NatalieDessay

Empezaba el ciclo de Grandes Voces del Teatro Real con un recital de Natalie Dessay. No regresaba al Teatro desde un anterior recital en 2007 y estaba casi obligada tras la cancelación de “La hija del regimiento”, la pasada temporada. Es una lástima que haya decidido dedicar sus energías vocales y artísticas sólo en conciertos, abandonando las interpretaciones operísticas. Le sobran energías y cualidades vocales. Así lo dejó de manifiesto el pasado 29 de septiembre.

Mantiene casi intacta la frescura de su voz, el volumen y una perfecta afinación. Aunque su repertorio habitual está compuesta por arias de compositores y óperas francesas, domina otros territorios. La primera parte, un tanto fría hasta que entró en materia, estuvo compuesta canciones de Schubert y Mendelssohn.
La segunda parte interpretó a Duparc y cinco canciones sobre textos de Víctor Hugo. A parte de una extraordinaria interpretación al piano del Soneto 104 de Petrarca, de Liszt, a cargo de Philippe Cassard. Que acompañó a Dessay magistralmente. Dos bises cerraron la noche, el segundo de ellos una canción española.

Sobre todo en la segunda parte del recital, Natalie Dessay pasó algún apuro con su garganta. La sequedad del ambiente, quizá. Al final voy a tener que darle la razón al estirado de Roberto Alagna.

Natalie Dessay

El próximo martes 29 de septiembre, a las 20.00 horas, el Teatro Real ofrecerá el primer concierto de su ciclo VOCES DEL REAL, un recital de Natalie Dessay, acompañada al piano por Philippe Cassard.

La cantante francesa vuelve al Real, donde debutó en marzo de 2008 interpretando arias de ópera italiana y francesa.

En esta ocasión, cinco años después, Natalie Dessay trae al coliseo madrileño un programa más intimista, íntegramente compuesto por canciones, repertorio que frecuenta con asiduidad desde que en 2013 se despidiera de los escenarios operísticos tras interpretar el rol titular de Manon de Massenet en Toulouse.

Después de más de veinte años de brillante carrera, marcada por sus dotes vocales y dramáticas, y su capacidad para ir adaptando el repertorio a la idiosincrasia de su voz, Natalie Dessay ha redireccionado su trayectoria artística en diversas ocasiones, explorando un vasto repertorio, que abarca desde los papeles de soprano coloratura que la han catapultado a la fama, hasta los roles belcantistas más dramáticos, sin olvidar sus interpretaciones de Monteverdi, Bach, Haendel, Debussy o Stravisnky.

La soprano, verdadero ave fénix del canto, dedica esta etapa de su vida a espectáculos puramente teatrales, su vocación primordial, y a conciertos de cámara en los que, sin embargo, siguen patentes la ductilidad de su voz, su expresividad y el talento actoral que la han consagrado como artista.

El programa que interpretará en Madrid, con los sentimientos, imágenes, recuerdos y perfumes que transitan por los poemas de Goethe, Hugo, Thomas Moore o Baudelaire exaltados por la música de Schubert, Mendelshonn, Liszt, Duparc, Fauré o Bizet, permitirán a Natalie Dessay, con la complicidad del refinado pianista Philippe Cassard, exhibir su extraordinaria versatilidad en este delicado repertorio.

Al término de su recital la soprano estará a disposición del público para la firma de autógrafos en el foyer del Teatro Real.