Il Pirata 1

 

IlPirata-2

IlPirata-3

IlPirata-4

IlPirata-5

IlPirata-6

IlPirata-7

 

Il Pirata en el Teatro Real 192 años después
Estrenar una ópera en uno de los grandes templos operísticos 192 años después de haber sido escrita, tiene que tener una justificación. En el caso de Il Pirata hay una muy importante, la dificultad para interpretar sus roles principales hace que esta obra sea casi imposible. Estas exigencias vocales son las provocaron su ausencia durante décadas del repertorio y los grandes escenarios. Como bien dice el maestro Benini, “todo depende de que se cuente con buenos cantantes. Un buen tenor, una buena soprano y un buen barítono”.En definitiva, y a pesar del éxito con el que se estrenó, primero en La Scala de Milán, en 1827 y posteriormente en Nápoles, Bolonia, Trieste, Viena, Dresde, Lisboa, Barcelona, Cádiz (en 1834), Nueva York, México y Madrid (en 1830 en el Teatro de la Cruz), Il Pirata correría la misma suerte que tantas óperas románticas del momento que se ausentaron de los escenarios desde la segunda mitad del siglo XIX, hasta los años cincuenta del siglo XX. Es en este momento cuando aparece en 1958 con la figura de María Callas, que actualiza el personaje principal de Imogene, situando al Il Pirata nuevamente en el repertorio. Posteriormente sería Montserrat Caballé quien, asumiendo la dificultad del rol, lo incorporó a su repertorio llevándolo a los principales teatros del mundo.Un poco de historia
Il Pirata catapultó a un joven Bellini siempre atento a las corrientes e influencias que llegaban, sobre todo, de Alemania. Su búsqueda de un nuevo lenguaje musical y su gusto por la innovación, hacen que Il Pirata se sitúe a caballo entre la tragedia más clásica, de la época de la Ilustración, y el romanticismo y la música más sinfónica, que llegaba de la mano de Schubert y Beethoven.Esta transición del clasicismo al romanticismo se nota también en su libreto, escrito por Felice Romani, basada en la obra de Justin Séverin Taylor, Bertram, ou Le pirate. Romani sentía gran admiración por los poetas italianos del siglo XVIII, pero se sitúa ya en el romanticismo que en ese momento ya envolvía Europa.Pero, ¿por qué Il Pirata se representa tan pocas veces?
Javier Camarena y Celso Albelo, dos de los tenores que interpretan a Gualterio en esta nueva producción de Teatro Real, dicen: “prefiero cantar un Puritani a la mañana y otro a la tarde, antes que cantar Il Pirata”.Hay que tener en cuenta que estas óperas estaban escritas para determinados cantantes, con una vocalidad específica y en determinadas condiciones de interpretación, teatros pequeños y orquestas muy ajustadas en componentes y volumen de sonido. En aquella época los cantantes estaban acostumbrados a cantar en falsetone. La tesitura natural del tenor de la época les llevaba a cantar en falsete todo aquello que se encontrara por encima del La natural o el Si bemol. Hoy en día no se contempla el falsete como modo de emisión. Los teatros son más grandes y, no digamos las orquestas.Bellini escribió una partitura para tenor de grandes exigencias vocales y dramáticas. Quería un tenor que dominara los registros agudos y graves al mismo tiempo que el fiato y el legato. Quería además que fuera un virtuoso de la declamación y del fraseo. Todo ello acompañado, al igual que en el rol de Imogene, de la agilita heredada de Rossini y conseguir así la mayor expresividad en una obra con tanto exceso de sentimentalismo.Para llevar a cabo todas estas exigencias plasmadas en la partitura, Bellini recurrió al que por entonces era el tenor más aclamado, Giovanni Battista Rubini, al que exigió dos tipos de canto, el virtuoso y agudo del tenore contraltino y el baritenore, con graves más potentes, aunque igualmente virtuosos. Nace con Gualterio el mito del tenor.Escenografía fría, que no fea
El belcanto romántico es considerado por muchos directores de escena uno de los géneros más difíciles de llevar a un escenario. Piensan que las óperas románticas belcantistas no tienen una dramaturgia clara dentro del argumento de la obra. Emilio Sagi no es uno de estos directores. El hecho de que el argumento no esté totalmente cerrado le ofrece muchas posibilidades escénicas. El resultado es elegante y de una gran fuerza visual, con muchos elementos marca de la casa, como las sillas o la luna. La escenografía de Daniel Bianco es fría, para resaltar las enormes pasiones escénicas vividas por los personajes y con grandre espejos para potenciar los elementos y conseguir un efecto multiplicador. El escenario se convierte en una gran caja totalmente cerrada, casi asfixiante, pero que facilita enormemente el trabajo de los cantantes. Se mantienen siempre en boca de escenario, lo que permite una mejor proyección sin forzar demasido el instrumento.

Los distintos escenarios no están definidos ni dan pistas del lugar donde se desarrollan los acontecimientos. El negro y los reflejos dominan una escena deliberadamente gótica, como lo es el género de la obra en la que se basa esta ópera. Los impecables figurines de Pepa Ojanguren, la iluminación de Albert Faura y las proyecciones de Yann-Loic Lambert ayudan a sumergirse en esa atmósfera llena de intensidad dramática de novela gótica.

Tres han sido los repartos que han subido al escenario del Real. Si ya es difícil encontrar uno bueno, imagínense tres. Sin duda el gran atractivo lo representaban la participación de Javier Camarena y Sonya Yoncheva en el primer reparto, y no defraudaron a un público entregado y agradecido al final de cada representación.
También recibió su premio al esfuerzo Celso Albelo que, aunque en un escaloncito por debajo de Camarena, ofreció una notable interpretación de Gualterio.

En otro escalón por debajo se puede situar al joven tenor ruso Dmitry Korchak, que se esforzó y cumplió con su rol. Junto al Korchak, el Ernesto de Simone Piazzila (que ya debe tener casa en Madrid). Su importante presencia escénica no estuvo en esta ocasión acompañada de todas las cualidades de su voz, sonó rotundo, pero sin brillo.

Yolanda Auyanet fue la más aplaudida de la noche. Lo cierto es que se echó la obra a la espalda y casi la sacó adelante ella solita. Aunque ha perdido cierta tersura de su voz, tal vez debido al cambio de repertorio que está llevando a cabo, mantiene su generoso volumen y un fiato suficiente, algo muy a tener en cuenta en un rol tan exigente.

Otra cosa fue la participación de la barcelonesa María Miró que, a pesar de ceder todo el protagonismo al rol de Imogene, lució su magnífica voz de soprano dramática, desenvolviéndose con soltura sobre el escenario.

Si hay un director conocedor de este repertorio, ese es sin duda Maurizio Benini. Su eficacia al frente de la orquesta Titular del Teatro Real ya quedó suficientemente demostrada en “Il trovatore” de hace unos meses en este mismo teatro. Impregna su dirección de italianismo, imprescindible en este tipo de obras. Pulso firme y fluido que acompañó a los intérpretes y al coro, excepcional una vez más, desde los primeros compases.

Mención aparte merece la participación de un desconocido Marin Yonchev, en el papel de Itulbo. No se entiende muy bien que hace ahí, hasta que te enteras que es hermano de Sonya Yoncheva, ¡no me digas más!

Un buen estreno de Il Pirata en el Teatro Real, aunque haya habido que esperar 192 años. Nunca es tarde, sobre todo en esta ocasión.

Il Pirata
Vincenzo Bellini (1801-1835)
Libreto de Felice Romani, basado en la obra Bertram, ou Le pirate (1822) de Justin Séverin Taylor, traducida al francés por Charles Maturin
Estreno en el Teatro Real en coproducción con el Teatro alla Scala de Milán
D. musical: Maurizio Benini
D. escena: Emilio Sagi
Escenógrafo: Daniel Bianco
Figurinista: Pepa Ojanguren
Iluminación: Albert Faura
Vídeo: Yann-Loïc Lambert
D. coro: Andrés Máspero
Reparto: Dmitry Korchak, Yolanda Auyandet, Simone Piazzola, María Miró, Felipe Bpu, Marin Yonchev
Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real

Texto: Paloma Sana
Fotografía: Javier del Real
Vídeos: Teatro Real

El Teatro Real presentará, entre el 30 de noviembre y 20 de diciembre, 14 funciones de Il pirata, de Bellini, en una nueva coproducción del Teatro Real y el Teatro alla Scala de Milán.

Fue precisamente en este templo de la lírica milanés donde tuvo lugar el estreno de la partitura en 1827. Vincenzo Bellini (1801-1835), entonces con 26 años, tenía ya dos óperas en su haber, estrenadas ambas en Nápoles, pero el éxito de Il pirata le abrió las puertas a una prolija y genial carrera como compositor operístico, segada por su prematura muerte en París, con apenas 34 años.

Con Il pirata, Bellini inicia una fecunda comunión artística con Felice Romani (1788-1865), poeta y dramaturgo de gran notoriedad que firmaría el libreto de siete de sus diez óperas, incluyendo la célebre Norma.

Romani parte del drama gótico Bertram, or The Castle of Saint Aldobrand del escritor irlandés Charles Maturin (1782-1824) y crea un libreto de oscura, tempestuosa y fatalista savia romántica, con un trío amoroso en el que suspiran por el amor de Imogene su antiguo amante Gualtiero ─un noble arruinado, impetuoso y apasionado transformado en pirata─; y su esposo y padre de su hijo, al que desposó para salvar la vida de su progenitor, y al que debe obediencia y fidelidad.

El trágico final, con el asesinato del marido, la expiación del amante y la catártica locura de la desventurada heroína, dejan antever el germen del gran melodrama romántico, que también esboza Bellini en su música, de profundo aliento melódico, fuertes contrastes expresivos y un afán por engarzar y articular los recitativos, arias, caballetas, dúos y coros, en pro de la fluidez dramatúrgica de la trama.

Esta misma preocupación traspasa toda la música, que intenta sublimar sentimientos y pasiones hiperbólicos a través de una escritura vocal endiablada, sobre todo para los dos protagonistas: Gualtiero, que posee ya las contradicciones de un héroe byroniano, debe aunar vocalmente un canto elegíaco, la valentía áulica y el virtuosismo intrépido; e Imogene, abnegada esposa y madre, debe sofocar su amor corrosivo hasta la explosión de la locura y la ensoñación, alternando largas y excelsas melodías con saltos interválicos que expresan permanentemente su lucha interior y contrastes anímicos.

Quizás la extrema dificultad de ambos papeles haya contribuido al letargo de esta ópera durante casi un siglo, hasta que en 1958 Maria Callas interpretara a Imogene en La Scala, al lado de Franco Corelli y Ettore Bastianini, que no estaban, sin embargo, a su altura. Algunos años después Montesarrat Caballé ha cogido el testigo, concediendo a la trágica y desquiciada heroína de Callas un canto cristalino y casi sobrenatural, poético y estilizado, con sus inconfundibles y larguísimos fiati.

En la esta nueva coproducción de Il pirata, Emilio Sagi rehúye cualquier aproximación realista al libreto, creando un marco pictórico y simbólico adaptado a la dramaturgia de cada escena, para que fluya musicalmente el devenir trágico de los personajes, desprovistos de todos los artificios.

La ópera se ofrecerá por primera vez en el Teatro Real con tres distintos tríos protagonistas: los tenores Javier Camarena, Celso Albelo y Dmitry Korchak en el rol titular de Gualtiero; las sopranos Sonya Yoncheva, Yolanda Auyanet y Maria Pia Piscitelli como Imogene; y los barítonos George Petean, Simone Piazzola y Vladimir Stoyanov como Ernesto. Estarán secundados por el tenor Marin Yonchev (Itulbo), el bajo Felipe Bou (Goffredo) y la soprano María Miró (Adele).

Maurizio Benini, gran experto en el repertorio lírico italiano, que en el Real ha dirigido Tosca (2004), L’elisir d’amore (2006) e Il trovatore (2019), volverá a colocarse al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real debutando una partitura que poco a poco recupera el lugar que le corresponde, más allá del virtuosismo y belleza de sus melodías.

Fotografía: Javier del Real

Desde su debut en el Teatro Real en 2014, Javier Camarena ha conquistado al público de Madrid interpretando tres óperas de Gaetano Donizetti de muy distinto perfil dramatúrgico y vocal ─La fille du régiment, La favorite y Lucia di Lammermoor─, y una de Vincenzo BelliniI puritani, los dos más grandes compositores belcantistas, que permiten al tenor mexicano exhibir las inmensas posibilidades de su arte: una voz de gran amplitud, belleza y plasticidad, un fraseo lleno de expresividad, un impresionante virtuosismo y agilidad vocales y una musicalidad innata y natural.

Vuelve ahora Camarena, una vez más, con sus dos compositores fetiche y dos papeles muy distintos: el ingenuo y enamorado Nemorino en la dinámica producción de L’elisir d’amore, de Donizetti, concebida por Damiano Michieletto; y el pasional, fogoso, irreverente y vengativo Gualtiero en el tenebroso drama Il pirata, de Bellini, que estará en escena en el Real entre los días 30 de noviembre y 20 de diciembre.

Entre estos universos dramatúrgicos antagónicos, Javier Camarena ofrecerá un programa de melodismo e intensidad mediterráneos en la Gran Gala 2019 del Teatro Real, el próximo 13 de noviembre, junto al pianista Ángel Rodríguez, dedicado a arias y canciones italianas y en la que no faltará, en la segunda parte, un guiño a la zarzuela española.

GRAN GALA 2019 DEL TEATRO REAL

PROGRAMA

Giacomo Carissimi (1605–1674)

Vittoria, mio core

Tommaso Giordani (C.1730–1806)

Caro mio ben

Giovanni Battista Bononcini (1670–1747)

Per la gloria d’adorarvi…

Vincenzo Bellini (1801–1835)

Malinconia, ninfa gentile

Gaetano Donizetti (1797-1848)

L’ora del ritrovo

Gioachino Rossini (1792–1868)

La danza

Ricciardo e Zoraide: ‘S’ella m’è ognor fedele… qual sarà mai la gioia’

Gaetano Donizetti (1797-1848)

L’elisir d’amore: ‘Una furtiva lagrima’

Vincenzo Bellini (1801–1835)

Il pirata: ‘Nel furor delle tempeste… per te di vane lagrime’

Gerónimo Giménez (1854-1923)

Las bodas de Luis Alonso: Intermezzo

Jacinto Guerrero (1895-1951)

El huésped del sevillano: ‘Mujer de los ojos negros’

BIOGRAFÍAS
Javier Camarena

Nacido en Xalapa, este tenor mexicano estudió con la mezzosoprano Cecilia Perfecto en la Universidad Veracruzana y se graduó con Hugo Barreiro y Maria Eugenia Sutti en la Universidad de Guanajuato. Premiado en los concursos Carlo Morelli 2004 y Francisco Viñas 2005, ingresó en el International Opera Studio de Zúrich antes de iniciar una carrera que le ha llevado a los principales escenarios del mundo y en la que ha trabajado con directores de orquesta como Claudio Abbado, Marco Armiliato, Maurizio Benini, Bruno Campanella, Daniele Gatti, Fabio Luisi, Zubin Mehta, Evelino Pido y Franz Welser-Möst. Recientemente ha cantado Ernesto de Don Pasquale en el Palais Garnier de París, Nadir de Les pêcheurs de perles en el Palacio Euskalduna de Bilbao, Edgardo de Lucia di Lammermoor en la Bayerische Staatsoper de Múnich, Tonio de La fille du régiment en la Royal Opera House de Londres y Arturo de I puritani en la Opéra Bastille de París. En el Teatro Real ha cantado en La fille du régiment (2014), I puritani (2016), La favorite (2017) y Lucia di Lammermoor (2018).

Ángel Rodríguez

De origen cubano y radicado en México, este pianista y compositor estudió piano con Gonzalo Gutiérrez, dirección de orquesta con Gonzalo Romeu y repertorio vocal con Enrique Jaso y Kamal Khan. A lo largo de sus más de tres décadas de carrera ha sido pianista de Ramón Vargas, Rolando Villazón, Javier Camarena, Nadine Sierra, Joseph Calleja, Pretty Yende, Verónica Villarroel, Ailyn Pérez, Alfredo Daza, Kate Lindsey, Arturo Chacón y José Bros, con quienes ha actuado en espacios como el Palacio de Bellas Artes de México, el Teatro Real de Madrid, las Termas de Caracalla en Roma, la Konzerthaus de Berlín, el Kennedy Center de Washington, el Harris Theater de Chicago, la Opernhaus de Zúrich y los Rosenblatt Recitals de Londres. Como pianista de la Ópera de Cuba y de la Ópera de Bellas Artes, ha trabajado con Plácido Domingo, Luciano Pavarotti y Anna Netrebko. Actualmente imparte clases magistrales y talleres en México, y preside el Colegio de Arte Vocal, institución especializada en el arte del canto de la cual es fundador.

GALA BENÉFICA

Toda donación procedente de la Gran Gala 2019 del Teatro Real irá destinada al Programa Social ─del que forma parte El Real Junior y que introduce a los más jóvenes a la ópera─, y también al Aula Social, que atiende a más de cien menores procedentes de la Fundación ANAR, Fundación de Síndrome de Down Madrid, Federación Autismo Madrid, Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, Fundación Víctimas del Terrorismo (niños), Acción Social por la Música y Ayuda en Acción, asociaciones, todas ellas, sin ánimo de lucro.

EMBAJADORES DE LA GALA

José Bogas, Demetrio Carceller, Alfonso Cortina, Jesús Encinar, Juan Pedro Moreno, Juan Antonio Pérez Simón, Isabel Preysler, Helena Revoredo, Pilar Solís-Beaumont.

Javier Camarena

El gran tenor Javier Camarena presenta “Contrabandista”, un álbum conceptual en el que profundiza en la vida y la música del legendario tenor, compositor y empresario español Manuel García (1775-1832), padre de la gran cantante de ópera Maria Malibran.

Producido por la Cecilia Bartoli Music Foundation y publicado por Decca, este lanzamiento marca el comienzo de la nueva serie ‘Mentored by Bartoli’, una sub-etiqueta de Decca Classics que tiene como objetivo apoyar y supervisar nuevas grabaciones de artistas excepcionales.

En “Contrabandista” Camarena lleva al oyente a un viaje a través de las obras más fascinantes de García, incluidas tres grabaciones de estreno mundial, “Cara gitana del alma mía” de su ópera El gitano por amor; “Vous dont l’image toujours chère” de La Mort du Tasse; ¡y “Ô ciel! de ma juste furie comment réprimer le transport?” de Florestan ou Le Conseil des dix, junto con arias de Rossini y Zingarelli. Bartoli participa en el impresionante duetto de Armida de Rossini “Amor … (Possente nome!)”, que apareció en el programa de conciertos de García en Londres en 1824. A ellos se unen la orquesta de instrumentos de época ‘Les Musiciens du Prince – Monaco’ y el director de orquesta Gianluca Capuano.

Sobre Javier Camarena
Javier Camarena va dejando huella en los teatros de ópera de todo el mundo, ganando elogios por su voz “infecciosa” (New Yorker) y sus actuaciones “brillantemente elocuentes” (The Times). Considerado el especialista preeminente de su generación en Mozart y el bel canto, en 2014, se convirtió en el tercer tenor de la historia en permitirse repetir arias en el Metropolitan Opera (los otros dos son Luciano Pavarotti y Juan Diego Flórez) cuando bisó la espectacular aria “Si ritrovarla io giuro” de Ramiro en La Cenerentola de Rossini.

Igualmente célebre por sus apariciones en la Ópera de San Francisco, LA Opera, la Ópera de Londres, la Ópera de París, el Teatro Real Madrid, la Semperoper de Dresde, las Óperas estatales de Viena y Baviera y la Deutsche Oper Berlin, Camarena ha colaborado con directores tan importantes como el difunto Claudio Abbado , Fabio Luisi, Zubin Mehta y Franz Welser-Möst, por nombrar algunos. Su actividad concertística incluye recitales y galas en Nueva York, Oviedo, Sevilla, Barcelona, ​​Andorra, Dublín, Madrid, Las Palmas y Salzburgo.

“Es un honor presentar mi álbum debut como solista en Decca Classics con Cecilia Bartoli. Trabajar junto a ella, ya sea en el escenario o en el estudio, es siempre una experiencia artísticamente gratificante e inspiradora. Estoy encantado de que con este proyecto iluminemos la vida y la música de esta fascinante figura histórica, Manuel García “.

Sobre Manuel García y el nuevo álbum

Nacido hijo de un zapatero en Sevilla en 1775, la historia de Manuel García capturó la imaginación de sus contemporáneos. Era un advenedizo guapo y bastante pícaro, cuyo talento y carisma lo hizo famoso en todo el mundo. Como uno de los tenores más brillantes de su tiempo, jugó un papel decisivo en el establecimiento de Mozart y Rossini como pilares del repertorio operístico popular. Como compositor, estableció la ópera española como un género separado y ayudó a la música de su país natal a penetrar en la cultura europea en general. Y como gerente de teatro, contribuyó al cultivo de la ópera como una forma de arte en Estados Unidos y México. También era un apasionado de darles a los cantantes una educación musical completa y una fuerte técnica vocal. La hija de García, Maria Malibran, se convirtió en una de las cantantes de ópera más famosas del siglo XIX, y el tema de uno de los álbumes más vendidos de Cecilia Bartoli, ‘Maria’.

‘Yo que soy contrabandista’, (aria incluida en este álbum y que da título al mismo), es una de las obras más famosas de García fue El poeta calculista, una ópera para un cantante (García) sobre un poeta pobre que no puede ganar suficiente dinero para comprar comida. Uno de los momentos más destacados, se hizo inmensamente popular en el siglo XIX gracias a su melodía pegadiza, ritmos españoles y melismas. Incluso inspiró a compositores como Berlioz, Liszt y Bizet.

Sobre la “Cecilia Bartoli – Music Foundation”

El nombre Cecilia Bartoli significa abrir nuevos caminos, innovar desde la tradición, revivir la música olvidada. La idea detrás de la Music Foundation que lleva su nombre es llevar la música clásica a un público amplio y colaborar con nuevos talentos. De este modo, se dan nuevos impulsos a uno de los pilares fundamentales de nuestra cultura, la música clásica.

El presente álbum lanza una serie de grabaciones producidas por la Cecilia Bartoli – Music Foundation y publicadas por Decca, bajo un nuevo sello “Decca – Mentored by Bartoli”. Con este proyecto, la Fundación tiene como objetivo apoyar y supervisar nuevas grabaciones de artistas excepcionales. La producción del presente álbum combina el apoyo a un tenor extremadamente talentoso, Javier Camarena, con la investigación de una figura importante en la historia de la música, Manuel García. También se beneficia de la brillante colaboración de la recientemente creada “Les Musiciens du Prince – Monaco”, una joya entre las orquestas de instrumentos de época, y su director de orquesta Gianluca Capuano.

Este proyecto es testimonio de la pasión de Cecilia Bartoli por la música al más alto nivel y por el deseo de apoyar a una nueva generación de artistas. Mientras celebra sus 30 años con Decca, Bartoli mira hacia el pasado, presente y futuro, y consolida su posición como una de las artistas más asombrosas de su generación.

TRACKLIST

[1] GARCÍA: Cara gitana del alma mia (El gitano por amor)*

[2] GARCÍA: Yo que soy contrabandista (El poeta calculista)

[3] ROSSINI: Sì, ritrovarla io giuro (La Cenerentola)

[4] GARCÍA: Vous dont l’image toujours chère (La Mort du Tasse)*

[5] ZINGARELLI: Là dai regni dell’ombre, e di morte (Giulietta e Romeo)

[6] ROSSINI: Amor… (Possente nome!) (Armida) Duet with CECILIA BARTOLI

[7] GARCÍA: Ô ciel ! de ma juste furie comment réprimer le transport? (Florestan ou Le Conseil des dix)*

[8] ROSSINI: Cessa di più resistere (Il barbiere di Siviglia)

[9] GARCÍA: Formaré mi plan con cuidado (El poeta calculista)

[10] ROSSINI: S’ella mi è ognor fedele … Qual sarà mai la gioia (Ricciardo e Zoraide)

JAVIER CAMARENA tenor

CECILIA BARTOLI mezzosoprano

Les Musiciens du Prince — Monaco

GIANLUCA CAPUANO, director musical

Portada Lucia

Lucia 2

Lucia 3

Lucia 4

Lucia 5

Lucia 6

En la segunda mitad del siglo XVIII Benjamin Franklin, tan aficionado a la música como a la ciencia o la política, pulió y sofisticó un instrumento formado por copas de cristal que unió a una base de madera y que emitía un peculiar sonido al rozar el borde de las copas con las yemas de los dedos. Había creado la armónica de cristal. Rápidamente se extendió el uso de este nuevo instrumento por los salones europeo interpretado, principalmente, por mujeres.La melodía y las atmósferas que creaba, hacían volar la imaginación de muchos de los que la escuchaban. Para algunos era calmante y para otros, excitante, hasta tal punto que algunos intérpretes y aficionados empezaban a sentir afectado su sistema nervioso, llegándose incluso a prohibir el uso de la armónica de cristal en algunas localidades alemanas.

Durante uno de sus viajes a Nápoles, Donizetti había descubierto este nuevo artefacto musical, quedando fascinado por su sonido. Unos años después, cuando inició la composición de Lucia di Lammermoor, pensó que éste sería el único instrumento que podría reflejar la angustia de la protagonista en la escena de la locura. Se decía entonces que algunos espectadores, especialmente susceptibles o sensibles, podían llegar a volverse locos al escuchar su sonido.

A tenor de lo ocurrido estos días en el Teatro Real, bien podría decirse que la influencia de la armónica de cristal ha tenido sus efectos. Pero más bien ha sido el efecto de las voces, dos repartos de altísimo nivel, los que han desatado la locura o, al menos, un especial entusiasmo entre el público. 17 años después de la última Lucia que interpretó Edita Gruberova en este mismo Teatro.

En esta producción de la English National Opera hemos podido disfrutar de la partitura casi en su íntegridad. Se han incluida el aria de la torre y el hermoso final en solitario de Edgardo. Las óperas de esta época fueron mutiladas en muchas ocasiones a la hora de ser representadas. Según Daniel Oren, por culpa de la genialidad de Verdi, “que llegó con esos efectos fulminantes en sus partituras que hicieron que el resto de compositores fueran relegados”. Lucia fue una de las pocas obras de Donizetti que no dejaron nunca de estar en el repertorio.

La escenografía de David Alden está situada en la época victoriana, cuando fue escrita la obra. En una sociedad paternalista y fuertemente dominada por el hombre. Donde la figura femenina apenas tiene presencia. Lord Enrico Ashton tiene una desesperación económica tal, que es capaz de vender a su propia hermana entregándola en matrimonio y salvar así la herencia familiar.

Alden ha presentado una escenografía excesivamente oscura, muy fría y tenebrosa. Demasiado minimalista en ocasiones. Alden es un hombre de teatro y ha recurrido al efecto de situar un escenario dentro del escenario. En él se representan algunos de los momentos más importantes de la obra, como la escena de la locura, que ocurre en medio de una representación. Tan solo el juego de luces de Adam Silverman rescata al espectador de la gama de grises que dominan la obra, creando un ambiente opresivo, junto a las pequeñas dimensiones de la escenografía. El vestuario de Brigitte Reiffenstuel pone el punto romántico y elegante en una escenografía pesada y agobiante.

Dos han sido los repartos encargados de esta producción. En el primero, una sorprendente Lisette Oropesa ha dado vida y brillo a Lucia. Un rol nada fácil, no solo por la dificultad de una partitura de gran exigencia vocal, también por el peso que arrastra un papel representado por las más grandes divas de la ópera. Oropesa maneja de manera impecable los tiempos, el vibrato, los trinos, el legato, el piano… Si hay algo en lo que debe profundizar es la teatralidad, pues el rol de Lucia es de un dramatismo extremo.

El Edgardo de Javier Camarena tuvo un acertado plus de romanticismo. Brilló en los agudos, que es su punto fuerte, y en los bellísimos legatos. El último acto, en el que es el protagonista, ya muerta Lucia, fue de un lirismo conmovedor. Mantiene una permanente luna de miel con el público de Madrid y la ovación final fue más que merecida.

El segundo reparto estuvo a cargo de Venera Gimadieva como Lucia. Tiene una técnica impecable, un bello timbre y un centro poderoso. No así los sobreagudos, que resultaron forzados. Bastante bien en el aria de la locura. Fue de menos a más en una muy buena interpretación. Le sobró un poco de frildad que impidió conectar con su Edgardo.

El mejor de la noche fue Ismael Jordi, como Edagardo. Su voz ha evolucionado en volumen y musicalidad. Domina el belcanto, emocionó con la delicadeza de sus pianos y su romántico fraseo. Un poco estirado y estático en escena.

El Enrico de Simone Piazzola sonó un poco tirante y leñoso. Bien en la interpretación de hermano autoritario y egoísta.
El coro, en su línea de brillantez. También en la interpretación en la que siempre es un personaje imprescindible.

La dirección de Daniel Oren, gran conocedor de repertorio italiano, resultó un poco pesada en algunos momentos, a pesar de sus enérgicos movimientos en el atril. Se le podía escuchar tarareando mientras saltaba en los finales de acto. Muy bien en los concertantes como quedó demostrado en un magnífico sexteto. Dirige excepcionalmente a los cantantes, de los que está pendiente sin agobiarles.

Un excelente final de temporada que deja en el público un muy buen sabor de boca. Tras una temporada en que las triunfadoras han sido las óperas menos conocidas, esta Lucia ha sido, sin duda, la mejor dentro del repertorio clásico, muy por encima de la preciosista La boheme y la torpe Aida.

Texto: Paloma Sanz
Fotografías: Javier del Real
Vídeos: Teatro Real

LuciaLammermoor

Lucia di Lammermoor llegará a 42 provincias españolas en plazas, centros culturales y recreativos, teatros, ayuntamientos, auditorios e importantes museos en las diferentes comunidades [Ver lista completa].

En la presente edición se han incrementado las pantallas al aire libre, instaladas en cerca de 30 espacios muy distintos, desde parques y jardines hasta plazas de toros.

En la Plaza de Oriente, delante de la fachada del Teatro Real, se instalarán 3 pantallas y se colocarán 2400 sillas.

Como en ediciones anteriores, Lucia di Lammermoor se retransmitirá gratuitamente para todo el mundo en Facebook Live, Palco Digital y Opera Vision. El youtuber Jaime Altozano comentará la retransmisión en tiempo real en Twitter con el hashtag #LocuraConLucia.

El sábado 7 de julio, entre las 10.00 y las 14.30 horas, el público podrá acceder a los espacios más emblemáticos del Teatro Real durante su tradicional Jornada de puertas abiertas.

En la misma mañana del sábado, a partir de las 11.30 horas, tendrá lugar en la Plaza de Oriente un flashmob de danza inspirado en El lago de los cisnes, en colaboración con el British Council y el Royal Ballet de Londres.

Todos los que deseen participar en la coreografía pueden practicar con el tutorial Dance in the City o venir a la Plaza de Oriente el sábado y seguir libremente a los bailarines.

Asimismo, hasta el próximo viernes a las 18.30 horas prosiguen, en la Sala Gayarre del Teatro Real, proyecciones de óperas y ballets con entrada gratuita hasta completar aforo.

El 8 de julio, domingo, a las 11.30 horas, se clausurará la gran fiesta de la ópera con la proyección gratuita, en la sala principal del Teatro Real, de una producción de Madama Butterfly procedente del Nuevo Teatro Nacional de Tokio, reafirmando la apuesta del Teatro Real por la unión de culturas, tras sus recientes convenios con Japón, China y los Emiratos Árabes Unidos.

Durante toda la Semana de la Ópera se están desarrollando concursos y sorteos para impulsar la participación ciudadana a través de la web y redes sociales del Teatro Real.

La Semana de la Ópera, enmarcada en la celebración del Bicentenario del Teatro Real, cuenta con el patrocinio de Telefónica, Endesa, Mutua Madrileña, Redexis Gas y la colaboración de RTVE e Hispasat.

La ópera Lucia di Lammermoor cuenta con el patrocinio de Telefónica.

Mientras se desarrollan las actividades la Semana de la Ópera y Lucia di Lammermoor triunfa cada noche en el Teatro Real, pueblos y ciudades de 42 provincias españolas se preparan para la retransmisión de la ópera, el próximo sábado, 7 de julio, a las 21.30 horas, que podrá ser seguida en Facebook Live a través de la url www.locuraconlucia.com. El youtuber Jaime Altozano comentará la retransmisión en tiempo real en Twitter con el hashtag #LocuraConLucia y se sortearán entradas entre los usuarios que cuenten su experiencia durante la retransmisión.

En esta cuarta edición de la Semana de la Ópera se han incrementado las retransmisiones al aire libre, con cerca de 30 pantallas instaladas en espacios tan diversos como la pista polideportiva de Alcampell, en Huesca (700 personas) o la Plaza de toros de Villanueva de Córdoba, con capacidad para 2500 personas; el Parque de las Almadabillas en Almería (400 personas) o los Jardines de Can Trobat de Garriguella, en Gerona (100 personas).

Importantes espacios como las plazas mayores de Segovia y Valladolid, la Plaza San Bruno en Zaragoza, la Plaza de la Iglesia en Alicante, el Paseo del Espolón en Logroño, o el Paseo de la Concha en Murcia, se unen a pequeños patios de centros culturales y ayuntamientos, o plazuelas de pueblos como Parcent (Alicante), Huetor Vega (Granada), O Grove (Pontevedra), Usagre (Badajós), Gilena (Sevilla), Villatobas (Toledo) o Las Pedrosas (Zaragoza). Algunas ciudades, como Orihuela, tienen dos puntos de retransmisión al aire libre, como la Plaza Ramón Sijé, en el casco histórico, y la Explanada Orihuela, en la costa.

Además de las pantallas al aire libre, una vez más se han unido a la retransmisión, auditorios, teatros, salas de cines y casas de cultura, con aforos muy variados. Pueblos tan pequeños como Labajos (Segovia), o Gotarredura (Ávila), con menos de 150 habitantes censados, ofrecerán Lucia di Lammermoor junto con museos como el Prado, el Thyssen, el Arqueológico Nacional, el Guggenheim de Bilbao o el Centro Niemeyer de Avilés.

Pero la Semana de la ópera ofrecerá el próximo sábado otras atractivas propuestas que comenzarán a las 10.30 horas, con una nueva Jornada de puertas abiertas y proseguirán, a las 11.30 horas, con el flashmob Dance in the City, organizado en colaboración con el British Council y el Royal Ballet de Londres ─que ofrecerá 6 funciones de El lago de los cisnes en el Teatro Real entre los días 18 y 22 de julio.

La programación refleja también los lazos de colaboración del Teatro Real con instituciones y eventos culturales a través de una activa política de convenios nacionales e internacionales, como los recientemente firmados con China, los Emiratos Árabes Unidos y Japón, este último en el marco del 150 aniversario de la firma del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre España y Japón.

En el ámbito de estos acuerdos se ofrecerán en el Teatro Real las proyecciones de tres producciones procedentes de Japón: los ballets El cascanueces y El lago de los cisnes en la Sala Gayarre, y el domingo a las 11.30 horas, clausurando la Semana de la ópera, Madama Butterfly, de Giacomo Puccini en la Sala Principal, con entrada gratuita (convenio con el Nuevo Teatro Nacional de Tokio).

Esta cuarta edición de la Semana de la ópera cuenta con el apoyo de Telefónica (mecenas principal del Bicentenario), Endesa (mecenas energético del Bicentenario) y con el patrocino principal de Mutua Madrileña. Redexis Gas es patrocinador de la retransmisión, con la colaboración de RTVE. Telefónica es, además, el patrocinador de la ópera Lucia di Lammermoor.

‘LUCIA DI LAMMERMOOR’

Basada en la truculenta novela histórica de Walter Scott, The bride of Lammermoor, que Salvatore Camarano transformó en libreto, la ópera es el paradigma del melodrama romántico: emociones exacerbadas, amores imposibles, conflictos ancestrales, espacios espectrales, duelos, traiciones, locura, muerte…

Lucia es una joven huérfana, desequilibrada y soñadora, enamorada de Edgardo, enemigo de la familia, odiado por su hermano, que la incita a casarse con un noble adinerado para salvarlos de la ruina. Para ello, con la complicidad del capellán y las malas artes de su guardián, hace creer a Lucia que su enamorado la ha traicionado. Empujada a firmar el acta matrimonial, la joven, rota por el dolor y presa de la locura, asesina a su esposo en la noche de nupcias, enajenada en una especie de ensoñación angelical que culmina con su muerte y el posterior suicidio de su amado.

Con esta historia truculenta y el oficio y fecundidad característicos de Gaetano Donizetti ─que escribió la ópera en poco más de un mes─, la partitura fluye, arrolladora, alternando el trepidante ritmo del drama con largas suspensiones de la acción teatral, en las que los protagonistas expresan sus sentimientos con gran aliento expresivo y una escritura vocal llena de artificios, muchas veces en beneficio de la caracterización psicológica de los personajes. Así, la extrema dificultad de la coloratura y los registros agudos y endemoniados del papel de Lucia dan a su carácter un aura irreal y onírico, que inmortalizaron cantantes como María Callas, Leyla Gencer, Joan Sutherland o Edita Gruberova.

Para dar consistencia dramatúrgica a esta trama hiperbólica, el director de escena David Alden sitúa la ópera en un decadente sanatorio victoriano diseñado por el escenógrafo Charles Edward, que se inspiró en la antigua residencia del médico británico John Langdon Down, descubridor del síndrome de Down. En una atmosfera siniestra y claustrofóbica los dos hermanos mantienen una relación enfermiza, en la que todo parece suceder en un ambiente espectral, con reminiscencias de la literatura fantástica de Allan Poe.

El director de orquesta israelí Daniel Oren, gran especialista en obras belcantistas, estará al frente de un fantástico reparto encabezado por la soprano Lisette Oropesa, el tenor Javier Camarena, el barítono Artur Rucinski y el bajo Roberto Tagliavini y del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real.

Toda España podrá suspirar con la desdicha de Lucia di Lammermoor, dejarse llevar por sus quimeras y disfrutar de una noche del mejor belcanto, compartiendo sus experiencias con el hashtag #LocuraConLucia.

LuciaLammermoor

Entre los días 22 de junio y 13 de julio el Teatro Real ofrecerá 15 funciones de Lucia di Lammermoor, de Gaetano Donizetti, en la aclamada producción concebida por el director de escena estadounidense David Alden para la English National Opera en 2010 y presentada posteriormente en las óperas de Washington D.C., Toronto, Bonn, Oslo y Goteburgo, siempre con gran éxito.

Basada en la truculenta novela histórica de Walter Scott, The Bride of Lammermoor, que Salvatore Camarano transformó en libreto, la ópera es el epítome del melodrama romántico: emociones exacerbadas, amores imposibles, conflictos ancestrales, espacios espectrales, duelos, traiciones, locura, muerte…

Donizetti compuso la música en apenas un mes, influenciado por el triunfo de I puritani, de su rival Vincenzo Bellini, cuya ópera tiene también una estremecedora escena de locura y una premonitoria tempestad. (En el Teatro Real Javier Camarena fue el protagonista de I puritani en 2016 y lo es ahora también, en la ópera de Donizetti, debutando el papel de Edgardo).

Lucia di Lammermoor es una joven huérfana, desequilibrada y soñadora, enamorada de Edgardo, enemigo de la familia, odiado por su hermano, que la incita a casarse con un noble adinerado para salvarlos de la ruina. Para ello, con la complicidad del capellán y las malas artes de su guardián, hace creer a Lucia que su enamorado la ha traicionado. Empujada a firmar el acta matrimonial, la joven, rota por el dolor y presa de la locura, asesina a su esposo en la noche de nupcias, enajenada en una especie de ensoñación angelical que culmina con su muerte y el posterior suicidio de su amado.

Con esta historia truculenta y el oficio, brillantez y fecundidad característicos de Donizetti, la partitura fluye, arrolladora, alternando el trepidante ritmo del drama con largas suspensiones de la acción teatral, en las que los protagonistas expresan sus sentimientos con gran aliento expresivo y una escritura vocal llena de artificios, muchas veces en beneficio de la caracterización psicológica de los personajes. Así, la extrema dificultad de la coloratura y los registros agudos y endemoniados del papel de Lucia dan a su carácter un aura irreal y onírico, que inmortalizaron cantantes como Maria Callas, Leyla Gencer, Joan Sutherland o Edita Gruberová, que interpretó el papel en el Teatro Real en 2001, junto a José Bros, con dirección musical de Friedrich Haider y escénica de Graham Vick.

Para dar consistencia dramatúrgica a esta trama hiperbólica, David Alden (Alcina y Otello) sitúa la ópera en un decadente sanatorio victoriano diseñado por el escenógrafo Charles Edward, que se inspiró en la antigua residencia del médico británico John Langdon Down, descubridor del síndrome de Down. En una atmósfera siniestra y claustrofóbica los dos hermanos mantienen una relación enfermiza, en la que todo parece suceder en un ambiente espectral, con reminiscencias de la literatura fantástica de Edgar Allan Poe.

Dos cuartetos protagonistas se alternarán en las 15 funciones de la ópera, que se interpretará prácticamente sin cortes y con la orquestación original, incluyendo la célebre armónica de cristal que acompaña la escena de la locura.

Encabezan sendos elencos la estadounidense de ascendencia cubana Lisette Oropesa (Rigoletto) y la rusa Venera Gimadieva (La traviata, I puritani, y El gallo de oro), que actuarán junto a los tenores Javier Camarena (La fille du régiment, I puritani y La favorite) e Ismael Jordi (L’elisir d’amore y Roberto Devereux), secundados por los barítonos Artur Rucinski y Simone Piazzola (Enrico Ashton), los bajos Roberto Tagliavini y Marko Mimica (Raimondo Bidebent), el tenor Yijie Shi (Lord Arturo Bucklaw), la mezzosoprano Marina Pinchuk (Alisa) y el barítono Alejandro del Cerro (Normanno).

Daniel Oren, gran especialista en obras belcantistas, estará al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real.

En el marco de la Semana de la Ópera (del 2 al 8 de julio), Lucia di Lammermoor será retransmitida el 7 de julio a las 21.30 horas en museos, teatros, centros culturales, plazas, parques, auditorios y ayuntamientos de toda España y también en Facebook Live, Palco Digital y Opera Vision, plataforma de ópera en streaming de Opera Europa.

Toda España podrá suspirar con la desdicha de Lucia di Lammermoor, dejarse llevar por sus quimeras y disfrutar de una noche del mejor belcanto, compartiendo sus experiencias con el hashtag #LocuraConLucia.

Festival de Peralada

La obra sacra Messa da Requiem de Verdi abrirá el telón de la 32.ª edición del Festival Castell de Peralada organizado por la Fundación Castell de Peralada. El Festival se celebrará del 5 de julio al 17 de agosto con un total de 22 espectáculos.

El director teatral Oriol Broggi debutará en el campo de la ópera dirigiendo un nuevo montaje de La flauta mágica de Mozart, nueva producción del festival ampurdanés, en una edición con gran contenido operístico donde, además de cuatro títulos de ópera, los cantantes Javier Camarena, Jonas Kaufmann y Plácido Domingo van a ser los protagonistas de un fin de semana lírico excepcional.

La Folia del coreógrafo Mourad Merzouki cerrará una edición que acogerá Giselle del Ballet du Capitole de Toulouse con versión de Kader Belarbi, la poesía flamenca de María Pagés y la gran diosa de la danza, Svetlana Zakharova.

Santana, Rufus Wainwright, Carla Bruni, Kool & The Gang, Serrat y el estreno absoluto de Sílvia Pérez Cruz & Marco Mezquida, protagonistas del Verano Musical.

El contratenor Xavier Sabata será el artista residente de una edición donde Händel y el barroco se convierten en uno de los leitmotivs del Festival.

Barcelona, 14 de marzo de 2018._ Hoy se ha dado a conocer la programación de la 32.ª edición del Festival Castell de Peralada, que organiza la Fundación Castell de Peralada. El acto de presentación ha tenido lugar en el Salón de los Espejos del Gran Teatre del Liceu, con la presencia de la presidenta de la Fundación Castell de Peralada, Isabel Suqué, y del director del Festival Castell de Peralada, Oriol Aguilà.

En el transcurso del acto, se ha presentado el cartel de una nueva edición del Festival que acoge 22 propuestas para celebrar entre el 6 de julio y el 17 de agosto y que cuenta con un presupuesto de 4,4 millones de euros. También se ha presentado la obra pictórica que la artista multidisciplinar española Lita Cabellut, reconocida internacionalmente como una de las artistas femeninas más cotizadas del momento, ha creado para la ocasión. El momento más emotivo ha llegado cuando Isabel Suqué ha anunciado la creación del Premio Carmen Mateu a la música y la danza que se presentará el próximo verano en el marco del Festival.

Un festival con proyecto e identidad

“Para ti”. Así define el Festival de Peralada su director, Oriol Aguilà. Un acontecimiento cultural único, con una fuerte identidad y dedicado verano tras verano al público. Una vez presentado todo el cartel el Festival no deja dudas: la lírica y la danza son su esencia y su razón de ser.

Fiel a sí mismo, inaugurará la 32.ª edición un Réquiem de Verdi que contará con la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña bajo la batuta de Giampaolo Bisanti. Las voces del Coro Intermezzo y los solistas Leah Crocetto, Ekaterina Gubanova, Charles Castronovo y Alexander Vinogradov cantarán al recuerdo de Carmen Mateu, alma mater de la cita musical. La noche del 27 de julio se inicia la semana de la lírica con un recital del tenor Javier Camarena en la iglesia del Carmen. Le sigue al día siguiente un concierto con el tenor más cotizado del momento, el alemán Jonas Kaufmann, que vuelve al Festival acompañado para la ocasión con el Coro y Orquesta del Teatro Real de Madrid. El 29 de julio pondrá la guinda al fin de semana una versión concierto de la ópera Thaïs protagonizada por Plácido Domingo y Ermonela Jaho en los roles principales, y con las bases estables del Teatro Real por segunda noche en el Festival. Josep Bros celebrará sus bodas de plata con un programa extraordinario especial para Peralada. El 5 de agosto, Xavier Sabata protagonizará Rinaldo, la ópera célebre de Händel, versión 1731, que llega por primera vez al Festival en concierto. El contratenor, artista residente del Festival de Peralada 2018, cantará junto a Núria Rial, Hillary Summers, Mary-Ellen Nesi, Juan Sancho, Josep-Ramon Oliver con interpretación musical de Vespres d’Arnadí bajo la dirección de Dani Espasa.

Uno de los platos fuertes del verano va a ser sin duda el debut del director teatral Oriol Broggi en el campo de la ópera con una nueva producción del Festival. Broggi dirigirá la ópera de su vida, La flauta mágica de Mozart con dirección musical de Josep Pons y con la participación de la Orquesta Sinfónica y Coro del Gran Teatre del Liceu. Un reparto internacional encabezado por Adrian Ërod, Liparit Avetisyan, Olga Kulchynska y Kathryn Lewek donde destaca también la participación de Anaïs Constans, Premio Festival Castell de Peralada en el Concurso Viñas 2017. La ópera Acis y Galatea, también de Händel con dirección escénica del joven Rafael R. Villalobos, pondrá punto final, el 8 de agosto en el claustro del Carmen, al apartado de lírica con un nuevo estreno marca Peralada, con Vespres d’Arnadí bajo la batuta de Fausto Nardi con voces de Roger Padullés, Lucía Martín-Carton, Víctor Sordo, Hugo Bolívar y Josep-Ramon Olivé.

La danza brillará nuevamente en Peralada con nombres propios. El 13 de julio el Ballet du Capitole de Toulouse, bajo la dirección de Kader Belarbi, presentará en España una nueva Giselle. María Pagés presentará en Cataluña Una oda al tiempo el 20 de julio. La gran Svetlana Zakharova estrenará en España junto a estrellas del Bolshoi el espectáculo Amore el 13 de agosto. Cerrará el Festival Folia, una propuesta tan original como arriesgada del coreógrafo Mourad Merzouki. Un espectáculo multidisciplinar de danza, hip-hop y música barroca que pretende abrir el Festival a nuevos públicos.

En el Verano Musical el acento internacional lo pondrán Rufus Wainwright (7 de julio), Carla Bruni (21 de julio), Santana (11 de agosto) y la formación disco-funk Kool & The Gang (15 de agosto). Serrat, el artista que más veces ha actuado en el escenario de Peralada, iniciará en Cataluña su gira Mediterraneo Da Capo el 6 de julio, y el 9 de agosto, el tándem Sílvia Pérez Cruz & Marco Mezquida presentan en primicia su trabajo conjunto.

Este verano dos nuevos escenarios se estrenan para ofrecer experiencias culturales con nuevos formatos. El 12 de julio, Finca Malaveïna (Garriguella) acogerá una velada con viticultura y jazz en un paraje de ensueño con Ignasi Terraza Trío. Con motivo del vigésimo quinto aniversario del Golf Peralada, una de las espectaculares terrazas del Hotel Peralada Wine Spa & Golf se convierte en el escenario perfecto para disfrutar de una noche de cabaret;

Xavier Sabata y Rafael R. Villalobos presentarán El bis, con dirección musical de Dani Espasa.

Pedro y el lobo con Brodas Bros es la propuesta del Petit Peralada de este año. Llega a Peralada de la mano de la Orquesta Sinfónica del Vallès, en colaboración con SonarKids. Música clásica, hip-hop, cultura urbana y literatura en una propuesta fresca y familiar. Un año más, como agradecimiento a la villa de Peralada se ha organizado un concierto gratuito en la plaza Gran a cargo de Vespres d’Arnadí y Dani Espasa que interpretarán Música acuática y para los reales fuegos artificiales de Händel.

Noche del Alzhéimer en el Festival de Peralada. Proyecto solidario de continuidad

La Fundación Castell de Peralada, dentro de su política de responsabilidad corporativa, colaborará de nuevo en la organización de la Noche del Alzhéimer en beneficio de la Fundación ACE, entidad privada dedicada a la diagnosis, el tratamiento, la investigación y el apoyo a las personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias, la noche del 20 de julio.

Cocina mediterránea en el corazón del Empordà

La oferta gastronómica del Festival Castell de Peralada va a ser una de las mejoras de este año, debido a la obtención de la estrella Michelin por parte del Castell Peralada Restaurant, que supone un reto y una responsabilidad para Xavier Sagristà, Toni Gerez y su equipo, que para esta edición del Festival han diseñado una oferta de alta gastronomía que reinterpreta la tradición culinaria de forma creativa y con propuestas vanguardistas.

La oferta se complementa con el Restaurante La Parrilla, un bufé al aire libre donde degustar antes o después del espectáculo sus especialidades con música en directo. Y este año también como novedad el Blue & Rosé Festival, un espacio para disfrutar de las mejores tapas maridadas con los vinos y cavas de Perelada. Y fuera del recinto del castillo, el Restaurante l’Olivera, la cocina mediterránea del Hotel Peralada Wine Spa & Golf.

Servicio de autocar desde Barcelona hasta Peralada

Con el objetivo de garantizar un buen y cómodo desplazamiento hasta el recinto del castillo de Peralada, por cuarto año consecutivo habrá un servicio de autobús del festival. Los días con actuación en el Auditorio Parque del Castillo saldrá un autobús desde Barcelona en dirección a Peralada.

Venta de entradas:

Las entradas se ponen a la venta hoy, miércoles 14 de marzo, a las 13:00 horas en www.festivalperalada.com y en el teléfono 902 374 737.

Programación

05/07_ Réquiem de Verdi

06/07_ Serrat, Mediterraneo Da Capo

07/08_ Rufus Wainwright

12/07_ Una velada en Malaveïna

13/07_ Ballet du Capitole de Toulouse Giselle

20/07_ María Pagés Compañía Una oda al tiempo

21/07_ Carla Bruni French Touch

27/07_ Javier Camarena

28/07_ Jonas Kaufmann

29/07_ Ópera en concierto Thaïs de Massenet

03/08_ Josep Bros 25 aniversario

05/08_ Ópera en concierto Rinaldo de Händel

06 y 07/08_ Ópera La flauta mágica de Mozart

08/08_ Ópera Acis y Galatea de Händel

09/08_ Sílvia Pérez Cruz & Marco Mezquida

11/08_ Santana Divination Tour

12/08_ El bis, una noche de cabaret con Xavier Sabata

13/08_ Svetlana Zakharova y estrellas del Bolshoi, Amore

14/08_ Pedro y el lobo con Brodas Bros y la OSV

15/08_ Kool & The Gang

16/08_ Música acuática y para los reales fuegos artificiales de Händel

17/08_ Folia danza, hip-hop y músicas barrocas

Javier Camarena

Quien no estuvo la tarde del 19 de noviembre en el Teatro de la Zarzuela, es posible que se haya perdido uno de los acontecimientos líricos de la temporada. Era la primera vez que el tenor mexicano abordaba un recital compuesto íntegramente por zarzuela. Un género considerado “menor” históricamente y que el propio Javier Camarena se encargaba de desmentir: “no entiendo esa tendencia para hacer de la zarzuela un género menor, no la tiene, no lo encuentro, no lo percibo así y no lo voy a proyectar así. Para mi es tan importante cantar Flor roja como cantar Una furtiva lágrima”.

Recibido en escena con una ovación de agradecimiento, empezó nervioso, como él mismo reconoció, “he salido de mi área de confort y quiero hacerlo lo mejor posible”. Y ya lo creo que lo hizo. Quedó demostrado en cada una de las ocho romanzas que interpretó, que éste es un género para avezados. Precisa de un instrumento de calidad, como lo es sin duda el de Camarena, dominio de las dinámicas, gusto en la interpretación y una apropiada lectura de la fuerza y tradición que contiene este género. Su voz de tenor lírico-ligero ofreció unas versiones llenas de originalidad. Solventando las dificultades que sin duda tienen estas aparentemente asequibles arias, dándolo todo en la interpretación. Transitando por distintos registros sin perder metal, brillando en los agudos, con un fraseo cargado de intención y una tersa línea de canto.

Empezó con bravura interpretando “De este apacible rincón de Madrid”, de Luisa Fernanda y “Por el humo se sabe”, de Doña Francisquita, para continuar con una de sus obras preferidas en este repertorio, “Flor roja”, de Los gavilanes. Antes de interpretarla advirtió al público que tenía “algo rasposito en la garganta”. Se notó en algún momento, dada la dificultad, por la sutileza en la interpretación, que atesora esta romanza. Esperemos que llueva pronto, o muchos cantantes dejarán de venir a Madrid.

La segunda parte la inició con un “Adiós Granada” lleno de sentimiento y emoción que dedicó a “Paquita”, esposa del tenor Pedro Lavirgen, fallecida recientemente, ya que fue la versión de Lavirgen en la que se inspiró para preparar la romanza de los Emigrantes.

Terminó con “Paxarín, tú que vuelas” y “No puede ser”, que remató con un sobreagudo que llevó al público al delirio. Al frente de la Orquesta de la Comunidad de Madrid el joven Iván López-Reinoso. Dirigió con soltura y ritmo el Preludio de La revoltosa y El tambor de granaderos, el Interludio de La boda de Luis Alonso y el Intermedio de La leyenda del beso. Brillante fue también la propina del maestro mexicano Arturo Márquez, Danzón nº 2.

El recital terminó con otras dos propinas, un “Granada”, de Agustín Lara en la que derrochó cualidades y sobreagudos y la repetición del “El Trust de los Tenorios”.

Extraordinaria velada que terminó con una larguísima ovación de un público entusiasmado que se resistía a abandonar la sala. Esperemos ver pronto a Javier Camarena interpretando en este mismo Teatro una ópera o zarzuela del repertorio español.

Javier Camarena

El Teatro de la Zarzuela de Madrid vuelve a estar de enhorabuena, esta vez gracias al segundo plato fuerte de su ciclo de Conciertos. Lo que vivirá el domingo 19 de noviembre (18h00) este coliseo será un hito absoluto y difícilmente repetible: el tenor mexicano Javier Camarena, sensación mundial de la lírica desde hace unos años, ofrecerá por vez primera en su carrera un concierto íntegramente de zarzuela. En tan especial ocasión estará acompañado por la ORCAM, orquesta titular del Teatro, dirigida por el también mexicano Iván López-Reynoso.

Camarena volverá a regalar al público su fascinante agilidad vocal, la belleza deslumbrante de su canto, su intachable fraseo, los dones y el talento con los que recorre el mundo entre vítores desaforados y entusiasmadas, extensas y unánimes ovaciones. No en vano es, junto a Luciano Pavarotti y Juan Diego Flórez, uno de los tres únicos cantantes a quienes el público de la Metropolitan Opera House de Nueva York ha hecho repetir un aria en 70 años.

Ahora, esa voz admirable y sutil recorrerá algunas de las páginas más celebradas de nuestro género lírico por excelencia. Romanzas de ‘Luisa Fernanda’, ‘Doña Francisquita’, ‘Los gavilanes’, ‘El trust de los tenorios’, ‘Emigrantes’, ‘El último romántico’ o ‘La tabernera del puerto’, Federico Moreno Torroba, Amadeo Vives, Jacinto Guerrero, José Serrano, Tomás Barrera y Rafael Calleja, Reveriano Soutullo y Juan Vert, Pablo Sorozábal, Gerónimo Giménez, Pablo Luna y, cómo no, Ruperto Chapí, cuyos preludios de ‘La revoltosa’ o de ‘El tambor de granaderos’ darán buena cuenta de la maestría musical y el sólido temperamento de López-Reynoso, quien con solo 23 años fue elegido por Alberto Zedda como el maestro más joven de la Accademia Rossiniana de Pesaro, y que, además de pianista y violinista, también goza de ser un virtuoso contratenor.

En el Teatro de la Zarzuela, la magia está servida.

Teatro de la Zarzuela

A principios de esta temporada decíamos que algo estaba pasando en el Teatro de la Zarzuela y, a la vista de la Temporada 2017/2018 que se ha presentado esta mañana, solo podemos confirmarlo. Esta es la segunda programada por su director Daniel Bianco, con un firme compromiso: tender la mano a todos los públicos, reivindicando así su ineludible condición de teatro plural. Las 161 funciones que compondrán el nuevo curso irán por tanto dirigidas, cómo no, al espectador habitual del teatro, pero también y en la misma medida a quienes se acercan a él con curiosidad e inquietud de conocer e incluso a aquellas personas que aún no saben lo que se cuece entre los centenarios muros del coliseo.

En esa dirección orienta sus palabras Bianco al afirmar que la intención original de la nueva temporada es “invitar a que cada vez más personas se sumen a este viaje, que cojan nuestra mano para andar ese camino”. Un trayecto que implica, según reconoce, un trabajo “colosal” pero que merece la pena para que “el género lírico español en su más amplio sentido siga sintiéndose como uno de los patrimonios culturales de mayor arraigo, siendo así signo significativo de cada uno de nosotros”.

Un camino que según el director hay que recorrerlo juntos y en una única dirección: “la de sentir, gozar y vivir el género lírico español cuya riqueza reside, precisamente, en su extensa variedad”; y afirma que “podemos mirar al futuro con total garantía y optimismo, ya que tenemos el objetivo claro y las herramientas para alcanzarlo”.

Este es el espíritu con el que se presenta esta nueva temporada de La Zarzuela: aumentando el número de funciones a un total de 161, que supone un incremento del 15% respecto a la actual temporada y un 41% en relación a la temporada 2015/2016.

Así, la Temporada 2017/2018, que echará a andar el próximo 6 de octubre y se prolongará hasta el 14 de julio, presenta ocho títulos líricos: seis nuevas producciones del Teatro de la Zarzuela (entre las que se encuentran una coproducción con la Ópera de Lausanne y un estreno absoluto de una obra contemporánea), una reposición de una producción propia, funciones abiertas a todos los públicos del Proyecto Zarza (zarzuela hecha por jóvenes para jóvenes) y una zarzuela en versión concierto.

Lírica

Se iniciará la temporada con 18 funciones de una nueva producción de ‘El cantor de México’ de Francis Lopez en coproducción con la Ópera de Lausanne. Firmada por Emilio Sagi, con Óliver Díaz en la dirección musical, escenografía de Daniel Bianco, vestuario de Renata Schussheim y un elenco encabezado por Rossy de Palma, José Luis Sola, Sonia de Munck, Manel Esteve o Luis Álvarez, estará en cartel del 6 al 29 de octubre. Tras este comienzo será el turno para la ópera española con dos títulos: ‘El gato Montés’ de Manuel Penella y ‘Maruxa’ de Amadeo Vives. El primero, reposición de una producción propia estrenada en 2012 y firmada por José Carlos Plaza, de la que se han programado 8 funciones del 23 de noviembre al 2 de diciembre; con Ramón Tebar en el foso el reparto estará encabezado por Nicola Beller Carbone, Carmen Solís, Juan Jesús Rodríguez, César San Martín, Thiago Arancam o Alejandro Roy. La coreografía es de Cristina Hoyos.

‘Maruxa’, por su parte, es una nueva producción del Teatro cuya música estará dirigida por José Miguel Pérez-Sierra. Esta historia que se desarrolla en la confusa frontera entre el amor y el deseo contará con escena y escenografía de Paco Azorín; Saioa Hernández, Susana Cordón, Rodrigo Esteves, Borja Quiza, Ekaterina Metlova, Miren Urbieta o Simón Orfila, integrarán el reparto de este esperado título cuyas 14 funciones irán del 25 de enero al 11 de febrero.

El 16 y el 18 de febrero el público tendrá ocasión de degustar ‘La Tempestad’ tras más de medio siglo sin escucharse en Madrid. La programación de este melodrama fantástico de Ruperto Chapí, una de las obras más celebradas del compositor, solo es posible si se cuenta con un reparto como el que en esta ocasión presenta el Teatro de la Zarzuela: Carlos Álvarez, Celso Albelo, Mariola Cantarero, Ketevan Kemoklidze, Carlos Cosías y Alejandro González, todos ellos dirigidos por Guillermo García Calvo. Se ofrecerá en versión de concierto con una adaptación de Alberto Conejero para narrar la historia en la que un crimen no resuelto golpea la conciencia de un asesino sumido en el remordimiento.

En la temporada también se presentará, como feliz novedad, el estreno absoluto de una obra contemporánea, en otra nueva producción del coliseo. ‘Policías y ladrones’ de Tomás Marco, con libreto original de Álvaro del Amo, estará dirigida por José Ramón Encinar, con Carme Portaceli como creadora de la puesta en escena. Manuel lanza, José Antonio García, Rocío Pérez, Pablo García López y María Hinojosa compondrán el elenco en las 5 funciones que irán del 5 al 11 de abril.

La zarzuela grande estará también presente en el escenario de la calle Jovellanos con uno de sus títulos emblemáticos: ‘La tabernera del puerto’ de Pablo Sorozábal. Son muchos los atractivos de esta nueva producción del Teatro. Como decimos, la propia obra, su director de escena: Mario Gas, el musical: Josep Caballé-Domenech, el maestro de maestros de la escenografía Ezio Frigerio, el vestuario ideado por la oscarizada Franca Squarciapino, o el deslumbrante reparto con Sabina Puértolas, Marina Monzó, Ángel Ódena, Javier Franco, Antonio Gandía, Alejandro del Cerro, Rubén Amoretti o David Sánchez. Cada una de las 12 funciones, del 5 al 20 de mayo, promete ser un hito. De forma paralela, durante el mes de mayo el Teatro de la Zarzuela y el Museo Thyssen-Bornemisza organizarán conjuntamente una exposición dedicada a la obra escénica de Frigerio y Squarciapino en la sede madrileña de la pinacoteca. La colaboración entre ambas instituciones se lleva a cabo por segundo año consecutivo.

La temporada concluirá con la comedia musical del maestro Alonso ‘¡24 horas mintiendo!’. En versión libre de Alfredo Sanzol, sin lugar a dudas uno de nuestros más valiosos dramaturgos, la dirección de escena de esta nueva producción estará firmada por Jesús Castejón. De la música se hará cargo Carlos Aragón, que tendrá enfrente un más que adecuado reparto compuesto por el propio Castejón, Yolanda Ramos, Gurutze Beitia, Tomás Pozzi, José Luis Martínez y Enrique Viana. De este vodevil en el que nadie quiere mostrar quién es por temor a que se sepa lo que no tiene se ofrecerán 14 funciones del 29 de junio al 14 de julio.

Con la presentación de todos estos títulos el teatro seguirá siendo escaparate único de nuestra lírica, fértil y heterogénea a un tiempo.

Conciertos: Sala principal, ‘Notas del Ambigú’, ciclo Lied

Tras el éxito obtenido en la presente temporada, se mantiene el número de conciertos en la sala principal. Ocho serán las propuestas, en las que además de la lírica, también tendrán cabida otras formas de sentir y desdoblar la música: la soprano Ainhoa Arteta con un homenaje a Lorca titulado ‘La voz y el poeta’ (9 de octubre), el tenor mexicano Javier Camarena en su primer concierto dedicado únicamente a la zarzuela (19 de noviembre), la cantante Silvia Pérez Cruz que ofrecerá un espectáculo bajo el nombre de la canción que escribieron sus padres hace más de 30 años: ‘Vestida de nit’ (28 de noviembre), el concierto de Navidad ‘Zarzuela en plural’, que bajo la batuta de Óliver Díaz aglutinará a artistas como Lucero Tena, José Antonio López, Carol García, Svetla Kresteva y Enrique Ferrer, en torno a zarzuelas de todas las regiones españolas (28 de noviembre), el cantaor Arcángel que ofrecerá una nueva mirada del género lírico español (30 de enero); la cantante Marta Sánchez acompañada únicamente de piano ofrecerá la versión más íntima de su voz (17 de febrero); la mezzosoprano letona Elīna Garanča, con su esperadísimo debut en Madrid y la participación especial de Andeka Gorrotxategi (11 de marzo) y la mezzosoprano María José Montiel, que acompañada por el pianista Rubén Fernández Aguirre, presentará ‘Descubriendo a Padilla’ (6 de abril).

El hecho de haber colgado el cartel de ‘localidades agotadas’ en todos los conciertos del ciclo ‘Notas del Ambigú’ de la presente temporada, ha originado de forma natural no solo su afianzamiento, sino también el incremento de los conciertos que lo componen: en esta ocasión los protagonistas serán la soprano Carmen Romeu con ‘Una tarde francesa’ (30 de octubre), la mezzosoprano Marta Infante con ‘Tonadas y zarzuelas barrocas’ (12 de diciembre), el Trío Arbós con ‘Música de cámara’ (22 de enero), el barítono Javier Franco con ‘Canción gallega’ (13 de febrero), la soprano Ruth Iniesta con ‘A Joaquín Rodrigo’ (13 de marzo), la formación Música Ficta con ‘Música sefardí’ (16 de abril), la soprano guatemalteca Adriana González, ganadora del reciente Concurso Viñas, con ‘Canción de cámara mexicana’ (21 de mayo) y Charo Reina con ‘Una copla y una copa’ (4 de junio).

Por otra parte, el ciclo de Lied también crece. En coproducción con el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), cumplirá su XXIV edición con 11 recitales, uno de ellos extraordinario ofrecido por el barítono Leo Nucci. La mezzosoprano Ann Hallenberg (10 de octubre), la también mezzo Anna Caterina Antonacci (24 de octubre), el tenor Piotr Beczala (8 de enero), el barítono Matthias Goerne (26 de febrero, 30 de abril y 8 de mayo), la soprano Diana Damrau (5 de marzo), la soprano Ana Lucía Richter (9 de abril), el contratenor Xabier Sabata (25 de junio) y la soprano Hanna-Elisabeth Müller (2 de julio) completarán la propuesta de la nueva temporada.

Proyectos didácticos. Proyecto Zarza. Clases magistrales

El Teatro de la Zarzuela continúa dando una importancia muy especial a ofrecer formación e información a ese público joven al que corresponderá llenar la sala de este teatro en el futuro y que a su vez deberá formar a la generación que le tome el relevo. “Tenemos la obligación de seducirlos y hacerles asequible la zarzuela en este siglo que nos toca”, asevera Daniel Bianco, quien lleva a la práctica su intención como muestra el hecho de que el 22% de la programación del Teatro esté dedicada a los proyectos didácticos.

El Proyecto Zarza, que promueve la zarzuela hecha por jóvenes para jóvenes y que tan importante éxito ha alcanzado en 2016/2017 registrando 9.000 espectadores entre ‘La revoltosa’ de Chapí y el espectáculo ‘Zarzuela en danza’, vuelve con fuerza en la nueva temporada con ‘El dúo de “La africana”’ de Manuel Fernández Caballero en versión libre de Susana Gómez. Con dirección de escena de la propia Susana Gómez y musical de Miguel Huertas, esta nueva producción del Teatro estará representada, tal como ocurriera con ‘La revoltosa’, por un grupo de jóvenes cantantes y actores elegidos tras un proceso de audiciones y acompañados por un grupo de cámara. Las 12 funciones, tres de ellas abiertas al público general, se ofrecerán del 28 de febrero al 7 de marzo de 2018.

En este punto es importante añadir que ‘La revoltosa’, en versión libre de Guillem Clua y dirección de escena de José Luis Arellano, que tantos elogios ha recibido este año, saldrá de gira por distintas ciudades españolas.

Los proyectos didácticos también destacarán en la próxima temporada. Gracias a ellos, el Ambigú del Teatro también se descubrirá como un espacio de espectáculos. En ese lugar se presentará precisamente el teatro de títeres con música en directo ‘Perdida en el Bosco’, nueva producción del Teatro de la Zarzuela en coproducción con Claroscvro para público infantil a partir de los 6 años. Serán 12 funciones del 5 al 10 de febrero.

Continuará, asimismo, la colaboración entre el Teatro de la Zarzuela y la Universidad Carlos III. En esta ocasión presentarán la nueva producción ‘Master Chez’, que durante 5 funciones y del 16 al 21 de abril, pondrá a prueba a los escolares para ver quién prepara más rápidamente una suculenta merienda o un desayuno saludable al ritmo de Chueca, Fernández Caballero, Giménez, Luna o Moreno Torroba. La dirección de escena será de Enrique Viana y la musical de Carlos Chamorro. Gurutze Beitia ejercerá de presentadora, y el reparto estará formado por Irene Palazón, Yauci Yanes y David Oller.

También enmarcado en los proyectos didácticos, la soprano Isabel Rey, colaboradora asidua del Festival de Salzburgo y desde hace años reclamo habitual de las más importantes casas de ópera, ofrecerá clases magistrales a jóvenes cantantes del 9 al 16 de octubre. Esta última sesión se realizará abierta al público en la sala principal del Teatro.

Danza

En la temporada próxima la danza será también una de las grandes protagonistas. No podía ser de otra manera, ya que en el Teatro de la Zarzuela recalarán las dos compañías públicas: el Ballet Nacional de España (BNE) de Antonio Najarro y la Compañía Nacional de Danza (CND) de José Carlos Martínez.

El BNE presentará del 9 al 23 de diciembre 11 funciones del espectáculo ‘Electra’, primera propuesta de obra argumental completa bajo la dirección de Najarro. Se trata de una creación del coreógrafo Antonio Ruz en la que este da vida, ahondando en diferentes lenguajes de danza, a la tragedia clásica con una visión contemporánea. La música es de Pablo Martín Caminero, Diego Losada y Moisés Sánchez y la dirección musical de Manuel Coves. El BNE ofrecerá además el 19 de diciembre una Gala homenaje a Mariemma, una de las grandes figuras de la danza del siglo XX, y lo hará con el Real Conservatorio Profesional de Danza Mariemma y con el Conservatorio Superior de Danza María de Ávila.

La CND, por su parte, regresará al escenario de La Zarzuela del 29 de mayo al 10 de junio con 12 funciones de “Kylián-Galili-Duato”, un programa diseñado para la ocasión por Martínez que invita al espectador a un viaje a través de la historia de la Compañía. El programa incluye ‘Por vos muero’, una de las coreografías de Nacho Duato más representadas y aplaudidas durante su etapa de la CND y que originariamente creó para esta. Duato vuelve así al repertorio de la Compañía Nacional después de 7 años de ausencia. De igual manera, el público podrá disfrutar nuevamente del talento de Itzik Galili y del maestro checo Jiri Kylián de quien la CND ha llevado a escena más de diez ballets a lo largo de su historia.

Teatro Musical de Cámara

Otro de los ciclos que continúan y permanecen plenos de salud es el de Teatro Musical de Cámara en colaboración con la Fundación Juan March. Del 9 al 16 de abril se presentará ‘Los elementos’ de Antonio Literes en una nueva coproducción entre ambas instituciones. La dirección musical será de Aarón Zapico al frente de la agrupación Forma Antiqva que comparte con sus hermanos Daniel y Pablo. La dirección de escena será de Tomás Muñoz y el vestuario de Gabriela Salaverri. El reparto estará formado por Eugenia Boix, Aurora Peña, Ana Cristina Marco, Olalla Alemán o Soledad Cardoso. Como es habitual las representaciones serán en la Fundación Juan March.

Concurso de Creación

Teniendo en cuenta que el secreto de que un arte perdure en el tiempo no consiste únicamente en preservar lo ya concebido, sino promover además que la creación continúe por el camino adecuado, el Teatro de la Zarzuela pondrá en marcha un Concurso de Proyecto de Creación de Obra Lírica cuyas bases serán publicadas el próximo 30 de junio.

Teatro plural, precios populares

Hay que destacar, por último, el importante esfuerzo que el INAEM y el Teatro llevan a cabo para mantener los mismos precios populares en las entradas –de 4 a 50 €–, preservando asimismo el descuento del 20% para los abonados, y ampliando el descuento para jóvenes menores de 35 años del 35 al 50%, equiparándolo así al descuento para mayores de 65 años. De igual manera los menores de 35 años podrán beneficiarse de descuentos adicionales del 40% en el abono de Zarzuela y del 30% en los abonos de Zarzuela y Danza y Conciertos.

Es significativo destacar el nuevo descuento dirigido a las personas desempleadas, que podrán adquirir sus entradas con un 50% de deducción, y que se aplicará por primera vez en el Teatro de la Zarzuela a partir de la próxima temporada. Esta novedad se suma a los descuentos ya habituales para familias numerosas (50%), último minuto (60% desde dos horas antes del inicio de cada función) y grupos (30%).

“Todo esto lo hacemos”, señala Daniel Bianco, “llevados por el mismo espíritu que nos hace avanzar cada día: queremos que este Teatro de la Zarzuela sea un teatro plural”; una necesidad, asegura, que la propia realidad demanda. “El presente nos exige un cambio sustancial y urgente. Hemos abierto las puertas y las ventanas con la intención de que un aire nuevo circule del patio de butacas al escenario y viceversa”.

Los puritanos

El próximo 4 de julio llegará al escenario del Teatro Real I puritani, última ópera del compositor italiano Vincenzo Bellini (1801-1835), de la que se ofrecerán 10 funciones hasta el día 24 de julio, en una coproducción del Teatro Real y el Teatro Municipal de Santiago de Chile con dirección de escena de Emilio Sagi y musical del maestro italiano Evelino Pidò.

I puritani supuso el debut de Bellini en París, donde se estrenó en 1835 en el Théâtre-Italien con un clamoroso éxito de público. En ella se encuentran los mejores ingredientes del melodrama italiano del romanticismo: drama histórico, amor, celos, intriga política, locura… construidos sobre una partitura en la que la orquestación es más rica que en obras anteriores del compositor, pero donde no renuncia a sublimes melodías, himnos heroicos y arias y dúos de difícil coloratura.

Bellini equilibra cuidadosamente la efusividad lírica y las necesidades dramáticas, compone arias y dúos de endiablada coloratura, que en las funciones que veremos en el Teatro Real serán afrontadas, en los papeles principales, por los tenores Javier Camarena y Celso Albelo (Lord Arturo Talbo), las sopranos Diana Damrau y Venera Gimadieva (Lady Elvira Valton), los barítonos Ludovic Tezier, George Petean y Damiano Salerno (Sir Riccardo Forth) los bajos Nicolas Testé y Roberto Tagliavini (Sir Giorgio), la mezzosoprano Annalisa Stroppa y la soprano Cassandre Berthon (Enriqueta). Junto a ellos, el Coro y la Orquesta Titulares del Teatro Real.

Emilio Sagi, responsable de la dirección de escena, se aleja en esta producción de una versión realista del libreto para centrarse en el mundo abstracto de la ensoñación y los sentimientos. En este mundo onírico, retratado en blanco y negro, salpicado de elementos surrealistas, serán las voces las que trasladen la realidad dramática a través de unas melodías que transmiten más que las palabras. Para Sagi, la partitura de I puritani es cristalina, romántica, sublima las emociones y está cargada de sensualidad, por esa razón desnuda el espacio de todo realismo y lo centra en la música y las voces.

Como en otras ocasiones, Emilio Sagi ha contado con algunos de sus colaboradores habituales, a los que el público del Real siempre ha recibido con gran entusiasmo en producciones como Las bodas de Fígaro, El barbero de Sevilla o Luisa Fernanda, entre otras. Daniel Bianco se hace cargo de la escenografía, Peppispoo (Pepa Ojanguren) diseña el vestuario y Eduardo Bravo dirige la delicada iluminación en esta coproducción firmada por el Teatro Real y el Teatro Municipal de Santiago de Chile, donde en su estreno en mayo de 2014, recibió numerosos elogios.

Las representaciones de I puritani coincidirán con la celebración de la Semana de la Ópera del Teatro Real, que tendrá lugar entre el 11 y el 17 de julio y que, entre los actos programados, emitirá en la pantalla instalada en su fachada la función del día 14. Esta retransmisión también podrá seguirse en directo en algunos de los espacios culturales más importantes de España como el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía, el Centro Niemeyer de Avilés, Museo Guggenheim Bilbao y La Alhambra de Granada, entre otros. Además, la plataforma audiovisual del Teatro Real, Palco Digital, ofrecerá la representación en streaming, de forma gratuita, para todos los que no puedan acercarse a la Plaza de Oriente.

Montiel

María José Montiel iniciará el mes de septiembre “con muchísima ilusión al asumir por primera vez el personaje de Dalila que siempre ha sido, por vocalidad y belleza, uno de mis sueños”, afirma la mezzosoprano madrileña, papel con el que debutará en México. “La verdad es que llega en el mejor momento”, continúa. “La música francesa, tanto en el repertorio operístico como en el de la canción, ha vivido siempre como algo natural en mi repertorio, y la heroína de Saint-Saëns, como es lógico, la sentía cada vez más cerca, así que ahora la afronto con gran entusiasmo; además, será la primera vez que cante una ópera en México, así que todo confluye para que me sienta muy feliz”, añade. Montiel debutará el sensual personaje en la Ópera de Nuevo León, en Monterrey, una institución que, con el apoyo del Consejo Estatal de Cultura de México, cuenta con el privilegio de haber sido testigo de carreras de artistas locales de gran carrera internacional, como es el caso del tenor Javier Camarena.

De la gran ópera de Saint-Säens la cantante española ofrecerá dos funciones, los días 18 y 20 de septiembre compartiendo escenario con Rodrigo Garciarroyo, Guillermo Ruiz, Oscar Martínez y Charles Oppenheim, el Coro de la Ópera de Nuevo León y la Orquesta Sinfónica de la UANL, todos dirigidos por Guido Maria Guida.

María José Montiel llegará a México tras haber debutado este mes de julio en Israel el rol de Ulrica de Un ballo in maschera, de Verdi, de la mano de Zubin Mehta. Tras las funciones de Samson et Dalila ofrecerá un recital en la Sociedad de Conciertos de Alicante (7 de octubre), cantará el Requiem de Verdi junto a La Verdi en Milán como parte de los actos que cierran la Expo Milano 2015 (29 y 30 de octubre y 1 de noviembre) y debutará en el Teatro San Carlo de Nápoles con uno de sus roles fetiche, el protagonista de Carmen, de Bizet, de nuevo bajo la dirección de Zubin Mehta.
www.mariajosemontiel.com

Camarena

Javier Camarena se ha convertido en el furor del mundo de la ópera, siendo el tercer cantante en los últimos setenta años en ofrecer un bis en el Metropolitan de NY, junto con Pavarotti y Flórez. Esta hazaña la repitió este mismo año en el Teatro Real de Madrid, al interpretar 18 “do de pecho” perfectos al bisar el Aria “Ah! Mes amis quelle jour de fête” de La fille du régiment. El tenor mexicano es el primero en bisar en dos funciones consecutivas en la historia de ambos teatros.

El 7 de junio el tenor mexicano ofrecerá un concierto en Bilbao, patrocinado por la Fundación BBVA, acompañado por la Orquesta Sinfónica Verum bajo la dirección del joven maestro Iván López Reynoso, y un coro de treinta voces masculinas.

PROGRAMA

Obertura “Romeo et Juliette”, C. Gounod
“Ah! Lève-toi, soleil!” de la ópera “Romeo et Juliette“, C. Gounod
“Je crois entendre encore” de la ópera “Les pêcheurs de perles“, G. Bizet
Obertura “Il barbiere di Siviglia”, G. Rossini
“Si, ritrovarla io giuro!” de la ópera “La cenerentola“, G. Rossini
“Ah, mes amis! Quel jour de fête!” de la ópera “La fille du régiment“, G. Donizetti

PAUSA

Obertura “Luisa Miller”, G. Verdi
“Ella mi fu rapita… Parmi veder le lagrime… Possente amor mi chiama” de la ópera “Rigoletto“, G. Verdi
Intermezzo de “La leyenda de beso”, R. Soutullo y J. Vert
“Te quiero, morena” de “El trust de los tenorios“, J. Serrano
“No puede ser” de “La tabernera del puerto“, P. Sorozábal
“No extrañéis, no, que se escapen” de “La Bruja“, R. Chapí

 

Camarena

Si histórico fue el “bis” que el pasado día 7 de noviembre realizó el tenor mexicano Javier Camarena, más histórico resulta un segundo “bis” apenas 3 días después. En la última representación del primer reparto de La fille du régiment, con el aria “Ah! mes amis”, en el Teatro Real de Madrid, es donde ha tenido lugar tan insólito acontecimiento. Es Camarena uno de los tenores más interesantes que se pueden escuchar hoy en los principales escenarios. Con una voz clara, consistente y esmaltada, que penetra como un haz de luz agitando a un público madrileño que ya le ha adoptado como tenor de referencia. Así quedó demostrado tras la gran ovación, esta vez sin necesidad de publicidad previa, que recibió con gran parte del Teatro en pie.

Podremos volver a escucharle en diciembre y enero en el Liceu de Barcelona, en “Maria Stuarda” de G. Donizetti.