El director de orquesta Gustavo Dudamel ha presentado esta mañana en la capilla de los Condestables de la Catedral de Burgos los dos conciertos que dirigirá en Burgos dentro de los actos de conmemoración del VIII Centenario de la Catedral de Burgos. “Hacer música en un espacio tan especial y divino como la Catedral de Burgos es un privilegio. La música es el lenguaje de Dios”, ha explicado Dudamel.

Dudamel se pondrá al frente de la Mahler Chamber Orchestra el 12 de junio a las 20.15 horas, en la Escalera Dorada del templo gótico. Estarán acompañados por el Orfeón Donostiarra e interpretarán la Sinfonía escocesa de Mendelssohn y la Misa de la Coronación en do mayor de Mozart, con la soprano Katharina Kondari, el tenor Mauro Peter, la mezzosoprano Marina Viotti y el barítono Tareq Nazmi, como solistas.

El domingo 13 de junio, Dudamel volverá a guiar a la orquesta alemana y a la joven pianista rusa Alexandra Dovgan, de solo 13 años, en el Fórum Evolución, a las 20.15 horas. En este caso, el repertorio se centrará a figura de Beethoven y en tres de sus obras: Obertura Coriolano, Concierto para piano No. 2 en si bemol mayor y Sinfonía No. 3 en mi bemol mayor. Estos dos conciertos son fruto de la colaboración con la Fundación Siglo para el Turismo y las Artes de Castilla y León y están organizados por la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021, dentro de los actos de conmemoración de los 800 años que el templo castellano cumplirá el próximo 20 de julio. Estos conciertos “confirman, sin lugar a dudas, un hito cultural extraordinario”, tal y como ha resaltado el consejero de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ortega.

Dudamel ha estado acompañado también por el presidente y el vicepresidente de la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021, Mario Iceta y Antonio Miguel Méndez Pozo; Luis Abril, miembro de la Junta de Protectores de esta entidad; y el deán de la Catedral burgalesa, Vicente Rebollo. Méndez Pozo ha asegurado que estos conciertos serán “el paso previo al final de un feliz sueño” que comenzó con una conversación con Luis Abril, quien recomendó encarecidamente que Gustavo Dudamel fuera el artista encargado de “abrir la Catedral de Burgos al mundo por medio de la música”. Abril ha desvelado su “admiración y confianza ilimitadas” en el compositor venezolano, de quien ha subrayado su “inmenso talento”, “su pasión enciclopédica por la música” y su valentía.

Director musical y artístico de la ‘LA Phil’ y nuevo director musical de la Ópera de París

Gustavo Dudamel encuentra motivación en su firme creencia de que la música tiene el poder de transformar vidas, inspirar, y cambiar al mundo. A través de su dinámica presencia en el podio y de su incansable apoyo a la educación artística, Dudamel ha dado a conocer la música clásica a nuevas audiencias alrededor del mundo y ayudado a proveer acceso a las artes para innumerables personas en comunidades sin acceso a ellas. Como el director musical y artístico de la Filarmónica de Los Ángeles, ahora en su duodécima temporada, la audaz programación y visión expansiva de Dudamel llevó al New York Times a declarar a la Filarmónica de Los Ángeles como “la orquesta más importante en Estados Unidos”.

En abril de 2021, se anunció que Dudamel se integrará a la Ópera de París como su próximo director musical por seis temporadas a partir de agosto de 2021. Dudamel ha dirigido más de 30 producciones escenificadas, semiescenificadas y concertantes en los principales escenarios del mundo, incluyendo cinco producciones escenificadas con el Teatro alla Scala, producciones en las óperas estatales de Berlín y Viena, la Metropolitan Opera en Nueva York y trece óperas en Los Ángeles con un repertorio desde Cosí fan tutte a Carmen, de Otello a Tannhäuser, de West Side Story a óperas contemporáneas por compositores como John Adams y Oliver Knussen. Como parte de su temporada inaugural como director musical de la Ópera de París, en el otoño de 2021 Dudamel dirigirá funciones de Turandot de Puccini y Le Nozze di Figaro de Mozart.

Creyente en el poder de la música para transformar vidas a través de su fundación

Dudamel promueve el poder de la música para unir, sanar e inspirar a una escala global. Inspirado por su experiencia juvenil transformadora en El Sistema, el programa de entrenamiento musical inmersivo de Venezuela, en 2012 creó la Fundación Dudamel con la meta de “ampliar el acceso a la música y las artes ofreciendo herramientas y oportunidades a la gente joven para dar forma a sus futuros creativos”. La Fundación Dudamel está transformando el mundo a través del arte, la cultura y la música. Encabezada por sus copresidentes Gustavo Dudamel y María Valverde, la Fundación Dudamel colabora con instituciones alrededor del mundo para enriquecer vidas a través de cuatro áreas programáticas.

Encuentros España 2021: Unir al mundo a través de la música, talleres y conciertos

En junio de 2021 la Fundación Dudamel presenta su primer Encuentros europeo en España, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Reino de España. Un propulsor del poder de la música para unir e inspirar, en 2018 Gustavo creó Encuentros a través de su Fundación como una forma de explorar la unidad cultural y celebrar la armonía, la igualdad, la dignidad, la belleza, y el respeto a través de la música. Con esta visión, Encuentros inspira y enseña a una nueva generación de jóvenes líderes a construir un mundo mejor.

En ese espíritu, la Fundación reúne a estudiantes de las Américas –México, Estados Unidos, Bolivia, Chile, Argentina, Venezuela, Colombia, Perú, y Nicaragua– y de España para trabajar lado a lado en la Orquesta del Encuentro dirigida por Gustavo Dudamel. Gustavo dirigirá los talleres y conciertos con módulos y clases magistrales adicionales encabezados por un profesorado de músicos de las principales orquestas del mundo. Estos tutores brindarán a los jóvenes artistas de la Fundación Dudamel capacitación musical y en liderazgo antes de partir en una gira cultural de conciertos comunitarios por España en junio de 2021.

María Valverde, copresidenta de la Fundación Dudamel, ha organizado conferenciantes, especialmente invitados para Encuentros España, una serie de talleres que versarán alrededor de la temática “Unir al mundo a través de la música”. Estos talleres, que se desarrollarán en localizaciones de interés cultural de Madrid, se centrarán en la perspectiva musical de líderes en una amplia gama de disciplinas, explorando temas tan complejos como “Música, sociedad, ciencia y política”, “Arte y fe”, “Cultura, creatividad y conexión” y “Justicia social a través de la creatividad”.

Los talleres y conciertos dirigidos por Gustavo tendrán lugar en junio de 2021 en España: Oviedo, Tenerife y Gran Canaria.

Más entregado que nunca durante la pandemia en hacer llegar la música a la comunidad

Durante la pandemia global del COVID-19, Dudamel dedicó aún más tiempo y energía a su misión de hacer llegar la música a los públicos de todo mundo, convencido de que las artes desempeñan un papel esencial en la creación de una sociedad más justa, pacífica e integrada. Un acontecimiento trascendental fue el muy anticipado lanzamiento de Symphony: Un viaje al corazón de la música, una experiencia cinematográfica inmersiva en realidad virtual (VR) en colaboración con la Fundación “la Caixa” y Fundación Dudamel. Bajo la batuta de Dudamel, los 60 extraordinarios mentores de la Mahler Chamber Orchestra y 41 jóvenes artistas de la Fundación Dudamel, representando a ciudadanos de 22 países en 5 continentes, dan vida a obras maestras del repertorio clásico, mientras amplían el acceso de la juventud a la música y las artes, ofreciéndoles herramientas y oportunidades para forjar sus futuros creativos. La exhibición gratuita, construida en dos salas de cines temporales móviles, fue lanzada en Barcelona y se trasladará a cientos de pueblos de España y Portugal para que miles de personas puedan tener acceso a la fuerza de la música sinfónica. Symphony también inauguró su exhibición permanente en abril de 2021.

Puentes de la música clásica y cultura popular

Uno de los pocos músicos clásicos transformado en un genuino fenómeno de la cultura popular, Dudamel dirigirá la legendaria partitura de Bernstein para la nueva adaptación de West Side Story de Steven Spielberg, y protagonizará un documental sobre su vida que será lanzado por Participant Media. Fue invitado a dirigir la música de apertura y de los créditos de cierre de Star Wars: El despertar de la Fuerza, dio voz al personaje de Trollzart en la película animada Trolls 2: Gira mundial de DreamWorks, e hizo cameos en Mozart in the Jungle, Barrio Sésamo, Los Simpson y El cascanueces y los cuatro reinos. Actuó con la LA Phil en los Academy Awards® 2019, el show de medio tiempo de la Super Bowl 2016 (la primera participación de un músico clásico) y en 2019 fue honrado con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

El pasado 10 de Agosto tuvo lugar en el Auditorio de Peralada, un extraordinario concierto con la actuación de la Mahler Chamber orchestra & Friends dirigida por Gustavo Dudamel (Barquisimeto, Venezuela, 26 de enero de 1981), con un programa que incluía en la primera parte El sueño de una noche verano (versión integra) de Felix Mendelssohn, con la intervención como narradora de la actriz María Valverde, actualmente casada con Gustavo Dudamel, que dotó al concierto de una añadida expectación. En la segunda parte pudo escucharse una impresionante ejecución de la Sinfonía nº 1 (El Titán) de Gustav Mahler.

Gustavo Dudamel es uno de los grandes directores de orquesta actuales, cuya vertiginosa carrera comenzó en 2004, cuando consiguió el primer premio del Concurso de dirección Gustav Mahler. Desde entonces ha triunfado en las principales salas de conciertos de todo el mundo, dirigiendo prestigiosas orquestas. Desde 2009 hasta la actualidad es director titular de la Orquesta Filarmónica de los Ángeles. Fue en 2017, el director más joven del famoso Concierto de año nuevo en Viena. Su carrera está muy relacionada con Gustav Mahler, de quien ha llegado a dirigir todas sus sinfonías.

Inspirándose en sus experiencias musicales y pedagógicas, creó en 2012, la Fundación Gustavo Dudamel, una organización benéfica cuyo objetivo es procurar el acceso a la música como un derecho humano y como un catalizador para el aprendizaje, la integración y el cambio social.

La Mahler Chamber Orchestra fue fundada en 2007 por Claudio Abbado, basándose es la visión compartida de sus miembros en ser un conjunto libre e internacional, dedicado a crear y compartir excepcionales experiencias en la música clásica. Su plantilla base es de 40 músicos de 20 países, a los que se agregan de manera circunstancial otros jóvenes músicos, en sus giras por Europa y el resto del Mundo. Un acuerdo educativo entre la Fundaciones Gustavo Dudamel y Mahler, ha hecho posible la preparación de esta Sinfonía nº 1 de Mahler, que ha podido escucharse en Peralada.

El sueño de una noche de verano de Felix Mendelssohn (Hamburgo, 1809 – Leipzig, 1847), es una música para escena basada en la obra de Shakespeare, cuyo estreno tuvo lugar en Postdam el 14 de octubre de 1843, acompañando una representación de la obra teatral. La “Obertura” ya había sido escrita por Mendelssohn, en 1827, cuando el compositor apenas contaba dieciocho años. En el presente concierto la batuta de Dudamel transmitió en la “Obertura” una gran brillantez sonora por parte de todas las secciones orquestales, destacando en su inicio los lentos y luminosos acordes de la madera que dan paso al acariciante sonido de la cuerda. Magníficas las intervenciones de las trompas y del resto de instrumentos de metal. En el “Scherzo” destacó el sonido de cuerda y maderas, sobre todo el solo de la flauta solista con el que concluye este movimiento. Verdaderamente brillante resultó la interpretación de la deliciosa canción “You Spotted Snakes”, introducida por las lucidas intervenciones de clarinetes y fagots, seguidos de un solo de flauta, que da entrada a las magníficas intervenciones de la soprano Mercedes Gancedo y la mezzo Lídia Vinyes-Curtis, junto a miembros del coro femenino del L’Orfeó Català, con dirección de Buia Reixach i Feises. En el “Intermezzo”, se producen motivos melódicos donde brillaron maderas y cuerda. En el “Nocturno” resultó magnífica la interpretación de las trompas así como de la cuerda y las flautas. En la conocidísima “Marcha nupcial” brillaron de sobremanera las intervenciones de tres trompetas y tres trombones, junto al resto de la orquesta. En la “Fanfarria y Marcha fúnebre”, tuvieron una lucida actuación clarinete y fagot dialogando sobre la percusión de los timbales. En la “Danza de los payasos”, brillaron a ritmo frenético los “tutti orquestales”, con puntuales intervenciones solistas de los clarinetes junto a los oboes y ocasionalmente de la tuba. Precedido por el sonido de la flauta y las trompas, volvieron a intervenir de manera muy brillante las cantantes solistas y el coro interpretando “Through the House”.

Paralelamente a la magnífica interpretación orquestal, se produjeron una serie de proyecciones de imágenes de dibujosanimados, que parecían extraídos de un cuento de hadas, pero que no aportan casi nada a interpretación de la obra y llegan a distraer al público de lo que es realmente importante: escuchar la maravillosa música de Mendelssohn. La presencia como narradora de la actriz María Valverde, resultó bastante discreta; visiblemente nerviosa, leía el texto, por momentos, con poca claridad, sin haberlo memorizado debidamente, para dotarlo de auténtico énfasis.

Gustav Mahler (Kaliste, Bohemia, 1860 – Viena, 1911) concibió su primera sinfonía como un largo poema sinfónico en dos partes y cinco movimientos, cuyo estreno tuvo lugar en Budapest, en 1889, con dirección del propio compositor y que resultó un auténtico fracaso. Mahler realizó una importante revisión, convirtiendo la obra original en una sinfonía en cuatro movimientos, cuyo estreno dirigió en Berlín, en 1896, siendo la que suele escucharse habitualmente.

Como gran interprete mahleriano, Gustavo Dudamel consiguió una impresionante respuesta orquestal, con un rendimiento verdaderamente al limite de las diferentes secciones, con una cuerda suntuosa, junto a un sonido muy brillante de las maderas, en especial del oboe solista en sus numerosas intervenciones a lo largo de la obra. Resaltar la vibrante e inusual fanfarria de clarinetes, en el primer movimiento “Langsam, schleppend (Como un sonido de la naturaleza). Pero, sobre todo, cabe señalar el afinadísimo sonido del numeroso conjunto de instrumentos de metal, formado por siete trompas, cuatro trompetas, tres trombones y tuba, que emerge con tremendo poderío en perfecta conjunción con la percusión, cuerda y maderas en los numerosos “tutti orquestales”, que jalonan esta partitura, sobre todo en ese imponente arranque del cuarto movimiento “Stürmisch bewegt (Atormentado, agitado)”, y en la larga coda conclusiva de la sinfonía. Dentro un altísimo nivel interpretativo, cabe destacar la ejecución del tercer movimiento, esa “Trauermasch (Marcha fúnebre)”, que comienza y concluye con la famosa melodía “Frere Jacques”, interpretada en forma de canon, e iniciada con el tenue sonido de los timbales, al que se incorpora el violonchelo solista, y va siendo retomado por los fagots, el conjunto de violonchelos y la tuba. La melodía reaparece fugazmente para lucimiento clarinetes, fagots y trompas, y vuelve a ser el tema conclusivo del movimiento con sonidos de timbales, fagot y violín en pizzicato, que van desvaneciéndose hasta desaparecer. Gran interpretación de Gustavo Dudamel y La Mahler Chamber Orchestra en Peralada.