donde, de nuevo, el cantante nos mostró su dominio estilístico y gran capacidad para resolver las dificilísimas agilidades de una página sumamente ornamentada, mostrando también su elegante fraseo y magnífico legato. A continuación en “Possono tanto due luci” de la ópera Poro de Händel, iniciada con una brillante introducción orquestal, Sabata volvió a ofrecer una línea de canto que resaltaba el tono intimista y melancólico del aria, para concluirla ensanchando la voz y dotando a su interpretación de fuerte dramatismo. El aria “Dirti, ben mio, vorrei” de Alessandro in Persia de Leonardo Leo, se convierte en una verdadera declaración amorosa de Alejandro a su amante, con frases de carácter tan intimista y sugerente como “che t’amo, che t’adoro, Ma non lo posso dir” cantadas por Sabata con gran estilo y auténtico apasionamiento. El concierto concluyó con la interpretación del aria bravura “Vano amore” perteneciente a la ópera Alessandro de Händel, donde el cantante volvió a mostrar su excelente técnica para afrontar complejas coloraturas, con pasajes ejecutados a gran velocidad, mostrando un amplio fiato para la ejecución de larguísimos melismas y perfectos saltos de octava, con un gran dominio de todos los registros y aportando a su interpretación un alto grado de teatralidad.

Ante los continuos aplausos de un público enfervorizado, Xavier Sabata interpretó dos arias de sendas óperas Händel: “Cedo a Roma e cedo a tè” de Scipione y “Vibra cortese amore” de Alessandro. En la primera, con la alternancia de pasajes lentos y rápidos, junto a las reiteradas repeticiones de la frase que da título al aria, efectuadas con diferentes entonaciones, donde el cantante volvió a demostrar su arte interpretativo. En la segunda, Sabata volvió a deleitarnos con ese canto intimista y de gran delicadeza ya ofrecido en diferentes momentos de este concierto. Buenas interpretaciones de la Capella Cracoviensis en la Sinfonía perteneciente a la ópera Alessandro il Grande in Sidone de Francesco Mancini, donde resultan magníficos los diálogos de los violines con la cuerda grave, ensamblados por el sonido del clave. Momento especialmente brillante en la actuación de la orquesta de cámara polaca, fue la interpretación de la Obertura de la ópera de Händel Alexander’s Feast. Buena actuación de Jan Tomasz Adamus tanto en su labor directorial como en la de interprete al clavecin.

En suma, un concierto de verdadera altura, que muestra de nuevo, la gran capacidad de Xavier Sabata a la hora de elaborar atractivos programas temáticos, junto a su excelente calidad como cantante, y también, como un consumado actor capaz de establecer un alto grado de comunicación con el público.