Peter Grimes

La nueva producción de Peter Grimes, de Benjamin Britten, actualmente en escena en el Teatro Real, con gran éxito de público y crítica, se podrá seguir en toda España el próximo fin de semana.

My Opera Player emitirá la penúltima función de la ópera, el viernes, 7 de mayo, a las 19.00 horas. Se trata de una ocasión única, ya que la ópera solamente se podrá ver en directo, tanto por los suscriptores como por quienes adquieran el ‘Ticket directo’. Una vez finalizada la función, la grabación no formará parte del catálogo de la plataforma.

Al día siguiente, sábado, 8 de mayo, a las 19.00 horas, Peter Grimes llegará a los países de toda Europa a través de la grabación realizada por Radio Clásica, de RNE el pasado 24 de abril, que será emitida en España y ofrecida a través de la UER (Unión Europea de Radiodifusión).

La nueva producción del Teatro Real, coproducida con la Royal Opera House de Londres, la Opéra national de Paris y el Teatro dell’Opera di Roma, y estrenada el pasado 19 de abril, está teniendo una enorme repercusión nacional e internacional, no solo por su gran calidad artística como por el desafío que supuso llevarla a cabo en el actual contexto de pandemia.

Su equipo artístico ­­­-con Ivor Bolton en la dirección musical, Deborah Warner en la dirección de escena, Michael Levine en la escenografía y Kim Brandstrup en la coreografía- es el mismo que triunfó en 2017 con Billy Budd, también de Britten, convertida en la producción más premiada del Teatro Real.

En el reparto coral de esta ópera destacan, en sus respectivos papeles, el tenor Allan Clayton como Peter Grimes, la soprano Maria Bengtsson como Ellen Orford, y el barítono Christopher Purves como Capitán Balstrode, secundados por Clive Bayley (Swallow), Jacques Imbrailo (Ned Keene), Catherine Wyn-Rogers (Auntie), John Graham Hall (Bob Boles), Rosie Aldridge (Mrs. Sedley), James Gilchrist (Rev. Horace Adams), Barnaby Rea (Hobson), Rocío Pérez (sobrina primera) y Natalia Labourdette (sobrina segunda).

El Coro Titular del Teatro Real, preparado, como siempre, por su director Andrés Máspero, tiene en esta ópera un importante cometido tanto musical como dramatúrgico, así como la Orquesta Titular del Teatro Real, que vuelve a sumergirse en la colosal música de Benjamin Britten bajo la batuta de su director musical, Ivor Bolton.

En esta ópera magistral, los habitantes de un pequeño pueblo costero, cuya dura vida transcurre bajo el influjo implacable del mar, se enfrentan, sentencian, calumnian y humillan a un pescador hosco y violento que anhela torpemente integrarse en esa sociedad que lo desprecia. La pregunta que late a lo largo de todo el drama -¿es Peter Grimes el asesino de un niño?- desencadena muchas otras, de gran hondura, a las que Britten no contesta, aunque su música trata siempre con una conmovedora compasión a los seres marginados y solitarios.

Para mostrar en toda su crudeza el drama de Peter Grimes, estigmatizado en una sociedad que crea sus propios monstruos, Deborah Warner, con la complicidad del escenógrafo Michael Levine, ha situado el drama en una población muy pobre de la costa de Suffolk. Ahí permanecen la misma línea del horizonte, la furia del mar y la playa de guijarros que inspiraron la poesía de Crabbe y la ópera de Britten. Pero la miseria y el desamparo de sus gentes en la actualidad son fundamentales en la puesta en escena, en la que sobresale el meticuloso trabajo de Warner, que explora siempre la hondura psicológica de los personajes.

© Javier del Real | Teatro Real

joaquÍn-achÚcarro

Por obviedades de nuestra propia naturaleza, pocas son las ocasiones en que un artista tiene la oportunidad de celebrar 75 años de carrera, y menos aún de hacerlo en activo y pleno de luz. Este es el caso, sin embargo, de uno de los más flamantes intérpretes que ha dado nuestra música y más allá: la música universal. El pianista Joaquín Achúcarro, que cumple sus bodas de brillantes con el escenario, lo conmemorará por todo lo alto el próximo sábado 8 de mayo (20h00) con un recital en el ciclo de Conciertos del Teatro de la Zarzuela.

Desde su debut como concertista siendo tan solo un niño de 13 años, la andadura de Achúcarro se ha caracterizado siempre por grandes y continuos éxitos, así como por los altos reconocimientos recibidos junto a las primeras figuras de cada momento, pero sobre todo por su especial e íntima manera de entender la música y el instrumento. El artista, con la curiosidad de aquel niño de precocidad extraordinaria, plantea numerosas preguntas al propio piano, conversa con él y traslada también a las obras todas las cuestiones que estas le suscitan a través de las teclas y de la inteligencia; y lo hace, lo sigue haciendo, resuelto a conocer los misterios que entrañan uno y otra, instrumento y composición, ambos reunidos en un solo y apasionante enigma. Lo hace para compartir su respuesta con todo aquel dispuesto a escucharla.

El viaje planteado para tan especial ocasión se presume profundamente placentero: Debussy, Mompou, Albéniz, Ravel, Godowski…, todos ellos compañeros de vida a través de sus fastuosas creaciones.

Vuelve por tanto Joaquín Achúcarro al Teatro de la Zarzuela, donde tantos éxitos ha vivido, y lo hace para escribir este nuevo y necesario punto y seguido de alegría. A compartir con el público la celebración de una intensa vida moldeada de música.

Mandelring-Quartett

El próximo 9 de mayo, el Teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes acogerá la cuarta cita del Cuarteto Manderling como conjunto residente del II Círculo de Cámara. En esta ocasión, Sebastian Schmidt (violín), Nanette Schmidt (violín), Andreas Willwohl (viola) y Bernhard Schmidt (violonchelo) interpretarán el Cuarteto nº 13, op. 138 (1970), el Cuarteto nº 14, op 142 (1973), y el Cuarteto nº 15, op. 144 (1974).

El famoso cuarteto alemán concluye con este último concierto la integral de los Cuartetos de Dmitri Shostakóvich (1906-1975), que ha presentado en estricto orden cronológico a lo largo de la temporada 2020/2021 del Círculo de Cámara, con gran éxito de público y crítica.

El Cuarteto Mandelring acaba de lanzar al mercado su nuevo disco en el sello alemán Audite; se trata del primer disco de un doble trabajo discográfico dedicado enteramente al repertorio francés, que incluye cuartetos de Ravel y Fernand de La Tombelle.

https://mandelring.com/

Mandelring Quartett © Guido-Werner

PeterGrimes-1

PeterGrimes-2

PeterGrimes-3

PeterGrimes-4

PeterGrimes-5

PeterGrimes-6

PeterGrimes-7

PeterGrimes-8

 

Peter Grimes, del rumor a la destrucción
Peter Grimes
Benjamin Britten (1913-1976)
Ópera en un prólogo y tres actos
D. musical: Ivor Bolton; D. escena: Deborah Warner; Escenógrafo: Michael Levine; Figurinista: Luis Carvalho; Iluminador: Peter Mumford; Diseñador de vídeo: Will Duke; D. coro: Andrés Máspero
Reparto: Allan Clayton, Maria Bengtsson, Christopher Purves, Catherine Why-Rogers, Hohn Graham-Hall, Clive Bayley, Rosie Aldridge, James Gilchrist, Jacques Imbrailo, Barnaby Rea, Rocío Pérez, Natalia Labourdette, Saúl EsguevaLas teorías de masas han sido siempre un atractivo objeto de estudio para sociólogos y psicólogos. Pero no solo despiertan la curiosidad de investigadores en la materia. Como punto de partida para los movimientos de masas, existe un elemento que funciona como catalizador, el rumor. Los rumores se asocian a la defensa de la identidad social (Rouquette, 1997). Generalmente evocan consecuencias o resultados negativos o temidos y su puesta en circulación es una forma de validar prejuicios y estereotipos. Cuando existe una situación crítica, nace la necesidad de construir una referencia afectiva común, siendo el rumor un vehículo eficaz de cohesión social. Participar en la difusión de un rumor y validarlo, aumenta la percepción de pertenencia al grupo.
Peter Grimes es el personaje ideal para poner en marcha la rumorología cohesionadora de uno de los protagonistas de la obra, Borough. El pueblo imaginario de la costa del condado de Suffolk, lugar de nacimiento del compositor, y cuya situación socioeconómica puede ayudar a explicar el comportamiento de una sociedad en contra del diferente, que en este caso no es precisamente un personaje con el que se pueda empatizar. Es oscuro, atormentado, desconfiado, solitario y desabrido, que vive al margen de toda norma social y despierta la desconfianza de los que le rodean.Esta obra fue un encargo realizado por Sergei Koussevitzkt, director de la Orquesta Sinfónica de Boston, durante la estancia de Britten en EEUU, entre 1939 y 1942. Está basada en el libreto de Montagu Slater, inspirado a su vez en el poema de la colección de The Borough (1810) de George Crabbe.De regreso a Inglaterra, tras su decepcionante estancia en EEUU, Britten se puso manos a la obra con su nuevo proyecto que se estrenó apenas un mes después del final de la Segunda Guerra Mundial, en un ambiente de euforia por la victoria. En esta obra Britten trata un tema recurrente en muchas de sus óperas, el drama de personajes marginales que se enfrentan a sociedades hipócritas. Una situación que el propio Britten conocía muy bien.

Peter Grimes no se estrena en el Teatro Real hasta noviembre de 1997, tras su reapertura. Aunque es una ópera que ya forma parte del repertorio en muchos teatros, su programación sigue siendo una decisión valiente, pues supone un desafío incómodo por la crudeza de los temas que trata.

Ahora llega de nuevo al Real el título más conocido de Britten, después de haber dedicado a este compositor un importante espacio en los últimos años, desde Muerte en Venecia, pasando por Gloriana y el premiado Billy Budd. Y lo hace escénicamente de la mano maestra de Deborah Warner.

Warner ha situado la escenografía en la actualidad. Como siempre en los trabajos del tándem Warner – Levine, la elegancia está presente incluso en los más sórdidos decorados. La escena inicial del pueblo con sus linternas buscando a Grimes es magistral. La dirección de actores y los movimientos que se desarrollan sobre el escenario a cargo de Kim Brandstrup están muy cuidados, son perfectos. Igual que la extraordinaria iluminación de Peter Mumford. Todas las atmósferas que crean resultan emotivas y turbadoras. Nada está situado al azar ni de manera frívola o gratuita. Todo tiene sentido para describir el puerto, lleno de aparejos y cajas en perfecto desorden. O la taberna, un lugar caótico y cochambroso en el que los habitantes del pueblo van entrando a oleadas, al ritmo que marca la tormenta y donde, por supuesto, tampoco es bien venido el protagonista que, de cara a la puerta y de espalas a todos, interpreta “now the great bear and pleiades”, creando uno de los momentos más emotivos.

Los famosos seis interludios tienen su protagonismo, tanto en lo musical como en lo escénico. Sirven para reflexionar, a veces sobe los personajes, a veces sobre la acción, pero siempre creando una atmósfera especial.

Al frente de la Orquesta, un Ivor Bolton que, como ya hizo en Gloriana y Billy Budd, demuestra ser un gran especialista en Britten. Supo poner a la orquesta al servicio del drama, en una perfecta coordinación con la escenografía. Tal vez ese equilibrio entre foso y escenario fuera la causa de la lentitud orquestal en algunos momentos. Pero la calidad del sonido, sobre todo en alguno de los interludios, estuvo a un nivel muy alto.

El Coro, uno de los personajes principales en esta obra, tiene una participación brillante en esta producción. Además del esfuerzo que viene haciendo al tener que cantar con mascarilla, realiza de manera intachable su papel depredador y amenazante. Tiene momentos sobresalientes, como en la última escena.

El cuadro de cantantes ha estado a una altísimo nivel. La calidad de todos ellos ha creado un conjunto muy equilibrado y compacto, combinando magníficos cantantes con asombrosos actores.

Allan Clayton interpretó un Peter Grimes excepcional. El dramatismo de su actuación construyó el personaje más idóneo, sin excesos ni histrionismos. Su voz fresca acompañó con gran sensibilidad los momentos de mayor intimidad de Grimes, que fueron los más destacados. Supo resaltar esa parte más vulnerable e íntima del rudo personaje. A este lirismo tal vez le ayuden sus orígenes barroquistas. Sin duda fue el triunfador de la noche.

Maria Bengtsson fue una conmovedora Ellen Orford, la recién llegada y también diferente y extraña a ojos del pueblo. Su voz ligera dotó al personaje de una gran delicadeza. Destacó también en la parte dramática, enamorada de Grimes y siempre atenta y tierna con el malogrado aprendiz.
Otra de las voces más destacadas ha sido la de Christopher Purves. Un Capitán Balstrode que entiende perfectamente a Grimes y le aprecia, pero sabe también que no debe traspasar la delgada línea que haría ponerse en contra a todo el pueblo. En el plano vocal estuvo a un nivel muy alto. Con una voz homogénea y un timbre cálido, como su personaje.

Catherine Wyn-Rogers como Auntie, la irritante dueña de la taberna cuya voz estuvo perfectamente ajustada al rol y su interpretación fue impecable.

La Sedley de Rosie Aldridge también brilló en la interpretación. Creó el personaje perfecto de cotilla del pueblo, de donde parten casi todos los rumores. Tan solo en algunos momentos quedó tapada por la orquesta.

James Gilchrist dio vida al reverendo Adams, el desagradable representante de la iglesia con un comportamiento impostado y ampuloso. Su timbre tenoril encajaba bien en el personaje. También fue acertada la interpretación de John Graham-Hall como Bob Boles, el histriónico personaje que supo caracterizar de manera impecable. Resaltar también a Jacques Imbrailo, que fue el flamante Billy Budd de 2017 y aquí ha interpretado a Ned Keene.

Las dos únicas españolas del reparto, pues todos eran británicos, has sido Rocío Pérez y Natalia Labourdette, como las sobrinas de la dueña de la taberna. Ambas supieron estar al nivel del resto del reparto.

Nuevo éxito del Teatro Real con este Peter Grimes, una ópera nada fácil, ni para los que la llevan a cabo, ni para el público, que salió entusiasmado del Teatro. Pero nada es fácil en estos tiempos. Y para desafíos y aciertos, el Teatro Real.

Texto: Paloma Sanz
Fotografías: Javier del Real
Vídeos: Teatro Real

Piotr Beczala

El Teatro Real cerrará su ciclo de Las Voces del Real con el concierto protagonizado por el tenor Piotr Beczala, sin duda una de las grandes estrellas del mundo de la lírica actual, que tendrá lugar el próximo sábado, 1 de mayo, a las 19.30 horas, y en el que estará acompañado por la Orquesta Titular del Teatro Real bajo la dirección de Łucasz Borowicz.

Su cuidado en la elección del repertorio, su flexibilidad vocal, su dominio de la técnica y el color de la voz le han convertido en el gran deseado por los teatros más importantes del mundo, por los que transita con inusual sencillez y trato cálido.

Para su cita en Madrid, Beczala ha contado en el programa con una importante presencia de compositores procedentes de Polonia, su país de origen. Autores menos conocidos por el gran público como Stanislaw Moniuszko, padre de la ópera polaca; Władysław Żeleński, el gran representante del neorromanticismo en su país, o el laureado Feliks Nowowiejski, por citar algunos.

No faltarán, sin embargo, arias de óperas como Turandot, de Puccini, o Cavalleria rusticana, de Pietro Mascagni, y Andrea Chenier, de Umberto Giordano, autores con los que el tenor se adentra en el territorio verista en el camino de evolución natural de su voz, sin perder el dominio y el brillo de su amplio registro, pero dotándola ahora de mayor expresividad dramática, como muestra el disco grabado el pasado año en el que hace ya suyos los roles que han de venir.

Nacido en Varsovia, Łucasz Borowicz ha sido director principal de la Orquesta Sinfónica de la Radio Polaca entre 2007 y 2015, conjunto con el que debutó como director de ópera con Don Giovanni y es director invitado principal de la Poznań Philharmonic desde 2006.

Fotografías de © Javier del Real / Teatro Real

María Antúnez, Rubén Fernández

Todos los lugares tienen su propia cultura. Ese valor intrínseco, las raíces profundas que los hace diferentes al resto. Pero la naturaleza de una tierra es la suma de las riquezas que a lo largo de la historia ha ido guardando como suyas. El ciclo Notas del Ambigú del Teatro de la Zarzuela presentará el próximo lunes, 19 de abril, a las 20h00, un recital de la soprano María Antúnez dedicado a la canción uruguaya -la de sus orígenes-, que nos hará comprender que a pesar del océano que nos limita, aquellas y estas orillas están mucho más cerca de lo que pensábamos. Estará acompañada al piano por Rubén Fernández Aguirre.

Durante la hora que durará el concierto, interpretará obras de Luis Cluzeau Mortet, Alfonso Broqua, Eduardo Fabini, Jauré Lamarque Pons, Héctor Tosar, Eduardo Gilardoni y Beatriz Lockhart, clásicos imprescindibles, todos y cada uno de ellos, de la música de aquellos lares.

También aprovecharán Antúnez y Fernández Aguirre, porque el corazón y la memoria así se lo piden, para rendir homenaje al maestro Antón García Abril, fallecido el pasado 17 de marzo. Ofrecerán algunas de sus composiciones como las ‘Tres canciones españolas’ con textos de Federico García Lorca.

Los Ambigús que vienen

Al concierto de María Antúnez y Rubén Fernández Aguirre seguirá el de la soprano Rocío Pérez y el pianista Ramón Grau con la Integral del ciclo ‘Canciones clásicas españolas’ de Fernando Obradors (10 de mayo) y el artista Ángel Ruiz, acompañado por el pianista César Belda, cerrará el ciclo con ‘Tributo a Iberoamérica’ (15 de junio).

Prégardien & Vignoles (c) Rafa Martín

XXVII Ciclo de Lied del CNDM y del Teatro de la Zarzuela 12 de abril de 2021

Christoph Prégardien, tenor

Roger Vignoles, piano

Die schöne Müllerin, de Franz Schubert (1797-1828)

Se había estrenado con gran éxito en Alemania la ópera bufa La Molinera, ossia lámor contrastato, de Giovanni Paisiello. Este acontecimiento fue un estímulo para algunos poetas del momento, que comenzaron a escribir sobre este bucólico tema. El mismo Goethe escribió cuatro romanzas y cuatro baladas de la molinera.

Inspirado por la admiración que siente por la obra de Goethe, un joven Müller se propone crear, junto a un grupo de amigos, un desarrollo dramático encadenando Lieder en los que, a través de sus personajes, se narre una historia. Al resultado final, fruto de un juego de sociedad, le puso música Ludwig Berger.

Años después, Schubert descubrió los poemas de Müller e iniciaron una colaboración de la que surgieron los textos definitivos. Schubert encontró en estos poemas la perfecta descripción narrativa que necesitaba en ese momento, adaptando los poemas a sus propósitos y música.

El ciclo se dio a conocer a principios de 1824. En 1830, el editor Anton Diabelli adquirió los derechos y publicó una segunda edición revisada. Su primera interpretación conocida fue en mayo de 1856, a cargo del barítono Julius Stockhausen en Viena.

Die schöne Müllerin, inicialmente escrito para tenor, suele ser abordado por barítonos. En esta ocasión, el encargado de poner voz a los poemas de Müller en el Ciclo de Lied del Teatro de la Zarzuela y del Centro Nacional de Difusión de la Música ha sido el tenor lírico ligero Christoph Prégardien, demostrando, una vez más, su maestría en el género liederístico al servicio de la obra de Schubert.

Prégardien ha hecho gala de su virtuosismo en la interpretación. No necesita ornamentos, la forma contenida de su expresión muestra la elegancia de su dominio del género. La claridad en la dicción, dando más importancia al texto, y a su manera matizada de “decir”, está por encima de cualquier exceso en la expresión.

Acompañado al piano por Roger Vignoles, formaron un perfecto equipo que caminaba al unísono, de manera fluida y cristalina, como el agua protagonista de alguna de las obras que interpretaron.

Una noche perfecta, intensa y culminada con dos propinas también de Schubert, igualmente bien delineadas por ambos intérpretes y que remataron el buen sabor de boca que dejó su actuación en el público.

Prégardien & Vignoles (c) Rafa Martín

Una_Sonrisa_Sin_Gato

Inspirado en el maravilloso cuento de Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas, llega al Real Junior una delicada y colorida propuesta para los más pequeños: Una sonrisa sin gato, nueva producción para el Teatro Real en la que se darán la mano danza, teatro, música y fantasía, los días 17, 18 y 24 de abril y 1, 2, 8 y 9 de mayo, en sesión doble, a las 12.00 y a las 17.00 horas.

A lo largo de casi una hora, los pequeños –la función está concebido para niños a partir de 4 años- reconocerán muchos de los personajes que intervienen en el mítico cuento: el Conejo Blanco, la Reina de Corazones, el Sombrerero loco y por supuesto, el Gato de Cheshire, cuya sonrisa permanecía flotando en el ambiente cuando el felino ya había desaparecido y que tanto sorprendía a Alicia.

El espectáculo ha sido concebido por el polifacético Ferrán Carvajal, responsable de la dirección escénica, dramaturgia y coreografía. A través de su singular visión artística acompañamos a la protagonista en el descubrimiento de un mundo nuevo, en el que se adentra empujada por su curiosidad y sus ganas de entender el mundo, a través de una desbordante fantasía.

Completan el equipo artístico Elisa Sanz, creadora de la escenografía y el vestuario; Eduardo Bartrina, en la iluminación y los intérpretes bailarines Daniel Arancibia, Sara Sanz y Anna Serra.

La música de José Luis Greco, camino y banda sonora de esta historia, será interpretada por el violinista Alejandro González Romero, la flautista Olga Ramón Chiquero y los percusionistas Robert Úbeda Bordería y Elezar Higuera Barragán, todos ellos solistas de la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid.

Les Arts

El Palau de les Arts estrena la zarzuela ‘El barberillo de Lavapiés’, de Francisco Asenjo Barbieri, este próximo viernes, 16 de abril, en un montaje de Alfredo Sanzol, con dirección musical de Miguel Ángel Gómez Martínez.

‘Les Arts és Sarsuela’ propone esta temporada “una de las obras cumbre del género, fruto de la unión de dos nombres de referencia: Francisco Asenjo Barbieri, figura imprescindible en la historia del teatro lírico español, y Luis Mariano de Larra, destacado dramaturgo e hijo del brillante articulista romántico”.

Así ha presentado hoy Jesús Iglesias Noriega este título con el que Les Arts continúa su apuesta por la restitución y divulgación del patrimonio lírico español y su género por excelencia, la zarzuela.

En conferencia de prensa, el director artístico del teatro ha estado acompañado por Miguel Ángel Gómez Martínez, director musical; Alfredo Sanzol, director de escena; la ‘mezzosoprano’ alicantina Sandra Ferrández (Paloma) y el barítono Borja Quiza (Lamparilla).

Miguel Ángel Gómez Martínez debuta en el foso de la Sala Principal con esta obra. El maestro granadino, una de las batutas españolas de mayor prestigio internacional, destaca como uno de los directores que mejor conoce el repertorio nacional.

Gómez Martínez, que ya dirigió a la Orquestra de la Comunitat Valenciana en 2018, se pone al frente de los cuerpos estables de Les Arts en esta “auténtica obra maestra, de brillante orquestación, frescura y originalidad con la que reivindicar la vigencia de la zarzuela”.

Alfredo Sanzol representa en València su aplaudida y exitosa producción para el Teatro de la Zarzuela estrenada el pasado 2019. Premio Nacional de Literatura Dramática, Premio Valle-Inclán y Premio Max en seis ocasiones, el actual director del Centro Dramático Nacional realizó su primera incursión en el género lírico español con este montaje con escenografía y vestuario de Alejandro Andújar, iluminación de Pedro Yagüe y coreografía de Antonio Ruz, Premio Nacional de Danza.

Sanzol presenta una escenografía compuesta por ocho elementos móviles que se transforman para recrear los diferentes espacios abiertos y cerrados del Madrid de ‘El barberillo de Lavapiés’. Como contraste, los colores, formas y volúmenes del vestuario basado en pinturas de finales del siglo XVIII, además de una propuesta coreográfica que aúna elementos contemporáneos con la esencia de la época.

El director y dramaturgo también subraya la actualidad del trasfondo de la historia: “En ‘El barberillo’ hay una denuncia social y política llevada a través del humor y de unos personajes que se ven sumidos en una intriga de poder que les impide avanzar en su vida privada”.

Les Arts reúne a un destacado grupo de expertos en el repertorio, que ya han recibido el aplauso de crítica y público por este mismo título en Madrid, Oviedo y, más recientemente, en Sevilla: Borja Quiza (Lamparilla), Maria Miró (Marquesita del Bierzo), Javier Tomé (Don Luis de Haro), David Sánchez (Don Juan de Peralta), Abel García (Don Pedro de Monforte) y Ángel Burgos (Lope).

Como principal novedad en el elenco, la ‘mezzosoprano’ alicantina Sandra Ferrández interpretará en València a Paloma, papel que debuta escénicamente con esta producción.

Les Arts representará ‘El barberillo de Lavapiés’, de Barbieri, los días 16, 18, 20 y 22 de abril. Mañana, miércoles 14, la Sala Principal acogerá el preestreno de la obra reservado exclusivamente para menores de 29 años, dentro de la apuesta del teatro por acercar la lírica española al público más joven.

Fotografía: Miguel Lorenzo

Peter Grimes

Entre el 19 de abril y el 10 de mayo, el Teatro Real ofrecerá 9 funciones de Peter Grimes, de Benjamin Britten, nueva producción del Teatro Real en coproducción con la Royal Opera House de Londres, la Opéra national de Paris y el Teatro dell’Opera di Roma.

En esta ópera magistral, los habitantes de un pequeño pueblo costero, cuya dura vida transcurre bajo el influjo implacable del mar, se enfrentan, sentencian, calumnian y humillan a un pescador hosco y violento que anhela torpemente integrarse en esa sociedad que lo desprecia. La pregunta que late a lo largo de todo el drama -¿es Peter Grimes el asesino de un niño?- desencadena muchas otras, de gran hondura, a las que Britten no contesta, aunque su música trata siempre con una conmovedora compasión a los seres marginados y solitarios.

Cuando en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, Benjamin Britten (1913-1976) y su inseparable pareja, el tenor Peter Pears, se encontraban en California, descubren la obra del poeta inglés George Crabbe (1754-1832) que, como Britten, había nacido en un pueblo de la costa de Suffolk, escenario de todas sus historias. Fue tal la identificación y empatía de Britten con ese mundo tan cercano y añorado, que decide volver a Inglaterra impulsado por un revelador sentimiento de pertenencia y arraigo que lo llevan a fijar su residencia, para siempre, en esas tierras a orillas del mar del Norte. Allí mismo vive también el desdichado Peter Grimes, personaje del poema The Borough, de Crabbe, que Britten decide transformar en una ópera, esbozada, con la ayuda de Pears, durante la travesía en barco que los dos hicieron de vuelta a su patria.

En Inglaterra, donde la homosexualidad estaba penalizada, les esperaba una vida difícil en la que tendrían que esconder su amor de la sociedad bien pensante. Este hecho subyace en la ópera y en casi toda la producción operística de Britten, protagonizada por seres insondables, oscuros, a los que se contraponen generalmente víctimas inocentes.

Para mostrar en toda su crudeza el drama de Peter Grimes, estigmatizado en una sociedad que crea sus propios monstruos, Deborah Warner, con la complicidad del escenógrafo Michael Levine, ha situado el drama en una población muy pobre de la costa de Suffolk. Ahí permanecen la misma línea del horizonte, la furia del mar y la playa de guijarros que inspiraron la poesía de Crabbe y la ópera de Britten. Pero la miseria y el desamparo de sus gentes en la actualidad son fundamentales en la puesta en escena, en la que sobresale el meticuloso trabajo de Warner, que explora siempre la hondura psicológica de los personajes.

Para ello cuenta con un reparto en el que destacan el debut, en sus respectivos papeles, del tenor Allan Clayton (Peter Grimes) y de la soprano Maria Bengtsson (Ellen Orford), y la vuelta al Teatro Real del barítono Christopher Purves (Capitán Balstrode), protagonista del estreno mundial de The Perfect American, de Philip Glass, en 2013 y de Written on Skin, George Benjamin, en 2016.

También vuelven al Real dos intérpretes que actuaron en Billy Budd en 2017: Jacques Imbrailo, protagonista de la ópera en 2017 y que ahora interpreta el papel de Ned Keene, y Clive Bayley como Swallow. Les acompañan Catherine Wyn-Rogers (Auntie), John Graham Hall (Bob Boles), Rosie Aldridge (Mrs. Sedley), James Gilchrist (Rev. Horace Adams), Barnaby Rea (Hobson), Rocío Pérez (sobrina primera) y Natalia Labourdette (sobrina segunda).

El Coro Titular del Teatro Real, preparado, como siempre, por su director Andrés Máspero, tiene en esta ópera un importante cometido tanto musical como dramatúrgico. Actuará junto a la Orquesta Titular del Teatro Real, bajo la dirección de su director musical Ivor Bolton.

Benjamin Britten ha ocupado un lugar privilegiado en la programación del Teatro Real desde su reapertura. En 1997, dos meses después de la reinauguración, Peter Grimes obtuvo un gran éxito, en una producción con dirección escénica de Willy Decker procedente del Teatro de La Monnaie de Bruselas, con su coro y orquesta titulares dirigidos por Antonio Pappano. Le han seguido el Sueño de una noche de verano (2005/2006), La violación de Lucrecia (2007/2008), Otra vuelta de tuerca (2010/2011), Muerte en Venecia (2014/2015), Billy Budd (2016/2017), Gloriana (2017/2018) y las obras infantiles El pequeño deshollinador (2004/2005, 2005/2006 y 2007/2008) y El diluvio de Noé (2007/2008).

Todas estas obras dan fe del inmenso talento musical y dramatúrgico de Benjamin Britten como compositor operístico, que ha expresado a través de sus personajes los dramas, sueños, traumas, pasiones e inquietudes más hondas e inconfesables del individuo, con una profunda compasión por las miserias de la condición humana.

Fotografía © Javier del Real | Teatro Real

María José Montiel

Desde hace dos años, María José Montiel compagina su trayectoria internacional como intérprete con la docencia gracias a la “total libertad de calendario” que le ofrecen como catedrática de Canto en la Universität der Künste de Berlín para compatibilizar su “actividad docente con mi carrera profesional”, afirma la cantante madrileña, que en mayo regresa a los escenarios. “Transmitir a las jóvenes generaciones toda la experiencia acumulada en estos años es algo que se ha convertido en vital y en una parte muy importante y motivadora de mi vida; me llena de satisfacción poder ayudarles y proporcionarles un sustento tanto técnico como artístico -e incluso emocional- para que puedan iniciar el vuelo en una profesión que es maravillosa, pero que está llena de complejidades, ya que no solo se trata de tener voz y cantar. Los intérpretes no podemos desligar el alma de nuestra propia voz porque no solo cantamos con nuestras cuerdas vocales y una respiración adecuada, sino que utilizamos nuestras emociones para dar vida a los personajes que interpretamos. Esto es algo que va más allá de la técnica vocal, que por supuesto debe ser depuradísima y trabajada con mucho tesón y sacrificio, como la de un atleta de élite”, añade. “Nuestras emociones deben fluir en la interpretación, siempre expertamente conducidas por nuestro yo racional para que haya un perfecto equilibrio entre nuestra voz, nuestra alma y nuestra mente; es algo nada fácil de conseguir, pero que se logra cuando hay voluntad y sacrificio. Tengo además la suerte de contar con un alumnado de todo el mundo que posee un gran talento y un gran espíritu de trabajo, algo indispensable para hacer una carrera, pero yo trato de inculcarles que tengan un alma soñadora; para cumplir nuestros objetivos debemos atrevernos a soñar”, concluye la mezzo española.

María José Montiel regresará a los escenarios en mayo ofreciendo una gala de zarzuela en el Auditorio Baluarte de Pamplona en la que compartirá escenario con la soprano Sabina Puértolas, el tenor José Luís Sola y el barítono Manuel Lanza; será junto a la Orquesta Sinfónica de Navarra y al Coro lírico de AGAO, todos dirigidos por la batuta del maestro madrileño José Miguel Pérez-Sierra. La cita será en la capital navarra el 7 de mayo. Una semana más tarde, el 12 de mayo, Montiel volverá a Madrid para interpretar el Stabat Mater de Rossini en el Auditorio Nacional; en esta ocasión estará acompañada de la soprano Sabina Puértolas, del tenor Airam Hernández, del barítono José Antonio López, de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid y de las Jóvenes Cantoras de la ORCAM, todos dirigidos por el burgalés Víctor Pablo Pérez.

María José Montiel © Bob Cullen

Más información:

Web María José Montiel

Web Baluarte Pamplona

Web Auditorio Nacional de Música

Norma-1
Norma-2
Norma-3
Norma-4
Norma-5
Norma-6
Norma
Vincenzo Bellini (1801-1835)
Tragedia lírica en dos actos
Libreto deFelice Romani, basado en la obra Norma, ou l´infanticide (1831) de Alexandre Soumet
Nueva producción del Teatro Real
D. musical: Marco Armiliato
D. escena: Justin Way
Escenógrafo: Charles Edwards
Figurinista: Susan Willmington
Iluminador: Nicolas Fischtel
Coreografía: Jo Meredith
D. coro: Andrés Máspero
Reparto: Hibla Gerzmava, Annalisa Stroppa, John Osborn, Fernando Radó, Berna Perles, Juan Antonio SanabriaLlega al Teatro Real Norma, de Bellini, en una nueva producción propia. Lo hace coincidiendo con Siegfried, de Wagner, al que no le gustaba precisamente la ópera italiana y que, sin embargo, mostraba una gran admiración por el maestro italiano. Concretamente era Norma una de las obras por las que el maestro alemán mostraba mayor interés. Norma trascendía el bel canto, contaba con algunos elementos nuevos y plenos de romanticismo y capacidad expresiva. El declamato-cantato belliniano que en Norma alcanzaba su máxima expresión, donde las arias no son menos importantes que los diálogos y la manera, casi en forma de duelo, en los que se enfrentaban los distintos personajes mediante duetos y tercetos, dejando así de lado la tradicional sucesión de arias virtuosas que definían hasta ese momento la tradición de ópera italiana.Los personajes de esta obra, sobre todo su protagonista Norma, tienen múltiples caras. Algunas incluso contradictorias, lo que les otorga ese halo enigmático que llena el argumento de intrigas y situaciones románticas, con las que Bellini y su libretista Felice Romani pretendían hacer llorar de emoción a su público.En esta producción del Teatro Real, la escenografía de Justin Way repite el ya clásico teatro dentro del teatro, situado en la Italia anterior a la reunificación. Pero la escenografía, que está llena de originalidad y numerosos guiños a los decorados de 1831, cuando se estrenó en la Escala de Milán, se presta a cierta confusión entre las dos escenas que se combinan y que no quedan muy bien diferenciadas.Marco Armiliato ha sido el encargado de sustituir a Maurizio Benini. El cambio puede que haya ganado en sonoridad y volumen, pero quizá haya perdido matices y delicadeza. Norma es una de esas óperas por excelencia, que definen por si solas lo que es este género.

La partitura es de gran riqueza y, al mismo tiempo, sencilla. Su orquestación es de una gran delicadeza. No pretende acompañar al cantante, sino servirles de delicado colchón. Esta es sin duda una de sus mayores dificultades a la hora de abordarla, tanto para la orquesta como para los cantantes.

En esta ocasión el Teatro Real presenta dos repartos de gran altura. En este ensayo general asistimos a un segundo de extraordinario nivel que promete unas funciones de gran calidad interpretativa. Es la primera Norma a la que se enfrenta la rusa Hibla Gerzmava y la aborda con valentía. Posee un buen volumen de voz y gran dramatismo. Además de esa ligereza que exige el personaje, brilló en el duetto con Adalgisa, en el que empastaron a la perfección.

La Adalgisa de Annalisa Stroppa es sin duda la voz más claramente belcantista del reparto. Su línea de canto está muy bien definida, frasea con delicadeza y con intención belliniana. Dibuja una Adalgisa llena de sensibilidad y expresividad. Elegante siempre sobre el escenario, destacó en el duetto con Norma y el terceto del segundo acto, logrando algunos momentos de brillante lirismo. No en vano es una experimentada Adalgisa.

Otra de las voces más acertadamente belcantistas es la del Polione del estadounidense John Osborn. Sus características vocales son muy adecuadas para el personaje y para este estilo de declamato belliniano.

El resto des reparto está a gran altura. A destacar Fernando Radó, como Orobeso. Bien la Clotilde de Berna Perles y el Flavio de Juan Antonio Sanabria.
El Teatro Real acierta con esta obra del repertorio clásico que es un respiro para el aficionado tras haber asistido al interminable y descontextualizado Siegfried.

Texto: Paloma Sanz
Fotografías: Javier del Real
Vídeos: Teatro Real

AnnalisaStroppa-1

AnnalisaStropa-2

AnnalisaStropa-3

AnnalisaStropa-4

AnnalisaStroppa-5

 

AnnalisaStropa-6

AnnalisaStropa-7

AnnalisaStropa-8

 

Entrevistamos a Annalisa “Adalgisa” Stroppa.
Llega con su mascarilla y tras ella una gran sonrisa, hay vida en la calle, ha salido el sol y se dispone a tomar un café en una terraza. Algo muy diferente a lo que ocurre en su Brescia natal. Es su décima producción de Norma, pero para ella es como la primera vez. Y es que nada es igual, tampoco para Annalisa Stroppa, una Adalgisa puramente belcantista capaz de describir con su voz todos los colores de las emociones que vive su personaje en escena.Brío Clásica: Annalisa Stroppa llega al Teatro Real para interpretar Adalgisa en la Norma, de Bellini, un compositor por el que siente debilidad. ¿Qué le atrae tanto de este compositor?Annalisa Stroppa: Adalgisa es un personaje al que quiero y me gusta por diferentes motivos. El primero es el estilo de escritura de Bellini. A parte de ser mi compositor favorito, siempre pone las voces por encima de todo. La expresividad que puede haber en cada palabra, para él es lo primero. Ninguno como Bellini ha dado tanta importancia al sonido, a la mezza voce, al legato y al declamato, conocido ya como declamato belliniano. Pero las partituras de Bellini no son fáciles. Los cantantes deben comportarse como atletas. Son necesarios diferentes colores de voz para poder expresar el texto y Bellini permite mucha libertad en la expresión.Esta es una de las razones por las que Wagner admiraba tanto a Bellini. Por esta escritura belliniana tan particular. Por eso, para mi es extraordinario poder utilizar la voz para expresar de esta manera, coloreando cada palabra. Para Bellini es muy importante la expresión y lo acompaña orquestalmente de una manera muy sutil. Es aquí donde está la dificultad, en que la orquesta tiene que sostener lo que dices, pero no como un acompañamiento, sino teniendo el mismo sonido y la misma intención con la que se expresa el cantante.B.C: ¿Cómo es vocalmete Adalgisa y qué dificultades tiene?A.S: En este momento puedo decir que esta música es mi territorio vocal. Me siento muy cómoda expresándome a través del bellcanto y del repertorio francés. Pero Bellini es lo que más se acerca a mi vocalidad en este momento.
La dificultad que tiene Adalgisa es su amplia tesitura, llega hasta el Do5. Pero, si la voz te lo permite y te sientes cómoda, es perfecto. Las partituras de Bellini tienen una línea melódica bellísima e inimitable. Con muy pocas notas te atrapa el corazón.A nivel de personaje y también vocalmente, es el contrapunto perfecto de Norma. porque ellas, en los duetos y en la cadencia, llegan a ser la misma persona. Sus voces se entrelazan y se funden en una sola. y esto es mágico. Deben tener una gran sincronización en el sonido y en la expresión. Cuando todo esto ocurre el resultado es espectacular.B.C: ¿Cómo es el carácter de la Adalgisa que construye Annalisa Stroppa?A.S: Adalgisa es una mujer muy pura, una mujer que permanece siempre fiel a sí misma desde el principio de la obra, siendo muy respetuosa con Norma, nunca la traiciona y siempre está cerca de ella. El rol de Adalgisa me permite jugar con la expresión y los matices de la voz. Al principio ella muestra su esfuerzo, sus dudas, su sufrimiento. Está tan enamorada de Polione que está dispuesta a dejar sus votos como sacerdotisa. Este es para ella un conflicto muy profundo, esta enamorada y, a la vez, quiere mantener la fidelidad a su Dios y a la vida religiosa. Esto requiere de una gran delicadeza a la hora de expresarlo. Ella teme la reacción de Norma cuando conozca sus intenciones. Descubre entonces la gran humanidad de Norma que comprende su situación. Hasta que se da cuenta de la doble vida de Norma y Polione y de sus dos hijos en común. ¡Cuantos colores y expresiones hay en este argumento!. Y Bellini permite traducir con la voz el color del amor, de la humildad, de la desesperación… Todo esto está en la música de Bellini. Hasta que en el dueto del segundo acto, se revela leal y coherente con Norma. Se quedará con ella para que pueda reunir a su familia y volver con Polione. Esto es de una pureza muy grande. Ella permanece fiel a Norma pues el traidor es Polione.Esta producción de Norma en el Teatro Real es además nueva para mi. Es la primera vez que trabajo con el maestro Marco Armiliato y con el Regista Justin Way, por eso es una experiencia nueva. Me he encontrado además con un equipo de colegas maravilloso. La labor que estamos haciendo entre todos es espectacular, aunque sea con mascarilla. Es empezar de nuevo a vivir y estoy feliz.B.C: Al enfrentarse de nuevo a este personaje en estos momentos, ¿qué emociones nuevas tiene o espera?A.S: Cada vez que voy a cantar, no canta solo Adalgisa, canta también una parte de mi. Y sobre todo ahora, después de todo lo que estamos pasando, de todo este sufrimiento que todos estamos viviendo, de ese silencio de nuestro interior que tiene ahora tanto que decir… Todas estas razones harán mi Adalgisa diferente. Porque vuelvo al escenario con el calor del público que tanta falta me hace. Yo se que me voy a emocionar, porque lo que hasta hoy era normal, ahora va a ser muy especial. Vuelvo a compartir las emociones y la atmósfera que se va a generar en ese momento, siempre diferente. Lo que ahora agradezco es poder estar aquí. Gracias al Teatro Real por darme esta oportunidad y lo que me gustaría es transmitir mi emoción a través de mi voz. No se cuando volveré a cantar otra vez, por eso ahora lo haré como si fuera la primera y la última vez. Sin preocuparme de nada, solo por la emoción de volver a cantar con un público que comparte conmigo esta emoción.Por eso mi Adalgisa ahora será muy diferente a las anteriores. Esta es la décima producción de Norma en la que participo, y todas mis Adalgisas son diferentes, por distintas razones. La madurez de la voz, la madurez de la persona y vivirlo de manera diferente. También influye la Norma que me acompaña. Recuerdo con especial cariño las producciones con la Señora Mariela Devia y Edita Gruberová, por ser dos damas históricas y grandísimos iconos de la ópera.

B.C: Cuando sale del teatro, después de haberlo dado todo por un personaje como este, ¿Cómo se libera una de un roltan intenso?

A.S: No es fácil liberarse de un personaje así. Lo sientes tan fuerte en tu propia piel, que creo que hasta el final de la producción, incluso semanas después, forma parte de ti. Porque lo construyes, lo vives y le descubres siempre algo nuevo que, al final, lo llevas contigo. No son dos personas separadas, están juntas. Es como un juego muy divertido porque, a veces, los directores, me llaman Adalgisa en lugar de Annalisa (risas).

Yo no tengo capacidad de vivir de manera separada las dos personas. En el escenario llevo una parte de Annalisa con sus emociones, su vida… y las traduzco en las emociones de Adalgisa. No puedo separarlas. A veces sucede que, después de interpretar un papel, tienes que empezar rápidamente con otro, sin el tiempo necesario para decantar, como el vino, un nuevo personaje pasando página del anterior. Cuando abandonas un personaje tienes que despedirle con respeto y saludar, también con respeto, al nuevo personaje. Son nuestras pequeñas criaturas, que has elaborado con tiempo, con amor y cuidado para crear algo especial que forma parte de ti y que no desaparece de repente tras la última función.

B.C: Cuando llega a una ciudad, como ahora a Madrid, ¿cómo es el día a día fuera y dentro del teatro?

A.S: Ahora no es fácil porque lo que estamos viviendo no es normal. Siempre te cuidas, descansas, cuidas la voz pero, claro, en el día libre podía ver amigos, visitar un museo, dar un paseo por la calle… Para mi no ha sido un cambio muy grande en este aspecto pero, lo que más se nota es la tristeza. Aquí en Madrid no he sentido mucho este cambio porque la gente del teatro me hace sentir tan bien, es increíble como te cuidan. Están siempre atentos a todas las necesidades que puedas tener, a cómo te sientes. Con esto lo que demuestran es que todo esto se puede hacer y se puede hacer bien.

Siempre que llego a Madrid me siento como en casa. Por eso estar aquí para mi es tan especial. Me siento muy querida y apreciada. Si tuviera que elegir otro país donde vivir, sin duda sería España.

Sin duda es muy importante la salud física, pero es también muy importante la salud mental y emocional y la música nos cura. Es como una medicina del alma. Hay mucho público que quiere volver al teatro y espero que en Italia se pueda encontrar muy pronto una solución, por el público, por nosotros y por toda la familia que está dentro del escenario, que no se ve y que lo está pasando muy mal. El teatro es un engranaje de una máquina que funciona cuando todas las partes están presentes, como la vida.

B.C: ¿Qué opina que Madrid esté siendo casi la única ciudad de Europa que tiene los teatros abiertos?

A.S: ¡Es un milagro!. Yo, hasta el último minuto antes de tomar el avión para llegar hasta aquí, no sabía si podría venir. No me lo creía, por eso digo, ¡viva Madrid!, que ha puesto la música y la cultura en un lugar importante. La salud es importante, la economía es importante pero… no se puede quitar a la gente la posibilidad de soñar, de vivir y de compartir emociones, esto forma parte de la vida. La música es oxígeno, es vida. Gracias Madrid por ser un ejemplo en el que pueden inspirarse los demás, es la demostración de que se puede hacer. Madrid es un ejemplo de como se puede seguir adelante.

B.C: En mayo volvió a los escenarios en Wiesbaden, ¿cómo fue esa experiencia en un momento tan dramático como el que estábamos pasando?

A.S: Marzo y abril fueron unos meses muy crueles en el lugar donde yo vivo. En dos meses no pude cantar porque en ese momento había mucho sufrimiento, muchas víctimas. Era como una guerra. Y la voz participaba de este luto y no sentía la necesidad de volver a cantar.

Wiesbaden ha sido como un arco iris en el cielo después de la lluvia y la tormenta. Yo tenía este contrato hacía tiempo y pensaba que el recital se iba a cancelar. Pero no se canceló. Alemania decidió representarlo sin escenificación y lo organizaron todo. Al llegar al aeropuerto de Malpensa, desértico, yo empecé a llorar al ver a toda la gente cubierta con trajes de protección, era todo increíble. Cuando llegué a Alemania, su situación sanitaria no era tan mala y todo me pareció como un sueño. No lo podía creer.

La peculiaridad es que tenía que hacer la función sin coro y sin orquesta, era una selección de arias y duetos de Carmen y en el camerino estaba yo sola. Había llevado una maleta con vestidos similares a los de la producción, pero míos. Cantaba un aria, volvía al camerino a cambiarme para la siguiente aria pero lo hacía todo sola, no había nadie para ayudarme o indicarme. Al final, lo importante es que la música estaba ahí y yo estaba cantando. En el teatro había unas 200 personas y me pareció que estaba lleno. Ese día salió de mi todo lo acumulado en mi corazón los meses anteriores. Todo el sufrimiento, todas las emociones, todas las reflexiones, todo traducido en música. Creo que esta intensidad llegó al público porque al final lloramos juntos de la emoción. Es algo que no podré olvidar.

B.C: ¿Cómo se está trabajando ahora de cara al futuro, no tiene que ser fácil preparar una agenda?.

A.S: No, no lo es. Lo difícil es reorganizar todas las cancelaciones que ha habido todo este año. Yo tengo actuaciones que se habían cancelado y ahora se han programado en fechas donde ya tengo otros compromisos. La situación es complicada para conseguir cuadrar fechas, a pesar de la incertidumbre. Pero soy una cantante muy afortunada porque en estos meses he podido seguir trabajando, menos marzo y abril que para mi han sido meses de silencio.

Nuestra vida era muy acelerada, siempre corriendo y viajando a todas partes y, de repente, todo se paró. Durante esos meses he tenido mucho tiempo para reflexionar, para disfrutar de mi familia. Empiezas a dar valor a las cosas pequeñas, aquellas cosas que son realmente importantes. Es extraño porque descubrimos cosas que ya sabíamos pero que observas con otro punto de vista.

B.C: ¿En qué situaciones especiales se ha visto profesionalmente en estos meses?

A.S: Todo lo que ha pasado nos ayuda a redimensionarnos. He cantado en streaming en un teatro vacío y he llorado de emoción. He cantado en el cementerio de Bérgamo como homenaje a las víctimas de nuestra tierra. En abril pude cantar en la misa de Pascua en mi ciudad, después de dos meses en que mi voz no quería expresarse pero, en esos momentos, la voz se proyecta. Y lo hace porque tiene un motivo, era como una plegaria. La voz retomó su camino para volver a cantar porque, al final, no cantamos solo con la cabeza. Estamos acostumbrados a cantar en situaciones diversas, pero estas han sido especiales.

Entrevista: Paloma SanzAdalgisa-AnnalisaStroppa

Amores en Zarza

Con ‘Amores en zarza’ se cumple la quinta temporada del Proyecto Zarza del Teatro de la Zarzuela, zarzuela hecha por jóvenes y para jóvenes, que nació de la mano de su director, Daniel Bianco, con el propósito de popularizar el género entre las nuevas generaciones, las del siglo XXI. El público joven tiene una relevancia decisiva en el actual proyecto del coliseo, que de esta forma pretende que aquel se aproxime sin miedo y exento de prejuicios a la zarzuela, dando así continuidad al género y afianzando su futuro.

Es por ello que el Proyecto Zarza es una de las iniciativas estrella del Teatro. Dirigido a un público de entre 12 y 18 años, el título escogido en esta quinta edición es ‘Amores en Zarza’, con texto original del dramaturgo y novelista Nando López, especialista en literatura juvenil, entre cuyo público es una auténtica estrella. Se trata de una historia coral que describe diferentes formas de vivir el amor sin prejuicios, escrita en torno a composiciones de diversas zarzuelas de Federico Chueca, Joaquín Valverde, José Serrano, Pablo Sorozábal, Ruperto Chapí y Gerónimo Giménez. Y como ya es habitual, estará interpretada por jóvenes cantantes de entre 18 y 30 años elegidos a través de un riguroso proceso de audiciones en las que han participado más de 250 artistas. Puede decirse que estos cantantes-actores forman hoy por hoy la joven compañía del Proyecto Zarza, y que cumplen también la misión de servir como cantera para las grandes producciones del Teatro. Y es que, a partir de su participación en el Proyecto, un buen número de ellos ha intervenido ya en algún título de las temporadas líricas.

En Esta nueva producción del Teatro de la Zarzuela, la dirección musical y la escénica correrán a cargo, respectivamente, del Maestro Miquel Ortega (desde el piano) y de Rita Cosentino, y los diecisiete actores-cantantes estarán acompañados por una orquesta de cámara integrada por ocho jóvenes músicos. Las funciones programadas se presentarán en la sala principal del Teatro de la Zarzuela del 26 de febrero al 5 de marzo, y se alternarán pases escolares (para alumnos de ESO y Bachillerato) y funciones para el público general (26, 27 y 28 de febrero y 4 y 5 de marzo) con un total de 9 sesiones. Tal y como se ha venido haciendo en las cuatro ediciones precedentes, tras el espectáculo se celebrará un coloquio entre el público y los artistas.

La función escolar del martes 2 de marzo (11h00) será emitida en directo a través de Facebook, YouTube y la página web del Teatro.

El Proyecto Zarza, zarzuela hecha por jóvenes para jóvenes, supone un éxito rotundo cada temporada. Desde que se iniciara hace ya cuatro, han ocupado las butacas del Teatro 26.000 espectadores que acudieron a las funciones de ‘La revoltosa’, ‘El dúo de La Africana’, ‘La verbena de La Paloma’ y ‘Agua, Azucarillos y Aguardiente’, y otras decenas de miles que han podido disfrutar de ellas online.

El amor y la magia

Estos ‘Amores en zarza’ están concebidos de acuerdo con el espíritu, la filosofía y la intención que desde el principio mueven este admirable Proyecto Zarza: acercar el género de la zarzuela a las nuevas generaciones, “y qué mejor manera de hacerlo que a través de sus propias inquietudes”, señala Nando López. Para ello, esta historia que comienza en el anochecer de un 15 de agosto cualquiera del siglo XXI, con un grupo de jóvenes que se reúne en un parque de las afueras de la ciudad dispuestos a subirse a un Cercanías rumbo a la Latina para celebrar las fiestas de La Paloma. A partir de ahí suceden muchas cosas, se tejen esperanzas inesperadas con sueños pendientes y, como dice el propio autor, “quizá no sea el azar el verdadero culpable de cuanto ocurre en esta particular —y algo shakespeariana— noche de verano en la que se acabarán enzarzando las vidas de todos…”. La magia es crucial en este particular cuento. Real como la vida misma.

Esta nueva dramaturgia juega y se recrea con composiciones de zarzuelas como el Pasacalle de ‘El año pasado por agua’ de Chueca y Valverde, “A una gitana presiosa” de ‘La alegría del batallón’ de Serrano, ¡Qué partío has perdido, chiquillo!” y “La petenera” de ‘Don Manolito’ de Sorozábal, “Hágame usté el favor de oírme dos palabras” de ‘El año pasado por agua’ de Chueca y Valverde, “Yo soy español” de ‘La patria chica’ de Chapí, “Chinochilla de mi charniqué” y “¿Quién es usté?” de ‘La del manojo de rosas’ de Sorozábal, “Tambié yo me sofoco” de La boda de Luis Alonso” de Giménez, el Fandango de ‘Los burladores’, “Yo soy español” de ‘La patria chica’ de Chapí, ‘Bailar al fin podemos ya’ de ‘El baile de Luis Alonso’ de Giménez o el Pasacalle de ‘La alegría de la huerta’ de Chueca.

Sugestiva, dinámica, fresca y poderosa apuesta que una vez más celebra el compromiso del Teatro con los jóvenes artistas y los jóvenes espectadores.

Viernes 26 de febrero 19h00 (función abierta)

Sábado 27 de febrero 19h00 (función abierta)

Domingo 28 de febrero 12h00 (función abierta)

Lunes 1 de marzo 12h00 (función escolar)

Martes 2 de marzo 11h00 (función escolar) en directo en STREAMING

Miércoles 3 de marzo 11h00 (función escolar)

Jueves 4 de marzo 12h30 (función escolar) y 19h00 (función abierta)

Viernes 5 de marzo 11h00 (función escolar) y 19h00 (función abierta)

Norma

Música, drama y emoción serán absolutos protagonistas del escenario del Teatro Real con la llegada de Norma, ópera de Vincenzo Bellini (1801-1835), de la que se ofrecerán 12 funciones entre el 3 y el 19 de marzo en una nueva producción concebida por el director de escena Justin Way, con dirección musical de Marco Armiliato.

Considerada una de las obras cumbres del belcanto, su extraordinaria belleza melódica enmascara una enorme dificultad vocal, especialmente en el papel protagonista, y con ella Bellini manipula como nadie las emociones más encendidas del melodrama. Norma posee, además, una extraordinaria dramaturgia que expone a los personajes en diferentes niveles y muestra con valentía sentimientos y actitudes casi ocultos hasta entonces en la mujer. Es, quizás, esa percepción fuerte y moderna del mundo femenino la que hace de esta ópera uno de los títulos más deseados de la temporada.

Justin Way sitúa la acción en el interior de un viejo teatro italiano con toda la compañía ensayando Norma. En el exterior, el siglo XIX, que ha comenzado marcado por el Congreso de Viena tras la derrota de Napoleón, mantiene el norte de Italia bajo la dominación austriaca, cuyo gobierno reaccionario provoca el nacimiento de los primeros movimientos nacionalistas. Entre ambos mundos, los dos intérpretes principales de la función mantienen una relación secreta sometida a tensiones personales y sociales, inmersa en un conflicto que no saben gestionar.

La propuesta plantea un paralelismo entre el argumento de la ópera y la realidad histórica del momento de su estreno en Milán en 1831, ofreciendo al espectador la dualidad prima donna/Norma, austriacos/romanos, coro/patriotas italianos…en una narración de la que es doblemente observador.

La escenografía de Charles Edwards reproduce la estructura de un teatro en decadencia, con viejos telones pintados similares a los utilizados por los grandes ballets románticos, y el vestuario de Sue Willmington dibuja una imaginativa indumentaria para druidas y romanos, muy al gusto de la época, alternándose con figurines decimonónicos para la vida “real”. Nicolas Fischtel, responsable de la iluminación, evoca las candilejas de los escenarios de otros tiempos, cuya cálida luz contribuye al juego onírico en el que conviven ambas realidades.

El maestro Marco Armiliato, de cuya sensibilidad pudimos disfrutar en Tosca (2004) y Madama Butterfly (2017) regresa al foso del Teatro Real para ponerse al frente del Coro y la Orquesta Titulares, junto a un doble reparto encabezado por la soprano española Yolanda Auyanet – a quien escuchamos en el Real como Vitellia en La clemenza di Tito (2016); Mimi en La bohème (2017) y Liu en Turandot (2018)- y la rusa Hibla Gerzmava, intérprete de Leonora en Il trovatore del Real en 2019.

Completan el trío protagonista los tenores Michael Spyres y John Osborn, encarnando al romano Pollione y las mezzosopranos Clémentine Margaine y Annalisa Stroppa, dando vida a la virginal Adalgisa. El papel de Oroveso estará en manos de los bajos Roberto Tagliavini y Fernando Radó.

En torno a este título, el Teatro Real ofrecerá una nueva sesión de Enfoques en la que participarán los principales artistas de la producción y donde se interpretará el aria de Oroveso compuesta en 1837 por Richard Wagner “a la manera de Bellini”, en complicidad con el compositor de Siegfried, cuyas representaciones se alternarán durante este mes con Norma. La cita será el próximo miércoles, 24 de febrero, a las 20.15 horas en la Sala Gayarre (a la que se puede asistir con aforo limitado) y on line a través del canal de Youtube del Teatro. Y el día 14 de marzo, con el tono alegre y desenfadado de los talleres familiares ¡Todos a la Gayarre!, entre pócimas y conjuros, descubrirán la otra cara de Norma.

Debido al toque de queda vigente en la Comunidad de Madrid, relativa a los protocolos Covid-19, todas las funciones de Norma darán comienzo a las 19.00 horas, con excepción del domingo 7 de marzo, que será a las 18.00 horas.

ACTIVIDADES PARALELAS · NORMA

Museo Arqueológico Nacional

24 de marzo, a las 17.30 horas. Visita guiada: Norma. Veni, vidi, vici. Roma conquistadora

Aforo limitado. Información

Veni, vidi, vici. Así señalaba Julio César la rapidez con la que se consigue un éxito. En este itinerario nos trasladamos a época romana para conocer cómo se fue forjando lo que acabaría siendo uno de los mayores imperios. Un ejército muy bien estructurado, una lengua común, el derecho romano y otros aspectos serán claves para la romanización de Hispania.

Museo Nacional del Romanticismo

Marzo. Una obra, una ópera.

Actividad gratuita

Para Una obra, una ópera, el Museo del Romanticismo ha seleccionado un conjunto de figuras policromadas de su colección, datado hacia 1840, que recuerda a una escena de la ópera en la que Norma, cuchillo en mano, entra en la habitación donde duermen los niños. Polión, por su parte, con su mano derecha en el corazón parece conmovido en la escena final de la obra, en el momento en el que Norma expresa ante el pueblo su amor por Polión y reconoce haber infringido sus votos sagrados.

Fotografía: Javier del Real

Teatro Real
Teatro de la Zarzuela
Grigory Sokolov

El pianista ruso Grigory Sokolov ha cancelado el recital previsto para mañana martes, 5 de abril, en el Auditorio Nacional de Música, debido a enfermedad, que le impide volar a Madrid para dar el concierto. Fundación Scherzo y Grigory Sokolov buscan una nueva fecha para la celebración del recital, que previsiblemente tendrá lugar en 2016 y que será comunicada en cuanto quede fijada.

Sokolov ha actuado previamente en 17 ocasiones dentro del Ciclo de Grandes Intérpretes y siempre ha transformado cada concierto en una de las citas sublimes del calendario. Los abonados y aficionados que hayan adquirido una localidad para este concierto, podrán mantener la localidad previamente adquirida para el concierto con la nueva fecha.

Más información en www.fundacionscherzo.es y 91 725 20 98.

Fidelio

El próximo miércoles, 27 de mayo, volverá al escenario del Teatro Real el único título de ópera compuesto por Ludwig van Beethoven, Fidelio, del que se ofrecerán ocho representaciones desde su estreno y hasta el 17 de junio.

Este canto a la libertad cuenta en la dirección con dos importantes nombres para alzar el telón. El maestro Hartmut Haenchen, especialista en el repertorio alemán y al que hemos escuchado inolvidables interpretaciones en el Real (Lady Macbeth de Mtsensk, Boris Godunov y Lohengrin), se colocará de nuevo al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real y de un reparto encabezado por Michael König (Florestan), Adrianne Pieczonka (Leonora), Franz-Josef Selig (Rocco) y Anett Fritsch (Marzelline) en los papeles principales.

Pier’Alli, director de escena y responsable también de la escenografía, los figurines y la iluminación, se presenta por primera vez en el Teatro Real con una concepción escénica compleja y cargada de simbolismo, despojada de elementos escénicos ornamentales y en la que el apoyo audiovisual es decisivo para reforzar diferentes aspectos de una trama que encierra en sí misma, varias tramas.

Fidelio está inspirada en un hecho real ocurrido en Francia durante el periodo del Terror, aunque el libreto de Jean-Nicolas Bouilly traslada la acción a España para conservar el anonimato. La obra contiene mucho más que una decidida defensa de la justicia y la libertad, es una exaltación del amor y la fidelidad, y tiene el atractivo de que en ella la mujer, Leonore/Fidelio, se convierte en el instrumento conductor y ejecutor, un personaje que lucha por sus principios con todo su ingenio intelectual, abandonando el lugar de víctima, en espera del héroe o de la venganza que, tradicionalmente, se asignaba a la mujer en las óperas.

La complejidad de Leonore se traslada a una partitura con duras exigencias vocales que requieren para el papel protagonista una soprano con recursos líricos y dramáticos, capaz de dibujar una línea de canto expresiva, que son sin duda características precursoras de las heroínas de Wagner, a las que ha dado vida, en numerosas ocasiones, Adrianne Pieczonka.

Fidelio y su emotiva carga ideológica, su canto de lucha y su exaltación del amor y la libertad, es un símbolo capaz de remover la consciencia de la sociedad de hoy en día, por encima de la historia.

En torno al estreno de la ópera se han organizado dos actividades paralelas. El Museo Nacional del Romanticismo acogerá la conferencia de Joaquín Turina, Beethoven en el Madrid romántico, que tendrá lugar el 28 de mayo a las 19.00 horas en el auditorio del museo. Y en el ciclo Los domingos de cámara, solistas de la Orquesta Titular del Teatro Real interpretarán un programa dedicado íntegramente al compositor alemán, el 7 de junio a las 12.00 horas en la sala principal del Teatro.

Kauffmann

La programación de conciertos y recitales del Teatro Real para la Temporada 2015-2016 suma a su cartel uno de los nombres más demandados de la lírica actual, el tenor Jonas Kaufmann, quien estará presente en el escenario madrileño el 10 de enero de 2016, acompañado por el pianista Helmut Deutsch.

Su voz se unirá a un ciclo en el que también estarán presentes Juan Diego Flórez, Renée Fleming, Susan Graham o Simon Keenlyside, entre otros.

Las entradas para este recital estarán disponibles a partir del 3 de noviembre para todos los públicos, quienes adquieran un abono de Voces del Real, a partir de la semana que viene, podrán reservar ya la localidad para Kaufmann y beneficiarse de un 10% de descuento en la compra.

Kaufmann está considerado uno de los mejores tenores del momento y uno de los más delicados intérpretes de lied del mundo. Su amplio registro vocal y su presencia escénica hacen que los principales teatros de ópera demanden su presencia en los escenarios.

Conciertos y recitales programados por el Teatro Real para la Temporada 2015-2016:

CONCIERTOS:

Natalie Dessay

Ciclo VOCES DEL REAL

Obras de Franz Schubert, Felix Mendelssohn, Henri Duparc, Gabriel Fauré, Franz Liszt y Claude Debussy

Natalie Dessay, soprano

Philippe Cassard, piano

29 de septiembre de 2015

Xavier Sabata

Actividad paralela a Alcina

Xavier Sabata, contratenor

Markello Chrysikopoulos, clave

Simos Papanas, violín

5 de noviembre de 2015

Juan Diego Flórez

Ciclo VOCES DEL REAL

Obras de Gaetano Donizetti, Giuseppe Verdi, Jules Massenet y otros

Juan Diego Flórez, tenor

Vicenzo Scalera, piano

16 de noviembre de 2015

Bejun Mehta

Ciclo VOCES DEL REAL

Obras de Wolfgang Amadeus Mozart, Johann Christian Bach, Christoph Willibald Gluck y Johann Adolph Hasse

Bejun Mehta, contratenor

Akademie für Alte Musik (Akamus)

9 de diciembre de 2015

Concierto Mahler

en colaboración con La Filarmónica

Gustav Mahler (Lieder eines fahrenden Gesellen, Sinfonía nº 5)

Peter Mattei, barítono

Pablo Heras-Casado, director musical

Orquesta Titular del Teatro Real

13 de diciembre de 2015

Jonas Kaufmann

Jonas Kaufmann, tenor

Helmut Deutsch, piano

10 de enero de 2016

Concierto Shakespeare

Actividad paralela a La prohibición de amar

Obras de Henry Purcell, Georg Friedrich Händel, Francesco Veracini, Carl Heinrich Graun y Jiří Benda

Peter Mattei, barítono

Pablo Heras-Casado, director musical

Orquesta Titular del Teatro Real

26 de febrero de 2016

 

Renée Fleming

Ciclo VOCES DEL REAL

Obras de Robert Schumann, Richard Strauss, Sergei Rachmaninoff y Patricia Barber

Renée Fleming, soprano

Hartmut Held, piano

14 de abril de 2016

 

Andreas Scholl

Ciclo VOCES DEL REAL

Cantatas y canciones italianas

Obras de Salvatore Lanzetti, Antonio Vivaldi, Alessandro Scarlatti, Antoino Caldara y Georg Friedrich Händel

Andreas Scholl, contratenor

Avi Avital, mandolina

Tiziano húmeda, laúd

Marco Frezzato, violonchelo

Tamar Halperin, clave

22 de abril de 2016

 

Simon Keenlyside

Ciclo SESIONES GOLFAS – Escenario del Teatro Real

Actividad paralela a Moisés y Aarón, El emperador de la Atlántida y Brundibár

Obras de Emmerich Kalman, Irving Berlín, Kurt Weill, Jerome Kern, George Gershwin y otros

Simon Keenlyside, barítono

Matthew Regan, piano

29 de abril de 2016

 

Susan Graham

Ciclo VOCES DEL REAL

Obras de Robert Schumann, Gabriel Fauré, Richard Strauss, Edvard Grieg, Claude Debussy, Francis Poulenc, Piotr I. Chaikovski, Enrique Granados y Hector Berlioz

Susan Graham, soprano

Malcolm Martineau, piano

11 de junio de 2016

Angela Denoke

Ciclo SESIONES GOLFAS – Escenario del Teatro Real

Obras de Kurt Weill

Angela Denoke, soprano

Tal Balshai, piano

Norbert Nagel, clarinete y saxofón

15 de junio de 2016

 

CONCIERTOS EN EL AUDITORIO SONY DE LA FUNDACIÓN ALBÉNIZ

Ciclo ‘Bailando sobre el volcán’

Recital de Measha Brueggergosman

Obras de Arnold Schönberg, John Cage, Aaron Copland, Samuel Barber y otros

Measha Brueggergosman, soprano

Justus Zeyen, piano

5 y 7 de mayo de 2016. 20.00 horas

Salida a la venta al público: 16 de febrero de 2016

Recital de Salome Kammer

Obras de Arnold Schönberg, Hans Pfitzner, Richard Strauss, Ostar Straus, Paul Strasser, Ludwig Mendelssohn, Kurt Weill, Erich Zeisi, Hugo Ball, Erwin Schulhoff, Eduard Künneke, Rudolf Nelson y Friedrich Hollaender y otros

Salome Kammer, cantante

Rudi Spring, piano

12 de mayo de 2016. 20.00 horas

Salida a la venta al público: 16 de febrero de 2016

Recital de Dagmar Manzel

Obras de Friedrich Holländer, autor de la banda sonora El ángel azul con Marlene Dietrich, y otros compositores como Hanns Eisler, Werner Richard Heymann y Kurt Weill. Canciones de las películas El ángel azul, Der Mann, der seinen Mörder sucht, Lieder eines armen Mädchens, Eine aufwärtige Affaire, Spuk in der Villa Stern, Der rote Faden y otras.

 

Dagman Manzel, cantante

Michael Abramovich, piano

19 de mayo de 2016. 20.00 horas

Salida a la venta al público: 8 de marzo de 2016

La traviata

Durante estos días y hasta el 9 de mayo, el Teatro Real representa La traviata, de Giuseppe Verdi. Un respiro para todos los amantes del repertorio clásico y que necesitaban una producción de este estilo. Sobre todo después de la magnífica producción Del Público, de Mauricio Sotelo.

La traviata, la obra más conocida y más veces representada en todo el mundo. Pero es por que La traviata, tiene algo especial. Es historia de la ópera. Siempre es la obra clásica y siempre nos ofrece algo nuevo. Algo sorprendente.

En esta ocasión es el maestro Palumbo quien dirige la romántica producción de David McVicar que ya pudimos ver en el Liceu de Barcelona. Una escenografía sencilla pero magistralmente vestida para el drama.

Tres son los repartos para esta producción, pues 16 son las representaciones para las que apenas quedan localidades a la venta.
La sopranos encargadas del personaje de Violetta Valéry son la albanesa Ermonela Jaho, una de las Violettas más reconocidas actualmente; la moldava Irina Lungu, y la rusa Venera Gimadieva.

Esta obra, basada el “La Dame aux camélias” de Alexandre Dumas hijo, nos presenta a una Violetta de gran dramatismo, no en vano está enferma durante toda la obra hasta su muerte. Y es la dramaturgia misión principal en su interpretación. Personaje que es abordado desde ese punto de vista por Ermonela Jaho: “Una soprano puede tener una buena técnica pero si no hay sentimiento, no despierta nada en el público. La técnica tiene que servir para transmitir emoción”.

Alfredo Germont cuenta con las voces de Francesco Demuro, Antonio Gandía y Teodor Ilincai. Y como Giorgio Germont los barítonos Juan Jesús Rodríguez, Ángel Ódena y Leo Nucci.

Con motivo de la Semana Europea de la Ópera el Teatro Real, junto a otras instituciones culturales, han organizado distintas actividades.
La Semana de la Ópera del Teatro Real, en la que confluyen actividades lúdicas y educativas, nacionales e internacionales, en vivo o retransmitidas, pretende unir en torno a la ópera sinergias generadas en diferentes espacios artísticos y culturales de Madrid, a través de las nuevas tecnologías y la imprescindible colaboración de instituciones y patrocinadores.

Impulsada por la coincidencia, este año, de la Conferencia Internacional de Ópera Europa en Madrid y los Días Europeos de la Ópera, el Teatro Real ha ideado una programación especial para la primera semana de mayo con la que se pretende llevar el arte lírico a la calle, museos, universidades y a todos aquellos que quieran ver gratuitamente La Traviata, en directo, desde cualquier parte del mundo.

Las actividades de la Semana de la Ópera comenzarán el 30 de abril con la inauguración de la exposición “Vístete de ópera” en el Museo del Traje de Madrid, en la que se exhibirán más de 30 trajes utilizados en producciones propias del Teatro Real, la mayoría de ellos confeccionadas en sus talleres. Acompañarán a los figurines algunas pelucas y elementos escenográficos para evocar la atmosfera teatral para la que fueran creados.
Entre el 6 y el 8 de mayo el Teatro Real acogerá a representantes de 150 teatros y festivales líricos procedentes de más de 40 países para la Conferencia Internacional de Ópera Europa. Durante tres días directores artísticos y gestores de teatros líricos procedentes de todos los continentes debatirán diversos temas, entre los que destaca el papel de las nuevas tecnologías al servicio de la difusión de la ópera.

Mientras en el interior del teatro se suceden los debates y coloquios, en su fachada principal, en la Plaza de Oriente, una pantalla ofrecerá a lo largo de los días 7 y 8 de mayo un “maratón de ópera” con fragmentos de espectáculos, reportajes y videos promocionales, culminando con la retransmisión completa de La traviata.

Los más jóvenes podrán disfrutar de una fantástica producción del Teatro Real sin salir de sus centros de enseñanza, ya que el día 7 de mayo, a las 12.00 horas, varios colegios e institutos de Madrid se sumarán a esta Semana emitiendo en directo en sus centros El retablo de Maese Pedro, de Manuel de Falla, que se anticipa a la conmemoración del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. En la sala principal estarán asistiendo al espectáculo de la Compañía Etcétera, además del público juvenil, los representantes de los teatros y festivales de ópera congregados en Madrid.
El centro de las acciones dirigidas al gran público será la retransmisión en directo, el 8 de mayo, de La traviata, de Verdi en diferentes espacios de Madrid y de otras ciudades de España y a todo el mundo, gratuitamente, a través de Palco Digital.

Además de de la retransmisión en la Plaza de Oriente (donde habrá sorpresas), la ópera podrá seguirse en directo algunas de las instituciones culturales y artísticas más señeras de España: Museo Nacional del Prado, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Museo Thyssen-Bornemisza, Matadero (Casa del Lector), Fundación Canal, Fundación Francisco Giner de los Ríos, Centro Cultural Conde Duque e Instituto Italiano de Cultura de Madrid.
Como colofón a la semana de la ópera se celebrará una jornada gratuita de puertas abiertas el sábado 9 de mayo desde las 10.00 hasta las 15.00 horas para que el público pueda visitar gratuitamente los espacios más emblemáticos del Teatro Real.

Pollini

El pianista Maurizio Pollini se ha visto obligado a cancelar el concierto previsto para el próximo lunes, 27 de abril, en el Teatro Real, debido a la enfermedad que le ha apartado de los escenarios de Zúrich, Múnich y Barcelona, programados en las últimas semanas.

La revisión médica celebrada esta misma mañana, ha certificado que la tendinitis que el artista sufre en su pie derecho le impide desarrollar su actividad con normalidad.

Una vez coordinadas las agendas del Sr. Pollini y del Teatro Real, se ha confirmado el 21 de enero de 2016 como nueva fecha para la celebración del concierto.

Los abonados y aficionados que hayan adquirido una localidad para este concierto podrán canjear su entrada para la nueva fecha o solicitar la devolución del importe, a partir del 27 de abril y hasta el 27 de mayo. Para ello pueden dirigirse a las taquillas del Teatro (Plaza de Oriente s/n) o realizar una solicitud de devolución a través del formulario disponible en la web del Teatro Real a partir del lunes 27 de abril.

Teatro Real

La Semana de la Ópera del Teatro Real, en la que confluyen actividades lúdicas y educativas, nacionales e internacionales, en vivo o retransmitidas, pretende unir en torno a la ópera sinergias generadas en diferentes espacios artísticos y culturales de Madrid, a través de las nuevas tecnologías y la imprescindible colaboración de instituciones y patrocinadores.

Impulsada por la coincidencia, este año, de la Conferencia Internacional de Ópera Europa en Madrid y los Días Europeos de la Ópera, el Teatro Real ha ideado una programación especial para la primera semana de mayo con la que se pretende llevar el arte lírico a la calle, museos, universidades y a todos aquellos que quieran ver gratuitamente La Traviata, en directo, desde cualquier parte del mundo.

Las actividades de la Semana de la Ópera comenzarán el 30 de abril con la inauguración de la exposición “Vístete de ópera” en el Museo del Traje de Madrid, en la que se exhibirán más de 30 trajes utilizados en producciones propias del Teatro Real, la mayoría de ellos confeccionadas en sus talleres. Acompañarán a los figurines algunas pelucas y elementos escenográficos para evocar la atmosfera teatral para la que fueran creados.

Entre el 6 y el 8 de mayo el Teatro Real acogerá a representantes de 150 teatros y festivales líricos procedentes de más de 40 países para la Conferencia Internacional de Ópera Europa. Durante tres días directores artísticos y gestores de teatros líricos procedentes de todos los continentes debatirán diversos temas, entre los que destaca el papel de las nuevas tecnologías al servicio de la difusión de la ópera.

Mientras en el interior del teatro se suceden los debates y coloquios, en su fachada principal, en la Plaza de Oriente, una pantalla ofrecerá a lo largo de los días 7 y 8 de mayo un “maratón de ópera” con fragmentos de espectáculos, reportajes y videos promocionales, culminando con la retransmisión completa de La traviata.

Los más jóvenes podrán disfrutar de una fantástica producción del Teatro Real sin salir de sus centros de enseñanza, ya que el día 7 de mayo, a las 12.00 horas, varios colegios e institutos de Madrid se sumarán a esta Semana emitiendo en directo en sus centros El retablo de Maese Pedro, de Manuel de Falla, que se anticipa a la conmemoración del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. En la sala principal estarán asistiendo al espectáculo de la Compañía Etcétera, además del público juvenil, los representantes de los teatros y festivales de ópera congregados en Madrid.

El centro de las acciones dirigidas al gran público será la retransmisión en directo, el 8 de mayo, de La traviata, de Verdi en diferentes espacios de Madrid y de otras ciudades de España y a todo el mundo, gratuitamente, a través de Palco Digital.

Además de de la retransmisión en la Plaza de Oriente (donde habrá sorpresas), la ópera podrá seguirse en directo algunas de las instituciones culturales y artísticas más señeras de España: Museo Nacional del Prado, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Museo Thyssen-Bornemisza, Matadero (Casa del Lector), Fundación Canal, Fundación Francisco Giner de los Ríos, Centro Cultural Conde Duque e Instituto Italiano de Cultura de Madrid.

Como colofón a la semana de la ópera se celebrará una jornada gratuita de puertas abiertas el sábado 9 de mayo desde las 10.00 hasta las 15.00 horas para que el público pueda visitar gratuitamente los espacios más emblemáticos del Teatro Real.

Lidia Vinyes-Curtis

Desde que esta joven intérprete barcelonesa Lidia Vinyes-Curtis fuera premiada en la Bachakademie Stuttgart en 2013 su carrera va en alza y no ha parado de cosechar éxitos por todo el mundo. Ahora regresa a Madrid para interpretar el Requiem de Mozart junto a la ONE los días 22, 23 y 24 de mayo antes de continuar con su periplo internacional.

Formada como violinista en el Conservatorio del Liceu y habiendo colaborado con formaciones como Al Ayre Español, l’Ensemble Baroque de Limoges, o l’Orquestra Barroca Catalana, posteriormente estudió canto especializándose en Música Antigua en el Conservatoire National de Toulouse y en la Schola Cantorum Basiliensi. Ha colaborado junto a directores de la talla de Jordi Savall, Jean-Claude Malgoire, Helmuth Rilling o Sigiswald Kuijken, interpretando tanto las grandes cantatas y oratorios como la Pasión según San Mateo y la Pasión según San Juan, de Bach, o El Mesías, de Händel. Acaba de grabar un disco de Tonos Humanos del siglo de Oro español para Naxos.

Tras su paso por Madrid con la popular obra mozartiana, regresará al genio bachiano para interpretar algunas de sus cantatas en Stuttgart junto al Ensemble Bach Vokal dirigida por Kay Johannsen (26 de junio), a Santiago de Compostela con la ópera Rinaldo, de Händel, en el Festival Via Stellae (8 de julio), para emprender durante el verano una gira con la Misa en SI menor de Bach que la llevará a Saarbrücken (22 de julio), Hong-Kong (8 de agosto), Mühlhausen (15 de agosto), Arnstadt (16 de agosto), Weimar (18 y 19 de agosto), Eisenach (29 de agosto) y Leipzig (21 de agosto) dirigida en todas ellas por Helmuth Rilling. En septiembre comenzará el nuevo curso con una gira y la grabación de un CD de cantatas de Bach con La Petite Bande bajo la dirección de Sigiswald Kuiken, antes de su debut en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona con el papel en Ascanio de Benvenuto Cellini, de Berlioz, dirigida por Josep Pons.