Festival de Peralada

Plácido Domingo y Ermonela Jaho han protagonizado esta ópera de Jules Massenet, en versión concierto.

Es la primera vez que se ha representado esta ópera en el Festival y ha contado con un elenco extraordinario: Plácido Domingo (Athanaël), Ermonela Jaho (Thaïs),

Jean Teitgen (Palémon), Elena Copons (Crobyle), Lida Vinyes (Myrtale), Maife Nogales (Albine), Cristina Díaz (Sirviente) y Sara Blanch (el Encantadora). Han estado acompanyados por el Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real de Madrid, dirigidos por el maestro Patrick Fournillier.

Plácido Domingo debutó en el Festival de Peralada el año 1991 con Otello i ha vuelto en varias ocasiones, la última en 2011. La soprano, Ermonella Jaho, debutó el año pasado en Peralada, como protagonista de la ópera Madama Butterfly.

El legendario, Plácido Domingo, ha interpretado con gran fuerza y personalidad teatral su rol del monje Athanaël, vencido a los encantos de la cortesana Thaïs, rol interpretado por Ermonela Jaho que ha vuelto a enamorar al público de Peralada. Uno de los momentos brillantes y esperados por el público ha sido cuando ha llegado la célebre Meditation, el interludio para violín solo y orquesta que divide en dos la ópera y marca la conversión espiritual de la protagonista.

Thaïs, una de las óperas más bonitas de Jules Massenet, con libreto de Louis Gallet, se ha escuchado esta noche en versión concierto, en tres actos y siete escenas. Se estrenó en la ópera de París el 16 de marzo de 1894.

Esta noche también ha destacado la intervención del Coro Titular del Teatro Real de Madrid, desde 2010. Actualmente lo dirige el maestro Andrés Máspero. Ayer con Jonas Kaufmann y hoy en Thaïs, la música ha ido a cargo de la Orquesta Titular del Teatro Real, que han conseguido hacer sonar las notas impecablemente.

Una noche de gran calidad vocal e instrumental, una Thaïs de gran belleza que perdurará en la memoria del público. Los aplausos han sido sonoros y también los bravos haciendo salir a los artistas más de una vez al escenario, una vez terminado el espectáculo. Incluso las cigüeñas han aplaudido.

Michael Fabiano

El tenor estadounidense Michael Fabiano cantará “Le Chevalier des Grieux” en la ópera Manon de Jules Massenet que sube a escena el próximo 20 de enero, en la 66 temporada de ópera de ABAO‐OLBE en Bilbao. “La voz de tenor más emocionante de la ópera” según la revista Opera News, tiene entre sus próximos compromisos actuaciones en los teatros de ópera más relevantes del mundo. Este mismo mes de enero actuará como el “Duca di Mantova” en Rigoletto en la Royal Opera House de Londres que se retransmitirá en directo el día 16; en marzo “Rodolfo” de la La Bohème en el MET de Nueva York; en abril será “Corrado” en Il Corsaro en Les Arts de Valencia y un recital en la Ópera de Frankfurt; “Sir Edgardo di Ravenswood” en Lucia di Lammermoor otra vez en el MET en mayo; de nuevo encarnará el rol de “Duca di Mantova” en Rigoletto esta vez en la Ópera de Los Angeles en junio, y en julio “Edgardo di Ravenswood” en una nueva producción de Lucia di Lammermoor en la Ópera de Sydney.

Michael Fabiano, que debutó en ABAO‐OLBE en 2011 con el rol de “Edgardo di Ravenswood” en Lucia di Lammermoor junto a Diana Damrau, ha sido aclamado unánimemente por la crítica internacional y calificado en el Sunday Times como “el Lensky de Eugene Onegin que más ha cautivado al público del Covent Garden en 40 años”, en el New York Times como “uno de los cantantes más excitantes y codiciados del mundo”, en Vanity Fair como “el tenor líder de la ópera de Nueva York” o en la prestigiosa revista Pro Opera como uno de los siete jóvenes tenores más prometedores del s. XXI.

La pasada temporada participó en Rigoletto y La Bohème en la Royal Opera de Londres; Manon en la Ópera de San Francisco con el mismo rol que cantará en Bilbao; Carmen en Aix en Provence; La Traviata y La Bohème en el MET de New York, así como recitales y conciertos en Venecia, New York, Londres, Los Angeles o Dallas, entre otras actuaciones. Fabiano sustituye al inicialmente previsto Celso Albelo, quien ha cancelado su compromiso con ABAO‐OLBE debido a “un asunto familiar grave” tal y como ha comunicado el propio cantante a la Asociación.

Celso Albelo

Tras terminar el año con su aplaudido Duque de Mantua de Rigoletto en el Teatro Carlo Felice de Génova (23, 27 y 29 de diciembre) al lado de dos referentes en el personaje protagonista como son Carlos Álvarez y Leo Nucci, el consagrado tenor canario Celso Albelo regresará en enero (20, 23, 26 y 29) a la temporada de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO-OLBE), este vez para sumar un nuevo rol a su ya extenso repertorio: el Chevalier Des Grieux de la ópera Manon, de Jules Massenet, junto a la soprano rusa Irina Lungu en el papel protagonista.

De este modo, y desde el bel canto italiano, Albelo continúa profundizando en el repertorio francés, “un viaje por personajes románticos que se deben a la lengua francesa, aspecto que implica un desarrollo musical diferente del italiano. Intentar descifrarlo es un reto, porque aunque mantiene muchos puntos en común con el canto italiano, también poseen grandes diferencias. Encontrar la llave de este tipo de fraseo exige madurez. La orquesta es más pesada y el tratamiento armónico es mucho más rico porque va describiendo los estados de ánimo de los personajes, algo muy presente en Massenet”. En las últimas temporadas, Celso Albelo ha ido ampliando su paleta de personajes al repertorio francés con títulos como Les pêcheurs de perles (Bizet, Ópera de Salerno), Guillaume Tell (Rossini, Opéra de Monte-Carlo y Théâtre des Champs Élysées de París), Werther (Massenet, Teatro Comunale de Bolonia), Thaïs (Massenet, Gran Teatre del Liceu de Barcelona) o La favorite (Donizetti, Opéra Royale de Wallonie), a los que se unirán en este mismo curso Roméo et Juliette (Gounod, con la compañía del Liceu barcelonés en el Teatro Calderón de Valladolid) y La damnation de Faust (Berlioz, Palau de Les Arts de Valencia).

Respecto del personaje que debuta en enero en ABAO-OLBE, para Albelo el Chevalier Des Grieux es “el romántico por antonomasia, que ama a Manon por encima de todo y le perdona lo que sea. Por ella renuncia incluso hasta asus principios”.

María José Montiel

Después de triunfar con Carmen en el Gran Teatro de Córdoba, la mezzosoprano madrileña María José Montiel cantará dos de sus papeles favoritos: María Moliner en la ópera del mismo nombre en el Teatre Principal de Palma de Mallorca y Charlotte de Werther en el Teatro Massimo de Palermo.

La diva española, una de las más importantes representantes de la lírica hispana de la actualidad, retomará en la capital mallorquina el rol de María Moliner, un papel escrito especialmente para ella y cuyo estreno absoluto tuvo lugar en el Teatro de La Zarzuela en abril del año pasado. Se trata del personaje central de la ópera María Moliner, del compositor mallorquín Antoni Parera, un proyecto del director teatral y cotizado escenógrafo Paco Azorín que contó con Montiel como protagonista de su estreno absoluto y que ahora retoma en el Principal. Para la cantante madrileña, se trata de un “personaje riquísimo cuya obra debe divulgarse más. Ella fue una mujer fuerte que luchó en una etapa muy compleja de la historia de España y que a pesar de la situación de represión política que se vivía consiguió una de sus grandes metas, como es la de publicar un diccionario”. Según Montiel, esta propuesta de ópera contemporánea ha permitido que la vida y obra “de esta mujer tan especial reviva en la actualidad; espero que más teatros de la geografía española y también del ámbito internacional se interesen en programarla”. La cita es los días 5, 7 y 9 de mayo contando con el mismo espectacular y aplaudido montaje de Paco Azorín adaptado especialmente al escenario del Teatre Principal de Palma.

Más tarde María José Montiel se trasladará a Sicilia (Italia) para interpretar a Charlotte, de Werther, una de las obras maestras del compositor francés Jules Massenet. La intérprete confiesa que siente debilidad por este personaje, el cual, debido a las circunstancias que Goethe concibiera para él en la novela que inspira la ópera, “vive una vida muy triste y atormentada, con dolor y melancolía. Tiene una pasión totalmente reprimida dentro de ella misma. En cualquier caso, cuando canto Charlotte, la siento con una enorme emotividad y pasión. El texto y la maravillosa música de Massenet están perfectamente amalgamados, algo que me ayuda muchísimo a meterme en los sentimientos del personaje”. Serán dos funciones, los días 27 y 31 de mayo.
Más información