PHILLIPS XAVIER

El director Case Scaglione, dirige esta semana a la OSCyL en los tres conciertos del Abono 15, en un programa único, dedicado íntegramente a la música orquestal del compositor alemán Robert Schumann, cuyo ‘Concierto para violonchelo y orquesta en la menor, op.129’ contará con la participación del francés Xavier Phillips, como solista de violonchelo.

La Orquesta Sinfónica de Castilla y León ofrecerá esta semana, del jueves 6 a sábado 8 de mayo, un concierto dedicado íntegramente a la música orquestal del compositor y pianista alemán Robert Schumann, bajo la dirección del director norteamericano Case Scaglione, titular de la Orquesta de Cámara de Wurtemberg en Heilbronn y director musical de la Orquesta Nacional de la Isla de Francia, que contará con el francés Xavier Phillips, premiado en el concurso Rostropóvich, como encargado de transmitir la belleza de una obra capital en el repertorio del violonchelo. La propuesta forma parte del programa de conciertos del Abono de Primavera – Temporada 2020-21 de la OSCyL, con tres conciertos correspondientes al Abono 15, a las 19:30 horas en la Sala Sinfónica Jesús López Cobos del Centro Cultural Miguel Delibes.

Programa único de Schumann
El programa del Abono 15 presenta un monográfico dedicado al compositor alemán Robert Schumann (1810-1856) con dos de sus composiciones fundamentales: el ‘Concierto para violonchelo y orquesta en la menor, op. 129’, obra preciada por la magnífica inspiración melódica y constructiva de la parte solista; y la ‘Sinfonía nº 2 en do mayor, op. 61’, obra capital de su repertorio, que supone una de sus producciones sinfónicas más plegadas a los esquemas tradicionales.

Schumann escribió su ‘Concierto para violonchelo, op. 129’ en apenas dos semanas, entre el 10 y 24 de octubre de 1851. Estructurado en tres tiempos (sonata, lied y rondó-sonata) se trata de una obra capital para todos los grandes chelistas, convirtiéndolo en uno de los más importantes conciertos escritos en el siglo XIX para este instrumento. La obra no tuvo la suerte de ser interpretada en vida del compositor y hubo que esperar hasta su estreno en Leipzig en 1860. La OSCyL ha abordado esta obra en tres ocasiones, contando con Lluís Claret, Asier Polo y Steven Isserlis como solistas de violonchelo, siendo la última ocasión en la temporada 2004-05.

La ‘Sinfonía nº 2 de do mayor, op. 61’ fue estrenada en Leipzig el 5 de noviembre de 1846 con la Gewandhaus, dirigida por Félix Mendelssohn. Estructurada en los cuatro movimientos convencionales, esta sinfonía se puede considerar la más ambiciosa a nivel formal de las cuatro que escribió el compositor alemán. La obra ha sido interpretada en dos ocasiones por la OSCyL, en las temporadas 1993-94 y 2002-03, con Max Bragado y Salvador Mas como directores al frente.

Case Scaglione, director
El director norteamericano Case Scaglione, que dirige por primera vez a la OSCyL, ocupa actualmente la plaza de director titular de la Orquesta de Cámara de Wurtemberg en Heilbronn, además de la de director musical de la Orquesta Nacional de la Isla de Francia, desde la temporada 19/20. Anteriormente trabajó como director asociado de la Filarmónica de Nueva York y fue director musical de la Orquesta Debut de la Fundación de Jóvenes Músicos de Los Ángeles.

Scaglione, en estos momentos con gran demanda como director sinfónico en todo el mundo, cuenta con colaboraciones importantes recientes y futuras, con la Orquesta NDR Elbphilarmonie, la Orquesta Sinfónica de RTVE, Orquesta Sinfónica de Madrid, Orquesta Sinfónica de Bournemouth, Orquesta de Cámara Escocesa, Sinfónica de Úlster, Orquesta Sinfónica Nacional RTÉ, Orquesta Filarmónica de Luxemburgo, Orquesta Sinfónica de Lucerna, Filarmónica de Bruselas y Filarmónica de Szczecin.
Además, en Norteamérica Case ha trabajado con la Filarmónica de Nueva York, Houston, Dallas, Detroit, Phoenix, San Diego y Baltimore. En Asia ha dirigido a la Orquesta Filarmónica de China y a las sinfónicas de Shanghai y Cantón, además de la Filarmónica de Hong Kong. Los mentores de dirección de Case han sido algunos de los directores de orquesta más prominentes en el escenario mundial actual, incluidos Alan Gilbert, Jaap van Zweden y David Zinman.

Xavier Phillips, solista de violonchelo
El francés Xavier Phillips, ganador de varios concursos internacionales y premiado con el concurso Rostropóvich, será el encargado de transmitir la belleza de esta obra cumbre en el repertorio del violonchelo. Xavier, que comenzó sus estudios de chelo con tan solo seis años, fue rápidamente invitado a tocar con prestigiosas orquestas, como la Filarmónica de Nueva York, Sinfónica Nacional de Washington, Orquesta del Mariinski, Sinfónica de Washington, Orquesta de la Suisse Romande, Filarmónica de

Scala, Orquesta de París, Orquesta Nacional de Francia o la Sinfónica de Berlín, entre otras. En estos años, ha tocado bajo la batuta de distinguidos directores, como su mentor Mstislav Rostropóvich, así como Riccardo Muti, Valery Gergiev, Christoph Eschenbach o James Conlon, entre muchos otros. En 2015, Xavier Phillips grabó un álbum con el pianista François-Frédéric Guy, recibiendo excelentes críticas. Sus últimas grabaciones han sido el ‘Concierto para violonchelo nº 1’ de Shostakóvich con Les Dissonances y el ‘Concierto para violonchelo’ de Dutilleux, “Tout un monde lontain”, con la Sinfónica de Seattle bajo la dirección de Ludovic Morlot. Esta grabación fue nominada tres veces a los premios Grammy 2015, de igual forma que el propio Xavier Phillips, que fue nominado para el Grammy como ‘Mejor solo instrumental’. Xavier Phillips, profesor desde 2013 en la Haute Ecole de Musique de Sion, en Lausana, toca un violonchelo Mateo Gofriller de 1710 y participa colaborando con la OSCyL por primera vez.

Entradas a la venta
Desde el 15 de abril y hasta el 26 de junio, se desarrolla el Abono de Primavera de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, que propone un ciclo de siete programas con grandes obras, solistas y directores de prestigio internacional.
El aforo previsto para cada concierto en el Centro Cultural Miguel Delibes es de 463 localidades, lo que supone el 27 % del total de la Sala Sinfónica Jesús López Cobos, establecido dentro del protocolo de seguridad actual para los conciertos de la OSCyL que recoge el uso obligatorio de la mascarilla, el respeto de la distancia de seguridad y la ocupación de la butaca asignada en la correspondiente localidad. Además, al acceder a la sala se tomará la temperatura y será obligatorio el uso de gel hidroalcohólico.
Las entradas para los conciertos, con precios en función de la zona, oscilan entre los 10 euros y los 30 euros. Se pueden adquirir en las taquillas del Centro Cultural Miguel Delibes y a través de las páginas web www.centroculturalmigueldelibes.com y www.oscyl.com

Tres partituras inspiradas en las Hoces del Duratón (Segovia), San Pedro de Arlanza (Burgos) y el Valle del Silencio (León) integran ‘Paisajes de Castilla y León’, que estrenará la Orquesta Sinfónica de Castilla y León en el cuarto concierto de abono de la temporada 2019-20. Escritas por los ganadores de las tres ediciones del Concurso de Composición de la OSCyL, Román González Escalera, Nuño Fernández Ezquerra e Israel López Estelche, las obras se presentarán en público este jueves y viernes, 14 y 15 de noviembre (20.00 horas), en la Sala Sinfónica Jesús López Cobos del Centro Cultural Miguel Delibes. Una hora antes, en la Sala de Cámara, los jóvenes compositores mantendrán un encuentro con los asistentes en el que hablarán sobre el proceso creativo y los motivos inspiradores de sus respectivas piezas. Bajo la dirección de Andrew Gourlay, el programa incluye otro estreno en España: ‘Mahãshakti’ de John Tavener, y el ‘Concierto para violín’ de Karol Szymanowski, en ambos casos con la actuación como solista del violinista vallisoletano Roberto González-Monjas. El concierto concluirá con la ‘Suite escita’ de Prokófiev.

La temporada 2019-20 de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León ofrece en su concierto de abono número 4 (jueves 14 y viernes 15) un programa de música contemporánea que incluye cuatro estrenos: tres partituras encargadas por la OSCyL a los ganadores de su Concurso de Composición, Román González Escalera, Israel López Estelche y Nuño Fernández Ezquerra, y ‘Mahãshakti’ de John Tavener, interpretada por primera vez en España. La propuesta cuenta con el aliciente añadido de escuchar al violinista vallisoletano Roberto González-Monjas como solista, tanto en esa última obra como en el ‘Concierto para violín nº 1, op. 35’ de Karol Szymanowski, y culminará con la ‘Suite escita, op. 20’ de Serguéi Prokófiev.

El director titular de la OSCyL, Andrew Gourlay, ocupará el podio para un programa que se iniciará con ‘Paisajes de Castilla y León’. Bajo ese título común, que alude a los motivos de inspiración de sus autores, se agrupan las tres piezas encargadas a los ganadores del certamen que promueve la creación entre jóvenes compositores. La primera será la de Román González Escalera (Ciudad Real, 1987), profesor de composición en el Conservatorio Superior de Música de Castilla-La Mancha que ya abrió la temporada de la OSCyL 2016-17 con ‘Misterio’ y ahora presenta ‘Viraje perpetuo: Las hoces del río Duratón’, inspirada en aspectos del paraje segoviano como “la forma curvilínea del río, la riquísima fauna y flora, la profundidad del cañón”, según el propio compositor.

Le seguirá ‘Evocación del monasterio de San Pedro de Arlanza’, de Nuño Fernández Ezquerra (Segovia, 1992), que tras estrenar ‘Figura de luz indómita’ en la pasada temporada de la Sinfónica regresa a la tierra de sus orígenes para reflexionar sobre tres conceptos: “tiempo, memoria y ruina”, representados por el cenobio burgalés. El tríptico ‘Paisajes de Castilla y León’ se cerrará con ‘El valle del Silencio’, de Israel López Estelche (Santoña, 1983), que ha encontrado inspiración en el paraje del Bierzo presente en el título para crear este ‘crescendo’ “dinámico y tímbrico”. El compositor se convierte en caminante y se adentra en el paisaje de los Ancares leoneses desde Peñalba de Santiago.

Los tres jóvenes compositores de ‘Paisajes de Castilla y León’ participarán en una presentación previa (a las 19.00 horas, en la Sala de Cámara del Centro Cultural Miguel Delibes), en la que relatarán ante el público el proceso creativo de sus respectivas obras y detallarán los motivos en los que se han inspirado.

El programa circunscrito a la música de los siglos XX y XXI continuará con el ‘Concierto para violín’ de Karol Szymanowski (1882-1937), considerado el compositor más sobresaliente de Polonia tras Chopin, pese a que no fue suficientemente reconocido en su momento. El violinista vallisoletano Roberto González-Monjas interpretará como solista una de sus partituras más aplaudidas, inspirada en el poema ‘Noche de mayo’, de Miciński. Compuesta en 1916 y dedicada al violinista Paul Kochanski, la obra rompe con el esquema clásico de los conciertos para instrumento solista al constar de un solo movimiento. Constituye una suerte de suite rapsódica enmarcada en la segunda etapa creativa de Szymanowski, al margen de las influencias austrogermánicas y con un estilo personal e impresionista.

Estreno en España de ‘Mahãshakti’, de John Tavener

El público podrá disfrutar de otra primicia en el concierto de abono número 4, ya que la OSCyL interpretará por primera vez en España ‘Mahãshakti, para violín, tam-tam y cuerdas’ del británico John Tavener (1944-2013), de nuevo con González-Monjas en el atril. Compuesta por encargo del Auditorio Megaron de Atenas, la obra fue estrenada en 2005 por la Athens Camerata y el director y violinista Leónidas Kavakos. Forma parte de la línea más recurrente entre las partituras de Tavener, la que busca la comunicación con lo divino, en este caso a través del ‘Eterno Femenino’.

La Orquesta Sinfónica cerrará el programa con la ‘Suite escita, op. 20’ de Serguéi Prokófiev (1891-1953), que tiene su origen en un proyecto fallido de ballet cuya partitura fue finalmente rehecha. Se trata de una obra especialmente exigente en lo orquestal, inspirada en la cultura primitiva rusa, concretamente en las leyendas del pueblo nómada escita, y estrenada en 1916 con el rechazo de algunos compositores coetáneos que no comprendían el ímpetu compositivo de su autor. Entre sus detractores, Liádov y Rimski-Kórsakov, profesores de Prokófiev en el Conservatorio de San Petersburgo.

González-Monjas, en su faceta de solista

El principal artista invitado de la OSCyL en su temporada 2019-20, el violinista Roberto González-Monjas, participa en el cuarto concierto de abono como solista y lo hará en el quinto y en el decimocuarto como director. En calidad de artista en residencia de la Orquesta, el músico vallisoletano también estará a frente de proyectos de música de cámara y participará en las actividades educativas.

Director principal y asesor artístico de la Dalasinfoniettan de Suecia desde esta misma temporada, González-Monjas ha logrado hacerse un hueco en el panorama internacional de la música clásica, como corroboran sus colaboraciones recientes o compromisos futuros con la Orquesta del Mozarteum de Salzburgo, Camerata de Salzburgo, Sinfónica de Lahti y Orquesta Nacional de Bélgica, entre otras, además de citas con la Sinfónica de Galicia o la Orquesta Sinfónica de RTVE.

Más información en: www.centroculturalmigueldelibes.com