Quincena de San Sebastián
A un mes de que comience la 78 edición de la Quincena Musical de San Sebastián, la cita se perfila como una de las más relevantes del verano. Hasta la fecha, se han renovado el 100% de los abonos y ya se han vendido 15.500 entradas. Además, tres de las actuaciones están a punto de agotar localidades: la primera función de “Carmen”, del ballet de Víctor Ullate, que inaugura el festival; “Fidelio” de Beethoven que la BBC Philharmonic y el Orfeón Donostiarra ofrecerán, en versión concierto, el 4 de agosto y el “Requiem”, de Verdi, que interpretarán conjuntamente la Orchestre Philharmonique du Luxembourg y el Orfeón Donostiarra el 26 de agosto. De esta manera, la Quincena se consolida como uno de los festivales más sostenibles, capaz de financiar cerca del 50% de su presupuesto (que asciende a 2.400.000 euros) a través de la venta de entradas, patrocinios y otros ingresos al margen de las instituciones públicas.
Este año, la oferta del festival ha aumentado notablemente con la creación de nuevos ciclos como el del Museo San Telmo, donde se podrán escuchar algunas de las joyas del repertorio camerístico de los últimos dos siglos. También serán más las actividades dirigidas al público infantil no sólo en San Sebastián, sino también en otras localidades de Guipúzcoa, como Irún, Getaria, Oñati o Zumaia, que albergarán por primera vez cuentacuentos y talleres para niños. El programa del Kursaal, la principal sede de la Quincena, cuenta asimismo en esta edición con un mayor número de propuestas musicales, como la doble cita con el ballet o la ópera representada. En total, 87 espectáculos, repartidos en 11 ciclos que se extenderán por toda la provincia, además de Álava, Navarra e Iparralde. La Quincena pretende ampliar su presencia en el País Vasco francés.
El arranque sinfónico de la 78 edición de la Quincena, el festival de música clásica más longevo y sostenible de España, correrá a cargo de la BBC Philharmonic y su director titular, el vitoriano Juanjo Mena, Premio Nacional de Música 2016. Esta actuación supondrá el debut de la agrupación británica en la Quincena. Antes de esta cita, la Philharmonic estrenará el 21 de julio en los Proms de Londres la obra “Fidelio”, de Beethoven, producida al alimón con el festival dirigido por Patrick Alfaya. Ese mismo programa se repetirá, también junto al Orfeón Donostiarra, en la segunda de sus actuaciones en San Sebastián.
Además del debut de la BBC Philharmonic y la Orchestre Philharmonique du Luxembourg, la 78ª edición contempla la recuperación de la ópera representada para el festival. Además de “Fidelio”, de Beethoven, en versión concierto; el público podrá disfrutar de “Las bodas de Fígaro”, de Mozart. La formación luxemburguesa actuará a las órdenes de Gustavo Gimeno, uno de los directores españoles que más triunfan a nivel internacional. Entre la pléyade de artistas que visitarán la Quincena entre los días 1 y 31 de agosto destaca la presencia de la bailarina guipuzcoana Lucía Lacarra, que interpretará a Carmen en la primera de las dos actuaciones del ballet de Víctor Ullate.
En esta edición de la Quincena cabe destacar también la presencia de músicos asiáticos. Casi 20 años después de su primera visita al festival en 1998, la Asian Youth Orchestra regresa a San Sebastián. Además de la directora de orquesta taiwanesa Yi Chen Lin –que dirigirá la ópera de Mozart- y la AYO, destaca el recital que la reconocida y mediática pianista china Yuja Wang ofrecerá junto al violinista Leónidas Kavakos. Finalmente, la Cincinnati Symphony Orchestra, bajo las órdenes de su actual Director Titular, Louis Langrée, clausurará la Quincena con dos actuaciones.
Como también es habitual en esta cita cultural, la 78 edición de la Quincena Musical de San Sebastián desarrollará sus ciclos paralelos: Música Antigua, Música Contemporánea, Órgano, Jóvenes Intérpretes, el nuevo ciclo Música en el Museo San Telmo, Mugetan, Quincena Andante y Quincena Infantil. Pueden adquirirse entradas a través de la página web (www.quincenamusical.eus), así como en las taquillas del Kursaal y el Teatro Victoria Eugenia.
Quincena Musical

La 77 edición de la Quincena Musical de San Sebastián tuvo ayer un final grandioso, protagonizado por la Orquesta Sinfónica de Euskadi (Oregón), la Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS), el Orfeón Donostiarra y el Orfeón Pamplonés, acompañados por las formaciones vocales infantiles Escolanía Easo y Easo Araoz Gazte. Casi 440 personas, entre músicos y cantantes, subieron al escenario del Aauditorio Kursaal -ampliado para la ocasión- para ofrecernos el monumental “Te Deum” de Hector Berlioz, una obra de arquitectura sonora de dimensiones imponentes. El maestro Víctor Pablo Pérez fue el encargado de clausurar una edición que ha ofrecido más de 70 propuestas, entre conciertos y otras actividades, que han sido disfrutadas por miles de aficionados.

El Auditorio Kursaal ha sido, como en ediciones anteriores, uno de los espacios fundamentales de la Quincena Musical. El éxito de afluencia de público se repitió en dicho escenario en varias ocasiones: ha habido 7 llenos absolutos, y una ocupación del 95%, lo que supone un aumento de 2 puntos con respecto a las cifras registradas en la pasada edición, si bien es cierto que el número de conciertos programados en este espacio ha disminuido de 13 un 10. En cuanto a la media de ocupación de los tres conciertos que no han colgado el cartel de completo, cabe señalar que esta media de ocupación se ha situado en el 84,42%.

La recaudación total de taquilla asciende a 795.390 euros brutos. Se mantiene, por tanto, el nivel de ingresos del pasado año, en relación al menor número de actividades programadas en espacios como el Auditorio Kursaal y el Teatro Victoria Eugenia. En cuanto al número de espectadores, la 77 edición ha contado con 35.333 asistentes.

Sir John Eliot Gardiner, fundador de formaciones con la solera del Coro Monteverdi y los Solistas Barrocos Ingleses, fue el encargado de abrir la programación del Auditorio Kursaal, y lo hizo acompañado de la Escolanía Easo (5 de agosto). Gardiner deleitó al público del Kursaal con una de las obras religiosas más grandiosas de la historia de la música: la “Pasión según San Mateo” de Bach. La cita con la danza llegó de la mano del Ballet del Gran Teatro de Ginebra, compañía que nos ofreció su particular versión de "Tristán e Isolda" (7 de agosto), una de las últimas creaciones de la coreógrafa Joëlle Bouvier, inspirada en la ópera de Wagner. Otro de los momentos brillantes de esta Quincena fue el que se vivió con la ópera "Don Giovanni" de Mozart (13 de agosto). La emblemática ópera contó con un equilibrado elenco liderado por Christopher Maltman mi Irina Lungu. La Orquesta del Festival de Budapest de Ivan Fischer abrió el desembarco sinfónico del festival, ofreciendo tres actuaciones en el Auditorio Kursaal. La ‘orquesta residente’ de la presente edición ofreció tres conciertos completamente diferentes: el programa del 20 de agosto contempló obras de Stravinsky, Bartók y Dvorak. En su segunda intervención (21 de agosto), la formación húngara contó con el apoyo del Orfeón Donostiarra y el Pequeño Orfeoi para abordar la “Tercera” de Mahler. El tercer concierto (23 de agosto) se centró en la figura de Mozart y algunas de las obras que éste compuso durante su último año de vida. Para interpretar una de esas obras, el sobrecogedor “Réquiem”, la orquesta estuvo acompañada por la formación belga Collegium Vocale Gent. La formación Balthasar-Neumann, que actuaba por primeva vez ante el público donostiarra (24 de agosto), ha sido, tal vez, una de las sorpresas más gratas de esta edición. El director de orquesta Thomas Hengelbrock se puso al frente de esta formación que acudió al festival con sus dos agrupaciones -coro y ensemble-, ofreciendo un programa compuesto por dos grandes obras: la “Pastoral” de Beethoven y la “Misa de la Armonía” de Haydn. Las obras de Beethoven volvieron a adquirir una especial presencia en la doble cita ofrecida por la Orquesta Sinfónica de la Radio de Frankfurt el pasado fin de semana en el Auditorio Kursaal. El maestro Philippe Herreweghe, uno de los principales representantes del movimiento historicista en la interpretación musical, se puso al frente de esta formación para presentar dos programas: en el primero (27 de agosto), centrado en la “Novena” de Beethoven, la orquesta alemana contó con el apoyo de la Coral Andra Mari. El violonchelista británico Steven Isserlis convenció al público gracias a una deliciosa interpretación del “Concierto para violonchelo nº 1” de Haydn, una de las obras que integraban el programa del 28 de agosto. La Oregón y la BOS se reunieron ayer (31 de agosto), por primera vez en la historia de la Quincena, para afrontar, bajo la batuta de Víctor Pablo Pérez, la clausura del festival. 439 personas se subieron al escenario de un abarrotado Auditorio para ofrecernos un programa compuesto por obras de Berlioz, ‘Aita Madina’ y Sorozabal. En esta ocasión histórica, las dos orquestas vascas estuvieron arropadas por el Orfeón Donostiarra, el Orfeón Pamplonés, la Escolanía Easo y Easo Araoz joven.

El teatro Victoria Eugenia se convirtió, una vez más, en espacio íntimo para 3 propuestas (una menos que el año pasado) de perfil muy variado: la actuación del pianista ruso Nikolai Luganski (6 de agosto), el recital del contratenor vitoriano Carlos Mena y su grupo Capilla Santa María (22 de agosto) y el espectáculo infantil “La casa flotante” de la compañía La Maquiné (30 de agosto). En esta última cita se registró la ocupación máxima de la sala.

Un año más, se vuelve a constatar que los distintos ciclos que conforman la Quincena siguen gozando de buena salud. Es el caso del Ciclo de Música Antigua, que además de contar con sus fieles seguidores, es capaz de atraer a nuevos asistentes edición tras edición al Convento de Santa Teresa. El ciclo, cuyos beneficios se han destinado a la asociación alas de junio, ha celebrado esta edición su XXV aniversario, registrando un 92% de ocupación. La música italiana estuvo presente en varios de los programas del ciclo que se sumó, por otro lado, a los actos conmemorativos del 400 aniversario del fallecimiento de Cervantes y Shakespeare (lleva a cabo Ensemble, 8 de agosto).

Es reseñable, asimismo, el notable éxito de afluencia del Ciclo de Jóvenes Intérpretes, que ha alcanzado una ocupación del 90%. Una vez más, el Palacio Miramar ha sido un valioso escaparate para impulsar las carreras de las y los intérpretes más jóvenes. Una amplia selección de programas ha dado cabida a repertorios y estilos dispares, en este ciclo en el que el alumnado de Musikene, a lo largo de una semana (22-26 de agosto), se acerca al público con la ilusión de ofrecer la labor que durante el curso académico desarrolla en las aulas.

Respecto al Ciclo de Órgano, uno de los más seguidos y más fructíferos de la Quincena, destacar que sigue manteniendo su popularidad y asistencia, con cerca de 4.500 espectadores que han acudido a los 12 conciertos que se han llevado a cabo en templos donostiarras y del resto de Gipuzkoa. Juan Paradell, organista de la Capilla Sixtina del Vaticano, protagonizó uno de los conciertos más esperados. 600 personas acudieron, el 8 de agosto, al recital que ofreció en la Iglesia San Vicente de San Sebastián, en el que se llevó a cabo el estreno de la obra “Quadri da Pinocchio” de Luca Salvadori (obra encargada por la Quincena Musical). Abarrotada estuvo, también, la Catedral del Buen Pastor, el 10 de agosto, en la actuación ofrecida por los organistas Marie-Bernadette Dufourcet y Naji Hakim. 800 personas asistieron al estreno de las obras “tiempo" (de M.B. Dufourcet) y zortziko (primer movimiento de la obra “Tres Danzas vascas", de N. Hakim, encargada por la Quincena Musical). Loreto Fernández Imaz, por su parte, estrenó “Regina Caeli” -partitura escrita por Fernando Gonzalo– en la Iglesia de San Ignacio (11 de agosto).

El Ciclo de Música Contemporánea Musikagileak sigue perfilándose como plataforma en el campo de la creación más innovadora. Se ha registrado una asistencia ligeramente superior a la de la pasada edición (más de 490 personas, cuando el aforo de la sala es de 120 personas). El ciclo ha sorprendido, una vez más, con las apuestas más transgresoras, y ha acogido el estreno de dos partituras de jagoba Astiazarán y Gabriel Loidi. El primer estreno -el de la obra “…Como la mar”, compuesta para vibráfono por J. Astiazarán- tuvo lugar en el concierto del 29 de agosto, de la mano del percusionista Miquel Bernat & Espacio Sincro. La obra “Cuarteto nº 4” de G. Loidi se estrenó en el concierto que ofreció Cuarteto Bretón el 30 de agosto.

El ciclo viajero por excelencia del festival, la Quincena Andante -en la que se han ofrecido, en total, 17 conciertos-, ha seguido su camino para llegar, este año, a los los territorios de Lapurdi, Navarra, Álava y Gipuzkoa, obteniendo una respuesta más que satisfactoria por parte del público. Cabe destacar el proyecto en el que unieron sus fuerzas musicales los coros Newman Sound del Labrador (Canadá) y Coro Easo, formaciones vocales que ofrecieron 4 conciertos en homenaje a los balleneros vascos. Pasai San Pedro, Orio, Getaria y Senpere (23-26 de agosto) fueron las localidades elegidas para celebrar estos encuentros inspirados en la herencia marítima. Ofrecieron un programa que combinaba el folclore de Terranova con el folclore vasco, al tiempo que estrenaron dos obras escritas para la ocasión: "Terranova" de Ángel Illarramendi e "En el corazón del mar" de Kathleen Allan. Mención especial merece, asimismo, el gran éxito cosechado por el polifacético violinista armenio Ara Malikian en el Santuario de Arantzazu (25 de agosto), que congregó a más de 1.200 espectadores agotando todas las localidades.

Como novedad, señalar, además, que este año se ha querido aumentar la oferta musical dirigida al público infantil y juvenil, razón por la que se han creado nuevos apartados como el de Kantu Kontari, es decir, sesiones de cuentacuentos con acompañamiento musical que han tenido lugar todos los sábados de Quincena en el Foyer del Auditorio Kursaal. Por ese mismo motivo, las actividades de la Jornada Infantil (30 de agosto) se prolongaron a la jornada de clausura del festival (31 de agosto) y, además, se ha seguido apostando por iniciativas como Entonces el joven la musik Eler (25 y 26 de agosto), que parecen haber echado raíces entre el público más joven de la Quincena.

Avance de la programación de 2017

La organización del festival trabaja ya en la programación de su próxima edición. La Orquesta Filarmónica de la BBC -bajo la dirección de Juanjo Mena será la encargada de inaugurar la 78 Quincena Musical. Será la primera vez que actúe, esta orquesta, en el marco de la Quincena. El cierre del festival llegará de la mano de la Orquesta sinfónica de Cincinnati, por lo que la presencia de la música americana estará garantizada en el programa de la próxima edición. La joven pianista china Yuja Wang ofrecerá un recital en el Teatro Victoria Eugenia. En cuanto a la cita con la ópera, se confía en poder volver a programar ópera escenificada en el Auditorio Kursaal.

www.quincenamusical.eus