Andrea Mastroni

Es uno de los Lieder más populares de Franz Schubert, casi una pequeña escena operística por su fuerza dramática. El bajo italiano Andrea Mastroni, enamorado de la obra musical de Franz Schubert, grabó en marzo de 2016 un videoclip de Erlkönig para mostrar su particular punto de vista de esta joya del cancionero schubertiano contando con la complicidad del cineasta Nicola Garzetti, del pianista Mattia Ometto y del actor Salvatore Aversano. «La idea era realizar un videoclip como los que se hacen en la música popular; ese concepto es el que trasladamos a la obra de Schubert. Un experimento que nos ha dejado muy felices».

Mastroni confiesa que su carrera en el mundo del canto –después de formarse como filósofo y clarinetista– se la debe al compositor alemán: «He elegido cantar gracias a la música de Schubert. Interpretar sus obras maestras significa enfrentarse a un conflicto que te sigue y persigue después de cada frase musical. Es fascinante», apunta.

Por algo el músico ha creado escuela –por todo el mundo se organizan «schubertíadas» que programan su obra–, con legión de seguidores. Los más de 600 Lieder (canciones) que compuso durante su vida –a lo que habría que sumar sus óperas– reflejan una manera de vivir la vida propia del Romanticismo. «Si se investiga un poco en cualquier etapa de sus Lieder
–continúa Andrea Mastroni– se localiza al menos una de esas canciones en las que los problemas vitales te persiguen. Erlkönig es muy teatral –en su forma más pura– y conlleva algo así como una electricidad narrativa elevada a la enésima potencia, porque es muy moderno». De ahí nació la «tentación» de trasladar este Lied a un lenguaje actual, audiovisual. «Quise sumergirme en las diferentes personajes que dan vida a este cuento de hadas tradicional alemán y la experiencia artística ha sido abrumadora». El trabajo con el cineasta Nicola Garzetti «nos permitió crear una atmósfera indefinida entre
el Barroco y el Gótico. El resultado ha sido una síntesis de lenguajes de diferentes formas de arte que explican esta auténtica cabalgata infernal que sobresale en las páginas de Schubert».

Más información.