Warning: ftp_fget() expects parameter 1 to be resource, null given in /homepages/0/d272755006/htdocs/wp-admin/includes/class-wp-filesystem-ftpext.php on line 146

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /homepages/0/d272755006/htdocs/wp-content/themes/responsive/core/includes/customizer/controls/typography/webfonts.php on line 80
Riccardo Frizza Archives - Brío Clásica
Riccardo Frizza_Belcanto Concert © Opéra de Monte-Carlo_Feb 2021

Después de dirigir Rigoletto en el Maggio Musicale Fiorentino el pasado mes de febrero en una producción dirigida escénicamente por Davide Livermore que se grabó a puerta cerrada debido al actual cierre de los teatros en Italia y que se emitirá próximamente en streaming, Riccardo Frizza regresa a Barcelona en mayo para ponerse nuevamente al mando de la sinfónica liceísta los días 6 y 8 de mayo para dirigir a la soprano Sondra Radvanovsky en el concierto The Three Queens, con las escenas finales de la trilogía Tudor de Donizetti (Anna Bolena, Maria Stuarda y Roberto Devereux). El espectáculo, estrenado en la Ópera de Chicago en 2019, contará con la dirección escénica de Rafael R. Villalobos, quien ha diseñado una ambientación y un vestuario específico para cada reina. Ante este reencuentro con Sondra Radvanovsky, Frizza asegura que “no se le ocurre” pensar en “una mejor voz que pueda afrontar un reto de estas características” que la de la cantante norteamericana, “ya que sabe sumergirse en el estilo logrando una interpretación, tanto desde el punto de vista vocal como dramático, yo diría que sublime”.

Este concierto escenificado debía haberse estrenado en diciembre pasado, pero las condiciones sanitarias derivadas de la pandemia obligaron al coliseo barcelonés a posponerlo hasta esta primavera. “Me siento muy feliz de volver al Liceu por segunda vez en esta misma temporada, tras Les contes d’Hoffman del pasado mes de enero, un teatro en el que me siento como en casa y al que regresaré en próximos e interesantes proyectos”, concluye el director italiano.

Tras su compromiso en Barcelona, el responsable musical del Festival Donizetti de Bérgamo volverá a París, esta vez para dirigir en el Théâtre des Champs-Elysées La sonnambula, de Bellini, los días 15, 17, 20, 22, 24 y 26 de junio ante la Orchestre de Chambre de Paris y del Chœur de Radio France en un montaje cuya dirección de escena firma el tenor Rolando Villazón y con un reparto de lujo entre los que destacan la soprano Pretty Yende como Amina y Francesco Demuro en el rol de Elvino.

De cara al verano, Riccardo Frizza ofrecerá unas clases magistrales organizadas por la Bienal de Venecia entre el 2 y el 11 de julio antes de volver al Teatro San Carlo de Nápoles para dirigir cinco funciones de L’elisir d’amore los días 23, 25, 27, 29 y 31 del mismo mes.

Riccardo Frizza_Belcanto Concert © Opéra de Monte-Carlo

Riccardo Frizza

Gran Teatro del Liceo

Teatro Campos Elíseos

Frizza

Tras su paso el pasado noviembre por el Festival Donizetti de Bérgamo, del que es director musical desde hace tres años, Riccardo Frizza vuelve a los escenarios españoles, esta vez para ponerse al frente de las diez funciones que el Gran Teatre del Liceu de Barcelona ha programado de la ópera de Jacques Offenbach Les contes d’Hoffmann (18, 19, 20, 21, 25, 26, 28, 30, 31 de enero y 1 de febrero). El maestro italiano se pondrá al mando de la producción que firmara Laurent Pelly en 2013 para el teatro barcelonés, la Opéra National de Lyon y la Ópera de San Francisco, con la que sorprenderá al retratar las vicisitudes del torturado poeta Hoffmann.

Para Frizza, que ya debutó el título en Viena en 2012, “se trata de un título fascinante, en el que sin duda hay que sumergirse de lleno en el libreto y conocer muy bien los textos –y su significado– para poder dirigirla con coherencia; se trata de una obra compleja, con muchos personajes y que el compositor dejó inacabada siendo después terminada por Ernest Giraud. A lo largo de los años ha sufrido diversas modificaciones de las que han surgido distintas versiones; en el Liceu haremos la considerada como definitiva, que el musicólogo Michael Kaye revisó en los años noventa del siglo pasado, a quien conocí en Miami y quien me explicó algunos secretos que me ayudaron a poder debutarla en su momento”, afirma el director.

Bajo las órdenes de Frizza, en el Liceu se alternarán dos repartos en los que destacan, entre otros, John Osborn y Arturo Chacón-Cruz como Hoffmann, Olga Pudova y Rocío Pérez (Olympia), Ermonela Jaho (Antonia), Nino Surguladze y Ginger Costa-Jackson (Giulietta), Marina Viotti y Carol García (Nicklausse) y Alexander Vinogradov y Roberto Tagliavini (Lindorf / Coppélius / Doctor Miracle / Capitán Dapertutto).

Tras este nuevo compromiso en el Liceu, Riccardo Frizza continuará más tarde con su agenda internacional para dirigir conciertos junto a Joyce El-Khoury y Karine Deshayes en la Opéra de Monte-Carlo y en el Théâtre des Champs-Élysées de París, Rigoletto en el Maggio Musicale Fiorentino, La sonnambula de nuevo en el Théâtre des Champs-Elysées y L’elisir d’amore en el San Carlo de Nápoles. En 2022, entre otros compromisos, destaca su regreso al Metropolitan de Nueva York con Lucia di Lammermoor.

Web José Riccardo Frizza

Web Gran Teatro del Liceo

Riccardo Frizza

El maestro italiano regresa a la ciudad de los canales para ponerse al mando de la Orquesta y Coro de La Fenice con un concierto que celebra los 1.600 años de Venecia y con la ópera Roberto Devereux, inicio de una temporada en la que también destacan compromisos en Bérgamo, Barcelona, Montecarlo, Florencia, París y Nápoles.

Después de dirigir el pasado mes de julio en la Arena de Verona un concierto y de ofrecer en agosto clases magistrales en Florencia, el director italiano Riccardo Frizza vuelve a los escenarios este mes de septiembre con dos compromisos en Venecia, una ciudad en la que se ha prodigado con asiduidad durante su trayectoria artística.

El 8 de septiembre dirigirá a los cuerpos estables de La Fenice en la icónica Plaza San Marcos y en un concierto que celebra los 1.600 años de la fundación de la ciudad de los canales. Compartiendo el podio con Daniele Callegari, el evento ofrecerá un repaso a algunas de las páginas operísticas más emblemáticas de autores tan populares como Verdi, Rossini o Puccini, en las que también participarán la soprano Claudia Pabone y el tenor Piero Pretti. “Con este concierto se quiere ofrecer a los venecianos alegría e ilusión después del duro período vivido por la pandemia; además, la orquesta y el coro de La Fenice volverá a tocar en la Plaza San Marcos después de muchos años, por lo que estamos todos especialmente emocionados”, afirma Frizza.

Siempre en Venecia pero en la emblemática sala del Teatro La Fenice, el director italiano dirigirá los días 15, 17 y 19 de septiembre Roberto Devereux, de Donizetti, uno de los títulos de la Trilogía Tudor que reúne algunos de los pasajes más bellos y elaborados de la producción del compositor bergamasco, así como un libreto que ofrece un brillante análisis psicológico de su protagonista, la reina Isabel I de Inglaterra. Serán tres funciones en formato semiescenificado y con dirección de escena de Alfonso Antoniozzi. En los roles principales destacan la Elisabetta de la soprano Roberta Mantegna, la Sara de la mezzo Lilly Jørstad, el Devereux del tenor Enea Scala y el Duque de Nottingham que será interpretado por Alessandro Luongo.

Próximos compromisos llevarán a Riccardo Frizza a escenarios como los del Festival Donizetti de Bergamo, del que es su director musical y en el que en la edición 2020 dirigirá Belisario y Marino Faliero; al Gran Teatre del Liceu de Barcelona donde dirigirá un concierto Donizetti con Sondra Radvsnovsky y Otello; a la Opéra de Monte-Carlo con un concierto de bel canto junto a Olga Peretyatko y Karine Deshayes; al Maggio Musicale de Florencia con Rigoletto; al Théatre des Champs-Élysées con La Sonnambula y al Teatro San Carlo de Nápoles con L’elisir d’amore.

Fotografía: Joan Tomás

Más información

Riccardo Frizza

El director italiano Riccardo Frizza regresa este mes de julio al podio del festival de la Arena de Verona para dirigir en el espectáculo Il Cuore italiano della musica, una gala lírica en la que participarán algunas de las mejores voces de la lírica internacional vinculadas al popular certamen veronés. La gala, que se ofrece en memoria de las víctimas de la pandemia y como homenaje a los profesionales sanitarios italianos, contará con la participación de cantantes de ese país como Francesco Meli, Fabio Sartori, Roberto Aronica, Fabio Armiliato, Annalisa Stroppa, Barbara Frittoli, Eleonora Buratto, Luca Salsi, Leo Nucci, Daniela Barcellona o Ferruccio Furlanetto, a quienes se unen otros tantos como María José Siri o Saimir Pirgu. El maestro Frizza compartirá el podio junto a las batutas de Marco Armiliato, Andrea Battistoni y Francesco Ivan Ciampa.

Este es el segundo homenaje a las víctimas de la Covid-19 en la que participa Riccardo Frizza. El domingo 28 de junio se puso al mando de la Messa da Requiem de Donizetti gracias a una iniciativa del Festival Donizetti Opera de Bérgamo del que es responsable musical, evento realizado a las puertas del Cementerio Monumental de la ciudad lombarda que fue retransmitido por la RAI y que contó con la presencia de las máximas autoridades italianas encabezadas por el presidente de la República, Sergio Mattarella.

Aunque el maestro Frizza tenía que haber inaugurado en septiembre la temporada de la Opéra National de París con L’elisir d’amore, compromiso que se ha cancelado a raíz de la crisis sanitaria, próximamente le esperan compromisos en Bérgamo (Belisario, Marino Faliero), Barcelona (concierto Donizetti junto a Sondra Radvanovsky, Otello de Verdi), Montecarlo (gala bel canto) y París (La Sonnambula), entre otros.

Info:

Web Riccardo Frizza: www.riccardofrizza.com

Riccardo Frizza

Riccardo Frizza, director musical del Festival Donizetti Opera con sede en Bérgamo (Italia), dirigirá el próximo 28 de junio la Messa da Requiem de Gaetano Donizetti a las puertas del Cementerio Monumental de la ciudad de la Lombardía en recuerdo y homenaje a las víctimas de la Covid-19. La pandemia golpeó duramente tanto a la ciudad como a toda esa región del norte de Italia. A la cita se espera contar con la presencia de las máximas autoridades del país encabezadas por el presidente de la República, Sergio Mattarella, velada en la que participarán intérpretes muy ligados al territorio como son la soprano Eleonora Buratto, la mezzosoprano Annalisa Stroppa, el tenor Piero Pretti y el bajo Alex Esposito junto al Coro y Orquesta Donizetti Opera.

Riccardo Frizza, director muy ligado a diferentes coliseos líricos españoles, afirmó que “el poder evocador de la música ayudará a celebrar este rito comunitario” con el que arranca la actividad cultural de la ciudad. “Antes de organizar cualquier iniciativa artística, lo que está muy arraigado en nuestra cultura, consideramos necesario brindar este homenaje a las víctimas y al dolor común que todos hemos sentido por la pérdida de tantos seres queridos. Para un acto de estas características el Requiem de Donizetti es la opción más adecuada, que será interpretado por artistas relacionados con el Festival Donizetti y con las ciudades de Bérgamo y Brescia, a quienes queremos agradecer su predisposición aceptando un caché simbólico”, afirma el maestro italiano.

La Messa da Requiem fue compuesta por Donizetti en 1835 tras la muerte de Vincenzo Bellini, a quien el compositor bergamasco profesaba una profunda admiración, y se interpretó por primera vez en la Basílica de Santa Maria Maggiore de Roma el 28 de abril de 1870, veintidós años después de la muerte del propio Donizetti.

En julio Riccardo Frizza –que la próxima temporada vuelve al Liceu de Barcelona para dirigir un concierto Donizetti junto a la soprano Sondra Radvanovsky y una producción de Otello– participará en el macroconcierto Il cuore italiano della Musica que organiza la Arena di Verona en el que participarán 25 cantantes y otros tres directores.

Web Riccardo Frizza

Web Donizetti Opera Festival

Después de dirigir Anna Bolena en Roma, Falstaff en Dallas y Aida en Venecia, el director italiano Riccardo Frizza regresa a España para ponerse al mando de la nueva producción de La Traviata que estrena en agosto el Festival Castell de Peralada (Girona), el más importante evento lírico del ámbito hispano. Frizza debutó la obra verdiana en 2005, cuando ya tenía en repertorio una docena de títulos del mítico compositor. “Me la habían ofrecido varias veces, pero hasta que no estuve seguro de hacerla en las condiciones óptimas, preferí esperar”. El momento propicio llegó en el Teatro La Fenice de Venecia, donde el propio Verdi estrenó su obra. “Junto con Rigoletto e Il Trovatore, que yo ya había dirigido, La Traviata conforma la trilogía popular verdiana”, recuerda el director. “Las melodías de esta obra maestra ya forman parte de la banda sonora de Occidente. ¿Quién no conoce, por ejemplo, su famoso Brindis? Verdi, con sus melodías, sabe cómo llegar al corazón de la gente y en Peralada podremos revivir esa misma sensación”.

Frizza considera que la obra presenta una trama muy adelantada a su época, “con una protagonista extraordinariamente moderna. Con esta ópera Verdi se atrevió a proponer como personaje principal no a una reina, sino a una prostituta. Cuando la obra se estrenó, en Italia y en toda Europa las familias eran completamente patriarcales, pero Violetta se rebela, lucha por su amor quien podría haber sido su suegro”.

En Peralada Frizza se pondrá al mando de la Orquestra Simfònica del Gran Teatre del Liceu de Barcelona ante los solistas Ekaterina Bakanova, René Barbera y Quinn Kelsey, en un montaje de Paco Azorín. Las funciones están programadas para el 5 y el 7 de agosto.

Al día siguiente Riccardo Frizza se trasladará a Solsona (Lleida) para participar, entre el 8 y el 11 de agosto, en la Academia Internacional de Música de Solsona (AIMS) para ensayar con la Orquesta Sinfónica integrada por los músicos participantes en la Academia y posteriormente dirigir a los intérpretes seleccionados en la Segunda Sinfonía de Beethoven.

Mas tarde, ya en septiembre, Riccardo Frizza comenzará la temporada 2019-20 inaugurando el curso de la Opéra National de París con I Puritani, de Bellini, antes de dirigir el arranque de la temporada de ABAO Bilbao Opera con Lucia di Lammermoor.

Info:

www.ricccardofrizza.com

https://www.festivalperalada.com/es/programacio/163/la-traviata-de-verdi/

Fotografía: Riccardo Frizza © Joan TOMÀS / Fidelio Artist

Riccardo Frizza

Después de dirigir en el Teatro La Fenice de Venecia la ópera Semiramide de Rossini en conmemoración del 150º aniversario de la muerte del compositor y de haber inaugurado el Festival Donizetti de Bergamo en el que debutaba como director musical –con un concierto y exhumando la ópera del bergamasco Il Castello di Kenilworth–, el director italiano Riccardo Frizza regresa en diciembre a la temporada del Gran Teatre del Liceu de Barcelona para ponerse al mando de otra obra belcantista, la genial L’italiana in Algeri de Gioachino Rossini, antes de viajar a Bilbao, en enero, para dirigir I Lombardi alla prima crociata de Giuseppe Verdi.

En Barcelona Frizza demostrará su maestría en el repertorio belcantista, del que es un reconocido experto internacional, contando con dos repartos encabezados por especialistas como son la mezzosopranos Varduhi Abrhamyan y Maite Beaumont, los tenores Maxim Mironov y Edgardo Rocha y los bajo-barítonos Luca Pisaroni y Simón Orfila. Frizza se pondrá al mando de una producción del Teatro Regio de Turín que firma Vittorio Borrelli. Las funciones serán los días 13, 14, 15, 17, 18, 19, 21, 22 y 23 de diciembre.

En su regreso al podio de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO-OLBE) Riccardo Frizza se enfrentará a un ópera verdiana raramente programada como es I Lombardi alla prima crociata, con funciones los días 19, 22, 25 y 28 de enero, obra que casi completa el proyecto Tutto Verdi, una iniciativa abaísta que revisa la totalidad de la obra musical para el teatro del compositor italiano (el repertorio se completará con Alzira y Jérusalem). En esta ocasión el maestro Frizza contará con las voces de José Bros, Ekaterina Metlova y Roberto Tagliavini en los principales papeles, en una producción de Lamberto Puggelli para el Teatro Regio de Parma.

www.ricccardofrizza.com

Fotografía: Joan TOMÀS / Fidelio Artist

Riccardo Frizza

Después de su paso por La Scala de Milán (Il pirata), la Ópera de San Francisco (Roberto Devereux) y La Fenice de Venecia (Semiramide), el director italiano Riccardo Frizza debuta el 22 de noviembre como flamante director musical del Festival Donizetti de Bérgamo (Italia), ciudad natal del célebre compositor belcantista. Lo hará al mando del concierto inaugural del Festival con la Orchestra Sinfonica Nazionale della RAI y contando con algunas de las estrellas más importantes del estilo, como la soprano Jessica Pratt (nombrada este año artista residente del Festival), la mezzosoprano Daniela Barcellona y los tenores Levy Sekgapane y Xabier Anduaga. La cita es en el Teatro Sociale de Bérgamo y en el programa figuran obras de Rossini (conmemorando el 150 aniversario de su fallecimiento) y Donizetti.

Dos días más tarde, Riccardo Frizza estrenará en tiempos modernos la hoy desconocida ópera del compositor bergamasco Il castello di Kenilworth (funciones los días 24 y 30 de noviembre y 2 de diciembre), todo un
acontecimiento lírico a nivel global al tratarse de una obra muy estimada por el propio Donizetti y que brinda parte importante del protagonismo a la reina Isabel I de Inglaterra, figura recurrente en el mundo de la lírica.
Participarán en la exhumación, entre otros intérpretes, Jessica Pratt, Carmela Remigio, Xabier Anduaga, Stefan Pop y Lorenzo Barbieri, en una nueva producción del Festival Donizetti que lleva la firma de la actriz y directora zaragozana María Pilar Pérez Aspa.

Después de sus compromisos en la capital donizettiana mundial, en diciembre el maestro Frizza regresará al podio del Gran Teatre del Liceu de Barcelona para dirigir L’Italiana in Algeri de Rossini (funciones los días 13, 14, 15,
17, 18, 19, 21, 22 y 23 de diciembre), donde se pondrá al mando de un doble reparto de figuras consagradas en el arte rossiniano.

Riccardo Frizza

El maestro italiano Riccardo Frizza, que acaba de ser nombrado director musical del Donizetti Opera Festival de Bérgamo (Italia), no es solo una autoridad en el repertorio belcantista e italiano en general, sino también, y especialmente, del verdiano. Y si el curso pasado se puso al mando de más de medio centenar de funciones de obras de Verdi, Donizetti y Bellini en algunos de los teatros más importantes del mundo, en noviembre regresa a Japón para ponerse al mando de la producción de La Traviata de Verdi en el New National Theatre tokiota. La popular obra maestra verdiana, una de las más queridas del público japonés, contará con un reparto encabezado por la soprano rumana Irina Lungu, toda una estrella del firmamento lírico internacional.

Esta Traviata japonesa llega a la agenda del maestro Frizza después de haber conseguido un nuevo éxito en su carrera con el canto del cisne del genio verdiano, Falstaff, en el Teatro Regio de Parma, cuna del arte de Giuseppe Verdi. Y desde Tokio viajará después a la Opéra National de Paris para dirigir nueve funciones de Il barbiere di Siviglia de otro de los autores belcantistas más relevantes: Gioachino Rossini.

Más información

Ricardo Frizza

El Festival Donizetti de Bérgamo (Italia), referencia internacional en la interpretación donizettiana, enriquece su estructura con una nueva figura: el director de orquesta de fama internacional Riccardo Frizza. El maestro italiano asume como responsable musical de un certamen único en el mundo dedicado a la investigación y divulgación de la amplia obra del compositor bergamasco, piedra angular del estilo belcantista romántico. El fichaje lo ha anunciado la Concejala de Cultura del Ayuntamiento de Bérgamo, Nadia Ghisalberti, conjuntamente con el director de la Fondazione Teatro Donizetti, Massimo Boffelli, al director artístico de la Fondazione Donizetti, Francesco Micheli, y al director de investigación, Paolo Fabbri. La labor del nuevo director musical se concretizará cuando se presente la programación de la edición 2018 del Festival, en la que también subirá al podio.

Riccardo Frizza (Brescia, 1971) es uno de los más importantes directores musicales de su generación. Con un amplio repertorio sinfónico y operístico, está considerado como una autoridad en la obra de Giuseppe Verdi y en el bel canto romántico (Rossini, Bellini y Donizetti). Se forma en el Conservatorio de Música de Milán y en la Accademia Chigiana di Siena. En 1998 vence el Concurso de directores de la República Checa y entre 1994 y 2000 es el director estable de la Orchestra Sinfonica de Brescia (Italia), con la cual dirige la integral de las Sinfonías de Beethoven y una multitud de obras del repertorio sinfónico. Es invitado habitual en La Scala de Milán, Maggio Musicale Fiorentino, Regio de Turín, La Fenice de Venecia, Opéra National de París, Festival d’Aix-en-Provence, Bayerische Staatsoper de Múnich, Semperoper de Dresde, Ópera de Zurich, ABAO-OLBE, Gran Teatre del Liceu de Barcelona, New National Theater de Tokyo, Lyric Opera de Chicago, Washington National Opera y en repetidas ocasiones en la San Francisco Opera o en el Metropolitan Opera de Nueva York, entre otros coliseos, en los que ha dirigido principalmente obras del gran repertorio italiano. Ha subido al podio de agrupaciones como la Orchestra dell’Accademia Nazionale di S. Cecilia, Gewandhaus Orchestre de Leipzig, Sachsische Staatskapelle de Dresde, La VERDI de Milán, Mahler Chamber Orchestra, Filarmónica de San Petersburgo, Philarmonia Orchestra de Londres, Bayerische Staatsorchester, Filarmónica de Montecarlo, Tokyo Simphony Orchestra o la Kyoto Symphony Orchestra.

En la temporada 2017-2018 le esperan compromisos en el Teatro Regio de Parma (Falstaff de Verdi), en el New National Theater de Tokyo (La Traviata de Verdi), en la Opéra National de Paris (Il Barbiere di Siviglia de Rossini), en el Orchard Hall de Bunkamura en Japón (Norma de Bellini), en la Ópera de Zúrich (Luisa Miller de Verdi), en la Fenice de Venecia (L’elisir d’amore de Donizetti, Norma de Bellini y Semiramide de Rossini), en la Bayerische Staatsoper de Múnich (Semiramide de Rossini) o en La Scala de Milán (Il Pirata de Bellini).

http://riccardofrizza.com/

www.donizetti.org

Riccardo Frizza

Riccardo Frizza, uno de los directores musicales más importantes de su generación, continúa este curso concentrado en uno de sus compositores favoritos, Giuseppe Verdi. Como experto en el repertorio italiano que es, el maestro nacido en Brescia dirigió la pasada temporada más de cincuenta funciones de títulos como Otello, Lucia di Lammermoor, Attila, Norma, Rigoletto o I Puritani en teatros como la Opéra National de Paris, La Fenice de Venecia, la Lyric Opera de Chicago, el Gran Teatre del Liceu de Barcelona o el Müpa de Budapest; este verano ha regresado al emblemático Sferisterio del Festival de Macerata para dirigir cuatro funciones de Aida y en octubre seguirá con más Verdi, en esta ocasión en el Teatro Regio de Parma (Italia) con la última ópera del genio de Busetto, Falstaff; será los días 1, 5, 15 y 22 de octubre en una nueva producción del coliseo parmesano cuya dirección de escena correrá a cargo de Jacopo Spirei. Antes, el 1 de septiembre, el maestro volará a Tenerife (Islas Canarias) para dirigir una gala lírica ante la Orquesta Sinfónica de Tenerife, el tenor tinerfeño Celso Albelo y a la soprano grancanaria Davinia Rodríguez.

Dirigir Falstaff, el canto del cisne de Verdi, es un reto para cualquier músico, según explica Riccardo Frizza. “Esta obra maestra está universalmente considerada como el ejemplo más ilustre de la estatura artística y de la genialidad compositiva de Giuseppe Verdi”, afirma. “Tal y como ha dejado escrito en su correspondencia, Verdi se divirtió escribiéndola y con ella corona un deseo acariciado por muchos años: volver a hacer comedia. Pero no solo eso: con Falstaff el compositor ofrece al mundo una nueva manera de poner en música un libreto cómico, un género que desde los años 40 del siglo XIX estaba en crisis tanto por la forma como por las ideas. Con esta obra de madurez Verdi se inventa un nuevo estilo abandonando las formas del melodramma decimonónico y haciendo desaparecer totalmente las formas cerradas y los recitativos. Es un paso de gigante en la historia de la música y por ello dirigir este título es un verdadero placer y toda una aventura”.

Tras estas funciones de Falstaff en Parma, el maestro Frizza viajará a Japón para dirigir cinco representaciones de La Traviata en el New National Theater de Tokio (noviembre) para después afrontar su esperada vuelta a la Opéra National de Paris, escenario en el que dirigirá nueve funciones de Il barbiere di Siviglia.

Más información

Ricardo Frizza

Aunque el repertorio de Riccardo Frizza es tan amplio como ecléctico, es verdad que a nivel mundial es reconocido sobre todo por su magisterio en el ámbito del bel canto y de toda la producción operística italiana. Y después de revisar Norma, de Bellini, en la Lyric Opera de Chicago, Rigoletto, de Verdi, en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, y Lucia di Lammermoor, de Donizetti, el Gran Teatro La Fenice de Venecia, el maestro italiano regresa a Bellini con I puritani, una de las cumbres del estilo belcantista romántico, en esta ocasión en el Bela Bartók National Concert Hall de Budapest, en Hungría.

El maestro Frizza se pondrá al mando del Kolozsvár Opera Choir, de la Pannon Philharmonic y de un reparto encabezado por la consagrada soprano australiana Jessica Pratt, una de las más destacadas defensoras del estilo, y por el ascendente tenor italiano Francesco Demuro, ambos protagonistas de una producción que firma Csaba Némedi. Serán dos funciones los días 18 y 21 de mayo.

Más información

http://riccardofrizza.com/

Ricardo Frizza

El director musical Riccardo Frizza regresa en marzo y abril al podio del Gran Teatre del Liceu de Barcelona para dirigir 13 funciones de la ópera Rigoletto de Giuseppe Verdi. El laureado maestro es uno de los grandes directores del repertorio operístico italiano (la prensa le ha saludado como “el nuevo director de Verdi de su generación”) y del bel canto romántico.
Esto lo saben muy bien en el coliseo barcelonés, en el cual el maestro Frizza ha dirigido recientemente I Capuleti e i Montecchi, de Bellini, con un gran éxito personal de público y crítica. Otra de las obras más importantes de este compositor, Norma, la dirige durante el mes de febrero en la Lyric Opera de Chicago, justo antes de ponerse a la batuta del Rigoletto liceísta.

Invitado habitual de teatros como el Metropolitan de Nueva York, La Scala de Milán, La Fenice de Venecia, la Opéra National de París, la Bayerische Staatsoper de Múnich o el Rossini Opera Festival, el maestro Frizza también ha desarrollado una amplia carrera sinfónica ante la mayoría de las principales orquestas de Europa y América.

Después de estas funciones de Rigoletto en Barcelona –días 21, 22, 24, 25, 26, 28, 29 y 30 de marzo y 1, 2, 3, 5 y 6 de abril–, el director italiano afrontará un concierto sinfónico en el Teatro Grande de Brescia (Italia) junto a la Filarmónica de La Fenice y regresará a La Fenice de Venecia para dirigir nueve funciones de Lucia di Lammermoor.

Más información.