Gordan Nikolic con la OCNE

El nuevo Ciclo La Actualidad de lo Bello, compuesto por cuatro conciertos, está diseñado para acercarnos a la música de una forma diferente. Las obras que incluyen los programas del ciclo dialogan entre sí de muy diversas maneras y descubrir los puentes que se establecen entre ellas puede ser fascinante. El primero de estos conciertos de la Orquesta Nacional de España tendrá lugar el próximo sábado 25 de enero, a las 19.30 horas en el Auditorio Nacional de Música, bajo la batuta de Gordan Nikolić y las obras de La noche transfigurada de Arnold Schoenberg y la Sinfonía número 2 de Johannes Brahms.

Cada uno de los conciertos del ciclo se iniciará con una breve introducción al programa llevada a cabo por un musicólogo especialista, director, intérprete o el propio compositor de la obra, que nos proporcionarán herramientas y claves para enriquecer nuestra escucha y acercarnos hacia esos puentes donde todo cobra sentido. La comunicadora Eva Sandoval será la encargada en esta ocasión de acercarnos a los compositores, sus obras, sus vidas y sus conexiones musicales, porque cuando Schoenberg nació en Viena el 13 de septiembre de 1874, Johannes Brahms (1833-1897) tenía 41 años y era director de la Sociedad de Amigos de la Música de la capital austríaca, pero sus influencias traspasaron las edades. Brahms y Schoenberg mano a mano: uno estirando el Romanticismo hasta la extenuación con su Segunda sinfonía y el otro recogiendo su aliento y colocándolo ante el precipicio del atonalismo en una mágica “noche transfigurada”.

GORDAN NIKOLIĆ

Después de haber estudiado con el violinista y director de orquesta Jean Jacques Kantorow, Gordan Nikolić ha sido, sucesivamente, concertino de la Orquesta de Auvergne, de la Orquesta de Cámara de Lausana, de la Orquesta de Cámara de Europa y de la Orquesta Sinfónica de Londres.

Junto a sus compromisos de concertino-director, Gordan Nikolić ha actuado como solista bajo la dirección de Myung-whung Chung, Bernard Haitink, Sir Colin Davis, André Previn y Daniel Harding, entre otros. Destacar asimismo, sus encuentros con músicos como Kurt Masur, Bernard Haitink, Emmanuel Ax, Mitsuko Uchida, Valery Gergiev, Nikolaus Harnoncourt, Mariss Jansons y Sir Simon Rattle.

Desde 2004, Gordan Nikolić es director artístico de la Orquesta de Cámara de los Países Bajos, que dirige desde su violín. Gordan Nikolić ha liderado, entre otras, la Orquesta Sinfónica de Londres, la Camerata de Manchester,La Orquesta de Cámara de Ginebra, la Tapiola Sinfonietta, la Orquesta de Cámara Australiana, la Orquesta Nacional de Espana y Orchestre Nacional de la Isla de Francia.

Desde 2004 es docente en Codarts, Academia de Música de Róterdam, y depositario honorífico del título de Prince Consort Professor del Royal College of Music en Londres. Ha ganado varios premios, incluidos el Tibor Varga, Paganini, Huml y Brescia.

CICLO LA ACTUALIDAD DE LO BELLO

Los programas del ciclo proponen formas muy distintas de disfrutar de la música con composiciones que abarcan casi tres siglos de historia y en cuyo criterio de programación interviene de manera decisiva la reflexión acerca de las corrientes de pensamiento musical que han cimentado las diferentes formas de crear música.

METAMORFOSIS/ SÁB25ENE – 19:30H

GORDAN NIKOLIĆ, VIOLÍN Y DIRECTOR

REPERTORIO

ARNOLD SCHOENBERG Verklärte Nacht (La noche transfigurada), opus 4

JOHANNES BRAHMS Sinfonía núm. 2 en re mayor, opus 73

MEDITACIÓN / SÁB14MAR – 19:30H

NACHO DE PAZ, DIRECTOR

REPERTORIO

OLIVIER MESSIAEN Les offrandes oubliées (Las ofrendas olvidadas)

JOSÉ MANUEL LÓPEZ-LÓPEZ Tisseur de sable (Tejedor de arena) – Obra encargo de la Fundación BBVA. Estreno absoluto.-

STEVE REICH The four sections (Las cuatro secciones)

GOZO/ VIE22MAY – 19:30H

NICOLAS ALTSTAEDT, VIOLONCHELO Y DIRECTOR

REPERTORIO

JOSEPH HAYDN Concierto para violonchelo núm. 1 en do mayor, Hob. VIIb:1

SÁNDOR VERESS Vier Transsylvanischen Tänze fur Streichorchester (4 danzas transilvanas para cuerdas)

JOSEPH HAYDN Sinfonía núm. 80 en re menor, Hob. I:80

BÉLA BARTÓK Divertimento para cuerdas, BB. 118

ÉXTASIS / VIE12JUN – 19:30H

DAVID AFKHAM, DIRECTOR

REPERTORIO

ELENA MENDOZA Salón de espejos – Obra interpretada por primera vez por la Orquesta Nacional de España.-

PAUL HINDEMITH Symphonic Metamorphosis on Themes by Carl Maria von Weber

JOSEP PLANELLS Con Sprezzatura – Obra co-encargo de la WDR Sinfonieorchester de Colonia (Alemania) y de la Orquesta y Coro Nacionales de España. Estreno en España. –

ALEKSANDR SCRIABIN Poème de l’extase (Poema del éxtasis)

http://ocne.mcu.es/programacion/metamorfosis

FEARLESS

La Orquesta Nacional de España bajo la dirección de Josep Pons y Decca presentan su nuevo álbum Fearless, cuyo lanzamiento supone el debut discográfico como solista de Manuel Blanco, trompeta solista de la orquesta. Fearless propone un amplio y colorido recorrido por algunas de las obras más complejas y representativas del repertorio para trompeta, incluyendo obras de Zimmermann, Haydn, L. Mozart, Tomasi y Nathan.

Desde que la interpretación del Concierto para trompeta y orquesta de Bernd Alois Zimmermann, una de las obras clave del álbum, otorgara en 2011 a Blanco el primer premio del prestigioso concurso Internacional ARD de Múnich, Manuel compagina su carrera como solista con su puesto de trompeta solista en la Orquesta Nacional.

EL TROMPETISTA MODERNO DEL SIGLO XXI

El mundo de la música contiene actualmente un cosmos increíblemente complejo de estilos y tendencias, más rico que en cualquier otra época anterior. Escuchamos nuevos géneros como rap o techno junto con jazz, música clásica o producciones contemporáneas, abarcando música de diversas etnias e incluso el canto de los pájaros y las ballenas. Si miramos al pasado, encontramos una flauta de 40.000 años de antigüedad con agujeros que forman una escala musical. A partir de un hueso de pájaro, este procedimiento increíblemente inteligente y planificado nos muestra que desde el comienzo de la historia del hombre moderno, datada hace 300.000 años, la conciencia humana ha ido evolucionando y perfeccionándose incluyendo a la música en este proceso. Si dirigimos la mirada hacia nuestros tiempos, la neurociencia moderna presenta casi mensualmente nuevos descubrimientos que modifican los métodos de aprendizaje y los conceptos pedagógicos. Seguro que nuestro flautista de hace 40.000 años no se dedicaba a investigar sobre el estrés o el flow, pero la música ejercía ya una influencia inmensa en el desarrollo de su espíritu humano, generando procesos que a día de hoy sabemos que interconectan diferentes áreas cerebrales al hacer música, un arte que conecta además a las personas que siguen su magia.

En esta rica época nació un joven, Manuel Blanco GómezLimón, cuyo talento ya despuntó a edad temprana y fue promovido de manera afortunada por un conjunto de los mejores maestros: entre otros, el Catedrático José Ortí, antiguo solista de trompeta de la Orquesta Nacional de España, y el director de orquesta, trompetista, musicólogo, catedrático y Dr. Martín Baeza-Rubio, antiguo solista de trompeta de la ópera alemana de Berlín. Yo tuve la suerte y el honor de encontrarme con este joven en España, y desde el primer momento de nuestra colaboración hubo una profunda sensación de entendimiento, empatía y amistad. Su comprensión musical siempre la expresa partiendo desde el sonido, desarrollando una enorme impulsividad y una ternura que deja sin aliento. La trompeta se convierte aquí en camaleón acústico de todas las posibilidades expresivas de la música en sus correspondientes épocas. Hasta hace 30 años, el concierto para trompeta Nobody Knows de Trouble I See de BAZI, que era el alias del compositor (Bernd Alois Zimmermann), llevaba el estigmatizador apodo de “¡NO SE PUEDE TOCAR!”. Desde entonces la situación ha cambiado por completo y ese apodo ya no es aplicable a este genial concierto: ahora es la obra más interpretada del gran maestro. En 1954 Adolf Scherbaum, entonces estrella de la trompeta, intentó dominar los entresijos de la parte solista de trompeta acompañado por la orquesta de NWDR (hoy NDR) bajo la batuta del director Schmidt-Isserstedt. La especial dificultad de esta obra consistiría en interpretar las indicaciones que el compositor propone, más usuales en el jazz, como por ejemplo glissandi, blue notes y “trino labial” o shakes. Aunque la forma de escribir del compositor muestra a veces su falta de conocimiento técnico y parece algo torpe (por ejemplo, escribe en alemán “Streitdämpfer” [no significa nada] en lugar de “Straightmute” [sordina para trompeta]), de lo que se trata sobre todo es de encontrar el “espíritu” especial de la música. Tanto en su desafiante exigencia técnica de los pasajes rápidos altamente virtuosos, como también en los malabarismos de la interpretación entre el vanguardismo y el jazz, es donde Manuel Blanco mejor puede demostrar su madurez como artista de nuestro tiempo. No en vano, la interpretación de esta obra le otorgó en 2011 la victoria (primer premio) del prestigioso concurso ARD Internacional de Múnich, obteniendo con ella la calificación más alta de la historia de la competición. La segunda obra de este álbum es el famoso Concierto para trompeta en mi bemol de Joseph Haydn, una obra madura del destacado fundador del clasicismo vienés, compuesta poco después de su exitoso segundo viaje a Londres, que lanzó al mundo su fama internacional. No es de extrañar que al año siguiente de escribir esta composición compusiera el himno “Gott Erhalte Franz Den Kaiser” [Que Dios Conserve a Francisco Emperador], una pequeña variación del tema del segundo movimiento del Concierto para trompeta. Compuesta en 1796, el trompetista Anton Weidinger de la Orquesta de Esterhazy necesitó cuatro años enteros para interpretar esta obra en toda su magnitud en la trompeta de llaves que él mismo había desarrollado. Este concierto para trompeta y orquesta es genial, entre otros motivos, por la densidad temática y contrapuntística y la madurez que muestra el gran maestro. La idea central parte de la base de que gracias a la “sensacional nueva trompeta de llaves” es posible tocar una escala ya en la octava inferior, y de ahí surgen los temas principales de los tres movimientos. En el primer movimiento se añaden además “movimientos por quintas” a la idea principal junto con la breve (pero importante) disonancia en la tercera parte del compás.

El problema principal en interpretaciones anteriores de este concierto, grabado cientos de veces, consiste en la deficiente dedicación que anteriores trompetistas, directores y editores musicales han prestado al manuscrito de la obra. El autor de estas líneas también se considera parte de este grupo, como la gran mayoría de sus colegas. El compositor mantuvo intencionadamente el solo de trompeta “desnudo”, es decir, sin signos de articulación ni de fraseo, pensado con un margen de maniobra lo más amplio posible para que el intérprete destacara con habilidad los puntos fuertes, enmascarando en lo posible los débiles, tanto de la trompeta natural como del instrumento provisto de nuevas llaves. Este vacío lo han utilizado innumerables trompetistas y editores de nuevas ediciones para llevar a cabo sus propuestas personales de interpretación. Se escribieron propuestas de articulación y de fraseo sin hacer constar su autoría y sin tener en cuenta el manuscrito. Con mucha frecuencia el resultado de esa arbitrariedad fue un salvaje atronar heroico de trompeta que en el tercer movimiento desemboca en algo parecido a música circense; sin tener en cuenta, o sin saber, que en casi todas las partituras de Haydn solamente en los primeros compases del movimiento correspondiente se dan indicaciones precisas de interpretación que luego, evidentemente, se deben aplicar a todo el tema, a todo el movimiento o a toda la obra. En esta grabación con el solista Manuel Blanco encontramos por primera vez una interpretación que en los tres movimientos respeta y hace brillar la tónica melodiosa de la obra. La idea fija de este cantabile se aplica aquí por igual para el primero, el segundo y el tercer movimiento. Maurice André fue el trompetista que estrenó la obra de Henri Tomasi, rica en contrastes y en ocasiones salvaje. Semaine Sainte à Cuzco es la representación musical de un ritual pagano-cristiano de Pascua en Perú. Fue compuesta para trompeta y órgano (así como también para cuerda con 2 arpas obligadas en el año 1964. Escrita en tres movimientos, la pieza comienza con violentas cascadas danzantes para desplegar en su parte central una melodía a modo de oración. Henri Tomasi, ganador del Grand Prix de Rome 1927, había compuesto ya en el año 1948 un concierto completo para trompeta que está considerado una de las obras principales del repertorio de este instrumento.

Antes de 1762, Leopold Mozart escribió una Serenata de nueve movimientos en re mayor que, además del llamado Concertino para trompeta, dos trompas y cuerda, también contiene el llamado concierto para trombón en tres movimientos, que se realiza directamente a continuación del Concertino para trompeta. Además de la peculiaridad de interpretar música al estilo galante, con gran consideración de las partes fuertes y débiles, Leopold Mozart incluye en su obra la destreza de producir los armónicos naturales más allá del vigésimo armónico natural. De esta manera se produce en la segunda mitad del siglo XVIII un repentino periodo de esplendor del arte de la trompeta barroca en toda Europa central. Asimismo, con Michael Haydn, hermano de Joseph, Johann Samuel Endler, Johann Matthias Sperger, Georg Philipp Telemann, Jan Dismas Zelenka, Franz Xaver Richter, Georg Reuter, el joven Carl Heinrivh Biber y muchos otros, se produce de pronto una fase final del arte de tocar la trompeta en el registro del clarinete en la tercera octava. Como tocado por un rayo, este repertorio desaparece con el comienzo de la revolución francesa y el subsiguiente giro de todos los valores, pasando de la aristocracia a una sociedad burguesa que ya no puede encontrar placer en el polvoriento glamour de los excesos de la antigua trompeta y centra su atención en el clasicismo vienés y sus instrumentos favoritos: el violín, la flauta y el clarinete. Llegados al final del álbum, volvemos a escuchar la melodía de la primera pieza: Nobody Knows The Trouble I’ve Seen… esta vez con ropaje funk en una composición sobre el espiritual anónimo de Federico Nathan, compuesto y grabado por primera vez mundialmente para este álbum. Con una improvisación sobre este tema finaliza aquí un recorrido por el mundo de la trompeta, donde Manuel Blanco interpreta en todos los registros este instrumento de reyes. Y sabe brillar en todos los planos.

Reinhold Friedrich Catedrático en la Escuela Estatal Superior de Música de Karlsruhe Trompetista. Profesor honorario en la Royal Academy of Music de Londres, la Academia Sibelius de Helsinki y en Hiroshima (Japón)

Traducido por Ángel Jábega

Gjorgi Dimchevski

El joven violinista Gjorgi Dimchevski (32 años) es el nuevo Concertino de la Orquesta Nacional de España, tras las audiciones celebradas el pasado lunes 28 de noviembre.

Formado en el Conservatorio de Toulouse con el profesor Blagoja Dimcevsky y en la Hochschule für Musik Köln con Viktor Tretyakov, ha sido ganador del Concurso Nacional de Violín de Macedonia, el Concurso Internacional de Violín de Belgrado (Serbia) y el Concurso de Violín de Perpignan (Francia).

Desde 2007, es Concertino Asociado de la Orquesta de la Comunidad Valenciana, orquesta titular del Palau de Les Arts Reina Sofia en Valencia, nombrado por el maestro Lorin Maazel. Y ya en 2011 fue invitado por el Maestro Mehta como Concertino Invitado de la Orquesta Filarmónica de Israel durante sus giras Europeas de 2011 – 2015 y la gira por América del Sur en 2016.

Como solista interpretó, con 13 años, el Concierto para violín Nr.1 de Wieniawsky con la Orquesta Filarmónica de Macedonia, así como Tchaikovsky y Saint-Saëns con Paul Mann, Prokofiev Nr.1 con la Orquesta de la Comunidad Valenciana, bajo Omer Meir Wellber y Saint-Saëns Nr.3 con la Klassische Philharmonie Bonn con Heribert Beissel en Colonia, Bonn y Hamburgo, entre otros.

En 2015 fue nombrado profesor de violín para el Programa de Master en Interpretación Musical de la Universidad Internacional de Valencia.