El Teatro Real ofrecerá, entre los días 29 de octubre y 12 de noviembre, 12 funciones de su divertida producción de L’elisir d’amore presentada en 2013 con una entusiasta acogida del público.

En esta ocasión, la producción concebida por Damiano Michieletto -con algunas modificaciones introducidas en la escenografía de Paolo Fantin– tendrá dirección musical de Gianluca Capuano, que ofrecerá una lectura más historicista y cercana a los preceptos interpretativos decimonónicos.

Cuando, en 1832, Gaetano Donizetti (1797-1848) recibió el precipitado encargo de escribir una ópera en apenas 15 días para suplir un hueco en la programación del Teatro della Cannobiana de Milán, tenía 34 años y 36 óperas en su haber, incluyendo algunos grandes éxitos, como Anna Bolena.

Su trágica y azarosa vida ya le había dado muchos golpes –la muerte de su esposa y de sus tres hijos-, pero su ingente producción operística seguía creciendo a un ritmo abrumador, que solo la locura ralentizó, ya en el tramo final de su corta existencia, cegada por la sífilis.

Partiendo de la ópera Le Philtre, de Auber, el famoso libretista Felice Romani, con el que Donizetti ya había trabajado en varias obras, pergeñó velozmente un texto fluido y muy bien articulado, ideal para el ímpetu creativo del compositor.

Nace así una verdadera obra maestra, de portentosa inspiración, entre la comedia y el drama, la simplicidad y la hondura, la ópera buffa y la romántica, la parodia y la melancolía… y a medio camino entre Rossini y Bellini. Unos personajes arquetípicos inspirados en la commedia dell’arte, que crecen con el aliento melódico y dramatúrgico de la música de Donizetti, de grandísima eficacia en el desarrollo de la acción.

Damiano Michieletto traslada la trama de la ópera de la campiña vasca a la animada costa mediterránea, donde el ambiente estival propicia la seducción, la fiesta y el vicio. Ahí, la avispada Adina regenta un chiringuito donde merodea su torpe enamorado Nemorino. Dulcamara, ingenioso charlatán, trapichea con drogas y brebajes. Y en la entretenida vida costera no faltan los marineros en busca de diversión, capitaneados por Belcore, el típico “chulo playero”.

En la interpretación de estos peculiares personajes se alternarán Brenda Rae y Sabina Puértolas (Adina); Rame Lahaj y Juan Francisco Gatell (Nemorino); Alessandro Luongo y Borja Quiza (Belcore), Erwin Schrott y Adrian Sâmpetrean (Dulcamara). Javier Camarena interpretará el papel de Nemorino en la función del 9 de noviembre, antes de su actuación en la Gala del 13 de noviembre y del inicio de los ensayos de Il pirata, de Vincenzo Bellini.

L’elisir d’amore ha sido una de las producciones más queridas del público del Real desde el siglo XIX. Subió a su escenario por primera vez en 1851, un año después de la inauguración del Teatro, y desde entonces se ha representado más de 80 veces, incluyendo esta coproducción del Teatro Real y del Palau de les Arts de Valencia, que ahora se repone, 6 años después de su estreno en Madrid.

Fotografía: Javier del Real

Celso Albelo

La nueva producción de Anna Bolena de Gaetano Donizetti en la Opéra Royal de Wallonie en Lieja (Bélgica) se estrena el 9 de abril con la firma del regista Stefano Mazzonis di Pralafera, una coproducción con la Royal Opera House de Muscat (Omán), la Opéra de Lausanne (Suiza) y ABAO Ópera Bilbao que cuenta con el tenor tinerfeño Celso Albelo como protagonista al lado de la soprano rusa Olga Peretyatko en el papel titular (funciones los días 9, 11, 14, 17 y 20 de abril). El cantante español, especialista en bel canto romántico y un maestro en la obra de Donizetti, debutó el papel de Lord Percy en la Staatsoper de Viena en abril de 2015 junto a Anna Netrebko, título que un mes después interpretaría en Tenerife compartiendo escenario con Mariella Devia. Posteriormente, y entre otros compromisos, Celso Albelo dará vida al libertino Duca di Mantova de Rigoletto (Verdi) en el Palau de Les Arts de Valencia (mayo), personaje que posteriormente llevará de gira por Japón (Nagoya, Otsu y Tokyo) con la compañía del Teatro Comunale de Bolonia (Italia) antes de que, ya entrado el verano, interprete Guillaume Tell (Rossini) en el Festival de Les Chorégies d’Orange (Francia).

www.celsoalbelo.com

https://www.operaliege.be/en/show/anna-bolena-anne-boleyn/

Foto: Celso Albelo © Joan Tomàs / Fidelio Artist

Portada Lucia

Lucia 2

Lucia 3

Lucia 4

Lucia 5

Lucia 6

En la segunda mitad del siglo XVIII Benjamin Franklin, tan aficionado a la música como a la ciencia o la política, pulió y sofisticó un instrumento formado por copas de cristal que unió a una base de madera y que emitía un peculiar sonido al rozar el borde de las copas con las yemas de los dedos. Había creado la armónica de cristal. Rápidamente se extendió el uso de este nuevo instrumento por los salones europeo interpretado, principalmente, por mujeres.La melodía y las atmósferas que creaba, hacían volar la imaginación de muchos de los que la escuchaban. Para algunos era calmante y para otros, excitante, hasta tal punto que algunos intérpretes y aficionados empezaban a sentir afectado su sistema nervioso, llegándose incluso a prohibir el uso de la armónica de cristal en algunas localidades alemanas.

Durante uno de sus viajes a Nápoles, Donizetti había descubierto este nuevo artefacto musical, quedando fascinado por su sonido. Unos años después, cuando inició la composición de Lucia di Lammermoor, pensó que éste sería el único instrumento que podría reflejar la angustia de la protagonista en la escena de la locura. Se decía entonces que algunos espectadores, especialmente susceptibles o sensibles, podían llegar a volverse locos al escuchar su sonido.

A tenor de lo ocurrido estos días en el Teatro Real, bien podría decirse que la influencia de la armónica de cristal ha tenido sus efectos. Pero más bien ha sido el efecto de las voces, dos repartos de altísimo nivel, los que han desatado la locura o, al menos, un especial entusiasmo entre el público. 17 años después de la última Lucia que interpretó Edita Gruberova en este mismo Teatro.

En esta producción de la English National Opera hemos podido disfrutar de la partitura casi en su íntegridad. Se han incluida el aria de la torre y el hermoso final en solitario de Edgardo. Las óperas de esta época fueron mutiladas en muchas ocasiones a la hora de ser representadas. Según Daniel Oren, por culpa de la genialidad de Verdi, “que llegó con esos efectos fulminantes en sus partituras que hicieron que el resto de compositores fueran relegados”. Lucia fue una de las pocas obras de Donizetti que no dejaron nunca de estar en el repertorio.

La escenografía de David Alden está situada en la época victoriana, cuando fue escrita la obra. En una sociedad paternalista y fuertemente dominada por el hombre. Donde la figura femenina apenas tiene presencia. Lord Enrico Ashton tiene una desesperación económica tal, que es capaz de vender a su propia hermana entregándola en matrimonio y salvar así la herencia familiar.

Alden ha presentado una escenografía excesivamente oscura, muy fría y tenebrosa. Demasiado minimalista en ocasiones. Alden es un hombre de teatro y ha recurrido al efecto de situar un escenario dentro del escenario. En él se representan algunos de los momentos más importantes de la obra, como la escena de la locura, que ocurre en medio de una representación. Tan solo el juego de luces de Adam Silverman rescata al espectador de la gama de grises que dominan la obra, creando un ambiente opresivo, junto a las pequeñas dimensiones de la escenografía. El vestuario de Brigitte Reiffenstuel pone el punto romántico y elegante en una escenografía pesada y agobiante.

Dos han sido los repartos encargados de esta producción. En el primero, una sorprendente Lisette Oropesa ha dado vida y brillo a Lucia. Un rol nada fácil, no solo por la dificultad de una partitura de gran exigencia vocal, también por el peso que arrastra un papel representado por las más grandes divas de la ópera. Oropesa maneja de manera impecable los tiempos, el vibrato, los trinos, el legato, el piano… Si hay algo en lo que debe profundizar es la teatralidad, pues el rol de Lucia es de un dramatismo extremo.

El Edgardo de Javier Camarena tuvo un acertado plus de romanticismo. Brilló en los agudos, que es su punto fuerte, y en los bellísimos legatos. El último acto, en el que es el protagonista, ya muerta Lucia, fue de un lirismo conmovedor. Mantiene una permanente luna de miel con el público de Madrid y la ovación final fue más que merecida.

El segundo reparto estuvo a cargo de Venera Gimadieva como Lucia. Tiene una técnica impecable, un bello timbre y un centro poderoso. No así los sobreagudos, que resultaron forzados. Bastante bien en el aria de la locura. Fue de menos a más en una muy buena interpretación. Le sobró un poco de frildad que impidió conectar con su Edgardo.

El mejor de la noche fue Ismael Jordi, como Edagardo. Su voz ha evolucionado en volumen y musicalidad. Domina el belcanto, emocionó con la delicadeza de sus pianos y su romántico fraseo. Un poco estirado y estático en escena.

El Enrico de Simone Piazzola sonó un poco tirante y leñoso. Bien en la interpretación de hermano autoritario y egoísta.
El coro, en su línea de brillantez. También en la interpretación en la que siempre es un personaje imprescindible.

La dirección de Daniel Oren, gran conocedor de repertorio italiano, resultó un poco pesada en algunos momentos, a pesar de sus enérgicos movimientos en el atril. Se le podía escuchar tarareando mientras saltaba en los finales de acto. Muy bien en los concertantes como quedó demostrado en un magnífico sexteto. Dirige excepcionalmente a los cantantes, de los que está pendiente sin agobiarles.

Un excelente final de temporada que deja en el público un muy buen sabor de boca. Tras una temporada en que las triunfadoras han sido las óperas menos conocidas, esta Lucia ha sido, sin duda, la mejor dentro del repertorio clásico, muy por encima de la preciosista La boheme y la torpe Aida.

Texto: Paloma Sanz
Fotografías: Javier del Real
Vídeos: Teatro Real

LuciaLammermoor

Entre los días 22 de junio y 13 de julio el Teatro Real ofrecerá 15 funciones de Lucia di Lammermoor, de Gaetano Donizetti, en la aclamada producción concebida por el director de escena estadounidense David Alden para la English National Opera en 2010 y presentada posteriormente en las óperas de Washington D.C., Toronto, Bonn, Oslo y Goteburgo, siempre con gran éxito.

Basada en la truculenta novela histórica de Walter Scott, The Bride of Lammermoor, que Salvatore Camarano transformó en libreto, la ópera es el epítome del melodrama romántico: emociones exacerbadas, amores imposibles, conflictos ancestrales, espacios espectrales, duelos, traiciones, locura, muerte…

Donizetti compuso la música en apenas un mes, influenciado por el triunfo de I puritani, de su rival Vincenzo Bellini, cuya ópera tiene también una estremecedora escena de locura y una premonitoria tempestad. (En el Teatro Real Javier Camarena fue el protagonista de I puritani en 2016 y lo es ahora también, en la ópera de Donizetti, debutando el papel de Edgardo).

Lucia di Lammermoor es una joven huérfana, desequilibrada y soñadora, enamorada de Edgardo, enemigo de la familia, odiado por su hermano, que la incita a casarse con un noble adinerado para salvarlos de la ruina. Para ello, con la complicidad del capellán y las malas artes de su guardián, hace creer a Lucia que su enamorado la ha traicionado. Empujada a firmar el acta matrimonial, la joven, rota por el dolor y presa de la locura, asesina a su esposo en la noche de nupcias, enajenada en una especie de ensoñación angelical que culmina con su muerte y el posterior suicidio de su amado.

Con esta historia truculenta y el oficio, brillantez y fecundidad característicos de Donizetti, la partitura fluye, arrolladora, alternando el trepidante ritmo del drama con largas suspensiones de la acción teatral, en las que los protagonistas expresan sus sentimientos con gran aliento expresivo y una escritura vocal llena de artificios, muchas veces en beneficio de la caracterización psicológica de los personajes. Así, la extrema dificultad de la coloratura y los registros agudos y endemoniados del papel de Lucia dan a su carácter un aura irreal y onírico, que inmortalizaron cantantes como Maria Callas, Leyla Gencer, Joan Sutherland o Edita Gruberová, que interpretó el papel en el Teatro Real en 2001, junto a José Bros, con dirección musical de Friedrich Haider y escénica de Graham Vick.

Para dar consistencia dramatúrgica a esta trama hiperbólica, David Alden (Alcina y Otello) sitúa la ópera en un decadente sanatorio victoriano diseñado por el escenógrafo Charles Edward, que se inspiró en la antigua residencia del médico británico John Langdon Down, descubridor del síndrome de Down. En una atmósfera siniestra y claustrofóbica los dos hermanos mantienen una relación enfermiza, en la que todo parece suceder en un ambiente espectral, con reminiscencias de la literatura fantástica de Edgar Allan Poe.

Dos cuartetos protagonistas se alternarán en las 15 funciones de la ópera, que se interpretará prácticamente sin cortes y con la orquestación original, incluyendo la célebre armónica de cristal que acompaña la escena de la locura.

Encabezan sendos elencos la estadounidense de ascendencia cubana Lisette Oropesa (Rigoletto) y la rusa Venera Gimadieva (La traviata, I puritani, y El gallo de oro), que actuarán junto a los tenores Javier Camarena (La fille du régiment, I puritani y La favorite) e Ismael Jordi (L’elisir d’amore y Roberto Devereux), secundados por los barítonos Artur Rucinski y Simone Piazzola (Enrico Ashton), los bajos Roberto Tagliavini y Marko Mimica (Raimondo Bidebent), el tenor Yijie Shi (Lord Arturo Bucklaw), la mezzosoprano Marina Pinchuk (Alisa) y el barítono Alejandro del Cerro (Normanno).

Daniel Oren, gran especialista en obras belcantistas, estará al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real.

En el marco de la Semana de la Ópera (del 2 al 8 de julio), Lucia di Lammermoor será retransmitida el 7 de julio a las 21.30 horas en museos, teatros, centros culturales, plazas, parques, auditorios y ayuntamientos de toda España y también en Facebook Live, Palco Digital y Opera Vision, plataforma de ópera en streaming de Opera Europa.

Toda España podrá suspirar con la desdicha de Lucia di Lammermoor, dejarse llevar por sus quimeras y disfrutar de una noche del mejor belcanto, compartiendo sus experiencias con el hashtag #LocuraConLucia.

Donizetti

Inocencia, picardía y felicidad. ¡Déjate seducir por una poción que enamora!

Una ópera cómica, romántica, deliciosa, original y fresca de Donizetti, el último gran representante de la ópera bufa italiana. La celebrada producción de Mario Gas te transportará a la Italia más pintoresca. Del 7 al 28 de enero.
Un reparto de cantantes de lujo: el tenor eslovaco Pavol Breslik (Nemorino), junto a otras tres estrellas, la Adina de la soprano Jessica Pratt, el Belcore del barítono Paolo Bordogna, además de un veterano basso buffo como Roberto de Candia en la piel de Dulcamara.

Activitadades relacionadas:

– Conferencia “Qui t’estima més que ningú?”, 4 de enero a las 20h en la Sala principal del Teatre, a cargo de Ramon Gener, divulgador musical. Nuevas entradas disponibles.
– Conferencia organizada por Amics del Liceu, 3 de enero a las 19.30h en la Sala del Cor, a cargo de Antoni Colomer, crítico y gestor musical.
– Proyección en torno a L’elisir d’amore, 4 de enero a las 19.30h en el Reial Cercle Artístic.
– Exposición en el Balcón Foyer en ocasión de L’elisir d’amore con el Reial Cercle Artístic a partir del 7 de enero.

Roberto Abbado

El director de orquesta milanés Roberto Abbado, una de las batutas más solicitadas del panorama musical internacional, se subirá al pódium del emblemático Palacio Euskalduna, en su debut en la nueva temporada 2017/2018 de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO-OLBE). El famoso director italiano se pondrá al frente de la Euskadiko Orkestra Sinfonikoa y el Coro de la Ópera de Bilbao, para dirigir la conocida y genial ópera bufa de Gaetano Donizetti, Don Pasquale, que regresa a Bilbao después de su última representación en 1995.

Tras su extraordinario éxito en la inauguración del pasado Festival Rossini de Pésaro al frente de la Orchestra Sinfonica Nazionale della Rai con la tragedia lírica Le Siège de Corinthe, el maestro Roberto Abbado, actual codirector titular del Palau de les Arts de Valencia y el nuevo director musical del Festival Verdi de Parma (cargo que desempeñará a partir de 2018), dirigirá el próximo 18 de noviembre “la obra más equilibrada y perfecta de Donizetti”, en palabras del propio director italiano. Jonathan Miller, firma esta impresionante producción del Maggio Musicale Fiorentino, que recrea una gigantesca casa de muñecas alemana a finales del siglo XVIII. El elenco vocal estará encabezado por el bajo-barítono Carlos Chausson (Don Pasquale), la soprano Jessica Pratt (Norina) y el tenor Santiago Ballerini (Ernesto). Habrá funciones los días 21, 24 y 27 de noviembre.

Más información

La Favorita

El próximo 2 de noviembre a las 19.00 horas tendrá lugar la Gala del 20º Aniversario de la Reapertura del Teatro Real en la que se interpretará, en versión de concierto, La Favorite, de Gaetano Donizetti, cuya segunda función, abierta al público, será el 6 de noviembre a las 20 horas.

Esta ópera, elegida para inaugurar el Teatro Real el 19 de noviembre de 1850, coincidiendo con la fiesta onomástica de la Reina Isabel II, volverá a su escenario para dos funciones festivas que unen la celebración de los 20 años del renovado Teatro Real al inicio de su accidentada historia, que comenzó hace 200 años, bajo el reinado de Fernando VII.

La Gala conmemorativa contará con la presencia de personalidades del ámbito institucional, cultural, empresarial y social de nuestro país, entre las que está prevista la asistencia de los ministros de Educación, Cultura y Deporte; Asuntos Exteriores y Cooperación; Defensa; y Justicia; la Presidenta del Congreso de los Diputados, el Presidente del Tribunal Constitucional y los embajadores de Bélgica, Canadá, Colombia, Japón Italia, México, Reino Unido, Rusia y China, entre otras personalidades.

También asistirán altos representantes de instituciones culturales y artísticas como el Museo del Prado, Museo Reina Sofía, Patrimonio Nacional, Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, Círculo de Bellas Artes o Teatro de la Abadía, así como personalidades vinculadas al Teatro Real como Elena Revoredo, Durão Barroso, Carlos Salinas, Mario Vargas Llosa, o Pablo Heras-Casado; los exministros de cultura Carmen Calvo, Pilar del Castillo y José Ignacio Wert, y directores del Teatro Real a lo largo de estos 20 años. Asimismo, estarán representantes de las tres más importantes asociaciones internacionales de teatros líricos -Ópera Europa, Ópera América y Ópera Latinoamérica- además de representantes del Gran Teatre Liceu de Barcelona, Palau des Arts de Valencia, Teatro de la Maestranza y ABAO, entre otros.

El tema español

En la creación artística adscrita al Romanticismo, el ‘exotismo español’ fue una riquísima fuente de inspiración literaria, dramatúrgica y pictórica, que bebió sobre todo de su historia medieval, de las hazañas de los descubrimientos y del prolífico Siglo de Oro, unidos a las jugosas crónicas de los escritores y viajeros decimonónicos.

En ese contexto, son innúmeras las óperas basadas en personajes o historias de esa España imaginaria, de Las bodas de Fígaro a Carmen ­–actualmente en escena-, destacando Gaetano Donizetti (1797-1848), que en su extenso catálogo de 63 títulos incluye 11 partituras de tema español, que van de Zoraida di Granata y La Zingara, ambas de 1822, hasta La Favorite (1840), Maria Padilla (1841), Dom Sébastien, roi de Portugal (1843), o la inconclusa Le duc d’Albe.

La Favorite se inspira en la relación ilícita que mantuvo a lo largo de toda su vida el rey Alfonso XI de Castilla con Leonor de Guzmán, quien le dio nueve hijos al margen de su matrimonio oficial con la reina María de Portugal, provocando el malestar de la curia y de la nobleza de la época y, finalmente, su ejecución.

La ópera trascurre en el reino de Castilla, con monjes de Santiago y nobles sevillanos, peregrinos y esclavas moras, pero la desdichada trama amorosa de los protagonistas se aleja totalmente de la verosimilitud histórica y está construida para articular varias partituras anteriores, creando un contexto ideal para la expresión de los sentimientos extremos que permiten a los grandes divos de la época interpretar con virtuosismo las bellas melodías de Donizetti.

¿La Favorita o La Favorite?

La partitura original, escrita con una enorme premura por encargo de la Ópera de París, se estrenó el 12 de diciembre de 1840 con el título de La Favorite y libreto en francés. En pocos meses el compositor había transformado una obra inédita anterior, L´Ange de Niside, añadiéndole partes de otras óperas suyas, junto con nuevos pentagramas, en un genial y rápido ensamblaje destinado a las voces y el carácter de los célebres cantantes congregados en la capital francesa para la interpretación de la partitura.

Después de su estreno parisino la ópera inició un aclamado periplo por teatros europeos, asumiendo diferentes títulos y traducciones, con modificaciones impuestas por la idiosincrasia de cada lugar: censura, caprichos de los cantantes, gustos del público, etc. Así, la ópera recaló en Padua como Leonora di Guzman, en Milán como La Favorita, o en Viena como Richard und Mathilde, llevando a todos los teatros el drama de la ‘amante oficial’ de Alfonso XI, que incorporaba todos los ingredientes del gusto romántico: dos hombres enamorados y traicionados por la misma mujer profesan hacía ella sentimientos pasionales y contradictorios que desencadenan la muerte de la protagonista, presa de su condición de cortesana…

A Madrid llegó la versión en italiano, La Favorita, que se había impuesto a la original francesa, primero al Teatro del Circo, en 1843, y más tarde al Teatro Real, por deseo de la mezzosoprano Marietta Alboni, la gran diva que encabezaba el fantástico cartel de su velada inaugural, presidida por la Reina Isabel II.

La Favorita resurgió paulatinamente en los teatros europeos en la segunda mitad del siglo XX, con ediciones revisadas, tanto en italiano como en francés, que intentan limpiar la partitura de añadidos y adulteraciones ajenos la composición de Donizetti, aflorando su cuidada y sobria orquestación y el melodismo de largas frases, que cristalizaría en las óperas de Verdi. Dentro de este espíritu el Teatro Real ofrecerá la versión original en francés, La Favorite, tal como se hizo en las 12 funciones de la temporada 2002-2003.

La belleza de su música, ideal para el lucimiento de grandes voces, vuelve a traer al Real a cantantes de reconocido prestigio en este tipo de repertorio, como la mezzosoprano norteamericana Jamie Barton (Leonor De Guzmán), que debuta en el Real, el tenor Javier Camarena (Fernand) ─que volverá después de sus aclamadísimas interpretaciones en La hija del regimiento e I puritani─ el barítono Simone Piazzola (Alphonse XI) y el bajo Simón Orfila (Balthasar), que estarán secundados por la soprano Marina Monzó (Inés) y los tenores Antonio Lozano (Don Gaspar) y Alejandro Del Cerro (Un Señor).

Daniel Oren, que dirigió en el Real Los pescadores de perlas, de Georges Bizet, en 2013, protagonizada por Juan Diego Flórez y Patricia Ciofi, vuele a ponerse al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real.

Las funciones de La Favorite de los días 2 y 6 de noviembre se sumarán a las 288 representaciones anteriores de esta ópera, como un simbólico homenaje al pasado y presente del Teatro Real, que ha conseguido sobreponerse a las vicisitudes de su historia, gozando hoy día de una enorme y esperanzadora vitalidad.

‘LA FAVORITE’ | ACTIVIDADES PARALELAS

31 de octubre, a las 19.00 horas | Teatro Real, sala Gayarre

Coloquio en torno a La Favorita

​​con Miguel Ángel Ladero Quesada, Feliciano Barrios Pintado y Jaime de Salazar y Acha

Colaboración con la Real Academia de la Historia

3 de noviembre, a las 18.00 horas | Museo Arqueológico Nacional

Visita guiada: Reinos cristianos de la Edad Media en el Museo Arqueológico Nacional

4 de noviembre, a las 16.30 horas | Museo Naval

Visita-taller al Museo Naval para niños de 8 a 12 años.

Inscripciones: actividadesmuseonaval@educacionypatrimonio.es

5 de noviembre, a las 11.30 y a las 12.30 horas | Museo Naval

Cuenta-cuentos en el Museo Naval

Inscripciones: actividadesmuseonaval@educacionypatrimonio.es

6 de noviembre, a las 19.00 horas | Museo Naval, Salón de Actos del Cuartel General de la Armada

Conferencia: La favorita de Alfonso XI: Gibraltar, Trastámara y Almirantes de Castilla. Por Mariano Juan y Ferragut

Fecha por anunciar | Filmoteca Española

Ciclo de cine: Teatro Real: Noche de ópera

Tancredi

El Palau de les Arts Reina Sofía cierra la temporada lírica con su primera incursión en la ópera seria de Gioachino Rossini, ‘Tancredi’, que se estrenará el próximo viernes, 23 de junio en la Sala Principal.

El intendente de Les Arts, Davide Livermore, ha presentado este título hoy en conferencia de prensa junto con Roberto Abbado, director musical; Emilio Sagi, director de escena; la mezzosoprano Daniela Barcellona (Tancredi); la soprano Jessica Pratt (Amenaide); el tenor Yijie Shi (Argirio); y el barítono Pietro Spagnoli (Orbazzano).

El también director artístico del teatro de ópera ha recordado que se dedicarán las representaciones de ‘Tancredi’ a la memoria de Alberto Zedda, máxima autoridad en la obra del compositor de Pésaro, que ejerció, además, de primer director artístico del Centre Plácido Domingo:

“Qué mejor homenaje podemos rendirle, que ofrecer un Rossini con los mejores mimbres artísticos que se pueden encontrar en el panorama operístico actual, a la altura de su Rossini Opera Festival de Pésaro o de los mejores teatros del mundo”, ha explicado Livermore.

Roberto Abbado, por segundo año consecutivo, cierra la oferta de Les Arts con este título, que compagina con el concierto que dirigirá en el Palau de la Música con la soprano Anna Caterina Antonacci y la Orquestra de la Comunitat Valenciana el día 30 de junio.

Según destaca el maestro milanés: “Rossini ha sido el compositor de ópera más grande de su tiempo, con gran influencia no sólo en la ópera italiana sino también en la francesa. Lo más fascinante es el desarrollo innovador, no hay otro italiano que haya empujado la ópera hacia adelante como él, era como si tuviese un telescopio para mirar el futuro”.

“Siempre utiliza -continúa el director- un idioma muy típico y reconocible, por eso la dificultad como intérpretes es que debemos saber distinguir para hacer que ese mismo idioma funcione de forma distinta en una ópera seria o en una ópera bufa”.

Sobre los diferentes finales, Roberto Abbado matiza que de los tres que existen: Venecia, Ferrara y una versión milanesa con otros personajes, el final trágico (Ferrara, marzo 1813) que se verá en Les Arts, corresponde “según mi visión al ideal de ‘Tancredi’ que Rossini había pensado, además de ser muy innovador porque en él la música se va desintegrando para terminar en silencio”.

Se trata de la séptima puesta en escena que Emilio Sagi presenta en el enclave cultural valenciano tras sus celebradas propuestas para ópera española y zarzuela: ‘La Bruja’ y ‘El rey que rabió’, ambas de Ruperto Chapí; ‘Luisa Fernanda’, de Moreno Torroba; ‘El dúo de ‘La Africana’, de Fernández Caballero, ‘Katiuska’, de Pablo Sorozábal y ‘Lucrezia Borgia’, de Donizetti.

El montaje, coproducido por la Opéra de Lausanne y el Teatro Municipal de Santiago de Chile, cuenta con escenografía de Daniel Bianco, vestuario de Pepa Ojanguren e iluminación de Eduardo Bravo.

El reputado director de escena ovetense emplea una estética “inspirada en los principios del siglo XX, pero con un corte atemporal” para “ganar en credibilidad y dar una imagen menos acartonada del libreto”. “La música de Rossini -apunta- es universal y moderna también, por eso funciona hacer un montaje alejado de la narración original palabra por palabra, que no es otra cosa que una historia de caballeros y héroes”.

Daniela Barcellona, voz rossiniana de referencia, regresa a Les Arts con uno de sus papeles fetiche, Tancredi, que le ha acompañado toda su carrera desde su debut en Pésaro en 1999. Se trata de su tercera actuación en el centro operístico, tras cantar en la Gala Puccini bajo la batuta de Plácido Domingo en 2008, encarnar a Didon en ‘Les Troyens’, con Valery Gergiev, en 2009, y presentar por primera vez el rol de Amneris en ‘Aida’ en 2010.

“Para mí, Tancredi es un rol muy significativo, porque ha sido el papel que ha hecho toda mi carrera. Cuando lo debuté sabía que suponía una gran responsabilidad, ya que antes de mí lo había cantado Lucia Valentini Terrani. Como personaje, lo sigo amando muchísimo, es poético y muy positivo, tanto que pese a que piensa que Amenaide no lo ama, se bate por ella”, subraya la mezzosoprano italiana.

Jessica Pratt interpreta a Amenaide, su primer papel en Valencia. La soprano, nacida en Inglaterra pero criada en Australia, es una de las voces con mayor presencia en la escena internacional. Desde su debut en 2007 como ‘Lucia di Lammermoor’, su nombre es imprescindible en las grandes producciones de bel canto en Europa y Estados Unidos, que le ha llevado a conseguir numerosos galardones en todo el mundo.

“Tancredi’ -añade Jessica Pratt- fue la primera ópera de Rossini que vi en Italia y también la que me hizo enamorarme del bel canto. Amenaide es un papel muy interesante tanto escénica como musicalmente. La música es increíblemente hermosa, aunque también supone un reto porque tiene mucho que cantar: dos duetos, tres escenas y el final primero… Físicamente es muy exigente, pero yo adoro los desafíos”.

En el apartado masculino, Les Arts cuenta con otras dos figuras de contrastado prestigio que también hacen su primera incursión en el centro operístico valenciano: Yijie Shi (Argirio) y Pietro Spagnoli (Orbazzano).

El tenor chino Yijie Shi está en primera línea de la escena operística después de ser la revelación en el Rossini Opera Festival de 2008 con el papel de Cavalier Belfiore en ‘Il viaggio a Reims’, al que siguió un sonado éxito por el papel protagonista en ‘Le comte Ory’ en 2009.

Pese a su juventud, Yijie Shi cuenta ya con el reconocimiento de los teatros de ópera más prestigiosos como el Metropolitan de Nueva York, la Ópera de San Francisco, el Théâtre des Champs Élysées de París, la Accademia Nazionale di Santa Cecilia en Roma, el Maggio Musicale Fiorentino, el Rossini Opera Festival de Pésaro, la Deutsche Oper de Berlín o La Fenice de Venecia, y ha trabajado con directores como Roberto Abbado, Zubin Mehta, Kent Nagano y Alberto Zedda.

Nacido en Roma, el barítono Pietro Spanogli es uno de los intérpretes de referencia en el repertorio de Donizetti, Mozart y Rossini gracias a papeles como Figaro y Conte Almaviva en ‘Le nozze di Figaro’; el rol protagonista en ‘Don Giovanni’; Guglielmo y Don Alfonso en ‘Così fan tutte’; Dandini y Don Magnifico en ‘La Cenerentola’: Belcore y Dulcamara en ‘L’elisir d’amore’; Sulpice en ‘La fille du regiment’ o Malatesta en ‘Don Pasquale’.

Cierran el elenco de ‘Tancredi’, la emergente mezzosoprano Martina Belli (Isaura) y la soprano del Centre Plácido Domingo Rita Marques (Roggiero).

‘Tancredi’ es un ‘melodrama heroico’ en dos actos con libreto en italiano de Gaetano Rossi, que fue representado por primera vez en el teatro La Fenice de Venecia el 6 de febrero 1813. El texto está basado en la tragedia ‘Tancréde’, que escribió Voltaire en 1759.

Además del día 23, Les Arts ha programado otras representaciones de la ópera de Rossini los días 25, 27 y 29 de junio además de una última función el 1 de julio.

Lucrezia Borjia

Fabio Biondi y Emilio Sagi firman ‘Lucrezia Borgia’, de Gaetano Donizetti, la primera nueva producción de la Temporada 2016-2017 del Palau de les Arts Reina Sofía, que se estrenará el domingo 26 de marzo, a las 18.00 h.

El maestro palermitano y el director de escena ovetense han presentado hoy en conferencia de prensa este título basado en el retrato que hizo Victor Hugo de la enigmática hija del papa valenciano Alejandro VI.

Durante su intervención han estado acompañados por los principales protagonistas del montaje: la soprano Mariella Devia, la mezzosoprano Silvia Tro Santafé, el tenor William Davenport y el bajo-barítono Marko Mimica.

‘Lucrezia Borgia’ supone también un hito en la historia de Les Arts, puesto que será la primera ópera que se emita en ‘streaming’ el próximo 1 de abril, a través de ‘The Opera Platform’. La transmisión es posible gracias al acuerdo suscrito con la Agència Valenciana del Turisme y se enmarca dentro de la promoción de la Ruta de los Borja. De esta forma, durante el intermedio entre los actos I y II, se ofrecerá contenido audiovisual sobre la huella de la poderosa estirpe en la Comunitat Valenciana, además de las habituales entrevistas con el elenco de la producción y conexiones desde el teatro.

Fabio Biondi se adentra en la ópera belcantista en Les Arts después de sus recientes éxitos con la OCV en los repertorios barroco y clasicista. Con el reto de presentar el belcanto de Donizetti desde un prisma diferente, con un lenguaje historicista, el director musical de Les Arts completará su labor filológica alrededor de este periodo de la lírica italiana con ‘Italia más allá de la ópera’, un nuevo capítulo del ciclo de música de cámara que acogerá el Espai Los Toros el 30 de marzo.

Para Emilio Sagi, se trata del sexto montaje -el tercero de producción propia- que se presenta en el enclave cultural valenciano tras sus celebradas propuestas para ópera española y zarzuela: ‘La Bruja’ y ‘El rey que rabió’, ambas de Ruperto Chapí; ‘Luisa Fernanda’, de Moreno Torroba; ‘El dúo de ‘La Africana’, de Fernández Caballero, y ‘Katiuska’, de Pablo Sorozábal.

La puesta en escena con escenografía de Llorenç Corbella, vestuario de Pepa Ojanguren e iluminación de Eduardo Bravo, supone la primera visita del oventense durante esta temporada, que se cerrará también con una producción suya: ‘Tancredi’, de Rossini.

El libreto de Felice Romani, con quien Donizetti firmó éxitos como ‘L’elisir d’amore’ o ‘Anna Bolena’, toma como referencia el drama homónimo de Victor Hugo, más vinculado con la leyenda y mito alrededor de Lucrecia Borja que con su verdadera historia. La ópera se desarrolla en Ferrara, donde Lucrezia Borgia, desposada con el duque Alfonso d’Este, transita entre las contradicciones que arroja su figura pública frente a los sentimientos hacia su hijo secreto Gennaro.

Musicalmente, ‘Lucrezia Borgia’ es una de las partituras más endiabladas de Gaetano Donizetti, especialmente para su protagonista, un papel que en la historia de la lírica ha quedado reservado a voces legendarias, entre las que destacan Montserrat Caballé o Joan Sutherland.

La soprano Mariella Devia, considerada como la última gran dama del bel canto, encarna en Les Arts a la controvertida protagonista. Célebre por sus interpretaciones de Bellini y Donizetti, la diva italiana debutó en el centro de artes en el ‘Homenaje a Puccini’ que dirigió Plácido Domingo en 2008, y regresó en 2015 para ‘Norma’, uno de los papeles por los que obtuvo el ‘International Opera Award’ en 2016.

La mezzosoprano valenciana Silvia Tro Santafé canta el papel de Maffio Orsini. Intérprete de referencia en el repertorio haendeliano y rossiniano, ha actuado en los principales teatros y festivales líricos europeos, con directores como William Christie, René Jacobs, Lorin Maazel, Neville Marriner, Yehudi Menudin y Alberto Zedda. Tras su presentación en Valencia con ‘Orlando’, de Händel, en el año 2007, regresó en 2014 para ‘L’italiana in Algeri’.

El tenor estadounidense William Davenport, que inauguró la Pretemporada con ‘L’elisir d’amore’, también de Donizetti, presenta su segundo papel en Les Arts: Gennaro, el hijo secreto de Lucrezia Borgia. Con una ascendente carrera en América del Norte, el cantante de Maryland destaca por sus incursiones en el repertorio italiano.

Cierra el cuarteto protagonista el bajo-barítono croata Marko Mimica como Alfonso d’Este. El intérprete de Zagreb, calificado por la crítica como una de las voces del futuro, desarrolla una emergente carrera con actuaciones en Berlín, Palermo, Pésaro, Roma y, próximamente, París.

El elenco de ‘Lucrezia Borgia’ se completa con los cantantes del Centre Plácido Domingo Fabián Lara (Liverotto), Andrés Sulbarán (Vitellozzo), Alejandro López (Gazella), Moisés Marín (Rustighello), Andrea Pellegrini (Gubetta) y Michael Borth (Astolfo). Participan también Simone Alberti (Petrucci), José Enrique Requena (Ujier) y Lluís Martínez (Una voz) junto con el Cor de la Generalitat Valenciana, que dirige Francesc Perales.

Además del estreno el día 26 de marzo, Les Arts ha programado otras representaciones los días 29 de marzo y 1, 5 y 8 de abril.
The Opera Platform

Desde 2014, ‘The Opera Platform’ (TOP) ofrece una temporada europea de ópera en directo mediante acceso gratuito a través de su portal (http://www.theoperaplatform.eu/en), con el objetivo de atraer y cultivar nuevos públicos.

El proyecto está cofinanciado por el programa ‘Creative Europe’ de la Comisión Europea, en asociación con 15 teatros de 12 países europeos y cuenta con una audiencia potencial de dos millones de espectadores.

Les Arts ha sido invitado a participar en la presente temporada con la emisión de ‘Lucrezia Borgia’ de Donizetti, para la que cuenta con la colaboración de la Agència Valenciana del Turisme en una iniciativa que aúna la divulgación de la lírica a toda la sociedad junto con la promoción de la Comunitat Valenciana como destino cultural.

Después de su emisión, ‘Lucrezia Borgia’ estará todavía disponible seis meses más en la plataforma para quienes deseen verla durante ese periodo. El único requisito para disfrutar del espectáculo es disponer de conexión óptima a Internet.

Lectura dramatizada

Les Arts ofrece, con motivo de estas representaciones, una lectura dramatizada de ‘Lucrèce Borgia’, obra teatral en tres actos y prosa que Victor Hugo estrenó en París el 2 de febrero de 1833.

En el texto -un paradigmático ejercicio del imperante Romanticismo que latía con enorme vitalidad en los años 30 del siglo XIX-, el dramaturgo francés ofrece un retrato en negativo de la ilustre hija del Papa Borgia. Un retrato que va más allá de los suaves contornos de la mujer hermosa; un retrato que afila el perfil trágico de la asesina que fue también mujer utilizada y humillada.

Pepe Galotto, de La Farsería, dirige en el Aula Magistral este montaje que está orientado hacia el público del Programa Educativo los días 4, 6 y 7 de abril junto con una representación el domingo 9, a las 18.00 h, abierta para el público general.