ABAO Bilbao Opera

Debido a las circunstancias actuales que han obligado a las autoridades sanitarias a tomar medidas en aras del control de la pandemia COVID-19, hechas públicas el pasado 11 de enero, ABAO Bilbao Opera ve inviable la celebración de la ópera de Donizetti, L’elisir d’amore prevista para los días 20, 23, 26, 27 de febrero y 1 de marzo de 2021, con la presencia de artistas de primera línea.

El mantenimiento del aforo en 400 espectadores por función, las restricciones de movilidad dentro de cada territorio histórico (sólo los residentes en Bizkaia podrían acudir a las funciones) y la limitación horaria que obliga a que las representaciones finalicen a las 20:45h, imposibilitan, de momento una vez más, la asistencia de todos los socios y público en general a las cinco funciones previstas.

Por otra parte, la organización artística y logística de preparación y montaje de la producción, los viajes de los cantantes y equipos técnicos y el comienzo de los ensayos previstos para finales del presente mes, obligan a que la decisión de no prosperar con la celebración de la ópera, se determine en el momento actual.

ABAO Bilbao Opera mantiene que las medidas adoptadas en colaboración con el Euskalduna y la Asociación Ópera XXI, permitirían la ampliación del aforo respetando todas las medidas de seguridad sanitaria necesarias. Además, teniendo en cuenta las dimensiones del Euskalduna Bilbao, que no son comparables a las de otros espacios de eventos, tampoco debería regirse por la misma norma de límite de aforo.

La Asociación mantiene la confianza de poder clausurar la temporada con la representación de la ópera Tosca prevista para los días 22, 25, 28 y 31 de mayo, con Ainhoa Arteta, Teodor Ilincai y Roberto Frontali como protagonistas.

ABAO Bilbao Opera recuerda que la ópera, la cultura, es un instrumento básico para el desarrollo social y la difusión de valores que coadyuvan a progresar hacia una sociedad más equilibrada y plenamente desarrollada, por lo que seguirá poniendo todo su esfuerzo para mantener a Bilbao como un referente operístico internacional.

Por su notable resiliencia frente a esta crisis pandémica ABAO Bilbao Opera agradece a los socios, a las empresas e instituciones colaboradoras y al público general, su comprensión y apoyo en estas circunstancias excepcionales.

Desde su debut en el Teatro Real en 2014, Javier Camarena ha conquistado al público de Madrid interpretando tres óperas de Gaetano Donizetti de muy distinto perfil dramatúrgico y vocal ─La fille du régiment, La favorite y Lucia di Lammermoor─, y una de Vincenzo BelliniI puritani, los dos más grandes compositores belcantistas, que permiten al tenor mexicano exhibir las inmensas posibilidades de su arte: una voz de gran amplitud, belleza y plasticidad, un fraseo lleno de expresividad, un impresionante virtuosismo y agilidad vocales y una musicalidad innata y natural.

Vuelve ahora Camarena, una vez más, con sus dos compositores fetiche y dos papeles muy distintos: el ingenuo y enamorado Nemorino en la dinámica producción de L’elisir d’amore, de Donizetti, concebida por Damiano Michieletto; y el pasional, fogoso, irreverente y vengativo Gualtiero en el tenebroso drama Il pirata, de Bellini, que estará en escena en el Real entre los días 30 de noviembre y 20 de diciembre.

Entre estos universos dramatúrgicos antagónicos, Javier Camarena ofrecerá un programa de melodismo e intensidad mediterráneos en la Gran Gala 2019 del Teatro Real, el próximo 13 de noviembre, junto al pianista Ángel Rodríguez, dedicado a arias y canciones italianas y en la que no faltará, en la segunda parte, un guiño a la zarzuela española.

GRAN GALA 2019 DEL TEATRO REAL

PROGRAMA

Giacomo Carissimi (1605–1674)

Vittoria, mio core

Tommaso Giordani (C.1730–1806)

Caro mio ben

Giovanni Battista Bononcini (1670–1747)

Per la gloria d’adorarvi…

Vincenzo Bellini (1801–1835)

Malinconia, ninfa gentile

Gaetano Donizetti (1797-1848)

L’ora del ritrovo

Gioachino Rossini (1792–1868)

La danza

Ricciardo e Zoraide: ‘S’ella m’è ognor fedele… qual sarà mai la gioia’

Gaetano Donizetti (1797-1848)

L’elisir d’amore: ‘Una furtiva lagrima’

Vincenzo Bellini (1801–1835)

Il pirata: ‘Nel furor delle tempeste… per te di vane lagrime’

Gerónimo Giménez (1854-1923)

Las bodas de Luis Alonso: Intermezzo

Jacinto Guerrero (1895-1951)

El huésped del sevillano: ‘Mujer de los ojos negros’

BIOGRAFÍAS
Javier Camarena

Nacido en Xalapa, este tenor mexicano estudió con la mezzosoprano Cecilia Perfecto en la Universidad Veracruzana y se graduó con Hugo Barreiro y Maria Eugenia Sutti en la Universidad de Guanajuato. Premiado en los concursos Carlo Morelli 2004 y Francisco Viñas 2005, ingresó en el International Opera Studio de Zúrich antes de iniciar una carrera que le ha llevado a los principales escenarios del mundo y en la que ha trabajado con directores de orquesta como Claudio Abbado, Marco Armiliato, Maurizio Benini, Bruno Campanella, Daniele Gatti, Fabio Luisi, Zubin Mehta, Evelino Pido y Franz Welser-Möst. Recientemente ha cantado Ernesto de Don Pasquale en el Palais Garnier de París, Nadir de Les pêcheurs de perles en el Palacio Euskalduna de Bilbao, Edgardo de Lucia di Lammermoor en la Bayerische Staatsoper de Múnich, Tonio de La fille du régiment en la Royal Opera House de Londres y Arturo de I puritani en la Opéra Bastille de París. En el Teatro Real ha cantado en La fille du régiment (2014), I puritani (2016), La favorite (2017) y Lucia di Lammermoor (2018).

Ángel Rodríguez

De origen cubano y radicado en México, este pianista y compositor estudió piano con Gonzalo Gutiérrez, dirección de orquesta con Gonzalo Romeu y repertorio vocal con Enrique Jaso y Kamal Khan. A lo largo de sus más de tres décadas de carrera ha sido pianista de Ramón Vargas, Rolando Villazón, Javier Camarena, Nadine Sierra, Joseph Calleja, Pretty Yende, Verónica Villarroel, Ailyn Pérez, Alfredo Daza, Kate Lindsey, Arturo Chacón y José Bros, con quienes ha actuado en espacios como el Palacio de Bellas Artes de México, el Teatro Real de Madrid, las Termas de Caracalla en Roma, la Konzerthaus de Berlín, el Kennedy Center de Washington, el Harris Theater de Chicago, la Opernhaus de Zúrich y los Rosenblatt Recitals de Londres. Como pianista de la Ópera de Cuba y de la Ópera de Bellas Artes, ha trabajado con Plácido Domingo, Luciano Pavarotti y Anna Netrebko. Actualmente imparte clases magistrales y talleres en México, y preside el Colegio de Arte Vocal, institución especializada en el arte del canto de la cual es fundador.

GALA BENÉFICA

Toda donación procedente de la Gran Gala 2019 del Teatro Real irá destinada al Programa Social ─del que forma parte El Real Junior y que introduce a los más jóvenes a la ópera─, y también al Aula Social, que atiende a más de cien menores procedentes de la Fundación ANAR, Fundación de Síndrome de Down Madrid, Federación Autismo Madrid, Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, Fundación Víctimas del Terrorismo (niños), Acción Social por la Música y Ayuda en Acción, asociaciones, todas ellas, sin ánimo de lucro.

EMBAJADORES DE LA GALA

José Bogas, Demetrio Carceller, Alfonso Cortina, Jesús Encinar, Juan Pedro Moreno, Juan Antonio Pérez Simón, Isabel Preysler, Helena Revoredo, Pilar Solís-Beaumont.

El Teatro Real ofrecerá, entre los días 29 de octubre y 12 de noviembre, 12 funciones de su divertida producción de L’elisir d’amore presentada en 2013 con una entusiasta acogida del público.

En esta ocasión, la producción concebida por Damiano Michieletto -con algunas modificaciones introducidas en la escenografía de Paolo Fantin– tendrá dirección musical de Gianluca Capuano, que ofrecerá una lectura más historicista y cercana a los preceptos interpretativos decimonónicos.

Cuando, en 1832, Gaetano Donizetti (1797-1848) recibió el precipitado encargo de escribir una ópera en apenas 15 días para suplir un hueco en la programación del Teatro della Cannobiana de Milán, tenía 34 años y 36 óperas en su haber, incluyendo algunos grandes éxitos, como Anna Bolena.

Su trágica y azarosa vida ya le había dado muchos golpes –la muerte de su esposa y de sus tres hijos-, pero su ingente producción operística seguía creciendo a un ritmo abrumador, que solo la locura ralentizó, ya en el tramo final de su corta existencia, cegada por la sífilis.

Partiendo de la ópera Le Philtre, de Auber, el famoso libretista Felice Romani, con el que Donizetti ya había trabajado en varias obras, pergeñó velozmente un texto fluido y muy bien articulado, ideal para el ímpetu creativo del compositor.

Nace así una verdadera obra maestra, de portentosa inspiración, entre la comedia y el drama, la simplicidad y la hondura, la ópera buffa y la romántica, la parodia y la melancolía… y a medio camino entre Rossini y Bellini. Unos personajes arquetípicos inspirados en la commedia dell’arte, que crecen con el aliento melódico y dramatúrgico de la música de Donizetti, de grandísima eficacia en el desarrollo de la acción.

Damiano Michieletto traslada la trama de la ópera de la campiña vasca a la animada costa mediterránea, donde el ambiente estival propicia la seducción, la fiesta y el vicio. Ahí, la avispada Adina regenta un chiringuito donde merodea su torpe enamorado Nemorino. Dulcamara, ingenioso charlatán, trapichea con drogas y brebajes. Y en la entretenida vida costera no faltan los marineros en busca de diversión, capitaneados por Belcore, el típico “chulo playero”.

En la interpretación de estos peculiares personajes se alternarán Brenda Rae y Sabina Puértolas (Adina); Rame Lahaj y Juan Francisco Gatell (Nemorino); Alessandro Luongo y Borja Quiza (Belcore), Erwin Schrott y Adrian Sâmpetrean (Dulcamara). Javier Camarena interpretará el papel de Nemorino en la función del 9 de noviembre, antes de su actuación en la Gala del 13 de noviembre y del inicio de los ensayos de Il pirata, de Vincenzo Bellini.

L’elisir d’amore ha sido una de las producciones más queridas del público del Real desde el siglo XIX. Subió a su escenario por primera vez en 1851, un año después de la inauguración del Teatro, y desde entonces se ha representado más de 80 veces, incluyendo esta coproducción del Teatro Real y del Palau de les Arts de Valencia, que ahora se repone, 6 años después de su estreno en Madrid.

Fotografía: Javier del Real

Donizetti

Inocencia, picardía y felicidad. ¡Déjate seducir por una poción que enamora!

Una ópera cómica, romántica, deliciosa, original y fresca de Donizetti, el último gran representante de la ópera bufa italiana. La celebrada producción de Mario Gas te transportará a la Italia más pintoresca. Del 7 al 28 de enero.
Un reparto de cantantes de lujo: el tenor eslovaco Pavol Breslik (Nemorino), junto a otras tres estrellas, la Adina de la soprano Jessica Pratt, el Belcore del barítono Paolo Bordogna, además de un veterano basso buffo como Roberto de Candia en la piel de Dulcamara.

Activitadades relacionadas:

– Conferencia “Qui t’estima més que ningú?”, 4 de enero a las 20h en la Sala principal del Teatre, a cargo de Ramon Gener, divulgador musical. Nuevas entradas disponibles.
– Conferencia organizada por Amics del Liceu, 3 de enero a las 19.30h en la Sala del Cor, a cargo de Antoni Colomer, crítico y gestor musical.
– Proyección en torno a L’elisir d’amore, 4 de enero a las 19.30h en el Reial Cercle Artístic.
– Exposición en el Balcón Foyer en ocasión de L’elisir d’amore con el Reial Cercle Artístic a partir del 7 de enero.

Jes­sica Pratt

Después de triunfar como Desde­mona en Otello de Rossini en el Gran Teatre del Liceu en 2016, la que es considerada como la here­dera de la gran Joan Sutherland llega nuevamente al coliseo de La Rambla, ahora para interpretar por primera vez una ópera esce­nificada en una de las obras más populares del bel canto romántico, L’elisir d’amore, de Donizetti. Jes­sica Pratt ha tenido un año “muy español”, comen­ta la diva australiana afincada en Italia desde hace años: “En enero y febrero canté por primera vez en la Ópera de Oviedo como Gilda en Rigoletto; en ju­nio tuve la suerte de debutar en el Palau de Les Arts de Valencia como Amenaide en Tancredi, de Rossi­ni, en la bellísima producción de Emilio Sagi; de él también fueron los Puritani que llevamos en julio al Festival de Savonlinna (Finlandia) con la compañía del Teatro Real de Madrid, cuya experiencia resultó maravillosa; en noviembre debuté el rol de Norina de Don Pasquale en mi regreso a la temporada de ABAO-OLBE (Bilbao) y ahora empezaré el año en Barcelona con mi primera Adina”. Se trata de un rol que la cantante tenía unas ganas “tremendas” de debutar; “es una parte particularmente bella, sobre todo en los dúos, y se trata de una mujer con carác­ter, independiente y segura de sí misma que estoy segura que voy a disfrutar muchísimo ante el públi­co barcelonés”, continúa. “La verdad es que siem­pre es un placer cantar en España y espero seguir haciéndolo en muchas ocasiones”, sentencia.

La soprano australiana asumirá las diez funciones de L’elisir d’amore programadas por el Liceu (7, 9, 12, 14 , 16, 18, 22, 24, 26 y 28 de enero de 2018) en la reposición de la exitosa puesta en escena firmada por Mario Gas. Ramón Tebar dirigirá a los cuerpos estables del coliseo.

Jessica Pratt empezó la temporada en septiembre interpretando Lucia di Lammermoor con un ho­menaje a María Callas en lo que significó su debut parisino en el Théâtre des Champs Elysées y en oc­tubre fue la Reina de la Noche en La Flauta Mágica junto a la Los Angeles Philharmonic y la batuta de Gustavo Dudamel; tras su compromiso en el Liceu en lo que queda temporada le esperan su retorno al Metropolitan de Nueva York (Lucia di Lammer­moor) y actuaciones en la Staatsoper de Hamburgo (La flauta mágica) y la Ópera de Sydney (Lucia di Lammermoor), entre otros.

Más información

“L’elisir d’amore”

El Palau de les Arts Reina Sofía estrena este sábado, 1 de octubre, “L’elisir d’amore”, de Donizetti, la ópera con la que comienza la II Pretemporada con precios populares.

Keri-Lynn Wilson regresa al podio de Les Arts diez años después de su primera colaboración con la Orquestra de la Comunitat Valenciana (OCV), en febrero de 2007, en un concierto de la mezzosoprano Olga Borodina y el bajo Ildar Abdrazakov.

Según ha señalado la directora canadiense, “si ya quedé impresionada hace diez años por el excelente nivel de la OCV, en mi primera ópera con ellos he podido comprobar cómo han crecido y madurado en este tiempo, su técnica perfecta y un gran respeto por la lírica y las voces. Han conseguido en apenas diez años un nivel que a otras formaciones les cuesta 50 años”.

El centro de artes repone su montaje de “L’elisir d’amore”, realizado en coproducción con el Teatro Real, que ha sido requerido por las óperas de Bruselas, Graz y Palermo. Damiano Michieletto firma la puesta en escena, con escenografía de Paolo Fantin, vestuario de Silvia Aymonino e iluminación de Alessandro Carletti.

En esta ocasión, Eleonora Gravagnola firma la reposición de esta obra “digna de Broadway por su frescura y energía”, en palabras de Keri-Lynn Wilson. el director, que ha asistido a Damiano Michieletto en sus principales colaboraciones, ha resaltado la visión joven y actual de esta ópera, cuya acción se tralada a una jornada, con su día y su noche, en una playa valenciana.

En la producción de Michieletto, Adina regenta el chiringuito de la playa donde trabaja Giannetta. Nemorino es un humilde “chico para todo”, cuya máxima dicha es poder contemplar a la bella Adina. Dulcamara es un moderno charlatán que promete felicidad a cambio de sus brebajes energéticos, mientras que Belcore es un marinero recién llegado al puerto que desembarca en la costa con ganas de compañía femenina.

miste lugar, la playa, recoge de manera simple las relaciones necesarias del libreto y potencia la diversión y la credibilidad para el público de hoy. En el primer acto es la playa de día, con las familias y los niños que juegan. En el segundo acto es la playa de noche, con la fiesta, el alcohol, el sexo, las bromas y luego la playa desolada y vacía en la que Nemorino canta ‘Una furtiva lagrima’, uno de los momentos más célebres de la partitura”.

La historia de “L’elisir d’amore” es divertida pero a la vez triste porque nos muestra al desdichado Nemorino, que prueba lo posible y lo imposible para conquistar a Adina. Lo intenta incluso con un elixir mágico que promete el amor, pero el propio brebaje es una mentira en sí mismo”.

Destacados artistas, jóvenes cantantes y antiguos alumnos del Centre Plácido Domingo integran el reparto de la obra. La soprano Ilona Mataradze, una de las primeras artistas del Centre que disfruta de carrera internacional, alterna el papel de Adina con Karen Gardeazabal, de la actual promoción del proyecto artístico.

Por su parte, el ascendente tenor estadounidense William Davenport, que cantará también en “Lucrezia Borgia”, de Donizetti, interpreta el papel de Nemorino, que ya ha cantado con éxito en Estados Unidos, donde lo han encumbrado como una de las promesas del repertorio italiano.

Paolo Bordogna es una de las máximas estrellas del repertorio ‘buffo’, con trabajos en los principales teatros de ópera del mundo y más de 50 roles en su currículo. Debutó en Les Arts en 2011 con “La Cenerentola” y retorna para dar vida a Dulcamara, el ‘charlatán’ de “L’elisir d’amore”.

El barítono Mattia Olivieri, que también se formó en el Centre de Perfeccionament y que en la actualidad canta con regularidad en teatros y festivales de prestigio como Glyndebourne, la Ópera de Roma y la Scala de Milán, es Belcore. Cierra el elenco la reconocida soprano belcantista Caterina di Tonno (Giannetta).

Una de las favoritas del repertorio

El elixir de amor " es una ópera cómica en dos actos con libreto de Felice Romani, basado en el libreto de Eugène Scribe para “La poción ", Daniel Auber. Estrenada en Milán en 1832, relata las vicisitudes que atraviesa el ingenuo Nemorino para conquistar el amor de la rica y distante Adina. El éxito fue tan grande que la ópera permaneció en cartel durante 32 días consecutivos y apenas tardó un año en estrenarse en España.

La obra de Donizetti es una de las piezas imprescindibles dentro del repertorio operístico y figura entre los primeros quince títulos más representados del gran repertorio. Su partitura contiene algunas de las arias más populares del género como ‘Una furtiva lagrima’ y ‘Chiedi all’aura lusinghiera’.

Además del estreno este sábado, 1 de octubre, Les Arts acoge más funciones de “L’elisir d’amore” los días 4, 7, 9 y 12 de ese mismo mes. El importe de las localidades oscila entre 7 y 50 euros, con precios intermedios de 40, 28, 20 y 15 euros.

Celso Albelo en L'elisir d'Amore

La historia de L’elisir d’amore de Gaetano Donizetti en el Real, se remonta a los primeros años de historia del Teatro madrileño. Subió a escena por primera vez en 1851, un año después de su inauguración por la Reina Isabel II. Desde entonces es la ópera que más veces se ha representado, con las funciones de esta producción serán más de 80, y siempre con un gran éxito de público.
Esta obra de Donizetti, que cuenta con la influencia de sus contemporáneos Rossini y Bellini, melodramma bufo y romántico, presenta todos los componentes del género del postbelcantismo. Pero no es solamente bufa, posee una carga dramática y emotiva que queda muy bien reflejada en el melancólico Nemorino. Su argumento, tradicional y sencillo. Una gran economía de medios, tanto en la orquestación como en la acción y una música efectista y armoniosa que, aunque aparentemente simple, resulta bella. A esto se unen la frescura y el optimismo que destila la obra. Argumentos suficientes para ofrecer, con garantías de éxito, a un público de la época que no necesitaba más para quedar satisfecho.
Quiero pensar que estas razones no sean suficientes en la actualidad. Aunque nunca hay que despreciar la necesidad y la importancia del esparcimiento, aunque sea por un momento, pero es más que de agradecer asistir a una producción con algún valor añadido, precisamente para darle continuidad a la maestría de su composición. La importancia de las voces, la dirección musical y la escenográfica, resultan pues fundamentales.

La dirección musical quiso recuperar de la partitura original una orquestación fresca y ligera. Con la intención de obtener un resultado de finura y elegancia en la interpretación musical. Pero Vicente Alberola, que solo dirigía dos funciones, no se complicó y su dirección, no es que resultara poco arriesgada, es que no tuvo sustancia. El resultado fue plano y poco inspirador.

Todo lo contrario ocurrió con la escenografía del joven Damiano Michieletto. Era su debut en el Real y había cierta curiosidad por sus éxitos, un cada vez mayor reconocimiento y algún que otro sonado fracaso.
Su apuesta para L’elisir d’amore ha sido la de una playa actual a la que no le faltaba un detalle. Ni en atrezo ni en peculiaridad y variedad de personajes. En principio todo muy original.

Eleonora Buratto, como Adina, ha evolucionado desde su Don Pasquale de la temporada pasada. Su generoso volumen de voz se acompaña de una buen proyección y dicción. Comenzó con algo de nasalidad que corrigió en seguida. Hermosa voz y buena presencia de un personaje con poca exigencia teatral.
Al joven Antonio Poli le venía un poco grande el papel de Nemorino. Su voz apunta muy buenas maneras pero tiene trabajo por delante. Posee una buena línea melódica pero le falta fiato y tensión en los pianos. Carece de vena cómica, capacidad teatral e importancia en escena, sobre todo tratándose de un rol principal.
Erwin Schrott, el bajo-barítono (más barítono que bajo) uruguayo que interpretó a Dulcamara, tuvo una aparición en escena espectacular. El momento redbull, incluyendo azafatas, marketin y todo terreno, hizo las delicias de un, hasta ese momento, mortecino público. Su Dulcamara no era precisamente bufo. Se trata de un macarra de playa que trapichea con ciertas sustancias. Una de ellas la sustancia protagonista. Su voz es potente, a veces demasiado y, si bien no trazó el personaje adecuado en lo teatral, si levantó la obra desde que apareció en escena. EL público lo celebró y agradeció en los aplausos.
Fabio Maria Capitanucci como Belcore tampoco estuvo a la altura del personaje. Su voz carece de brillo y matices y tampoco resolvió en escena. Le falta chispa, aunque estuvo más acertado en la parte bufa que Schrott.
Ruth Rosique, como Giannetta, nos dejó a todos con ganas de más. Ya es hora de ofrecerle a esta joven soprano sanluqueña un personaje más importante. Tenemos voces de gran calidad que llenarían muy bien personajes principales sin necesidad de recurrir a terceros repartos internacionales. Pero los terceros repartos, como es el caso, también son de dios.

L’elisir d’amore
Gaetano Donizetti (1797-1848)
Teatro Real, 8-12-2013
Melodramma giocoso en dos actos (1832)
Libreto de Felice Romani, basado en el texto
de Eugène Scribe para la ópera Le philtre de
Daniel-François-Esprit Auber
Nueva producción del Teatro Real en coproducción
con el Oalau de les Arts de Valencia
D. musical: Marc Piollet
D. escena: Damiano Michieletto
iluminador: Alessandro Carletti
D. coro: Andrés Máspero
Reparto: Antonio Poli, Eleonora Buratto, Fabio
Maria Capitanucci, Erwin Schrott y Ruth Rosique.