Jóvenes Compositores

La Fundación SGAE y el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) han abierto la convocatoria de la XXXI edición del Premio Jóvenes Compositores Fundación SGAE-CNDM 2020. Consolidados ya entre los profesionales de la música, estos galardones tienen el objetivo de estimular la creación en el campo de la música clásica contemporánea entre los jóvenes compositores y contribuir al desarrollo social mediante el conocimiento de nuevos lenguajes, tendencias y modos de expresión musicales.

Podrán concurrir todos los compositores en cualquier país del mundo con obras de cualquier lenguaje o tendencia estética dentro de la música contemporánea, siempre que sean menores de 35 años al cierre de la convocatoria y socios/as de la SGAE. Aquellos autores cuyas obras fueron distinguidas con el primer premio en las ediciones convocadas a partir de 2017 no podrán participar.

Las obras deberán ser necesariamente inéditas, de autoría única, con una duración entre siete y doce minutos, y ajustarse a una plantilla instrumental conformada por un mínimo de cinco intérpretes y un máximo de nueve. Cada concursante solo podrá presentar una única obra.

El 10 de septiembre: cierre de plazo

La recepción de los trabajos a concurso se extenderá hasta el jueves 10 de septiembre de 2020. Con el fin de preservar el anonimato de los concursantes, las partituras serán presentadas incluyendo el título original de la obra y un lema (que deberá ser diferente del título de la obra) y no indicarán el nombre del autor en ninguna de sus páginas. Las partituras deberán ser remitidas por email a la dirección de correo electrónico smoralg@fundacionsgae.org junto con los datos de contacto del autor.

Un jurado, compuesto por destacados expertos en música, seleccionará las cuatro obras finalistas que optarán a galardones valorados en 11.700 euros, repartidos como sigue: Primer Premio “Xavier Montsalvatge” (6.000 euros y diploma), Segundo Premio “Carmelo Alonso Bernaola” (3.000 euros y diploma), Tercer Premio “Francisco Guerrero Marín” (1.500 euros y diploma) y Mención Honorífica “Juan Crisóstomo Arriaga” (1.200 euros y diploma). Además, para contribuir a la posterior promoción y difusión de las obras ganadoras, la Fundación SGAE editará un disco promocional con la grabación en directo de las interpretaciones en el concierto final.

Premio especial: Compositor Residente de la Red de Músicas

A estos cuatro galardones se suma el “Premio Especial JM España”, que otorgará Juventudes Musicales de España. De este modo, el ganador del Primer Premio de esta edición se convertirá en Compositor Residente de la Red de Músicas de JM España durante la temporada 2021-2022. JM España le encargará tres obras de música de cámara y otorgará 1.000 euros por cada pieza. El compositor escogerá tres formaciones de los seleccionados en la Red de Músicas que las estrenarán e interpretarán en todos los recitales que den en este circuito que organiza más de 200 conciertos al año.

Los ganadores, en noviembre

El 23 de noviembre de 2020, dentro del ciclo SERIES 20/21 del CNDM, se celebrará en el Auditorio 400 del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía el concierto con las cuatro obras finalistas y se darán a conocer los galardones otorgados.

Entre los ganadores de sus anteriores ediciones destacan nombres ya consolidados dentro del panorama de la composición actual, con carreras internacionales que demuestran la buena salud de la creación musical española: Agustín Charles, Mauricio Sotelo, José María Sánchez-Verdú, Jesús Rueda, Jesús Torres, Pilar Jurado, Gabriel Erkoreka, Ramón Humet, Juan Cruz Guevara, Jesús Navarro, Oliver Rappoport o Nuria Núñez, entre muchos otros, han sido protagonistas de esta cita indispensable en el apartado de la composición para ensemble a nivel nacional.

Acerca del Premio

El premio, que fue creado en 1987 por la SGAE con una frecuencia anual, se ha convertido en uno de los más importantes certámenes de su tipo, por su nivel de organización y su rigurosidad, por el prestigio de los intérpretes y de los jurados participantes.

A través de sus treinta ediciones, el Premio ha servido de escaparate promocional en los inicios profesionales de algunos de los autores contemporáneos que actualmente gozan de un mayor reconocimiento y cuyas obras son habituales de los circuitos internacionales dedicados a la música actual.

Más información

Los interesados podrán ampliar la información consultando las bases en las web www.fundacionsgae.org y www.cndm.mcu.es o dirigiéndose a los correos electrónicos de la Fundación SGAE: informacion@fundacionsgae.org

Gato con botas

El Teatro Real realizará el próximo jueves, 22 de noviembre, Día de la Música, la primera retransmisión de la temporada a centros escolares, con el espectáculo El gato con botas, ópera infantil del compositor de Xavier Montsalvatge.

Cerca de 500 centros escolares de más de 300 localidades de 20 provincias españolas (ver lista adjunta) se han sumado a la iniciativa, y el próximo jueves compartirán la experiencia de ‘convertir’ sus aulas en la sala principal del Teatro Real con la proyección de esta ingeniosa y divertida producción de Emilio Sagi y Agatha Ruiz de la Prada.

El Teatro Real, en coordinación con las Consejerías de Educación de las Comunidades Autónomas con las que ha firmado convenios de colaboración ─Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Madrid y Murcia─, posibilitará que cada centro educativo ofrezca el espectáculo en sus instalaciones en el horario que más se adapte a sus necesidades, dejando su grabación disponible para descargar y proyectar durante todo el día.

Se trata de una actividad concebida y enmarcada en el proyecto pedagógico del Teatro Real, El Real Junior, con el que pretende acercar la música y las artes escénicas a los más jóvenes.

A través de este programa, el Teatro Real acoge cada año a más de 30.000 niños en las funciones escolares y familiares de sus espectáculos concebidos para diferentes edades (de bebés a adolescentes), y ha programado, desde 2016, una serie de retransmisiones en centros escolares, cuya participación sigue creciendo, con la cifra récord, el próximo 22 de noviembre, de 500 colegios. El Teatro Real crece así gracias a su apuesta por las nuevas tecnologías y al proyecto de difusión audiovisual, además de su firme vocación de acercar la ópera a todos los rincones de la geografía española más allá de su sede.

SOBRE EL GATO CON BOTAS

El gato con botas, ópera infantil del compositor catalán Xavier Montsalvatge (1912-2002), basada en el cuento homónimo de Charles Perrault (1628-1703), es una exitosa coproducción del Teatro Real con el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, la ABAO y la Asociación Asturiana de Amigos de la Ópera, que ha triunfado en todos los teatros desde su estreno en 2005.

Montsalvatge, con la complicidad de Néstor Lujan, autor del libreto, creó en el verano de 1947 una ópera de verdad, “mitad ópera bufa y mitad ballet”, para los más pequeños, en la que no falta de nada: cinco cantantes solistas, una nutrida orquesta en el foso, obertura, arias, dúos, recitativos y ballet.

Inspirándose en los personajes travestidos de la ópera italiana del siglo XVIII, Montsalvatge destina el papel protagonista del gato a una mezzosoprano, lo que dio pie a que Emilio Sagi ─en la dirección de escena─, y Agatha Ruiz de la Prada ─en la escenografía y figurines─, para trasnformar al gato en una gata seductora y avispada, que sorprende al público desde su primera aparición, llevándolo, con su gracia y guiños cómplices, hasta el esperado final feliz con boda, festejos y mucha algarabía.

Esta “ópera de magia en un acto y cinco escenas”, como la designó su compositor, se verá ahora en toda España, con todo su color y humor, mostrando el vigor y vigencia de esta deliciosa partitura, cuya riqueza musical y dramatúrgica es capaz de seducir tanto a los más pequeños, como a toda la familia.

UNA APUESTA PERMANENTE POR LA FORMACIÓN Y LAS NUEVAS AUDIENCIAS

Junto con El Real Junior, el Teatro Real cuenta con diversos proyectos dirigidos a incrementar la formación y a facilitar el acceso de los jóvenes universitarios y menores de 30 años a su programación con el fin de crear una comunidad de espectadores que conforme el público de hoy y del futuro.

El programa Universidad a Escena, creado en 2010, permite que cada año cerca de 1000 estudiantes de 20 universidades y escuelas de enseñanzas artísticas descubran las múltiples disciplinas artísticas y técnicas que se desarrollan en el interior del Teatro Real. Visitas técnicas, encuentros y debates con los artistas y los profesionales del Teatro, y asistencia excepcional a los ensayos constituyen los momentos clave de cada curso. Los estudiantes –que perciben créditos universitarios en sus respectivos estudios– participan de manera activa con trabajos de análisis y evaluación de las producciones del Teatro Real, y realizan un trabajo académico en grupo, seguido de una presentación oral y un debate.

Asimismo, el Teatro Real reafirma su responsabilidad con la educación, integración y formación de los niños y jóvenes con el apoyo a proyectos como LOVA (La ópera, un vehículo de aprendizaje) —que se desarrolla en los centros escolares con docentes formados en talleres del propio Teatro—, y con iniciativas muy atractivas para jóvenes mayores de 16 años.

Los menores de 30 años continúan beneficiándose de una tarifa especial de 19 euros en las entradas de Último Minuto, así como de abonos con descuentos especiales.

También los niños en situaciones desfavorables, ya sean físicas, psíquicas o sociales, tienen su espacio en el Aula Social del Teatro Real, cuyo programa se desarrolla en sus salas del Teatro utilizando la música como vehículo integrador y terapéutico, con el apoyo de la fundación Acción Social por la Música y con la participación de la Fundación ANAR, Fundación de Síndrome de Down Madrid, Federación Autismo Madrid, Ayuda en Acción, Federación Española de Padres de Niños con Cáncer y Fundación Víctimas del Terrorismo (niños).

Ainhoa Arteta

El Teatro de la Zarzuela de Madrid comienza el próximo lunes, 9 de octubre (20h00) su ciclo de conciertos de la temporada. Lo hará a lo grande con un recital en el que la soprano guipuzcoana Ainhoa Arteta, una de nuestras artistas más populares e internacionales, reivindicará la figura de Federico García Lorca, recién conmemorados los 80 años de su asesinato, a través de su música y de su obra poética. Además de las conocidas canciones musicadas por el poeta granadino, la cantante abordará composiciones de Antón García Abril, Manuel García Morante, Xavier Montsalvatge y Miquel Ortega sobre algunos de sus poemas.

Así, además de una selección de canciones españolas antiguas de Lorca como «El Café de Chinitas», «Nana de Sevilla», «Anda, jaleo», «Los cuatro muleros» o «Zorongo», Ainhoa Arteta abordará, entre otras obras «Nana, niño, nana» o «Baladilla de los tres ríos» con música de García Abril, «Canción de la madre del Amargo» o «Noche» de García Morante, «Paisaje» o «El lagarto está llorando» de Xavier Montsalvatge, o «Memento» o «Romance de la luna, luna» de Miquel Ortega, todas ellas sobre textos de García Lorca.

La velada tendrá, asimismo, dos momentos especialmente emotivos: la voz grabada de Paco Rabal recitando el poema «La sangre derramada» de Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías, y la de Rafael Alberti haciendo lo propio con «Leonardo y la novia» de Bodas de sangre.

 

El gato con botas

El próximo fin de semana, sábado, 1 de abril, y domingo, 2 de abril, a las 11.00 y a las 13.00 horas el Teatro Real volverá a presentar El gato con botas, ópera infantil del compositor catalán Xavier Montsalvatge (1912-2002) basada en el cuento homónimo de Charles Perrault (1628-1703), en una exitosa coproducción del Teatro Real con el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, la ABAO y la Asociación Asturiana de Amigos de la Ópera, que ha triunfado en todos los teatros desde su estreno en 2005.

Montsalvatge, con la complicidad de Néstor Lujan, autor del libreto, creó en el verano de 1947 una ópera de verdad, “mitad ópera bufa y mitad ballet”, para los más pequeños, en la que no falta de nada: cinco cantantes solistas, una nutrida orquesta en el foso, obertura, arias, dúos, recitativos y ballet.

Inspirándose en los personajes travestidos de la ópera italiana del siglo XVIII, Montsalvatge destina el papel protagonista del gato a una mezzosoprano, lo que dio pie a que Emilio Sagi ─en la dirección de escena─, y Ágatha Ruiz de la Prada ─en la escenografía y figurines─, transformaran al gato en una gata seductora y avispada, que sorprende al público desde su primera aparición, llevándolo, con su gracia y guiños cómplices, hasta el esperado final feliz con boda, festejos y mucha algarabía.

La mezzosoprano Marisa Martins vuelve a encarnar a esta “gata vampiresa”, secundada por el tenor David Menéndez (el molinero), el barítono Gerardo Bullón (el rey), la soprano Paloma Friedhoff (la princesa) y el bajo Felipe Bou (el ogro). Les acompañan tres bailarinas ─Cristina Arias, Silvia Martín y Carmen Angulo─ y el bailarín 2 encarnando a los conejos, al pájaro y al león, con una divertida coreografía de Nuria Castejón.

Esta “ópera de magia en un acto y cinco escenas”, como la designó su compositor, vuelve al Real con todo su color y humor, mostrando el vigor y vigencia de esta deliciosa partitura, cuya riqueza musical y dramatúrgica es capaz de seducir no sólo a los más pequeños, como a toda la familia.

SINOPSIS

Cuadro primero

Un pobre molinero se lamenta de que sólo le haya tocado por herencia un gato. Éste le consuela suplicándole que, si le respeta la vida y le proporciona unas botas, una espada de hueso y un sombrero de hidalgo, conseguirá para él una fortuna, un reino y la mano de una graciosa princesa. El molinero accede a complacer los deseos de la pequeña bestia, que ha logrado consolarle en sus desdichas.

Cuadro segundo

El molinero acude a una cita con el gato, provisto del sombrero de hidalgo, la espada y las botas. El gato canta a lo lejos una alegre canción pidiendo su nueva indumentaria, y el molinero se la entrega. No tarda en aparecer tocado con chambergo y altas botas. El molinero asiste extrañado a la primera parte de sus hazañas, que consiste en la caza de unos conejos que mete en su zurrón.

Cuadro tercero

En el palacio del rey, pobre y sordo, al que rodea una graciosa princesa y una extraña corte. Llega el gato, al que el rey confunde con un ejército enemigo, y le ofrece los conejos como presente de un imaginario Marqués de Carabás, del que dice ser el criado. El rey acepta tan delicado obsequio, mientras el gato dice a la princesa que para ella trae un mensaje en el que su amo le declara su encendido amor. La princesa queda subyugada por el calor de la misiva y por la gentileza con que se expresa el gato, y le ruega que transmita a su amo la emoción que le han causado sus palabras.

Cuadro cuarto

De nuevo en el bosque, el gato pide al molinero que se meta en el río. Muy poco convencido, el molinero acepta al fin y, cuando se sumerge en el agua, el gato da grandes voces de socorro que son oídas por el rey y toda su corte, de caza por aquellos lugares. Al saber, por indicación del gato, que el que se ahoga es el Marqués de Carabás, el rey da orden de salvarlo y pide a su chambelán que le ofrezca sus ropas. Una vez rescatado, el Molinero recibe el respeto de toda la corte como Marqués de Carabás. El gato, ante el estupor del molinero, dice a toda la comitiva que visiten al marqués en su castillo.

Cuadro quinto

En el palacio encantado del ogro. Este monstruo de tres ojos y cinco pies está perplejo por la osadía del gato, que ha logrado introducirse en sus dominios, y se dispone a comerse a la pequeña bestia cuando ésta tienta su orgullo pidiéndole antes unas demostraciones de su poder. Ante la insistencia del gato, el ogro accede a convertirse en león, después en pájaro y por último en ratón; el gato aprovecha para matarlo de un zarpazo. La muerte del ogro coincide con la llegada de la comitiva real y del molinero convertido, por la astucia del gato, en marqués de Carabás y dueño del castillo del ogro. El rey, maravillado por tanto prodigio, le ofrece al molinero la mano de la princesa. La boda se celebra con alegres bailes. El gato comunica al público que su misión ha terminado y que sólo le queda tumbarse a dormir en el trono que ha ganado para su amo, el marqués de Carabás.