Ballet

El Ballet de Hamburgo regresa al Teatro Real para ofrecer, entre el 18 y el 21 de marzo, cinco funciones de Muerte en Venecia, coreografía del director de la compañía, John Neumeier, una de las figuras más importantes del ballet neoclásico actual, que servirán como complemento a la ópera de Britten, representada en el Real el pasado mes de diciembre.

Neumeier, especialista en la creación de ballets narrativos y, con frecuencia, de inspiración literaria, versiona para esta coreografía el clásico de Thomas Mann, transformando el personaje principal, el escritor Gustav von Aschenbach, en un coreógrafo en el ocaso de su vida, sumido en una crisis de creatividad, que viaja a la decadente Venecia para dar un giro a su existencia, donde se verá sorprendido por la belleza del joven Tadzio. Así, el coreógrafo aprovecha el rol del viejo bailarín para hacer una lectura de la danza dentro de la danza, contraponiendo temores y viejos fantasmas del protagonista al deseo y la belleza de la juventud.

Muerte en Venecia, estructurada en diez escenas, con escenografía de Peter Schmidt, quien también colabora en el diseño de los figurines con el propio Neumeier, desarrolla la narración sobre la música de Johan Sebastian Bach y de Richard Wagner. Las cuatro primeras escenas describen el agotamiento creativo y la desesperación del viejo coreógrafo, inmerso en el diseño de un ballet basado en la vida de Federico el Grande, el descenso desde la fama hacia el agotamiento que le empuja a escapar a Venecia, donde se producirá el inquietante encuentro con Tadzio antes de bajar el telón. Bach acompaña el desarrollo de toda esta primera parte.

El conflicto esencial entre Aschenbach y Tadzio, el amor irrealizable e imposible, las ensoñaciones y desvaríos, los contrastes que embriagan al protagonista, tienen su expresión musical en Wagner a lo largo de las seis escenas que conducen al final irrevocable de la muerte del viejo artista.

La música contará con la participación de la prestigiosa pianista Elisabeth Cooper, quien interpretará algunos de los fragmentos de la producción, en vivo, desde el escenario.

La estructura coreográfica de Muerte en Venecia es densa y compleja. Parte de elementos conceptuales definidos, que describen la actividad creativa del protagonista, para avanzar en un cruce de movimientos cada vez más intensos que intentan transmitir al espectador el estado anímico en el que se encuentra Aschenbach, su profundo desasosiego, su búsqueda tras la irrupción de Tadzio en su vida. Neumeier realiza de tal modo el desarrollo de la escena que “al añadirse más y más bailarines, haciendo más y más compleja, incluso confusa, la estructura coreográfica, cada espectador se sienta abrumado y sobrepasado” como Aschenbach.

Fundado en 1678, como parte de la compañía de la Ópera Estatal de Hamburgo, el Ballet de Hamburgo ha seguido una agitada trayectoria llena de altibajos. La institución dio su gran salto bajo la dirección de Rolf Liebermann, nombrado director general de la Ópera en 1959. Con la colaboración del coreógrafo Peter van Dyk, lograron que la compañía fuese capaz de afrontar con éxito las coreografías de Georges Balanchine, siendo el primer ballet europeo en conseguirlo.

La llegada de John Neumeier, en 1973, marcó un cambio importante en la compañía. Desde entonces ha multiplicado sus actuaciones y adquirido un repertorio mucho más amplio y variado de obras clásicas y contemporáneas, exhibiendo un carácter y una personalidad propias gracias a la orientación dramática del sentido estético de Neumeier. Éste ha reinterpretado de modo nada convencional varios ballets clásicos: El lago de los cisnes transcurre en la corte del rey Luis II de Baviera, y su Bella durmiente es soñada por un joven que viste tejanos.
Muerte en Venecia podrá verse en el Teatro Real los días 18, 19 y 20 de marzo, a las 20.00 horas, y el día 21 en sesión doble a las 17.00 y a las 21.00 horas.

Venecia

Entre los días 4 y 23 de diciembre el Teatro Real ofrecerá siete funciones de una nueva producción de Muerte en Venecia, de Benjamin Britten (1913-1976), con dirección musical de Alejo Pérez y una inquietante y evocadora puesta en escena de Willy Decker, coproducida con el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, donde se estrenó con gran éxito en mayo de 2008.

En esta ocasión la ópera estará protagonizada por el tenor John Daszak, que encarnará al atormentado escritor Gustav von Aschenbach, y el barítono Leigh Melrose, encargado de dar vida a siete distintos personajes. Ambos cantantes debutarán en el Real, al lado de un gran número de solistas, de la mano de Alejo Pérez -que en Madrid ha dirigido Ainadamar, Don Giovanni y La conquista de México-, y de Willy Decker, responsable de la inolvidable producción de Peter Grimes, de Britten, en la primera temporada del renovado Teatro Real, de la tetralogía de Wagner presentada entre 2002 y 2004, de una estremecedora versión de La ciudad muerta, de Korngold, en 2010 y de Werther, de Massenet, en 2011.

Muerte en Venecia es la última ópera de Britten y su confesional y liberadora despedida. En ella el escritor Gustav von Aschenbach, alter ego del compositor, camina inexorablemente hacia la muerte, cautivo de su amor por el joven Tadzio, encarnación de la belleza, el erotismo y la eternidad.

Estructurada en 17 escenas, la ópera presenta un complejo y sutil entramado de motivos musicales con una orquestación refinada y sugerente. Los monólogos reflexivos del escritor protagonista, casi sutiles recitativos de escritura libre, se articulan con la música evocadora del gamelán javanés, asociada con la sensualidad del bello efebo Tadzio, personaje “mudo” que se expresa solamente con su lenguaje corporal.

Willy Decker, que ha dirigido ocho óperas de Britten con celebradas versiones escénicas que potencian la complejidad de los personajes y su drama interior, se aleja, en Muerte en Venecia, de las lecturas más realistas de la obra para adentrarse en la mente febril y desasosegada del protagonista, con sus ensoñaciones, desvaríos y éxtasis, ayudado por la atmósfera nebulosa, decadente y poética de Venecia. El reflejo del mar, que engulle la ciudad enferma de peste, con sus fachadas sinuosas estampadas en las ondulaciones del mar, difumina los límites entre la realidad y el espejismo, el sueño y la vigilia, el erotismo y el amor, la belleza y la sensualidad, la muerte y la eternidad…

La ópera, basada en la novela homónima de Thomas Mann, vertebra una ambiciosa programación en diferentes ámbitos artísticos y culturales—artes plásticas, cine, danza, música, conferencias, etc.—, en la que participan la BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA (Exposición Mariano Fortuny-Madrazo: otra muerte en Venecia), la FUNDACIÓN JUAN MARCH (ciclo de tres conciertos titulado El universo musical de Thomas Mann y dos conferencias sobre Thomas Mann, su vida, su obra, su tiempo) y la FILMOTECA ESPAÑOLA (proyección de la película Muerte en Venecia, de Luchino Visconti).

En el TEATRO REAL la programación en torno a la ópera de Britten se concentrará en diciembre, pero se prolongará hasta marzo. Ha comenzado el 25 de noviembre con un debate con Willy Decker, Alejo Pérez, Joan Matabosch y Luis Gago dentro del ciclo ENFOQUES; el 13 de diciembre tendrá lugar la proyección de la ópera The Indian Queen, de Henry Purcell, en la singular versión creada por Peter Sellars, con dirección musical de Teodor Currentsis, en el marco del programa ÓPERA EN CINE; el 14 de diciembre solistas de la Orquesta Titular del Teatro Real ofrecerán un concierto de música inglesa integrado en LOS DOMINGOS DE CÁMARA; finalmente, el 18 de diciembre, coincidiendo todavía con las funciones de la ópera, el refinado tenor Ian Bostridge y el pianista Julius Drake interpretarán obras de Benjamin Britten, con la participación del contratenor Anthony Roth Costanzo y el barítono Duncan Rock.

La programación dedicada al compositor británico proseguirá los días 12 y 14 de marzo con la interpretación de su inquietante War Requiem, que dirigirá Pablo Heras-Casado -principal director invitado del Teatro Real-, al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real, de los Pequeños cantores de la JORCAM, y con la soprano Susan Gritton, el tenor John Mark Ainsley y el barítono Jacques Imbrailo como solistas. Cerrará esta propuesta artística amplia e interdisciplinar el f, que ofrecerá 6 funciones de Muerte en Venecia en la inspirada y doliente coreografía de John Neumeier y el espectáculo infantil Paseo en góndola, concebido y presentado por Fernando Palacios para el ciclo ¡TODOS A LA GAYARRE!
Adjuntamos los dosieres de prensa de la ópera, de la FUNDACIÓN JUAN MARCH (ciclo de conciertos y conferencias) y de la BIBLIOTECA NACIONAL (Exposición Mariano Fortuny-Madrazo: otra muerte en Venecia).

MUERTE EN VENECIA | ACTIVIDADES PARALELAS

Biblioteca Nacional de España
25 de noviembre al 2 de febrero
Museo de la Biblioteca Nacional de España
Exposición Mariano Fortuny / Madrazo: otra muerte en Venecia, por González-Ruano,
con ilustraciones del propio artista

Fundación Juan March
Entrada libre
26 de noviembre, 3 y 10 de diciembre de 2014
Ciclo de conciertos “El universo musical de Thomas Mann”

2 y 4 de diciembre de 2014. 19.30 h.
Ciclo de conferencias “Thomas Mann, su vida, su obra, su tiempo”,
Impartido por Rosa Sala Rose

Filmoteca Española
9, 13 de diciembre de 2014
Cine Doré
Proyección de Morte a Venezia, de Luchino Visconti

TEATRO REAL

Proyección
13 de diciembre de 2014, 12.00 h.
Sala principal
The Indian Queen, de Henry Purcell

Los domingos de cámara
14 de diciembre de 2014, 12.00 h.
Sala principal
Programa dedicado a Benjamin Britten.
Solistas de la Orquesta Titular del Teatro Real

Las voces del Real
18 de diciembre de 2014, 20.00 h.
Sala principal
Ian Bostridge
Programa: Canticles, de Benjamin Britten

Concierto
12, 14 de marzo de 2015, 20.00 h.
Sala principal
War Requiem, de Benjamin Britten
Pablo Heras-Casado, director musical.
Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real

Danza
17, 18, 19, 20, 21 (dos funciones) de marzo de 2015, 20.00 y 17.00 h.
Sala principal
Muerte en Venecia, de John Neumeier.
Ballet de Hamburgo

¡Todos a la Gayarre!
21 de marzo de 2015, 17.00 h. 
22 de marzo de 2015, 12.00 y 17.00 h.
Paseo en góndola, concebido y presentado por Fernando Palacios